Análisis de los nuevos AirPods (2019) y opinión

A finales de 2016, Apple presentó sus auriculares inalámbricos AirPods, que no tardaron en convertirse en un producto muy demandado por los usuarios de la marca.

El éxito de los AirPods de 2016 se explica por su facilidad y rapidez de conexión con otros dispositivos de Apple, su generosa autonomía dado su pequeño tamaño y la comodidad de su estuche con batería incorporada.

Este año, Apple ha anunciado la segunda generación de los AirPods, que llegan sin cambios visibles de diseño pero con algunas mejoras interesantes: una conexión todavía más rápida, soporte para reconocer el comando «Oye Siri» en manos libres y, opcionalmente, un estuche con carga inalámbrica.

He tenido oportunidad de probar a fondo los nuevos AirPods durante varios días y, a continuación, os presentamos nuestras conclusiones.

 

Índice

  1. Configuración inicial
  2. Uso de los AirPods
  3. Sonido y funcionalidades
  4. Autonomía y carga de batería
  5. Precio
  6. Conclusiones

Configuración inicial

Cuando Apple se refiere a los nuevos AirPods como dispositivos que funcionan «por arte de magia», parte de esta magia está, sin duda, en la configuración inicial nada más sacarlos de la caja.

Basta con abrir el estuche de los AirPods cerca de un iPhone para que este detecte rápidamente su presencia y queden enlazados con el teléfono para siempre con solo pulsar un botón.

Además, una vez enlazados, la información se comparte con todos los dispositivos asociados al mismo Apple ID. Esto permite utilizar los AirPods con cualquiera de tus dispositivos — bien sea un iPhone,un iPad, un ordenador Mac o incluso un reloj Apple Watch — sin ninguna configuración adicional.

La sencillez de este proceso contrasta con lo tedioso que resulta configurar otros auriculares Bluetooth: activar modo descubrimiento en el dispositivo, buscar dispositivos Bluetooth desde el smartphone, esperar a que aparezca, confirmar emparejamiento y confiar en que no se pierda la conexión, por ejemplo por superar el número máximo de dispositivos enlazables.

La sencillez de configuración de los AirPods es una de sus cualidades más destacadas

 

En mi caso, he tenido oportunidad de probar los AirPods con un iPhone XS, un iPad Pro, un iPad Air, un Apple Watch Series 4 y un iMac. En todos ellos, los nuevos AirPods han aparecido como nuevos dispositivos de sonido sin necesidad de realizar ninguna configuración.

Si un día decides emparejarlos con un dispositivo asociado a otra cuenta de Apple diferente, basta con que mantengas el botón del estuche apretado unos segundos y comenzará de nuevo el proceso de emparejamiento.

Los nuevos AirPods también pueden enlazarse con otros dispositivos Bluetooth – como un smartphone Android – pero muchas de las funcionalidades «mágicas» que justifican su precio no están presentes, por lo que no creo que sea una buena idea.

Uso de los AirPods

Al igual que los AirPods de 2016, los nuevos AirPods tienen la apariencia de unos EarPods a los que hubieran cortado los cables. Los dos auriculares son independientes, por lo que podemos colocarnos solo uno en el oído (por ejemplo, para realizar una llamada de teléfono) o ambos a la vez.

Los AirPods se insertan en el canal auditivo del oído, quedando fuera un estrecho y alargado cilindro con un micrófono en el extremo que apunta hacia la boca. Gracias a la tecnología de conformado de haz, estos micrófonos son capaces de captar tu voz y aislar el ruido ambiente.

A nivel estético, los AirPods parecen quedar «colgando» de la oreja, por lo que al principio llamaban bastante la atención. No obstante, con el tiempo nos hemos acostumbrado y, a día de hoy, nadie se sorprende por ver a alguien con ellos puestos por la calle.

