Análisis de la pulsera Fitbit Alta HR y opinión [REVIEW]

Las pulseras de actividad física se han convertido en algo cotidiano en nuestras vidas. Muchas personas las llevan puestas incluso cuando no están haciendo deporte para monitorizar los pasos que caminan o las calorías que consumen a lo largo del día.

Fitbit es, a día de hoy, la marca más popular de este tipo de dispositivos. Hasta ahora, si querías una pulsera Fitbit, tenías que elegir entre un dispositivo fino y con estilo, como la pulsera Fitbit Alta o Fitbit Flex 2, o uno con más prestaciones, como la pulsera Fitbit Charge 2 o Fitbit Surge. Sin embargo, ahora tienes una nueva opción a medio camino entre ambos extremos: Fitbit Alta HR.

La pulsera Fitbit Alta HR incorpora el sensor de ritmo cardíaco del que carecía la Fitbit Alta y aumenta la autonomía de la batería, pero mantiene un aspecto estilizado y personalizable mediante correas de diversos colores y materiales. Además, Fitbit también ha añadido mejoras en los algoritmos que aportan más información sobre las fases del sueño.

La pulsera Fitbit Alta HR se puede adquirir en la web de Fitbit.com o en otros distribuidores como Amazon España por 149,95€, un precio similar a otras pulseras con características similares.

Hemos tenido oportunidad de probar la pulsera Fitbit Alta HR durante varias semanas y, a continuación, os presentamos nuestras impresiones sobre ella.

Índice

 

Diseño y construcción

La pulsera Fitbit Alta HR posee una pantalla alargada enclaustrada en un módulo de metal que engancha, a ambos lados, con los brazos de una correa de 15 mm de anchura.

Una de las ventajas de la pulsera Fitbit Alta HR es la personalización de su aspecto, ya que podemos combinar un cuerpo con distintos acabados con múltiples correas disponibles en una gran variedad de colores.

Al comprarla, la Fitbit Alta HR está disponible en varias combinaciones de cuerpo y correa:

  • Ediciones clásicas: Cuerpo de acero inoxidable con pulsera de color negro, gris azulado, fucsia o coral
  • Ediciones especiales: Cuerpo de color gris plomo con pulsera negra, o bien cuerpo de color oro rosa con pulsera rosa suave

Adicionalmente, podemos hacernos con cualquiera de las pulseras anteriores por separado, así como con otras pulseras de piel en colores marrón, añil y lavanda, una pulsera de acero inoxidable y otra bañada en oro de 22K.

La correa clásica, que es la que hemos probado, posee una textura de estrías oblicuas que resiste bastante bien el paso del tiempo, ya que las manchas y los arañazos se disimulan fácilmente — algo que se agradece en un accesorio que llevas puesto prácticamente las 24 horas del día.

La pulsera está disponible tres tamaños distintos para adaptarse al tamaño de la muñeca de cada individuo: pequeño (14-17 cm), grande (17-20.6 cm) y extra grande (20.6-23.6cm). Nosotros hemos tenido oportunidad de probar el modelo en tamaño grande.

 

La incorporación de un sensor de ritmo cardíaco implica que debemos tener un cierto cuidado para que la pulsera quede bien agarrada a nuestra muñeca, de forma que esté en contacto permanente con la piel para medir el pulso continuamente.

Las pulseras de Fitbit siempre han sido bastante cómodas de llevar, y la Fitbit Alta HR no es la excepción. Durante el tiempo que la he llevado puesta, no me ha resultado molesta, aunque es cierto que hay personas que no se acaban de acostumbrar a llevar una pulsera todo el día en la muñeca.

La pulsera Fitbit Alta es bastante delgada, así que no se engancha en las mangas de las camisas o blusas y no queda exageradamente grande en muñecas pequeñas. Ahora bien, tampoco pasa desapercibida, por lo que debes acostumbrarte a llevar siempre algo en la muñeca, incluso cuando duermes.

El mecanismo de cierre de la pulsera de la Fitbit Alta original se basaba en dos pinchos que se introducían en dos agujeros y, como dijimos en nuestro análisis, no resultaba demasiado cómodo. Por suerte, Fitbit ha sustituido mecanismo por una hebilla tradicional que resulta mucho más cómoda de agarrar.

