Análisis de Samsung DeX y opinión [REVIEW]

Desde hace años venimos oyendo hablar de la convergencia entre smartphone y PC pero, en la práctica, lo más parecido que hemos visto ha sido Continuum de Microsoft y todos sabemos que la plataforma de Microsoft no goza de gran popularidad.

Con el lanzamiento del Samsung Galaxy S8, la compañía coreana puso encima de la mesa Samsung Dex para que aquellos que se hagan con este teléfono puedan disfrutar de una experiencia cercana a la de un ordenador sin tener que adquirir uno.

Al insertar el Galaxy S8 en la base Samsung Dex Station, el teléfono se transforma en un escritorio similar al de un ordenador tradicional, aunque realmente sigue ejecutando Android. Las aplicaciones se abren en ventanas y puedes utilizar los atajos de teclado a los que estás acostumbrado en un ordenador.

Hemos tenido oportunidad de probar Samsung Dex durante una semana y, a continuación, os traemos nuestras impresiones.

 

Diseño y construcción

Uno de los objetivos de Samsung Dex Station es que sea fácilmente transportable, de forma que podamos llevarlo cómodamente con nosotros y no estemos limitados a utilizarlo únicamente en un sitio fijo.

Samsung ha conseguido diseñar un dispositivo bastante compacto que, a primera vista, parece una especie de vaso plegable de plástico, pero que basta con deslizar la tapa superior para que quede al descubierto el conector USB-C donde debemos insertar el teléfono.

A día de hoy, Samsung DeX solamente es compatible con el Samsung Galaxy S8, pero es de esperar que los futuros smartphones estrella de Samsung también lo sean. La compañía ha explicado que, en un futuro, es probable que esta tecnología también llegue a smartphones de gama media, que cada vez son más potentes.

En la parte de atrás, encontramos un ventilador para disipar el calor y algunos puertos externos como USB-C para suministrarle energía, HDMI 2.0 (resolución Full HD) para conectar el monitor, dos puertos USB 2.0 para teclado y ratón (aunque también puedes conectarlos por Bluetooth) y un conector Ethernet si quieres utilizar una red con cable.

Cuando insertamos el teléfono en el Samsung Dex Station, este queda casi de pie, con el altavoz y el conector de auriculares mirando hacia abajo, por lo que no hay forma de conectar unos auriculares con cable salvo que el monitor tenga salida de 3.5mm o utilices unos auriculares Bluetooth. De lo contrario, el sonido se reproduce por el propio teléfono.

 

Uso de Samsung Dex

Nada más acoplar el Samsung Galaxy S8 a la base Samsung Dex Station, la pantalla del teléfono se apaga, por lo que, a diferencia de Microsoft Continuum, no podemos utilizar el teléfono una vez acoplado de otra forma que no sea a través del teclado y ratón.

Mientras el teléfono está en la base, es posible hacer uso de las principales funciones del teléfono como llamadas (a través del altavoz del teléfono o auriculares Bluetooth), mensajes de de texto y ajustes (accesibles desde la barra de tareas).

El escritorio que aparece en el monitor es una versión modificada de Android que nos recuerda mucho a ChromeOS. Encontramos un menú de aplicaciones, una bandeja de notificaciones y una barra de estado donde se indica la cantidad de batería restante y la intensidad de la señal móvil, entre otras cosas.

Las aplicaciones abiertas quedan ancladas a la parte inferior de la pantalla, de forma que podemos conmutar entre ellas fácilmente.

 

Si estás acostumbrado a utilizar ordenadores con Windows, te alegrará saber que los atajos del teclado de Microsoft están presentes en Samsung Dex. Puedes pulsar la tecla Windows para abrir el cajón de aplicaciones, la tecla Windosw+Derecha o Izquierda para acoplar una ventana a la mitad derecha o izquierda o Alt+Tab para cambiar entre tareas.

Las aplicaciones se abren en ventanas, que pueden ser arrastradas alrededor de la pantalla o colocadas una encima de otra. Las apps que están en segundo plano se ejecutan más lentamente o incluso se llegan a parar, como ocurre con Netflix.

 

El uso de las aplicaciones es muy fluido, tanto a la hora de hacer scroll por webs complejas como de mover ventanas rápidamente por el escritorio o conmutar entre aplicaciones — la experiencia es cercana a si estuviéramos utilizando un ordenador.

Un aspecto destacable es que Chrome abre por defecto las versiones de escritorio de las páginas web, por lo que tenemos una experiencia idéntica a la de un ordenador (siempre que la página web no requiera ningún plugin).

