Apple devolverá el dinero a adultos cuyos menores a su cargo hayan comprado productos virtuales sin autorización

Aplicaciones anzueloLos padres de menores que hayan comprado productos virtuales en aplicaciones “gratuitas” del iPad a través de la tienda Apple Store serán pronto reembolsados si un juez aprueba el acuerdo extraoficial alcanzado en un juicio por demanda colectiva.

Los pagos no ocurrirían hasta 2014 y se realizarían en forma de crédito o devolución del dinero para cualquier adulto con un menor que haya comprado productos virtuales usando la cuenta del usuario sin su permiso.

Bajo este acuerdo, cualquier usuario afectado por este hecho podrá rellenar un sencillo formulario para conseguir un crédito de 5 dólares de la tienda iTunes. De forma alternativa, aquellos adultos cuyos hijos hayan gastado una cantidad elevada de dinero, podrán solicitar un crédito por todos los cargos no autorizados en un período de 45 días si rellenan un formulario más detallado. Cualquier usuario cuyo gasto haya superado los 30 dólares podrán solicitar un reembolso en lugar de un crédito.

También será posible solicitar reembolsos pasados los 45 días, pero en ese caso se debe proporcionar una explicación de por qué las compras no autorizadas han tenido lugar durante tanto tiempo.

FarmvilleLas llamadas “aplicaciones cebo” se anuncian como gratuitas pero permiten hacer compras de manera muy sencilla dentro del juego.

Para los niños no siempre está claro que los bienes virtuales cuestan dinero real y algunas compañías han hecho sospechosamente fácil gastar grandes sumas de dinero de una sola vez (¿es ético colocar un botón en un juego infantil para gastar de forma instantánea 100 dólares en peces virtuales?).

Se han dado casos de padres cuyos hijos se han gastado más de 1.500 dólares en productos virtuales, tal y como desveló el programa Daily Show hace unos meses.

Fuente: Ars Technica

Acerca de Luis Aguilar

Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 'BASIC para niños'. Con el paso de los años la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Esta entrada fue publicada en Otros. Guarda el enlace permanente.