A los pocos segundos de introducir los AirPods en los oídos, se escucha un gong que nos indica que ya están listos para funcionar. Los nuevos AirPods cuentan con un nuevo chip H1 que permite una conexión más rápida con el dispositivo, y la mejora es evidente si has utilizado los AirPods anteriores.

El chip H1 también es responsable de que los AirPods conmuten más rápidamente la conexión Bluetooth entre dispositivos. Si estás escuchando música en los AirPods desde el iPhone y quieres cambiar al iPad, el retardo de pasar de uno a otro es ahora mucho menor. Otra de las ventajas del chip H1 es que reduce la latencia del sonido en juegos hasta un 30 por ciento, lo cual puede ser interesante para los gamers.

Una de las funcionalidades que más me gustan de los AirPods es que, cuando estamos escuchando música, es suficiente con quitarse uno de ellos para que la reproducción se interrumpa. Si lo vuelves a introducir, la música continúa sonando.

El pequeño tamaño de los AirPods hace que puedas perderlos, por lo que mi consejo es que, cuando no los utilices, te acostumbres a guardarlos en el estuche. En los dos años que llevo utilizando los AirPods, no he tenido ningún susto pero conozco alguna persona que ha tenido que comprar un AirPod suelto (y no son baratos).

El estuche es lo bastante pequeño como para que quepa en un bolsillo y cuenta con unos imanes que hacen que los AirPods no se salgan ni siquiera al colocar el estuche boca abajo. La tapa de la caja también se cierra con firmeza, por lo que no hay peligro de que se salgan.

El estuche de carga de los AirPods posee un tamaño compacto

 

La gran pregunta que muchos nos hicimos cuando vimos los AirPods por primera vez fue si se mantendrían en el oído o se caerían al realizar movimientos bruscos.

Tras dos años utilizando el modelo original con asiduidad, puedo afirmar que los AirPods se mantienen firmes en mi oído y nunca se me han caído mientras los llevaba puestos. Ahora bien, cada oreja es diferente y, dado que los AirPods solo se comercializan en un tamaño y no cuentan con almohadillas de silicona, es posible que a ciertas personas no les ajusten tan bien.

Aunque obviamente los AirPods no son dispositivos para hacer deportes acuáticos, me hubiera gustado ver resistencia al agua para aquellas ocasiones en las que los llevamos puestos mientras llueve o, si por casualidad, se nos caen al agua. Por el momento, sin embargo, esta característica no está presente.

Sonido y funcionalidades

Los nuevos AirPods no presentan ninguna mejora en el aspecto de sonido, por lo que, como ocurría con sus antecesores, cabe esperar un sonido similar al de los EarPods que vienen en la caja de cualquier iPhone.

En mi opinión, la calidad de sonido que ofrecen los AirPods es buena y supera de sobra las expectativas de mi oído que, por otro lado, no es demasiado exigente.

Los AirPods poseen una respuesta correcta a todas las frecuencias, aunque si prefieres unos bajos más contundentes quizás quieras hacerte con otro tipo de auriculares.

La calidad de sonido a la hora de escuchar música es muy satisfactoria

 

Además de escuchar música, los AirPods permiten llevar a cabo llamadas gracias a que cada auricular incorpora un micrófono. Si llevamos los auriculares puestos cuando entra una llamada, un doble toque en uno de los auriculares permite descolgar la llamada.

Los AirPods permanecen todo el tiempo emparejados con el iPhone, incluso si te alejes a varios metros de distancia. Por eso yo los encuentro especialmente prácticos para poder hablar por teléfonos mientras mantengo las manos libres para teclear, cocinar o cualquier otra cosa.

Los AirPods son capaces de notar que estás hablando gracias a la detección de pequeñas vibraciones, y la tecnología de cancelación de ruido de Apple funciona sin problema. Los micrófonos se centran en captar el sonido de tu voz, filtrando cualquier ruido externo de forma que se capte tu voz claramente.