Resulta muy útil poder ejecutar YouTube en una ventana, ya que permite realizar otra actividad mientras tenemos un vídeo reproduciéndose en otra zona de la pantalla. También podemos reproducir almacenados en el teléfono en una ventana.

Por suerte, la potencia del Samsung Galaxy S8 permite ejecutar un montón de aplicaciones a la vez sin problema.

 

La mayoría de las apps funcionan sin problema en el escritorio de Samsung, y además Microsoft ha trabajado conjuntamente con Samsung para adaptar sus aplicaciones ofimáticas — Word, Excel, Powerpoint, OneDrive y Skype — al formato escritorio, dado que son aplicaciones muy interesantes para su uso bajo Samsung Dex.

Las apps de Microsoft Office no ofrecen las mismas funcionalidades en Android que e Windows, por lo que los usuarios avanzados — por ejemplo, aquellos que ejecutan macros — se pueden sentir frustrados.

Otras aplicaciones que han sido optimizadas para ser utilizadas con Samsung DeX son Adobe Reader móvil para leer documentos PDF y Lightroom Mobile para editar fotografía.

Las aplicaciones que no están optimizadas no ofrecen una experiencia tan buena ya que, por ejemplo, no permiten cambiar el tamaño de la ventana. Esto ocurre con algunos juegos y con apps como Facebook o Netflix, que se ejecutan en una ventana de tamaño fijo (aunque podemos conmutar su orientación entre horizontal y vertical).

 

Dado que Android no está pensado para ser utilizado con ratón, hay algunos gestos de ratón que no acaban de funcionar. Por ejemplo, seleccionar un texto con el ratón y moverlo es complicado, ya que tienes que hacer una pulsación larga y arrastrar, lo cual no es muy intuitivo. También resulta  extraño hacer el gesto de arrastrar hacia abajo la pantalla utilizando el ratón, por ejemplo para actualizar nuestro feed en Twitter.

Algunas aplicaciones no son compatibles con Samsung Dex y, directamente, no pueden utilizarse. Por ejemplo, aquellos juegos como Asphalt 8 que requieren interactuar con la pantalla táctil y que, lógicamente, no pueden ejecutarse en el entorno de Samsung DeX.

Por último, tenemos aquellas apps que no funcionan porque sencillamente son incompatibles, como Spotify. Si quieres buscar apps que seguro que funcionen sin problemas, puedes abrir la Dex App Store, que muestra las apps más populares.

 

Los usuarios empresariales que tengan un escritorio virtual con tecnología Citrix, VMware Horizon o Amazon Workspaces pueden aprovechar Samsung DeX para acceder su ordenador Windows desde el smartphone.

Hemos accedido a un escritorio virtual Windows Server 2012 R2 a través del cliente Citrix para Android y, a pantalla completa, es como si estuviéramos utilizando un sistema Windows.

 

Precio y conclusiones

La base Samsung DeX Station se comercializa oficialmente por 158,99 euros, aunque puedes encontrarlo por un precio menor en Amazon España. Es un precio algo elevado para un accesorio de un dispositivo que cuesta 809 euros, por lo que no es algo para todos los usuarios.

Por otro lado, Samsung DeX no es una solución para usuarios totalmente móviles ya que, para poder utilizarlo, tendrías que transportar un monitor, un teclado o ratón, o asumir que va a estar disponible donde vayas. Por ejemplo, aunque en un hotel siempre hay una televisión (y ahora ya casi siempre con conector HDMI), normalmente no está situada en un lugar idóneo para sentarse delante a trabajar.

¿Merece la pena hacerse con el Samsung DeX Station? Si no tienes ordenador portátil pero, con frecuencia, lo echas de menos para tareas como escribir un documento, mantener la contabilidad de casa en una hoja de cálculo o navegar cómodamente por páginas web, DeX Station puede ser un complemento muy interesante, sobre todo si tienes un monitor, ratón y teclado que puedes aprovechar.

Si requieres realizar tareas más complejas, DeX Station no puede competir en funcionalidades y versatilidad con un ordenador convencional, por lo que harás mejor en hacerte con un portátil convencional.

En caso de que seas un usuario empresarial que utilizas un escritorio virtual con Citrix, VMware Horizon o Amazon Workspaces, Samsung DeX es una gran opción para acceder a tu escritorio Windows sin necesidad de un ordenador o un thin client, por ejemplo desde casa.