Quitar este panel

Análisis a fondo de la pulsera Fitbit Charge 5 y opinión

💻 Te interesa: Consigue Windows 10 Pro por 11€ y Office 2019 por 36€ [ Ofertón ]

La preocupación por la salud es cada vez mayor y, por ello, no es extraño que los wearables que monitorizan nuestra actividad física se hayan convertido en un accesorio habitual.

Muchas personas las utilizan incluso sin practicar ningún deporte de forma habitual, ya que permiten monitorizar los pasos que caminas, controlar las calorías que consumes, monitorizar la calidad de su sueño, hacer seguimiento del ritmo cardíaco y otras funcionalidades.

Fitbit tiene una larga trayectoria con este tipo de dispositivos. La compañía ha lanzado este año Fitbit Charge 5, que cuenta con una pantalla a color, chip GPS integrado, seguimiento del ritmo cardíaco, registro del ECG, sensor EDA para monitorización del estrés, sensor de nivel de oxígeno en sangre, medidor de la variabilidad de temperatura corporal y una batería de hasta 7 días de duración.

La pulsera Fitbit Charge 5 está disponible en Fitbit.com y Amazon.es por 179 euros en colores negro grafito, platino y dorado, y puedes adquirir correas por separado en diferentes materiales y colores para darle tu propio toque personal.

He tenido oportunidad de probar la pulsera Fitbit Charge 5 durante varias semanas y, a continuación, os presento mis impresiones sobre ella.

Diseño y construcción

La nueva pulsera presenta un diseño renovado con una gran pantalla en un cuerpo de aluminio, que es un 10% más fino que la generación anterior, y laterales de acero inoxidable. La pantalla está protegida por Gorilla Glass 3.

Una de las ventajas de la pulsera Fitbit Charge 5 es la personalización de su aspecto, ya que podemos combinar su cuerpo en tres posibles colores — negro grafito, platino y dorado — con diferentes correas en una gran variedad de acabados y materiales que incluyen silicona, tela y cuero.

Como punto en contra, si tenías una Fitbit Charge anterior, sus correas no son compatibles con la Fitbit Charge 5 debido a que los cambios en el diseño.

 

La correa que viene incluida está fabricada en silicona y cuenta con una hebilla de alfiler de aluminio y dos pasadores. Su funcionamiento es simple: el alfiler de la hebilla debe introducirse por uno de los agujeros de la correa y queda sujeta por los pasadores.

La correa no posee ninguna textura y, al estar hecha de silicona, debería resistir bien el paso del tiempo — algo que se agradece en un accesorio que llevas puesto prácticamente las 24 horas del día.

La correa está disponible dos tamaños distintos para adaptarse al tamaño de la muñeca de cada individuo: pequeño (13-17 cm) y grande (17-21 cm). Por suerte, no tienes que elegir de antemano qué tamaño es el mejor para ti ya que ambos están incluidos en la caja.

 

La presencia de un sensor de ritmo cardíaco implica que debemos tener un cierto cuidado para que la pulsera quede bien ajustada a nuestra muñeca, de forma que esté en contacto permanente con la piel para medir el pulso continuamente.

Las pulseras de Fitbit siempre han sido bastante cómodas de llevar, y la Fitbit Charge 5 no es la excepción. Durante el tiempo que la he llevado puesta, no me ha resultado molesta, aunque es cierto que hay personas que no se acaban de acostumbrar a llevar una pulsera todo el día en la muñeca (ni un reloj de pulsera convencional).

Con 11,2 mm de grosor, la pulsera Fitbit Charge 5 es bastante delgada, así que no se engancha en las mangas de las camisas o blusas y no queda exageradamente grande en muñecas pequeñas. Ahora bien, tampoco pasa desapercibida, por lo que debes acostumbrarte a llevar siempre algo en la muñeca, incluso cuando duermes.

La pulsera Fitbit Charge 5 no tiene botones físicos, sino que la navegación se realiza con deslizamientos y toques en la pantalla. Esto supone un cambio respecto al modelo del año pasado, que contaba con un botón inductivo multifunción en el lado izquierdo del dispositivo.