El micrófono de los AirPods está situado en el extremo inferior

 

Otra de las funcionalidades que incorporan los AirPods es la posibilidad de interactuar con Siri. Mientras que en el modelo anterior era necesario golpear dos veces uno de los auriculares para activar Siri, los nuevos AirPods detectan si pronuncias el comando «Oye Siri» al hablar.

Esto resulta muy cómodo, por ejemplo, para realizar una llamada pidiendo a Siri que marque el número de teléfono de un determinado contacto.

Apple permite personalizar qué ocurre cuando haces un doble toque en cada auricular por separado: invocar a Siri, reproducir/pausa, pista siguiente, pista anterior o nada. En mi caso tengo configurado que un doble toque sobre el auricular izquierdo pausa o continúa la reproducción, mientras que sobre el derecho pasa a la siguiente pista.

Siri también permite controlar la reproducción de la música con la voz. Si quieres subir o bajar el volumen, puedes decir «Oye Siri, baja el volumen» (sin necesidad de hacer pausa entre medias). Lo mismo ocurre para saltar una pista, preguntar qué está sonando, etc.

Aunque estos comandos son cómodos, me hubiera gustado que Apple incorporase algún control físico que permitiera subir y bajar el volumen sin tener que recurrir a Siri — por ejemplo arrastrando el dedo verticalmente por la superficie del AirPod.

Autonomía y carga de batería

Con una carga completa, los nuevos AirPods ofrecen una autonomía de hasta 5 horas de música (como el modelo anterior) y hasta 3 horas de conversación (frente a las 2 horas del modelo anterior). Se trata de una autonomía muy respetable tratándose de unos auriculares tan pequeños.

Lo mejor de todo es que se cargan cuando están dentro de su estuche, que es capaz de almacenar más de 24 horas de carga. Con solo 15 minutos dentro del estuche, los nuevos AirPods consiguen 3 horas de música o podcasts y 2 horas de conversación.

Si guardas siempre los AirPods en el estuche, te resultará muy fácil mantenerlos siempre completamente cargados. Puedes cargar el estuche utilizando el conector Lightning del estuche o, si lo prefieres, apoyándolo sobre una base compatible Qi si te has hecho con el estuche de carga inalámbrica.

Conocer la carga de los AirPods y de su estuche es tan sencillo como abrir el estuche cerca del iPhone, ya que aparecerá un panel con la información de batería restante de cada elemento en la parte inferior de la pantalla del iPhone.

El estuche tiene una luz en la parte exterior que aporta información sobre la carga de los AirPods cuando estos están dentro o, en caso contrario, sobre la carga del estuche. El color verde indica un estado de carga completa y el color naranja, que queda menos de una carga completa.

Precio y disponibilidad

El precio de los nuevos AirPods es 179€ con estuche de carga convencional y 229€ con estuche de carga inalámbrica. Si eres usuarios de los AirPods de primera generación, puedes hacerte con el estuche de carga inalámbrica por 89€.

Su precio elevado está justificado por la comodidad que supone utilizar unos auriculares sin cables, que se conectan de forma sencilla y rápida a cualquiera de nuestros dispositivos Apple y se cargan mientras están guardados en su estuche.

En caso de que pierdas uno de los AirPods individuales, el precio de un solo auricular es de 75€, por lo que deberías tener cuidado de que eso no ocurra.

Los nuevos AirPods están ya a la venta en las tiendas Apple y otros distribuidores autorizados.

Conclusiones

La primera generación de los AirPods marcó un antes y un después en el mercado de los auriculares inalámbricos ya que demostró que era posible ofrecer a los usuarios una experiencia más sencilla, más amigable y, por qué no, también «mágica.»

La magia de los AirPods comienza cuando te dispones a configurarlos por primera vez. Basta con abrir el estuche cerca de un iPhone para que, al momento, todos los dispositivos asociados a tu cuenta Apple (iPhone, iPad, Mac o Watch) queden enlazados y puedan utilizar los AirPods sin ninguna configuración adicional.

