Si la batería de los Airpods es 80 veces menor que la del iPhone 7, ¿por qué no tarda 80 veces menos en cargar?

Una de las cosas buenas de los AirPods es la duración de su batería. Mientras que la mayoría de los auriculares Bluetooth tienen una autonomía entre 2 y 3 horas, los AirPod prometen 5 horas de música ininterrumpida. Cuando la batería de los AirPods se agota, bastan 21 minutos de carga para para rellenar su carga.

» Te interesa: Análisis a fondo de los Airpod

Sin embargo, los chicos de Phone Arena se hacen una curiosa pregunta: Si la batería de los AirPods (24 mAh) es una 80 veces más pequeña que la de un iPhone 7 (1960 mAh), ¿por qué no se carga 80 veces más rápido?

La razón de esta aparente paradoja se encuentra en la tecnología de las baterías. El proceso de carga de una batería Li-Ion es tremendamente complejo, y requiere ser controlado y regulado constantemente para que sea eficiente y, sobre todo, seguro.

Si el proceso de carga no es correcto, la batería puede sufrir un daño irreversible o puede incluso arder. Por eso los dispositivos con baterías de Li-ion poseen un circuito especial que limita el flujo de la electricidad, manteniéndolo dentro de los límites que la batería puede aguantar. Y lo que una batería puede aguantar, es proporcional a su tamaño.

Cuanto más pequeña es una batería, menor es la velocidad a la que puede ser cargada. Esto es así porque los elementos internos de la batería responsables de hacer posible el flujo eléctrico son físicamente más pequeños, lo que limita la cantidad de energía eléctrica que puede atraversarles de forma segura.

Sería posible hacer que una batería de Li-ion se cargase más rápido, pero la batería podría sufrir un daño irreversible o incluso arder. Esta es la misma razón por la que los relojes inteligentes o, en general, los dispositivos de pequeño tamaño, tardan proporcionalmente más tiempo en cargar que un smartphone.