Así ha sido mi experiencia utilizando el Samsung Gear S3 con un iPhone

Alrededor de un año después de que Samsung anunciase que sus relojes inteligentes con Tizen serían compatibles con iOS, la compañía ha lanzado finalmente la app Gear S para iPhone.

Gracias a esta app, es posible emparejar un reloj Samsung Gear S2 o Gear S3 con tu iPhone para recibir notificaciones, realizar llamadas y utilizar algunas aplicaciones. Ahora bien, la pregunta que muchos nos hacemos es si merece la pena utilizar un reloj de Samsung con un iPhone, o si esta combinación presenta demasiadas limitaciones en comparación al Apple Watch.

Para comprobarlo, hemos emparejado un Samsung Gear S3 Frontier con un iPhone 7 Plus, y hemos analizado qué tal se entienden ambas plataformas y qué funcionalidades están disponibles.

El proceso de emparejamiento inicial es bastante sencillo aunque, tras la conexión Bluetooth, debes abrir los Ajustes de tu iPhone para establecer una segunda conexión Bluetooth entre tu iPhone y el Samsung Gear para poder cursar llamadas de voz desde el reloj.

» Te interesa: Análisis a fondo del Samsung Gear S3 Frontier

Además, la primera vez que conectes el iPhone al Samsung Gear tendrás que dar acceso a la app de Samsung a tu agenda, contactos, ubicación y fotografías, así como aceptar muchos términos y condiciones que, lo confieso, no he leído. También tendrás que conectarte a tu cuenta de Samsung para poder descargar nuevas esferas y aplicaciones, así como acceder a tus datos de S Health.

En mis pruebas he sufrido bastantes desconexiones entre el reloj y el iPhone, lo que me ha obligado a abrir la app Gear S y reconectar el reloj manualmente. Incluso he tenido que volver a enlazar el reloj desde cero ante la imposibilidad de volver a establecer una conexión entre el iPhone con el reloj.

Nunca he tenido problemas de conectividad entre el iPhone 7 Plus y el Apple Watch Series 2 que utilizo, ni tampoco entre el Samsung Gear S3 y el Samsung Galaxy S7 edge que también empleo, así que parece que hay algo en la conexión Bluetooth entre iOS y Tizen que no acaba de funcionar bien.

Otro inconveniente es que la app Gear S tiene que permanecer abierta todo el tiempo en segundo plano ya que, si se cierra, podemos dejar de recibir notificaciones y tampoco podremos utilizar apps que requieran conexión a Internet como S Voice.

En cuanto al uso del Gear S3, básicamente funciona igual que cuando está conectado a un teléfono Android. Gracias a su altavoz y a su micrófono, es posible utilizarlo para contestar y realizar llamadas, aunque la idea de hablar a un reloj puede resultar algo ridícula.

Las notificaciones que recibe tu iPhone aparecen en la pantalla del Gear S3 acompañadas de una vibración, salvo que bloquees la app mediante la app Gear S para que no lleguen notificaciones.

Ahora bien, debido a las limitaciones de iOS con dispositivos de terceros, las notificaciones que muestra el Gear S3 no son interactivas sino que únicamente informan.

Esto hace que no podamos responder mensajes, acceder a la música de nuestro iPhone o muchas otras cosas que podemos hacer con un Apple Watch, por ejemplo.

El Samsung Gear S3 puede actuar como monitor de la actividad física, contando el número de pasos que caminamos, midiendo el ritmo cardíaco o incluso controlando las horas de sueño. A diferencia de Android, donde S Health es una app independiente, en el iPhone es una sección de la app Gear S.

La instalación de apps y esferas en el reloj puede realizarse a través de la app Gear S del iPhone, o directamente desde el reloj. Sin embargo, hacerlo desde el reloj resulta bastante lento ya que las imágenes tardan mucho tiempo en cargar y, en ocasiones, obtenemos errores.

Desde la app del iPhone es más cómodo y más rápido, pero de vez en cuando también se producen errores de conexión. En cualquier caso, la selección de apps es bastante escasa y no todas las apps están disponibles. Por ejemplo, recientemente Samsung ha lanzado la app Spotify para el Gear S3, pero esta no aparece en el catálogo de apps accesible desde iPhone.

Otra de las funcionalidades que están disponibles es el envío de imágenes del carrete de fotos del iPhone al reloj. He probado esta funcionalidad y no he tenido ningún problema, salvo que tardan un poco en transferirse.

La transferencia de música al reloj resulta bastante complicada ya que es necesario abrir un navegador en un PC y subir las pistas de música a través de un página web, utilizando la dirección IP del reloj. Para que esto funcione, el reloj y el iPhone tienen que estar conectados a la misma red WiFi. Esto se debe a las limitaciones de iOS, que no almacena música como un teléfono Android.

En resumen, mi experiencia utilizando un Samsung Gear S3 con un iPhone 7 Plus me lleva a pensar que el mejor dispositivo con el que enlazar un reloj Samsung Gear es un teléfono Android o, mejor aún, uno Samsung. Si tienes un iPhone y buscas un reloj inteligente, la mejor opción a día de hoy es el Apple Watch.

Si en el futuro se solucionan los problemas de conectividad, Apple abre un poco más iOS a los desarrolladores para que sea posible interactuar con las notificaciones desde el reloj y la selección de apps aumenta, quizás cobre más sentido el uso de un reloj de Samsung con el iPhone pero, por el momento, no parece la mejor opción.