En la práctica, he echado de menos el botón físico en algunos momentos, como al encender la pantalla sin el gesto de girar la muñeca o para volver a la pantalla principal, ya que ahora hay que dar dos toques seguidos a la pantalla.

Fitbit ha dotado a esta pulsera de resistencia al agua hasta 50 metros, por lo que no solamente puedes llevarla puesta cuando te duchas o te bañas en la piscina, sino que además puede monitorizar tus sesiones de natación.

Pantalla

La pulsera Fitbit Charge 5 posee una pantalla AMOLED de 1″, lo que supone una mejora importante respecto a la pantalla en escala de grises del modelo anterior. Por otro lado, otras pulseras de la competencia ya ofrecían una pantalla a color desde hace tiempo, por lo que esta mejora era ya muy esperada.

La nueva pantalla es el doble de brillante que su predecesora, y cuenta con un sensor de iluminación ambiente que ajusta el brillo de la pantalla al nivel de luz del entorno. Pocas pulseras de actividad cuentan con esta característica, que se echa mucho de menos en ciertos entornos.

La pantalla tiene una excelente nitidez, siendo complicado distinguir los píxeles individuales.

La pantalla puede ser encendida mediante un doble toque sobre su superficie o a través del giro de la muñeca.

El gesto de la muñeca funciona bastante bien y, salvo ocasiones puntuales, la pantalla se enciende siempre al primero giro.

Por primera vez, la pantalla ofrece un modo de Pantalla Siempre Activa que muestra información útil en todo momento, sin tener que hacer el giro de muñeca. Esto especialmente útil si estás haciendo un ejercicio y quieres mirar la hora, por ejemplo.

Ahora bien, la información que se muestra de manera permanente no es tan rica como la que obtenemos al activar la pantalla, ya que básicamente se limita a la hora.

A través de la aplicación Fitbit podemos escoger la esfera. Cada esfera muestra diferente información, por lo que puedes elegir aquella que mejor se adapte a tus necesidades.

En la esfera que viene configurada por defecto, al encender la pantalla se muestra la hora y fecha, un indicador de progreso en 20 niveles e información estadística en la parte inferior que va cambiando al pulsar sobre la pantalla: minutos en zona activa, pasos, ritmo cardíaco, calorías y distancia. Cuando la pantalla se enciende, se muestra la última estadística que estaba en pantalla cuando se apagó.

Fitbit ofrece la posibilidad de personalizar la esfera eligiendo entre 24 diseños diferentes, algunas de ellas con aspecto de reloj analógico.

Deslizar el dedo hacia la izquierda o la derecha desde la esfera del reloj permite acceder Notificaciones, Ejercicios, Alarma, Cronos, Escáner EDA y ECG. Deslizar arriba muestra un resumen de nuestra actividad y el nivel de batería y deslizar hacia abajo permite acceder a pagos móviles, modo no molestar, modo sueño, modo de pantalla, bloqueo de agua y configuración.

Funcionalidades de salud

Fitbit Charge 5 incorpora un sensor de ritmo cardíaco que obtiene lecturas continuas cada cinco segundos del ritmo de nuestro corazón. La información del ritmo cardíaco no solamente es útil en sí misma, sino que también permite estimar de forma más precisa otros parámetros como el consumo de calorías o la intensidad del ejercicio.

Además, si llevas la pulsera cuando duermes, obtienes la medida del ritmo cardíaco en reposo, que según los especialistas es una medida representativa de la salud de tu corazón.

Sensores en la parte posterior de la Fitbit Charge 5

 

Fitbit Charge 5 es la primera pulsera de actividad de Fitbit con electrocardiograma (ECG) integrado en el dispositivo, lo que permite evaluar la frecuencia cardíaca a fin de detectar casos de fibrilación auricular.

Para registrar el ECG, basta con colocar los dedos en las placas de acero situadas en los laterales del dispositivo y permanecer quieto durante 30 segundos para recibir una lectura y obtener información sobre la salud de tu corazón. Es posible exportar el resultado a un fichero PDF para compartir el ECG con tu médico.