La pulsera Fitbit Alta HR resiste sudor, salpicaduras y lluvia, pero lamentablemente no es sumergible en agua, por lo que debemos quitárnosla para meternos en una piscina. Si buscas una pulsera Fitbit apta para hacer natación, tendrás que optar por la Fitbit Flex 2, que es bastante limitada en funcionalidades.

 

Pantalla

La pulsera Fitbit Alta HR posee una pantalla OLED monocromo de 1.4″ con 128 x 36 píxeles que es lo suficientemente brillante para que podamos verla bien incluso a plena luz del día.

La pantalla no tiene zona táctiles, sino que debes dar un doble toque en la pantalla o en los lados para que se encienda, y un toque simple para ir pasando por las distintas pantallas.

El truco para que la Fitbit Alta HR reconozca bien los toques en la pantalla es golpeando la parte inferior de la misma, en la zona donde se une a la pulsera.

Lamentablemente no existe la posibilidad de establecer un modo de reloj permanente que muestre la hora todo el tiempo, por lo que tenemos que recurrir a dar un toque sobre la pantalla o a activar el encendido de la pantalla cuanto detecte el gesto de giro de muñeca.

El gesto de la muñeca no siempre funciona a la primera y, al menos en mi experiencia, en ocasiones es necesario repetirlo varias veces hasta que la pantalla se enciende.

A través de la aplicación Fitbit podemos escoger la información que se muestra en la pantalla cuando demos un golpe sobre la misma.

En mi configuración, al encender la pantalla se muestra la hora y, si sigo dando toques sobre, voy pasando por distintas pantallas con información sobre los pasos diarios, el ritmo cardíaco, el ritmo cardíaco en reposo, la distancia recorrida, las calorías quemadas, los minutos de actividad física y el nivel de la batería.

Si queremos, también podemos personalizar la pantalla de la hora eligiendo entre seis esferas horizontales y verticales.

 

Funcionalidades de salud

Tras sacar la pulsera Fitbit Alta HR de la caja, el primer paso que debemos hacer es configurarla enlazándola mediante Bluetooth con nuestro smartphone (o con un ordenador).

La pulsera Fitbit Alta HR se sincroniza de forma inalámbrica mediante Bluetooth 4.0 con un teléfono iPhone, Android o Windows que se encuentre en las proximidades. En mi caso, la he probado ampliamente con un iPhone 7 Plus, pero la experiencia debería ser similar con otras plataformas.

La app de Fitbit se sincroniza periódicamente con la pulsera para recopilar la información sobre nuestra actividad física, ritmo cardíaco, etc. Si lo deseamos, es posible desactivar la sincronización continua y que esta solo se produzca cuando la activemos manualmente, lo cual supongo que ayudará a ahorrar algo de batería.

La app muestra información relativa a pasos, distancia recorrida, calorías consumidas y otros parámetros de forma agregada, con gráficas muy vistosas por día, semana, mes, etc. Una limitación de la app  de Fitbit es que no comparte la información recopilada con la aplicación Salud de iOS o con Google Fit de Android.

 

La principal novedad de la pulsera Fitbit Alta HR es que incorpora un sensor de ritmo cardíaco que obtiene lecturas continuas cada cinco segundos del ritmo de nuestro corazón a lo largo de todo el día. La información del ritmo cardíaco no solamente es útil en sí misma, sino que también permite estimar de forma más precisa otros parámetros como el consumo de calorías.

Además, si llevas la pulsera cuando duermes, obtienes la medida del ritmo cardíaco en reposo, que según los especialistas es una medida representativa de la salud de tu corazón.

Las pulseras Fitbit han sido capaces de detectar el sueño desde hace tiempo, pero la cantidad de información que ofrecían era algo escasa. Fitbit Alta HR hace uso del sensor de ritmo cardíaco y del acelerómetro para aportar mucha más información sobre cómo hemos descansado.

