Análisis del UMi MAX y opinión


¡SORTEOS! Sorteamos dos smartphones Vernee [ Ver sorteos ]

El fabricante chino UMi no es demasiado conocido entre el público occidental, pero la compañía lleva fabricando smartphones durante tres años y desde hace un tiempo ha iniciado un proceso de expansión a otros países.

El UMi MAX es una de las apuestas más interesantes de la compañía. El terminal salió a la venta hace unos pocos meses y se sitúa por debajo del UMI Super en cuanto a especificaciones, por lo que va dirigido a usuarios que buscan un dispositivo más asequible — su precio en tiendas como Gearbest es de 140 euros.

A diferencia de otros dispositivos “Max”, el UMi MAX no es un phablet de tamaño exagerado ya que cuenta con una pantalla de 5.5″ con resolución Full HD. No es un teléfono pequeño pero tampoco es gigantesco.

El resto de especificaciones del UMi MAX incluyen un procesador MediaTek Helio P10, 3GB de RAM, 16GB de almacenamiento ampliable mediante micro-SD, cámaras de 13MP/5MP y batería de 4.000 mAh.

Hemos podido probar durante algunas semanas el UMi MAX, y a continuación os presentamos nuestra opinión.

 

  1. Diseño y construcción
  2. Pantalla
  3. Hardware y rendimiento
  4. Software
  5. Batería
  6. Cámara
  7. Precio
  8. Conclusiones

 

Diseño y construcción

El UMI Max cuenta con un cuerpo unibody de aluminio, ligeramente curvado en la parte de atrás, que nos recuerda en cierta medida a los terminales de gama alta de HTC, incluso en la forma de las líneas de antena.

La parte de delante se aleja del diseño de HTC y nos recuerda más a los terminales de ZTE debido a su botón de Inicio iluminado en forma de círculo.

Este botón circular, además de hacer las funciones de botón de Inicio, ofrece la funcionalidad de LED de notificaciones e informa sobre el estado de carga del teléfono.

El resto frontal del teléfono es de color negro y no destaca especialmente por su originalidad, el cristal con acabado 2.5D otorga al teléfono un aire de sofisticación.

Aparentemente, las huellas dactilares no quedan excesivamente marcadas en el frontal del teléfono, ni tampoco en la parte de atrás del teléfono, por lo que es un terminal que ofrece un aspecto bastante limpio.

Los bordes del UMI Max están biselados por lo que, a pesar de su elevado grosor, el teléfono se siente bastante bien en la mano incluso cuando lo agarramos con fuerza. El tamaño de la pantalla es algo grande para poder escribir con una sola mano, ya que me resulta algo complicado llegar a las teclas del extremo opuesto al teclear.

El UMI Max tiene unas dimensiones de 151 x 75 x 8.5 mm y pesa 185 gramos. Es un teléfono contundente, con un grosor apreciable en la mano y un peso que no pasa desapercibido.

A continuación vamos a repasar en detalle todos los elementos que podemos encontrar en el cuerpo del teléfono.

En la parte de delante, encontramos una pantalla de 5,5 pulgadas con unos marcos laterales que no son demasiado anchos.

Debajo de la pantalla encontramos el botón circular de Inicio, que como hemos comentado anteriormente se ilumina en diversos colores para mostrar notificaciones y el estado del teléfono.

A izquierda y derecha de este botón se encuentran las teclas capacitivas de Atrás y Opciones, que no cuentan con ningún distintivo.

El botón de la derecha nos permite irAtrás, mientras que el de la izquierda nos muestra Opciones.

Podemos intercambiar la posición de estos dos botones, pero no podemos alterar su función. Esto hace que no podamos, por ejemplo, sustituir Opciones por Tareas, algo que para mí resultaría más útil — si tienes curiosidad, la función de Tareas se activa manteniendo el dedo sobre el botón Inicio durante algunos segundos.

Si preferimos utilizar botones virtuales en lugar de botones capacitivos, podemos activar la opción correspondiente en el menú de Ajustes. En ese caso los botones físicos dejan de funcionar y en la pantalla aparecen unos botones virtuales cuando es necesario.

En el frontal también encontramos la cámara de selfies situada junto al auricular para el oído, encima de la pantalla. Por lo demás, no encontramos ningún elemento en el frontal que denote que nos encontramos ante un teléfono de la marca UMi.

La parte trasera es de metal, y en ella destacan las líneas de antena en color gris oscuro de la parte superior e inferior del teléfono.

La cámara se encuentra centrada en la parte superior y posee forma circular.