 

Fitbit Charge 5 incluye una medida llamada minutos en zona activa que tiene en cuenta todas las actividades que hacen bombear tu corazón. La OMS recomienda realizar 150 minutos de actividad moderada o 75 de actividad intensa a la semana.

Con la medida de minutos en zona activa, se contabilizan el doble de minutos cuando te encuentras en zonas de máxima intensidad: las zonas cardio y pico. Según explica Fitbit, marcarse el objetivo de realizar 150 minutos de actividad moderada a la semana puede beneficiar al bienestar general: mejora el sueño, reduce el aumento de peso, y disminuye la ansiedad.

Minutos en zona activa

 

Las pulseras Fitbit han sido capaces de detectar el sueño desde hace tiempo pero, con la introducción del sensor de ritmo cardíaco, añadieron mucha más información sobre cómo hemos descansado.

Fitbit Charge 5 incluye un sensor SpO2, gracias al cual el usuario puede ver la gráfica de saturación de oxígeno por la noche en la aplicación de Fitbit.

También es posible medir la variación de la temperatura cutánea cada noche para estar al tanto de posibles signos de cambios en tu cuerpo, como la fiebre o la ovulación. Para empezar a ver datos, es necesario que te lo dejes puesto cuando vayas a dormir durante 3 noches.

La app de Fitbit muestra una gráfica con las horas de sueño de cada día y, si pulsas sobre un día en concreto, puedes ver cómo has ido cambiando entre las fases REM, sueño ligero y sueño profundo. También puedes ver el porcentaje de tiempo que has pasado en cada fase y, si pulsas el botón Comparativa, puedes ver cómo se comparan tus estadísticas con las de otras personas de tu misma edad y sexo.

Para poder acceder a información histórica de 30 o 90 días, así como a información de variabilidad de la frecuencia cardíaca durante el sueño la «inquietud» (lo que nos movemos en la cama), se requiere una suscripción Premium 🤷‍♀️.

Información sobre el sueño

 

Si no quieres que la Fitbit Charge 5 te moleste cuando duermes, puedes activar el modo Sueño. Cuando el modo Sueño está activo, las notificaciones no causan que la pulsera vibre o se encienda la pantalla, el brillo de la pantalla se establece al mínimo y la pantalla no se enciende con el gesto de giro de muñeca.

Es posible programar a qué horas quieres que se active/desactive el modo Sueño, aunque me hubiera gustado que se desactivase directamente cuando la pulsera detectase que te has puesto en movimiento.

También incluye un modo No Molestar que hace que las notificaciones, celebraciones de hitos y recordatorios de movimiento no hagan vibrar a la pulsera ni enciendan la pantalla.

Algunas actividades deportivas son detectadas automáticamente por la pulsera gracias a la tecnología SmartTrack de Fitbit, que reconoce y registra muchas actividades con movimientos intensos que tienen al menos 15 minutos de duración. Estas actividades son añadidas a la app Fitbit sin intervención del usuario.

Por supuesto, también puedes monitorizar manualmente ejercicios específicos desde la propia pulsera. La app Ejercicio ofrece accesos directos a un máximo de seis ejercicios, que por defecto son correr, ciclismo, natación, carrera en cinta, pesas y entrenamiento a intervalos.

 

En la app del móvil puedes escoger otros ejercicios como elíptica, tenis, artes marciales, circuito de entrenamiento, entrenamiento a intervalos, caminar, senderismo, yoga, golf, entrenamiento, entrenamiento a intervalos, bootcamp, kickboxing, máquina de escaleras, pilates y spinning.

Fitbit Charge 5 posee un chip GPS integrado que permite hacer un seguimiento más preciso de la distancia que recorres y, además, muestra un mapa con la intensidad del entrenamiento en cada lugar. No muchas pulseras de actividad pueden presumir de este chip, ya que la mayoría utilizan la información de GPS del propio smartphone, lo que obliga a llevarlo encima.

