fbpx

Análisis del Lenovo K6 y opinión [REVIEW]


🎓 ¿Eres estudiante universitario? Consigue una suscripción a Amazon Prime a mitad de precio por 18€/año con 90 días gratis [ Más información ]

Ir a página :

Hardware y rendimiento

El Lenovo K6 cuenta con un procesador Snapdragon 430 con ocho núcleos Cortex-A53 a 1.4GHz que ha sido fabricado en un proceso FinFET de 28nm, y llega acompañado por una GPU Adreno 505 y 2GB de RAM LPDDR3.

Este procesador fue presentado en septiembre de 2015 junto al Snapdragon 617, como un chip de prestaciones medias, y es el mismo chip que incorporan otros smartphones con precio asequible, como el Xiaomi Redmi 3s, el Asus Zenfone 3 Laser y el reciente Nokia 6.

La combinación de un procesador de ocho núcleos con 2GB de RAM deberían ser garantía suficiente de un rendimiento adecuado, aunque obviamente no cabe esperar un desempeño excepcional a la hora de cargar aplicaciones, realizar multi-tarea o disfrutar de juegos 3D exigentes.

Nos hubiera gustado algo más encontrar el procesador Snapdragon 617, que posee una potencia de CPU algo superior que el Snapdragon 430 — aunque a nivel de GPU andan bastante parejos ambos chips.

 

Hemos sometido al Lenovo K6 a algunas pruebas de rendimiento para ver qué tal se comporta frente a otros teléfonos de gama media.

]En el benchmark AnTuTu v6 ha dado un resultado de 43.448 puntos, una puntuación media en comparación con otros smartphones de esta categoría.

 

En el benchmark Geekbench ha conseguido 613/1719 puntos en las pruebas mono/multi-núcleo, que de nuevo son unos resultados modestos.

 

En los tests de velocidad de lectura y escritura de datos con Androbench, el Lenovo K6 obtiene unos resultados correctos, en línea de otros terminales de gama media.

 

El test de Javacript SunSpider 1.0 ha dado 1248 ms, un resultado correcto.

 

En el test de rendimiento general PCMark, ha obtenido una puntuación de 5.085 puntos, un valor medio en línea con otros terminales de gama media.

 

El test 3DMark centrado en las capacidades gráficas del teléfono ha arrojado unos resultados que no destacan por arriba pero tampoco por abajo.

 

Por último, en el test gráfico GFXBench, el dispositivo ha obtenido unos resultados correctos, similares a otros teléfonos de gama media.

 

Los resultados de los benchmarks confirman que nos encontramos ante un smartphone con unas especificaciones correctas, en línea con otros smartphones de gama media que hemos probado.

Dejando a un lado los benchmarks, el Lenovo K6 responde con bastante fluidez a la hora de movernos por el interfaz o utilizar aplicaciones del día a día como Twitter, Facebook, WhatsApp, etc.

Ahora bien, es cierto que las aplicaciones o los juegos pesados tardan algo más en cargar y, en ocasiones, hay un cierto retardo desde que pulsamos sobre un botón hasta que se carga una nueva pantalla. Las páginas web complejas también se mueven más lentamente cuando hacemos scroll o queremos ampliar/reducir ciertas zonas para leer mejor los textos pequeños.

Los 2GB de RAM pueden resultar algo escasos para un smartphone de hoy en día, aunque a decir verdad no hemos experimentado muchos cierres de apps en segundo plano por falta de memoria. En cualquier caso, nos hubiera gustado ver 3GB de RAM.

 

Hemos probado juegos 3D exigentes como Asphalt 8, que por defecto se configura en el modo de calidad alta, y el juego se mueve con una tasa de frames por segundo muy aceptable.

Como todos los teléfonos de hoy en día, se calienta al ser sometido a una carga elevada, especialmente en juegos 3D. Sin embargo, en el caso del Lenovo K6, hemos medido temperaturas máximas en la superficie del teléfono de tan solo 34,5ºC, que es un valor bastante bajo y no resulta molesto.

El Lenovo K6 solo se comercializa con 16GB de almacenamiento interno pero, por suerte, incorpora la posibilidad de ampliar el almacenamiento fácilmente mediante una tarjeta micro-SD. El único inconveniente es que no cuenta con un compartimento dedicado para la tarjeta micro-SD, sino que comparte espacio con la segunda tarjeta SIM.

A diferencia de muchos otros fabricantes, Lenovo ha activado «Adoptable Storage», una de las funcionalidades más interesantes de Android Marshmallow ya que permite formatear la tarjeta micro-SD como parte del almacenamiento interno.

En el aspecto de conectividad, el Lenovo K6 es compatible con Wi-Fi 802.11 b/g/n en la banda de 2.4GHz, Bluetooth 4. y 4G/LTE Categoría 4 (hasta 150 Mbps).

Además incorpora radio FM, lo cual algunos usuarios lo encontrarán un añadido interesante. Ahora bien, no cuenta con NFC.

El Lenovo K6 ha alcanzado los 72 Mbps de bajada y 31 Mbps de subida en Wi-Fi con una conexión de fibra óptica 300/30, unos valores que no son muy altos pero a decir verdad la banda de 2.4GHz está saturada en esta zona, y el teléfono no es compatible con la banda de 5GHz.

En la prueba de 4G, se han alcanzado los 19 Mbps de bajada y 14 Mbps de subida con una conexión 4G de Movistar.

El Lenovo K6 cuenta con una batería de 3.000 mAh, un capacidad que a priori debería ser más que suficiente para un terminal con este tamaño de pantalla. Ahora bien, la batería no es reemplazable, por lo que no podemos llevar una batería extra en el bolsillo.

 

En la prueba de batería de PCMark, con la pantalla calibrada a 200 nits, el teléfono ha dado un resultado de 8 horas y 33 minutos. Este resultado se encuentra por encima de otros teléfonos que hemos probado, como se puede apreciar en la gráfica.

 

En el día a día, sin ningún modo de ahorro activado, el teléfono aguanta sin problemas un día de uso moderado. 

El Lenovo K6 ofrece el modo de ahorro estándar de Android, que reduce el rendimiento del dispositivo, limita la vibración y reduce la mayor parte de transmisión de datos en segundo plano. Esto hace que algunas apps no se actualicen a menos que las abras.

Adicionalmente, incorpora un modo de ahorro de energía avanzado que solo habilita las funciones de llamada y mensajes, lo que aumenta la autonomía durante varios días. También permite limitar algunas aplicaciones para que no puedan iniciarse automáticamente al encender el teléfono ni funcionar en segundo plano.

En nuestras pruebas, el proceso de carga completo ha tardado un total de 1 hora y 58 minutos con el cargador incluido. Como podemos apreciar en la gráfica, el proceso de carga es bastante más rápido hasta el 80 por ciento, y luego se ralentiza hasta completar el 20 por ciento restante.

 

Por último, el Lenovo K6 cuenta con lector de huella dactilar en la parte de atrás que, en nuestras pruebas, ha funcionado perfectamente, con una tasa de acierto muy alto. Además, basta con colocar el dedo sobre el lector para que el teléfono se desbloquee, aún estando la pantalla apagada.

Ir a página :