Nueva técnica sorprendente para pintar objetos tridimensionales sumergiéndolos en agua

cat[1]

Gracias a los avances en las técnicas de impresión hidrográficas, los investigadores han descubierto cómo pintar un objeto tridimensional con patrones de color complejos simplemente sumergiéndolo en un recipiente con agua.

Básicamente lo que hacen es escanear en 3D cualquier objeto que quieren pintar antes de sumergirlo. Los algoritmos procesan el patrón que quieres pintar sobre él y lo imprimen en una capa de película transparente de forma que, cuando el objeto es sumergido en el agua con un brazo robótico, el patrón se aplica perfectamente sobre el objeto.

Según los investigadores esta técnica podría ser utilizada para pintar fácilmente objetos impresos en 3D, o incluso para pintar objetos más cotidianos como tazas. Sumergiendo el mismo objeto varias veces podrían conseguir incluso patrones de pintura tridimensional, haciendo que parezcan pintados a mano.

Por el momento esta técnica está en estado de investigación, por lo que no sabemos si cambiará realmente la forma en la que pintamos objetos 3D.

Quizás te interese

Foodini, una impresora 3D de comida “made in Spain”

Los que no sabemos cocinar estamos de enhorabuena. Si primero fue la Thermomix, ahora llega …