En el día a día, el uso de los auriculares también tiene bastante de magia. Introduces los AirPods en el oído y la música comienza a reproducirse sin tocar nada. Los sacas del oído y la música se interrumpe. Dices «Oye Siri» y esta te responde sin haber pulsado ningún botón.

 

El nuevo chip H1 que incorporan los nuevos AirPods hace que comiencen a funcionar en menos tiempo tras introducirlos en nuestro oído. Aunque pensaba que la diferencia no se notaría, si vienes utilizando los AirPods originales desde hace tiempo, notarás la mejora.

Este chip también posibilita que, por primera vez, sea posible activar Siri con solo pronunciar las palabras mágicas «Oye Siri» sin tener que tocar nada. Aunque no soy un gran usuario de Siri desde los AirPods (sí desde los HomePods), resulta bastante útil para iniciar una llamada, subir/bajar el volumen, etc.

Además, el chip H1 también reduce el retardo cuando se conmuta la conexión de un dispositivo a otro, y disminuye la latencia del sonido en juegos en hasta un 30 por ciento.

La autonomía también es otro de los puntos fuertes de los AirPods. Su batería de 5 horas de música o 3 horas de conversación es elevada para su pequeño tamaño y, además, su estuche alberga batería para 24 horas y los mantiene cargados cuando están dentro.

Como novedad, los nuevos AirPods pueden adquirirse con un estuche de carga inalámbrica que hace todavía más cómoda la carga, aunque siempre puedes recurrir al conector Lightning.

Los nuevos AirPods mantienen el mismo diseño que el modelo anterior. He utilizado los AirPods originales con frecuencia durante más de 2 años y siempre se han mantenido firmes en mis oídos, incluso al realizar movimientos bruscos.

Ahora bien, dado que los AirPods se comercializan en un único tamaño y no poseen con almohadillas de silicona, es posible que algunas personas con orejas «peculiares» no los noten tan firmes.

 

La calidad del sonido de los AirPods es buena, aunque no mejor de la que la ofrecían los AirPods de primera generación, que es comparable a la de los EarPods.

Un punto a destacar son los micrófonos incorporados ya que, a pesar de que están lejos de la boca, consiguen apuntar muy bien hacia ella y aislar el ruido ambiente cuando mantengo una conversación telefónica.

Todas estas innovaciones tecnológicas tienen un precio y, en el caso de los nuevos AirPods, cuestan 179€ con estuche de carga convencional y 229€ con estuche de carga inalámbrica. No obstante, si eres usuario habitual de auriculares para disfrutar de tu música, escuchar podcasts o mantener llamadas de voz, los nuevos AirPods no te decepcionarán.

Lo mejor:

  • Comodidad en el oído y ausencia de cables. Excelente sujeción al oído incluso al realizar movimientos bruscos con la cabeza
  • Configuración inicial simple con todos los dispositivos asociados a tu cuenta Apple ID
  • Conexión sencilla y aún más rápida que con la primera generación a los dispositivos cuando quieres utilizarlos
  • Simplicidad de uso — basta con introducirlos en el oído para comenzar a escuchar música y extraerlos para que se pare
  • Buena cancelación de ruido mediante los micrófonos duales, uno en cada auricular
  • Activación de Siri con solo pronunciar la frase «Oye Siri»
  • Buena autonomía, que se ve mejorada gracias a la capacidad de carga del propio estuche
  • Estuche de carga con la opción de carga inalámbrica
Lo peor:
  • Su pequeño tamaño hace que puedas perderlos si no eres cuidadoso (consejo: guárdalos siempre en el estuche cuando no los uses)
  • Ausencia de controles táctiles para subir/bajar volumen
  • Sin resistencia al agua
Nota: Los nuevos AirPods han sido cedidos amablemente por Apple España para la realización de este análisis.