La app de Fitbit muestra una gráfica con las horas de sueño de cada día y, si pulsas sobre un día en concreto, puedes ver cómo has ido cambiando entre las fases REM, sueño ligero y sueño profundo. También puedes ver el porcentaje de tiempo que has pasado en cada fase y, si pulsas el botón Comparativa, puedes ver cómo se comparan tus estadísticas con las de otras personas de tu misma edad y sexo.

 

Un pequeño inconveniente de llevar la Fitbit Alta HR cuando dormimos es que la pantalla se enciende ocasionalmente cuando cambias de posición en la cama, y eso puede resultar algo molesto dado que la pantalla resulta bastante brillante cuando estás a oscuras.

Algunas actividades deportivas son detectadas automáticamente por la pulsera gracias a la tecnología SmartTrack de Fitbit, y son añadidas a la app Fitbit sin intervención del usuario. A diferencia de  la pulsera Fitbit Charge 2, no es posible indicar manualmente el inicio de una actividad deportiva.

La pulsera Fitbit Alta HR presenta algunas limitaciones respecto a la Fitbit Charge 2: no posee un chip GPS integrado ni permite utilizar el del smartphone, y tampoco cuenta el número de escalones subidos. Curiosamente tampoco ofrece sesiones de respiración guiadas, algo que a priori no parece complicado de implementar.

A diferencia de otras pulseras, Fitbit puede mostrar también la información recopilada en una página web, donde resulta más sencillo navegar por las gráficas.

Centrándonos en la aplicación Fitbit, una función que puede motivar a algunos usuarios es la posibilidad de “competir” con sus amigos que también usen una pulsera Fitbit.

Tus amigos se muestran en una pestaña de la aplicación y puedes ver lo activos que han estado en comparación contigo.

Una fuente de motivación adicional es la posibilidad de ganar “insignias” a medida que completamos desafíos.

Otra funcionalidad interesante es la alarma silenciosa, que consiste en que la pulsera vibra a la hora que hemos establecido en la aplicación del teléfono móvil.

Si duermes con otra persona que se despierta más tarde que tú, esta alarma silenciosa pasa desapercibida para la otra persona.

A diferencia de otras pulseras como las de Jawbone, la pulsera Fitbit Alta no cuenta con una alarma inteligente que te despierte de 10 a 30 minutos antes de que llegue la hora de despertarse, coincidiendo con el momento en el que estés dormido menos profundamente.

 

Notificaciones en la pantalla

Aunque la pulsera Fitbit Alta HR no pretende hacer las veces de reloj inteligente, cuando está emparejada con un teléfono por Bluetooth vibra y muestra el nombre de la persona que está llamando o te envía un SMS, y también puede mostrar eventos de la agenda.

Se trata de una funcionalidad muy interesante ya que ayuda a que no perdamos ninguna llamada aun cuando llevemos el teléfono en un lugar poco accesible o estemos en un entorno ruidoso.

El único inconveniente es que la vibración se confunde fácilmente con la que se produce cuando alcanzamos una meta (por ejemplo, los 10.000 pasos).

Sería muy interesante que Fitbit añadiera también la posibilidad de recibir notificaciones de otras apps en la pulsera, como la llegada de nuevos mensajes de WhatsApp.

La pulsera Fitbit Alta HR también envía recordatorios para que te muevas, algo que es muy interesante si tienes un vida bastante sedentaria, pero que puede acabar resultando algo molesto.

 

Batería y proceso de carga

Según su página web, la pulsera Fitbit Alta HR tiene una autonomía de hasta siete días, lo cual supone una mejora sustancial respecto a los cinco días que ofrece la Fitbit Alta. En mis pruebas, he conseguido una autonomía de algo más de una semana sin problemas.

La carga de la pulsera se realiza mediante un cable USB propietario que se conecta al lado interior de la pantalla y se agarra mediante una especie de pinza. El cable solo sirve para estas pulseras, por lo que no conviene perderlo ni dejárselo en casa cuando salimos a un viaje largo.

Cuando la batería está cercana a agotarse, la aplicación nos lo notifica e incluso podemos recibir un correo electrónico advirtiéndonos de esta situación.