Otra funcionalidad presente es la medición del estrés a través del análisis de nuestra frecuencia cardíaca, la actividad física y los patrones de sueño. La pulsera da una puntuación del 0 al 100 que indica nuestro nivel de estrés.

La pulsera incorpora un sensor EDA para comprender la respuesta del cuerpo ante el estrés. Esto sensor mide la actividad electrodermal directamente en nuestra muñeca.

Para comenzar a una sesión de medición de estrés, tienes que colocar los dedos tocando los laterales del cuerpo y relajarte con ejercicios de respiración durante 3 minutos. Al terminar, podrás ver el resultado de la sesión en la pulsera y en la app Fitbit tu estrés y, podrás introducir información sobre cómo te sientes para enlazar tus emociones con tu respuesta física.

La app ofrece una puntuación de estrés diaria calculada a partir de tus datos de sueño, ritmo cardíaco y actividad física, aunque para entender el detalle necesitas tener la suscripción Premium 🤷‍♀️. Un valor alto significa que tu cuerpo muestra pocos signos de estrés, mientras que una puntuación baja indica que tu cuerpo muestra signos.

 

 

Fitbit también ha añadido una zona de Mindfulness en la app que te permite establecer un objetivo, practicar con la meditación y registrar cómo te sientes tras cada sesión de mindfulness. Esta sección solo está disponible para usuarios Premium.

Una de las nuevas funcionalidades que llega con Fitbit Premium es Recuperación Diaria, que da una puntuación que indica tu preparación física para ejercitarte ese día. Utiliza información procedente de tu cuerpo para que sepas cuándo estás listo para entrenar o cuándo sería mejor que dedicaras el tiempo a recuperarte.

El algoritmo utiliza información procedente de tres componentes: tu nivel de actividad, tu nivel de sueño acumulado en los últimos días y la variabilidad de tu ritmo cardíaco durante el sueño profundo. Estos tres componentes se miden respecto a tu cuerpo y se adaptan a los cambios en tu condición física.

Cada día, verás tu puntuación y aquellos elementos que han influido en ella, junto con un objetivo personalizado de ejercicio o recuperación.

Por último, los usuarios que tengan diabetes pueden utilizar una nueva herramienta de registro de la glucosa en sangre en la app de Fitbit para ver cómo cambian sus niveles a lo largo del día y cómo reaccionan a otras métricas de salud, como la actividad física, el sueño y la nutrición.

Otras funcionalidades

Fitbit Charge 5 puede mostrar notificaciones de citas de la agenda, mensajes de texto y llamadas del teléfono. Las llamadas pueden ser rechazadas o aceptadas desde la pulsera, pero tendremos que utilizar el teléfono para mantener la conversación.

También podemos recibir notificaciones de todas las apps que deseemos pero es necesario activar manualmente una a una las notificaciones de cada aplicación.

Esto resulta muy útil para no perderte avisos de aquellas apps que consideres más importante (por ejemplo, WhatsApp, Correo u otras). Debido al pequeño tamaño de pantalla y a la ausencia de micrófono, solo es posible utilizar respuestas preconfiguradas pero no dictar una nueva respuesta — y además las respuestas preconfiguradas solo están disponibles en Android.

Sorprendentemente, Fitbit ha eliminado los controles de reproducción de música, por lo que no es posible controlar la música desde la pulsera. Esto aún es más extraño teniendo en cuenta que la Fitbit Charge 4 incluía Spotify Connect.

De igual forma, Fitbit también ha eliminado la app del Tiempo que permitía ver la previsión meteorológica desde la muñeca. Tampoco hay una app de Cámara para pulsar remotamente el disparador y tomar una foto con el smartphone, como encontramos en otras pulseras y relojes.

 

La plataforma de pagos Fitbit Pay está disponible para Charge 5 y permite realizar pagos con el reloj sin tener que utilizar el smartphone ni, por supuesto, sacar la tarjeta física de crédito.

