Análisis del Honor 6X a fondo y opinión [REVIEW]

Ir a página

¿No quieres leer el análisis completo? Dirígete directamente a la sección de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos nos ha gustado del Honor 6X.

Honor, la sub-marca de Huawei dirigida al público joven, ha lanzado en los últimos tiempos varias propuestas de smartphones interesantes, como el Honor 5X de gama media de finales de 2015.

La compañía ha querido repetir la fórmula del éxito con el Honor 6X, que fue anunciado en octubre del año pasado pero que no llegó a España hasta principios de este año.

El Honor 6X llega con unas especificaciones relativamente potentes: pantalla Full HD de 5.5″, procesador Kirin 655, 3GB de RAM, 32GB de almacenamiento, cámara trasera dual 12MP+2MP, cámara frontal de 8MP, lector de huella dactilar, batería de 3340 mAh y Android Marshmallow.

El Honor 6X se comercializa oficialmente por 269 euros, aunque podemos encontrarlo por un precio algo inferior en Amazon.

Por gentileza de Honor hemos tenido la oportunidad de probar el Honor 6X durante varias semanas y, a continuación, os presentamos nuestro análisis en profundidad.

 

Índice

  1. Diseño
  2. Pantalla
  3. Hardware
  4. Batería y Software
  5. Multimedia, Cámara y Llamadas
  6. Precio y Conclusiones

 

Diseño y construcción

No es muy habitual encontrar un smartphone con una construcción totalmente metálica en el rango de precios en el que se mueve el Honor 6X.

Por suerte, el Honor 6X es uno de los pocos smartphones que lo hacen ya que llega con un delgado cuerpo de metal con cristal 2,5D en el panel frontal y metal curvado en la parte posterior.

Su diseño resulta ser bastante atractivo y posiblemente podría pasar a simple vista por un teléfono de mayor precio.

De hecho, la combinación del frontal de cristal que se introduce en un chasis metálico nos recuerda bastante al diseño de los últimos iPhone.

El Honor 6X no cuenta con líneas de antena para el paso de ondas, como el iPhone, pero posee dos piezas de plástico en la parte superior e inferior de la cubierta trasera para este propósito. El color es muy parecido al del resto de la superficie metálica, pero si te fijas se nota que es un material diferente.

El Honor 6X es algo más grueso de lo que nos gustaría, ya que cuenta con un chasis con 8.2 mm de espesor — bastante más grueso que el Honor 8 que analizamos hace unos meses — pero por suerte su peso de 162 gramos es bastante razonable.

 

Como ocurre con todos los teléfonos de un tamaño similar, no es posible alcanzar todas las zonas de la pantalla con el pulgar al sostener el teléfono con una sola mano. Por suerte Honor ha incorporado una una función en el interfaz de usuario que reduce el tamaño de la pantalla y la coloca a un lado, así como otra que permite desplazar el teclado hacia un lado.

Otra funcionalidad relacionada con la manejabilidad del terminal es la posibilidad de mostrar un botón flotante en la pantalla, que se puede arrastrar hacia los bordes derecho o izquierdo para facilitar el acceso a ciertas funciones. El botón flotante se expande al pulsarlo y muestra accesos directos a Volver, Inicio, Tareas recientes, Pantalla de bloqueo, y Optimización.

El espacio del Honor 6X está bastante bien aprovechado ya que cuenta con un ratio de pantalla-a-cuerpo de 72%. La cámara trasera doble sobresale alrededor de un milímetro de la superficie del teléfono, mientras que el lector de huella dactilar está ligeramente hundido.

El Honor 6X está disponible en tres colores — oro, plata y gris — que tiñen la parte de atrás y los laterales del teléfono. Nosotros hemos tenido oportunidad de probar el modelo en color oro, como puede apreciarse en las fotografías.

La parte de delante del Honor 6X está ocupada principalmente por la pantalla, cuyos marcos laterales no son especialmente estrechos pero tampoco son muy anchos.

Encima de la pantalla encontramos el auricular para el oído y, a su izquierda, el sensor luz y, algo más lejos, el LED de notificaciones, que no es visible cuando está apagado.

A la derecha del auricular del oído se encuentra la cámara frontal.

Es un acierto que Honor  haya incluido un LED de notificaciones, ya que muchos fabricantes prescinden ya de este elemento.

En la parte inferior solamente encontramos las letras plateadas del logotipo de Honor y, como ya es habitual, no hay ningún botón físico sino que estos son virtuales y se muestran sobre la pantalla cuando es necesario.

En la parte de atrás encontramos la cubierta trasera de metal, que no se puede retirar y, por tanto, no tenemos acceso a la batería.

En la zona superior de la parte de atrás encontramos la cámara dual en disposición vertical que, a pesar del grosor del teléfono, sobresale de la superficie.

Al lado de la cámara encontramos el flash LED.

Justo debajo de la cámara se encuentra el lector de huella, que está ligeramente hundido y resulta fácil de localizar al tacto.

Bastante más abajo se encuentra grabado el logotipo de Honor y, justo debajo, algunas inscripciones como ‘Huawei Technologies’ para que no olvidemos cuál es el origen de este terminal.

En el lateral derecho encontramos el botón de encendido y, encima, el botón de volumen, de una sola pieza y alargado. Ambos botones presentan una buena sensación al tacto y un recorrido suficiente.

 

En el lateral izquierdo solamente encontramos la ranura para albergar una tarjeta nano-SIM más una tarjeta micro-SD.

 

La parte superior del teléfono únicamente cuenta con el conector de auriculares.

 

La parte inferior del teléfono posee un conector micro-USB en el centro. A ambos lados hay unas rejillas, aunque solo una de ellas alberga un altavoz.

 

El agarre del teléfono es cómodo ya que los bordes laterales del teléfono son redondeados y, por tanto, no se clavan en la mano al sujetarlo con fuerza. La parte de atrás es completamente plana, por lo que no se adapta tan bien a la mano pero, a cambio, podemos utilizarlo cómodamente estando apoyado sin que “baile” al teclear sobre la pantalla.

Por último, el Honor 6X no es resistente al agua, por lo que debemos tener precaución para que no se moje.

Ir a página