La cámara parece estar ligeramente hundida, lo cual debería favorecer que el cristal no se raye cuando apoyamos el teléfono de ese lado sobre una mesa.

Para iluminar escenas oscuras, UMi ha decidido incluir un flash de doble tono que se encuentra inmediatamente debajo de la cámara.

Justo debajo de la cámara y el flash encontramos el lector de huella dactilar, también de forma circular, y debajo está el logotipo de UMI.

En la parte inferior del teléfono podemos leer el nombre del modelo, MAX, y justo debajo algunas inscripciones en letra pequeña.

En el lateral derecho se encuentran los botones de encendido y de volumen, y ambos tienen un tacto y un recorrido adecuado. En el lateral izquierdo encontramos un botón de acceso directo a la cámara (o a cualquier otra aplicación, ya que es configurable) y el compartimento para las tarjetas SIM y micro-SD.

 

En la parte superior podremos encontrar la entrada de jack de 3.5mm. En la parte inferior encontramos un puerto USB-C y lo que parecen ser dos altavoces, uno a cada lado. Sin embargo, solo uno de los altavoces emite sonido, ya que el otro es meramente decorativo.

 

Pantalla

UMi ha incorporado en el MAX un panel Sharp de tipo LCD IPS de 5.5con resolución de 1920 x 1080 píxeles, lo que implica una elevada densidad de píxeles de 401 ppp.

Se trata de una resolución bastante alta para una pantalla de este tamaño, por lo que los textos y las imágenes se ven muy nítidos. Muchos teléfonos de precio asequible optan por paneles con resolución 720p para este tamaño de pantalla, por lo que es un punto a favor de UMi que no haya escatimado en este punto.

Además, la pantalla está protegida por Gorilla Glass 3, por lo que debería mantenerse a salvo de arañazos ocasionales.

En nuestras pruebas con el software profesional CalMAN Ultimate y un colorímetro X-Rite i1Display Pro, hemos medido un brillo máximo de 440 nits, un valor no muy elevado que puede dificultar el uso de la pantalla bajo la luz del sol.

El contraste resulta ser correcto, en torno a 2.060:1, y la fidelidad de colores es mejorable ya que ofrece un error medio de 4.6 dE (un valor por debajo de 4 dE se considera excelente y por encima de 9 se considera inaceptable) y un error máximo de 15.2 dE, que se produce en el color rosa.

 

La cobertura del espacio de color sRGB es algo limitada, en torno a un 90%, probablemente porque la pantalla está calibrada para NTSC, lo cual explicaría que los colores tiendan a estar sobresaturados. La temperatura de color es 7.323ºK, un valor por encima del valor de referencia de 6.500ºK, por lo que la pantalla presenta un tinte azulado.

Los ángulos de visión son amplios y podemos observar la pantalla desde un lado sin que se note una pérdida significativa de brillo o contraste, ni que los colores se distorsionen.

 

Hardware

El UMi MAX cuenta con un procesador Helio P10 con cuatro núcleos Cortex-A53 a 1GHz y otros cuatros núcleos Cortex-A53 a 1.5GHz, todo ello acompañado por una GPU Mali T860 y 3GB de RAM LPDDR3.

Se trata de unas especificaciones propias de un smartphone de gama media, que posiblemente tendrá poco que envidiar a otros smartphones de un precio similar en cuanto a rendimiento.

Los resultados de los diversos benchmarks que hemos ejecutado reflejan que, en efecto, se trata de un terminal con una potencia más que suficiente para usuarios que no quieran invertir en un teléfono de gama alta pero que busquen un terminal que se maneje con suavidad.

Por ejemplo, en AnTuTu el UMi MAX ha obtenido una puntuación de 50.216 puntos, por encima de otros smartphones de gama media.

 

En el aspecto gráfico, el UMi MAX ofrece un rendimiento medio, aunque queda lejos de otros teléfonos de gama media con GPUs más potentes y/o pantallas con menor resolución.

 

Dejando a un lado los benchmarks, el UMI MAX se mueve con bastante suavidad, tanto a la hora de desplazarnos por el interfaz como cuando utilizamos aplicaciones cotidianas como WhatsApp, Twitter, Facebook, Instagram, etc.

Lógicamente se nota que no estamos ante un teléfono de gama alta y el cambio entre tareas no es tan rápido como en otros dispositivos. Lo mismo ocurre con los tiempos de carga de aplicaciones, que son algo más lentos que en otros smartphones con procesadores y almacenamiento más rápidos.