Cuando quieras pagar, solo tienes elegir la opción Pagos al arrastrar la pantalla hacia abajo. Si se te indica, introduce el código PIN de 4 dígitos que has establecido al configurar Fitbit Pay. La tarjeta de crédito predeterminada aparece en la pantalla y, para pagar con ella, solo tienes que acercar la muñeca cerca del terminal de pago.

En España, Fitbit Pay ya es compatible con un buen número de entidades como la Caixa (Visa), Openbank, Banco Santander, Servicios Financieros Carrefour (Mastercard), Revolut, TransferWise (Mastercard), bunq (Mastercard) y Curve (Mastercard). Para otros países, puedes consultar la lista completa aquí.

Otra funcionalidad interesante es la alarma silenciosa, que consiste en que la pulsera vibra a la hora que hemos establecido en la aplicación del teléfono móvil. Si duermes con otra persona que se despierta más tarde que tú, esta alarma silenciosa pasa desapercibida para la otra persona. Es posible establecer hasta 8 alarmas diferentes.

Fitbit ha incorporado una alarma inteligente que te despierte hasta 30 minutos antes de que llegue la hora de despertarse, coincidiendo con el momento en el que no estés dormido profundamente.

Por último, también puedes medir la duración de actividades con el cronómetro o activando el temporizador.

App Fitbit para smartphone

La pulsera Fitbit Charge 5 se sincroniza de forma inalámbrica mediante Bluetooth LE con la app Fitbit de un teléfono iPhone o Android que se encuentre en las proximidades. En mi caso, la he probado ampliamente con un iPhone 13 Pro, pero la experiencia debería ser similar con otras plataformas.

La app de Fitbit se sincroniza periódicamente con la pulsera para recopilar la información sobre nuestra actividad física, ritmo cardíaco, etc.

La aplicación Fitbit organiza la información en tres pestañas: Hoy, Descubre, Comunidad y Premium.

 

La pestaña Hoy muestra estadísticas sobre la actividad física del día — pasos, pisos, kilómetros, calorías, minutos de actividad, ritmo cardíaco, etc. — y otros datos de interés como sueño, peso, hidratación, etc. A través de esta pantalla podemos movernos a días anteriores para ver las estadísticas de ese día.

Cada métrica tiene una indicación circular que nos muestra lo cerca que estás de alcanzar tu objetivo y, al pulsar sobre cada una de ellas, tenemos acceso a información detallada e histórica.

Una limitación de la app de Fitbit es que no comparte la información recopilada con la aplicación Salud de iOS o con Google Fit de Android, aunque para este último caso existe alguna app de terceros que puede hacerlo.

 

Dentro de esta pestaña, también tenemos acceso a la pantalla Cuenta pulsando sobre el icono de la esquina superior izquierda. Aquí es donde añadimos dispositivos, creamos cuentas familiares (para dispositivos de nuestros hijos), establecemos objetivos de actividad (ejercicio, nutrición/cuerpo y sueño) y ajustamos otros parámetros de la configuración (notificaciones, inicio de sesión, monitorización de ejercicio, zonas de ritmo cardíaco, etc.)

La pestaña Descubre sugiere ideas para que le saques el mayor partido en varios apartados:

  • Desafíos y aventuras permite unirte a desafíos y carreras de aventuras para competir con tus amigos y familiares. También puedes unirte a aventuras en solitario.
  • Evaluaciones e informes permite acceder a tus informes de salud, como la evaluación de la frecuencia cardíaca (ECG) para entregársela a un médico.
  • Galería de formatos de reloj y aplicaciones permite acceder a la galería de esferas y las aplicaciones instaladas en la pulsera.
  • Entrenamientos (Premium) ofrece entrenamientos organizados por tipo de actividad (paseos al aire libre, actividad aeróbica, correr en exteriores, etc.) que te ayudarán a ponerte en forma y que, además, están personalizados según tu nivel de actividad, comentarios y objetivos.
  • Mindfulness ofrece contenido de mindfulness para relajarte, calmar la ansiedad, conciliar el sueño, etc.
  • Estadísticas de salud y bienestar permite añadir/eliminar estadísticas sobre sueño, ejercicio, monitorización del ritmo cardíaco, pasos por hora, salud femenina, peso, agua y alimentos.

