Análisis del Moto Z a fondo y opinión


¡Oferta! Auriculares inalámbricos 🎧TaoTronics S60 con cancelación de ruido por 44,99€ con cupón SKBM2TG5 [ Amazon ]

Ir a página :

Hardware y rendimiento

El Moto Z posee un hardware bastante potente ya que incorpora un procesador Qualcomm Snapdragon 820 con cuatro núcleos Kryo a 1.8 GHz y cuatro núcleos Kryo a 1.6 GHz junto a una GPU Adreno 530, todo esto acompañado con 4 GB de RAM LPDDR4.

Estas especificaciones son bastante potentes por lo que, en principio, cabe esperar un rendimiento excelente de este terminal, a la altura de otros smartphones de gama alta del mercado.

A continuación, os presentamos los resultados del teléfono en diversos benchmarks artificiales, lo que nos dará una idea de la potencia de este terminal en comparación con otros teléfonos.

 

En el benchmark AnTuTu v6 ha dado un resultado de 131.237 puntos, una puntuación excelente en comparación con otros teléfonos de gama alta.
[show-rjqc id=»100″]

 

En el benchmark Geekbench 4 ha conseguido 1.395/3.694 puntos en las pruebas mono/multi-núcleo, que son unos resultados buenos en línea con otros teléfonos de gama alta.
[show-rjqc id=»136″]

 

En el apartado de almacenamiento, el Moto Z destaca especialmente en las pruebas de AndroBench de velocidad de lectura y escritura.
[show-rjqc id=»125″]

 

Hemos comparado los tiempos de carga de varios juegos exigentes — Asphalt 8 y N.O.V.A. 3 (no hemos podido instalar Modern Combat 5 por no ser compatible) — y el teléfono queda en una posición intermedia.
[show-rjqc id=»131″]

 

El test de Javacript SunSpider 1.0 ha dado 701 ms, un resultado que es bastante bueno.
[show-rjqc id=»104″]

 

En el test de rendimiento general PCMark, ha obtenido una puntuación de 6.322 puntos, un valor bastante elevado en comparación con otros smarphones.
[show-rjqc id=»105″]

 

El test 3DMark centrado en las capacidades gráficas del teléfono ha arrojado unos resultados buenos, con una puntuación de 25.474 puntos en Ice Storm Unlimited, aunque no espectaculares.
[show-rjqc id=»106″]

 

En la prueba SlingShot de 3DMark el teléfono ha obtenido unos resultados similares a los de otros teléfonos estrella de 2016.
[show-rjqc id=»95″]

 

Por último, en el test gráfico GFXBench, el dispositivo ha obtenido de nuevo unos resultados correctos en comparación con otros teléfonos de gama alta.
[show-rjqc id=»107″] [show-rjqc id=»132″]

 

Los resultados que ha obtenido el Moto Z son excelentes, como cabía esperar teniendo en cuenta que posee unos de los componentes hardware más avanzados del momento, al menos hasta que llegue la nueva hornada de smartphones de gama alta de 2017.

El Moto Z responde con rapidez a nuestras órdenes y las aplicaciones más comunes – como Google Maps, Facebook, Twitter, WhatsApp, Instagram, etc. – se abren rápidamente y se manejan con mucha fluidez.

La navegación en webs complejas no presenta ningún problema, y el teléfono responde con suavidad a la hora de hacer zoom o scroll por páginas con muchos elementos gráficos.

La presencia de 4GB de RAM hace que las capacidades multi-tarea del teléfono sean excelentes. Las aplicaciones permanecen en memoria durante mucho tiempo, sin duda ayudadas por el bajo consumo de la capa de personalización de Motorola, que es muy ligera.

En los juegos exigentes que hemos probado – como Asphalt 8 y Unkilled – la fluidez del teléfono también ha sido muy buena. Los juegos se mueven con suavidad y no hemos notado pérdida de frames.

 

De hecho, utilizando el software GameBench, hemos podido medir diversos parámetros de rendimiento en estos juegos. Estos resultados son excelentes, como se puede apreciar en la tabla.

JuegoFPS medioEstabilidad FPS%GPU%CPU
Asphalt 830100%No disponible18%
Unkilled30100%No disponible26%

Como todos los teléfonos, se calienta ligeramente al ser sometido a una carga elevada, especialmente en juegos 3D, pero no demasiado. Durante periodos de alta intensidad hemos medido una temperatura en la superficie trasera del teléfono de 36ºC, un valor bastante bajo que todavía es menor si tenemos colocada la cubierta trasera.

El Moto Z posee 32 GB de almacenamiento interno, de los cuales quedan libres unos 24 GB para el usuario nada más sacarlo de la caja.

Por suerte es posible añadir una tarjeta micro-SD de hasta 2 TB de capacidad para ampliar el espacio y además el Moto Z es compatible con la funcionalidad Adoptable Storage de Android, por lo que podemos formatear la tarjeta como si fuera una extensión del almacenamiento interno.

En el aspecto de conectividad, el Moto Z es compatible con Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac a 2.4 y 5 GHz, Bluetooth 4.1, 3G/HSPA+, 4G/LTE, y GPS-A.

Lamentablemente Lenovo Moto ha decidido prescindir de la radio FM y del emisor de infrarrojos, aunque sí que ha incorporado NFC.

La conectividad 4G es Cat. 7, por lo que puede alcanzar velocidades máximas teóricas de 300 Mbps.

El Moto Z alcanzó los 294 Mbps de bajada y 31 Mbps de subida en Wi-Fi con una conexión de fibra óptica 300/30 Mbps.

En la prueba de conexión 4G hemos obtenido una velocidad de descarga de 17 Mbps y de subida de 4 Mbps, unos resultados bastante más bajos que los que obtenemos con otros smartphones. Hemos repetido la prueba en otro momento utilizando otro servidor y los resultados son similares.

Como ya hemos comentado, el Moto Z cuenta con un sensor cuadrado de huella dactilar en el frontal. Aunque la apariencia del sensor no acaba de convencernos — parece un falso botón de Inicio — el sistema reconoce rápidamente la huella dactilar y la tasa de acierto es bastante elevada.

Cuando la pantalla está apagada, basta con tocar el lector de huella para que el teléfono se encienda y se desbloquee. De igual forma, si mantienes el dedo en el sensor durante medio segundo cuando la pantalla está encendida, el teléfono se bloquea y la pantalla se apaga.

Ir a página