Una de las actividades en las que más se nota la diferencia de rendimiento entre smartphones es a la hora de navegar por páginas web complejas con muchos elementos gráficos.

El UMi MAX no presenta ningún problema a la hora de visitar webs cargadas de elementos, y tanto el scroll como el zoom se realizan con suavidad.

En ocasiones se nota un ligero retardo entre los gestos de los dedos y el movimiento de la pantalla, pero es prácticamente imperceptible.

Gracias a los 3GB de RAM que incorpora el teléfono, es posible tener un buen número de apps activas en segundo plano sin que el teléfono las cierre automáticamente.

En el apartado de juegos, hemos probado, entre otros, el juego de carreras Asphalt 8 y, en el modo de calidad alta (que se configura por defecto), se notan pérdidas de frames en algunas ocasiones. En el modo de calidad medio, el juego va mucho más fluido y la experiencia de juego es más satisfactoria.

El UMi MAX llega con 16GB de almacenamiento eMMC, de los que solo quedan libres 11GB nada más sacarlo de la caja. El almacenamiento puede ser ampliado mediante una tarjeta micro-SD hasta 128GB gracias a la ranura híbrida SIM+microSD o doble micro-SIM.

En cuanto a conectividad, el UMi MAX ofrece conectividad 4G en ambas SIM, y conectividad WiFi 802.11 b/g/n en la banda de 2.4GHz y 5GHz. También cuenta con Bluetooth 4.1, GPS y radio FM. Lamentablemente no posee NFC.

 

El UMi MAX cuenta con giroscopio, por lo que si eres aficionado a Pokémon GO no tendrás ningún problema en hacer uso de la Realidad Aumentada (RA) para capturar a las criaturas del juego.

Por último, el UMi MAX cuenta con lector de huella dactilar, que en nuestras pruebas ha funcionado bastante bien, con una elevada tasa de acierto siempre que aciertes a colocar el dedo centrado en el lector. El reconocimiento es bastante rápido, tan solo lleva 0,1 segundos, y es posible almacenar hasta 5 huellas diferentes.

 

Software

El teléfono corre Android 6.0, una versión bastante reciente de Android teniendo en cuenta que todavía hay pocos smartphones que corran Android 7.0 Nougat. Además, UMI tiene previsto actualizar este terminal a Nougat.

UMi no ha hecho grandes cambios sobre Android original, sino que la experiencia de uso que tenemos es similar a la de Android puro.

 

UMi ha incluido algunos mecanismos para ahorrar batería. Es posible definir perfiles de batería y programar el cambio de perfiles a una hora determinada o cuando la batería esté baja. Cada perfil de batería permite establecer opciones como el nivel de brillo, el tiempo de apagado de pantalla, la conectividad inalámbrica, etc.

 

Como hemos comentado anteriormente, el UMi MAX cuenta con un LED de notificaciones integrado en el botón físico de Inicio. Desde el menú de Ajustes podemos personalizar el color y configurar si queremos que se ilumine mientras carga, cuando la batería está baja, cuando el teléfono está en reposo, o para avisarnos de notificaciones (con colores diferentes para llamadas, mensajes y otros) y de llamadas entrantes.

Por supuesto el UMi MAX cuenta con todos los servicios de Google y lleva instalada la tienda Google Play Store de apps.

 

Batería

El UMi MAX cuenta con una batería no reemplazable de 4.000 mAh, una cantidad bastante elevada para un teléfono con pantalla de 5.5″.

Hemos sometido al teléfono a nuestra prueba de batería habitual PCMark Work 1.0 con el brillo de la pantalla calibrado a 200 nits, y hemos obtenido una autonomía de 8 horas y 16 minutos. Se trata de una autonomía elevada en comparación con otros smartphones de gama media.

 

El UMi MAX ha tardado en cargar por completo cerca de 3 horas, una espera que es bastante larga. El teléfono no cuenta con carga rápida sino que el proceso de carga es bastante lineal — salvo por los primeros 10 minutos en los que el teléfono no ha parecido incrementar la carga.

 

Cámara

El UMi MAX posee una cámara principal con sensor Panasonic de 13MP, y una cámara frontal de 8MP. 

El enfoque es bastante rápido, 0.3 segundos según el fabricante, y la apertura de la app de Cámara también se realiza en muy poco tiempo. El manejo del interfaz de cámara es bastante rápido y, en general, no hemos encontrado ningún problema de usabilidad.

 

 

En cuando a la calidad de la imagen, hemos obtenido resultados claramente mejorables. Las capturas presentan un colorido algo apagado y, en ocasiones, la cámara tiende a sobre-exponer en exceso, lo que da lugar a zonas iluminadas con poco detalle.

La nitidez de las imágenes también parece estar algo por debajo de lo que esperaríamos en una cámara de 13MP, especialmente al examinar las esquinas de las fotografías.

Cuando la luz escasea, las fotografías presentan bastante ruido, como era de esperar al no contar con estabilización óptica, por lo que la imagen pierde mucha nitidez.

A continuación os dejamos con una pequeña galería de fotografías tomadas con el UMi MAX.

 

La cámara frontal de 5MP ofrece una calidad mejorable, como podemos apreciar en este selfie, donde la imagen muestra mucho grano y el balance de blancos no es muy afortunado.

 

Precio

El UMi MAX está a la venta en Internet por 140 euros, un precio atractivo para un terminal de estas características aunque en este rango de precios no faltan las alternativas.

 

Conclusiones

El UMi MAX posee un cuerpo de aluminio con un diseño bastante atractivo, que recuerda en cierta medida a los smartphones de gama alta de HTC con su característico cuerpo metálico curvado en la parte de atrás.

La construcción del teléfono y sus acabados son excelentes, aunque se trata de un dispositivo algo grueso y un poco pesado para nuestro gusto — es el precio que hay que pagar por contar con una gran batería de 4.000 mAh.

La pantalla del UMI Max cuenta con un panel LCD IPS de 5.5″ muy nítido (401 ppp), que ofrece buenos ángulos de visión y un contraste adecuado. El brillo máximo es algo escaso en comparación con otros smartphones, lo cual puede dificultar su uso a plena luz del día, y la fidelidad de colores es mejorable ya que tienden a estar algo sobresaturados y con un tinte azulado.

 

El rendimiento del UMi MAX es bastante elevado para un teléfono de este rango de precios. Es capaz de mover sin problema el interfaz de usuario y no hemos experimentado parones en aplicaciones habituales como WhatsApp, Twitter o Facebook, por citar algunas.

Tampoco hemos tenido dificultades a la hora de navegar por páginas web complejas, y sus 3GB de memoria RAM ayudan a que podamos tener un buen número de apps abiertas a la vez sin que el sistema las cierre automáticamente.

La principal limitación de potencia se da a la hora de jugar a títulos 3D exigentes, ya que nos vemos obligados a reducir el nivel de calidad gráfica para que el juego se mueva con suavidad sin pérdida de frames.

La capacidad de la batería del UMi MAX es bastante generosa para un terminal de 5.5″, por lo que la autonomía del teléfono es muy buena.

El proceso de carga dura cerca de tres horas y, lamentablemente, no cuenta con carga rápida.

Otro aspecto destacable del UMi MAX es que cuenta con lector de huella dactilar, que desbloquea rápidamente el teléfono y presenta una tasa de acierto bastante alta.

En el apartado software, UMi no ha hecho apenas cambios sobre Android Marshmallow y tampoco ha añadido molesto bloatware.

Nos encontramos ante una experiencia de Android Marshmallow casi pura, salvo por algunas funcionalidades que ha añadido UMi como modos de ahorro de energía y personalización del LED de notificaciones.

En cuanto a la cámara, su rendimiento es más bien mediocre. Las fotografías presentan un colorido apagado, una exposición no siempre acertada y un nivel de nitidez por debajo de lo esperado para un sensor de 13MP. Cuando la luz escasea, los resultados son todavía peores ya que la falta de estabilización óptica pasa factura.

El precio del UMi MAX está en torno a 140 euros, por lo que se trata de una opción bastante asequible para aquellos que busquen un terminal con una pantalla nítida, un rendimiento adecuado y una buena autonomía.

Lo mejor:

  • Diseño bastante atractivo con un cuerpo de una sola pieza de aluminio
  • Botón físico de acceso rápido a cámara (o a cualquier otra app)
  • Pantalla con gran nitidez y amplios ángulos de visión
  • Fluidez adecuada en el manejo del interfaz y apps habituales
  • Ranura SIM híbrida (doble SIM y SIM+microSD)
  • Buena autonomía gracias a una batería de gran capacidad
  • Android Marshmallow casi puro sin presencia de bloatware
  • Lector de huella dactilar rápido y con buena tasa de acierto
  • Radio FM

Lo peor:

  • Aspecto contundente, con un peso y grosor algo elevados
  • Pantalla con brillo máximo limitado y fidelidad de colores mejorable
  • Rendimiento algo limitado en juegos 3D exigentes
  • Cámara con rendimiento mejorable
  • Ausencia de NFC