 

La pestaña Comunidad permite acceder a noticias relacionadas con eventos locales, conectar con amigos y descubrir grupos. Algunos de estos grupos tienen un gran número de miembros como caminar (102.000 miembros) o alimentación saludable (139.000 miembros), y puedes participar haciendo publicaciones y compartiendo imágenes.

La pestaña Premium permite activar la suscripción gratuita a Premium durante 6 meses o contratar esta suscripción por 8,99€/mes o 79,99€/año.

Fitbit Premium ofrece análisis de la gestión de estrés, análisis más detallado y avanzado de la puntuación del sueño, panel de métricas de salud, información personalizada en mayor profundidad todos los días, informe de bienestar de tus tendencias de salud y desafíos personalizados para ti y tus amigos.

A diferencia de otras pulseras, Fitbit puede mostrar también la información recopilada en una página web, donde resulta más sencillo navegar por las gráficas.

Datos en la página web de Fitbit.com

Batería y proceso de carga

La pulsera Fitbit Charge 5 tiene una autonomía de hasta 7 días, o de hasta 5 horas con el GPS activado. El modo de pantalla siempre activa consume más batería por lo que tendrás que cargarlo con más frecuencia, aproximadamente cada 2-3 días.

La carga de la pulsera se realiza mediante un cable USB propietario que se conecta al lado interior de la pantalla y se acopla mediante un imán. El cable solo sirve para estas pulseras, por lo que no conviene perderlo ni dejárselo en casa cuando salimos a un viaje largo.

Cuando la batería está cercana a agotarse, la aplicación nos lo notifica e incluso podemos recibir un correo electrónico advirtiéndonos de esta situación.

Precio y competidores

La pulsera Fitbit Charge 5 está disponible en Fitbit.com y Amazon.es por 179 euros en colores negro, azul acero y blanco marfil.

Si andas detrás de una pulsera Fitbit, una buena alternativa es la Fitbit Charge 4 del año pasado, que está a la venta por 147 euros. Las principales diferencias con respecto a la Fitbit Charge 5 es que carece de pantalla a color, medidor de ECG y sensor EDA.

Fuera del ecosistema Fitbit, tenemos la pulsera Mi Smart Band 6 de Xiaomi, cuyo precio es de solo 44,90 euros. Esta pulsera tiene una pantalla AMOLED de 1.6″ a color, sensor de ritmo cardíaco, sensor de SpO2, monitorización de 30 modos deportivos, resistencia al agua sumergible hasta 50 metros y ofrece hasta 14 días de autonomía

Conclusiones

Las pulseras de actividad se han convertido en un accesorio muy popular, y Fitbit sigue innovando para incorporar nuevas funcionalidades. Este año, la compañía ha presentado Fitbit Charge 5, que trae novedades interesantes y mejoras muy esperadas.

Comenzando por su diseño y construcción, la pulsera Fitbit Charge 5 resulta muy cómoda en la muñeca, hasta el punto de que te olvidas de que la llevas puesta. Además, es sumergible en agua hasta 50 metros y puedes combinarla con correas de distintos materiales y colores para adaptarla a tu estilo (aunque no puedes reutilizar las de modelos anteriores).

Su pantalla es, por fin, a todo color, y cuenta con un buen tamaño y una resolución elevada. Incorpora un modo modo de pantalla siempre activa, y posee un sensor de brillo automático que ajusta el brillo de la pantalla a la iluminación ambiente, lo que asegura una buena legibilidad en todo momento.

 

Fitbit Charge 5 no solamente incorpora un acelerómetro y un altímetro sino que además incluye un chip GPS para hacer un seguimiento más preciso de la distancia recorrida y poder consultar mapas de intensidad del ejercicio a posteriori.