 

Precio y competidores

La pulsera Fitbit Alta HR está disponible en la web de Fitbit.com o en otros distribuidores como Amazon España por 149,95€. Se trata de un precio ligeramente inferior al modelo Fitbit Charge 2, que está a la venta por 159,95€ o por algo menos en Amazon.

Una posible alternativa que también incluye sensor de ritmo cardíaco es la pulsera Jawbone UP3, que posee un precio sensiblemente inferior ( EUR 37,00 en Amazon) pero carece de una pantalla.

Otra posible opción es la pulsera Garmin VivoSmart 3 ( EUR 139,00 en Amazon), que llegará al mercado en las próximas semanas.

Esta pulsera cuenta con pantalla, sensor de ritmo cardíaco y resistencia al agua, y permite recibir notificaciones e iniciar actividades desde la propia pantalla. Sin embargo, su diseño es menos delgado y no es posible intercambiar las correas.

 

Conclusiones

Cuando analizamos la pulsera Fitbit Alta el año pasado, una de las pocas pegas que encontramos fue la ausencia de un sensor de ritmo cardíaco.

Este año, Fitbit no solamente ha conseguido integrar un sensor de ritmo cardíaco en la Fitbit Alta HR sino que además lo ha hecho sin incrementar el grosor y aumentando la autonomía del dispositivo.

La nueva Fitbit Alta HR ofrece siete días de autonomía, un incremento notable respecto a los cinco días que obteníamos con la Fitbit Alta original.

Fitbit Alta HR también puede ser un complemento de moda. La disponibilidad de correas en distintos colores y materiales, unido al diseño delgado y discreto de la pulsera, hacen que Fitbit Alta HR sea un dispositivo ideal para llevarlo todos los días, incluso cuando no estamos haciendo ejercicio sino que salimos a la calle.

El único momento en el que debemos quitarnos la pulsera es cuando vamos al agua ya que, lamentablemente, la pulsera Fitbit Alta HR no es sumergible, una cualidad que por ahora está reservada a la Fitbit Flex 2.

La pantalla OLED de la pulsera Fitbit Alta HR muestra información de actividad física cuando damos toques sobre la misma y también resulta útil para enterarnos de llamadas y mensajes. No obstante, nos gustaría que Fitbit habilitara también la recepción de notificaciones de otras apps, por ejemplo mensajes de WhatsApp.

Fitbit también ha conseguido mejorar el seguimiento del sueño, gracias a la combinación del sensor de ritmo cardíaco y el acelerómetro. Ahora la pulsera no solamente informa de cuántas horas has dormido, sino que también proporciona datos estadísticos sobre el tiempo que has pasado en cada fase del sueño y las implicaciones que tiene.

Por todo esto, la pulsera Fitbit Alta HR es una pulsera excelente para aquellos usuarios que quieren controlar su actividad física — pasos caminados, distancia recorrida, ritmo cardíaco, minutos de actividad, calorías consumidas, horas de sueño, etc. — con un dispositivo elegante y cómodo de llevar.

Lo mejor:

  • Diseño atractivo con un cuerpo estilizado y gran variedad de correas intercambiables.
  • Construcción ligera y poco abultada, que la hace cómoda de llevar durante todo el día
  • Pantalla OLED que muestra la hora y los principales indicadores de actividad física
  • Notificación de llamadas entrantes, SMS y eventos de agenda en la pantalla y mediante vibración
  • Detección continua del ritmo cardíaco
  • Detección automática de los períodos y fases de sueño
  • Aplicación Fitbit disponible para las principales plataformas móviles
  • Autonomía buena, en torno a siete días o más

Lo peor:

  • Respuesta mejorable de la pantalla ante toques y gestos, ya que no siempre se activa al golpearla o girar la muñeca
  • Ausencia de GPS y de integración con el GPS del smartphone, por lo que no es capaz de registrar la trayectoria recorrida ni estimar distancias con precisión.
  • Falta de compatibilidad con la aplicación Salud de iOS o Google Fit de Android
  • Ausencia de notificaciones de otras apps
  • No sumergible en agua (aunque sí que resiste salpicaduras)

Nota: La pulsera Fitbit Alta HR ha sido proporcionada amablemente por Fitbit para la realización de este análisis