Cuenta con un monitor óptico de ritmo cardíaco, que registra la frecuencia cardíaca a lo largo del día, monitoriza las etapas del sueño cuando duermes y calcula una métrica llamada minutos de actividad. Esta métrica es una mejor medida de la actividad física real ya que contabiliza el doble de minutos cuando te encuentras en tus zonas cardio y pico de máxima intensidad.

También incorpora la funcionalidad de ECG, que permite medir un electrocardiograma con solo apoyar los dedos, un sensor EDA para comprender la respuesta del cuerpo ante el estrés, monitorización de SpO2 (nivel de oxígeno en sangre) y monitorización de la temperatura cutánea por la noche para estar al tanto de posibles signos de cambios en tu cuerpo, como la fiebre o la ovulación.

El inconveniente que encuentro es que para acceder a ciertas funciones de salud avanzadas, así como tu historial de 30 o 90 días, necesitas la suscripción Premium, que no es especialmente barata: 8,99€/mes o 79,99€/año.

Dejando a un lado las funcionalidades de salud, Fitbit Charge 5 también puede recibir notificaciones de tu smartphone, pero por alguna extraña razón Fitbit ha eliminado la posibilidad de controlar la reproducción de música de tu smartphone.

Lo que sigue siendo posible es realizar pagos sin contacto gracias a Fitbit Pay con tarjetas asociadas a un buen número de entidades bancarias.

La Fitbit Charge 5 ofrece 7 días de autonomía, aunque esta marca se reduce a 2 días si usas la Pantalla Siempre Activa y a solo 5 horas si hacemos uso del GPS. La carga completa de la pulsera lleva aproximadamente un par de horas.

Por todas estas funcionalidades, la pulsera Fitbit Charge 5 es una excelente opción para aquellos usuarios que quieren controlar su actividad física (pasos caminados, distancia recorrida, ritmo cardíaco, minutos de actividad, calorías consumidas, calidad de sueño, nivel de estrés, ECG, etc.), recibir notificaciones en la muñeca y realizar pagos sin contacto con un dispositivo elegante y cómodo de llevar.

Lo mejor:

  • Diseño atractivo con un cuerpo en aluminio con laterales de acero y gran variedad de correas intercambiables.
  • Construcción ligera y cuerpo no demasiado grueso, por lo que resulta cómoda de llevar durante todo el día.
  • Pantalla OLED a color que muestra la hora y los principales indicadores de actividad física a través de diferentes diseños de esfera. Modo Pantalla Siempre Activa opcional.
  • Notificación de llamadas entrantes, SMS y eventos de agenda en la pantalla y mediante vibración, así como de cualquier otra app de nuestro smartphone.
  • Detección automática de inicio de ejercicio y soporte para una gran cantidad de deportes.
  • GPS integrado para una medición más precisa de la distancia recorrida y mapas de intensidad.
  • Detección continua del ritmo cardíaco y registro de ECG.
  • Detección automática de los períodos y fases de sueño.
  • Medición del nivel de estrés y escáner EDA para controlar la respuesta del cuerpo al estrés.
  • Monitorización de la saturación de oxígeno en sangre (SpO2).
  • Pagos sin contacto mediante Fitbit Pay.
  • Sumergible en agua hasta 50 metros.
  • Autonomía en torno a siete días sin la Pantalla Siempre Activa.

Lo peor:

  • Ciertas funcionalidades de salud y el acceso a la información histórica requieren de la suscripción Premium.
  • Sin capacidad de almacenar música para reproducción sin conexión ni de controlar la reproducción de música en el smartphone.
  • Sin integración con la app Salud de iOS o Google Fit de Android.
  • Precio más elevado que otras opciones.

Nota: La pulsera Fitbit Charge 5 ha sido proporcionada amablemente por Fitbit para la realización de este análisis 

💻 Te interesa: Consigue Windows 10 Pro por 11€ y Office 2019 por 36€ [ Ofertón ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
0%
Feliz
0%
Indiferente
0%
Triste
0%
Enfadado
0%
Aburrido
0%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
0%
Sobre el Autor
Teknófilo
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 🛒 'BASIC para niños' con 11 años. Con el paso de los años, la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario