Análisis de la pulsera Samsung Gear Fit2 Pro a fondo y opinión [REVIEW]


💰 ¡Black Friday! Descubre los mayores descuentos en smartphones y electrónica [ Ver ofertas 19/11 ]

Han tenido que pasar algunos años para que los fabricantes de wearables se dieran cuenta de que la utilidad principal de los dispositivos corporales no pasa por sustituir las funcionalidades de nuestro smartphone sino complementarlos con funciones para la salud.

Samsung ha aceptado esta idea perfectamente y, de hecho, los dos productos para llevar en la muñeca que ha lanzado este año la compañía, el Gear Sport y el Gear Fit 2 Pro, tienen como principal objetivo el seguimiento de la actividad física, sin descuidar otros aspectos como la recepción de notificaciones.

El Gear Fit2 Pro es la última pulsera de seguimiento de la actividad física de Samsung, y viene a ser una evolución del Gear Fit 2 del año pasado con pequeñas mejoras. Trata de competir con relojes inteligentes, así como con otras pulseras de actividad.

La pulsera Samsung Gear Fit2 Pro se puede adquirir en la web de Samsung por 229€ y, por algo menos, en Amazon España.

He tenido oportunidad de probar la pulsera Gear Fit2 Pro durante varias semanas y, a continuación, os presento mis impresiones sobre ella.

 

Índice de páginas

 

Diseño y construcción

La pulsera Gear Fit2 Pro mantiene la estética de las anteriores pulseras Gear Fit y ofrece un diseño vertical que nada tiene que ver con el aspecto circular de relojes inteligentes como el Gear Sport.

Su pantalla rectangular se curva para adaptarse a la forma de la muñeca y está rodeada por un marco de metal de color negro, a juego con el exterior de la correa. El interior de la pulsera es de plástico resistente al sudor y al agua.

En el lado derecho de la pulsera encontramos dos botones: uno para ir hacia atrás dentro de un menú, y otro para encender y apagar la pulsera y activar el menú de Ajustes. Para dormir la pulsera, basta con cubrir la pantalla con la palma de la mano.

El botón de encendido puede ser programado para ejecutar una tarea rápidamente con una doble pulsación. Por ejemplo, podemos hacer que se activen los controles de música, comience la última sesión de ejercicio, etc.

El cuerpo de la Gear Fit2 Pro está unido a una correa de silicona que, en el modelo de color rojo, posee un diseño de “escamas” 3D, mientras que en el modelo de color negro, presenta un diseño estriado.

En la parte interior del Gear Fit2 Pro, al otro lado de la pantalla, encontramos un detector de ritmo cardiaco que, como en otros dispositivos: utiliza unos LEDs verdes y de luz infrarroja para medir el flujo sanguíneo.

 

Si una pulsera de actividad no es cómoda, acabará en un cajón. Por suerte, este no es el caso de la Gear Fit2 Pro ya que, durante el tiempo que la he probado, la he sentido muy cómoda y ligera (solo pesa 30 gramos) en la muñeca.

La pulsera es bastante delgada, así que puedes llevarla cómodamente incluso cuando lleves camisas con puños. Aunque su tamaño es bastante generoso, no queda exageradamente grande en muñecas pequeñas. Ahora bien, si eres de las personas a las que no les gusta llevar un reloj de pulsera porque te resulta molesto, posiblemente tampoco te acostumbrarás a llevar la Gear Fit2 Pro.

La pulsera Gear Fit2 Pro posee un sistema de ajuste a la muñeca mediante una hebilla convencional. Este mecanismo es más cómodo que el de la Gear Fit 2 del año pasado, que daba la sensación de ser mucho menos resistente.

La pulsera está disponible dos tamaños distintos para adaptarse al grosor de la muñeca de cada individuo: pequeño/mediano y grande. Nosotros hemos tenido oportunidad de probar el modelo en tamaño grande, aunque posiblemente hubiera hecho mejor con el modelo más pequeño.

La Gear Fit2 Pro es resistente al agua hasta 50 metros, por lo que puedes utilizarla perfectamente para cualquier deporte acuático. Esto es una mejora significativa respecto al modelo del año pasado, que no era apta para natación, y Samsung ha pre-instalado una app específica para este deporte.

 

Pantalla

La pantalla del Samsung Gear Fit2 Pro es una de las más nítidas y brillantes que podemos encontrar en una pulsera de actividad física.

La pantalla del Gear Fit2 Pro es tipo AMOLED y, como el año pasado, cuenta con un tamaño de 1.5″ con una resolución de 216 x 432 píxeles, lo que le otorga una densidad de píxeles de 322 ppp.

El marco que rodea la pantalla es bastante estrecho y, al ser de color negro, da la sensación de que cuente con un diseño de pantalla de lado a lado.

La pantalla ofrece un elevado contraste y unos colores vivos, así como un brillo elevado que favorece la visibilidad en exteriores.

La sensibilidad de la pantalla al tacto es excelente y no tendrás ningún problema en manejarla cómodamente. Además, la pantalla está protegida por cristal Gorilla Glass 3 para resistir arañazos.

Samsung ha optado por mostrar todos los datos en vertical, lo que significa que no es necesario girar la muñeca para leer cosas como notificaciones. Además, ha tratado de mostrar la mayor cantidad de información posible, de forma que no sea necesario recurrir a la app en cada momento.

 

Hardware

El Samsung Gear Fit2 Pro cuenta con un procesador Exynos 3250 de dos núcleos, el mismo que encontramos en el Samsung Gear Fit 2 del año pasado. Este procesador viene acompañado por 512MB de RAM y 4GB de almacenamiento interno, de los cuales quedan libres 2GB para el usuario.

Samsung opta para esta pulsera por el sistema operativo Tizen, que está también presente en sus relojes inteligentes y otros dispositivos del hogar conectados. Por suerte, a pesar de llevar este sistema operativo, es compatible con cualquier teléfono Android con KiKat 4.4 o superior y con iPhone.

Como ya constatamos en el análisis de la pulsera Gear Fit 2, la potencia del hardware de la pulsera unida a la ligereza del sistema operativo Tizen hacen que el manejo de la pulsera sea muy fluido, sin parones ni ningún signo de lentitud.

 

Funcionalidades

El proceso de emparejamiento es bastante simple ya que basta con descargar la app Gear de Samsung y seguir las instrucciones en pantalla. Si utilizas un smartphone Samsung (nosotros lo hemos probado con un Galaxy S8), posiblemente ya tengas instaladas estas apps y te ahorres los pasos iniciales.

Desde la app Gear puedes elegir qué aplicaciones de fitness y entretenimiento quieres instalar en el Gear Fit2 Pro. Entre las opciones a elegir se incluyen la propia de salud de Samsung (Samsung Health), además de los servicios populares de terceros incluyendo Endomondo, MapMyRun y MyFitnessPal.

La pulsera Gear Fit2 Pro viene con multitud de esferas de reloj pre-diseñadas que permiten elegir la información que deseamos ver nada más encender la pantalla.

La información que se muestra es totalmente personalizable e incluye desde la lectura de la frecuencia cardíaca y el número actual de pasos caminados hasta el tiempo local.

Desde la página principal podemos movernos a la izquierda para ver las notificaciones del teléfono y a la derecha para ver datos de nuestra actividad física.

Si pulsamos el botón lateral inferior, accedemos a un menú con distintas aplicaciones: Ajustes, Reproductor música, Speedo On (para natación), Registro 24 horas, Ejercicio, Pasos, Pisos, FC (Frecuencia Cardíaca), Retos, Agua, Cafeína, Buscar mi teléfono, Cuenta atrás, Cronómetro, Calendario y Tiempo.

El interfaz no es especialmente cómodo pero podemos alterar el orden de las apps para colocar en las primeras posiciones las más utilizadas. Si queremos instalar nuevas apps, debemos recurrir a la app Gear del teléfono, que no es precisamente intuitiva.

La pulsera Samsung Gear Fit2 Pro ofrece funcionalidades de un reloj inteligente, como mostrar en su pantalla las notificaciones recibidas en el smartphone.

Samsung ofrece la posibilidad de limitar las apps que pueden mostrar notificaciones en la pantalla, así como configurar si las notificaciones deben aparecer cuando estás utilizando el teléfono o si, con cada notificación, debe iluminarse la pantalla.

La pulsera permite interactuar con algunas notificaciones como las de correo de Gmail, de manera que podemos borrar, archivar o responder con un conjunto limitado de respuestas a correos electrónicos sin echar mano del teléfono.

Una de las funcionalidades más interesantes del Gear Fit2 Pro para los más deportistas es la posibilidad de transferir música a la pulsera, que podemos escuchar con un par de auriculares Bluetooth.

Es posible enviar pistas de música a la pulsera e incluso podemos configurar ciertas listas de reproducción para que se sincronicen automáticamente de forma periódica.

También es posible instalar la app de Spotify en la pulsera y disfrutar de música offline, aunque introducir el usuario y contraseña en una pantalla tan pequeña es un suplicio.

Centrándonos en las funcionalidades de salud, la pulsera detecta automáticamente cuándo comenzamos a realizar actividad física, sin necesidad de que se lo indiquemos manualmente.

Gracias al uso de sus sensores — ritmo cardíaco, acelerómetro, giroscopio y barómetro — es capaz de detectar con bastante acierto cuando sales a caminar, correr, abdominales, yoga, etc.

Cuando la pulsera no detecta el tipo de actividad, la registra bajo el nombre de “Otros” y almacena la distancia recorrida, el ritmo cardíaco medio y las calorías quemadas.

Si lo preferimos, podemos indicar a la pulsera manualmente que vamos a iniciar un entreno eligiendo la app Ejercicio, seleccionando el tipo de actividad — carrera, paseo, ciclismo, senderismo, bicicleta elíptica, bici estática, máquina de step, cinta, natación, zancadas, abdominales, sentadillas, salto estrella, pilates, yoga, máquina de remo u otro ejercicio — y estableciendo el objetivo — duración, distancia o calorías.

Una de las ventajas de esta pulsera es que integra un GPS, lo que permite registrar nuestras rutas a pie o sesiones de running sin tener que llevar el smartphone con nosotros.

Toda la información de actividad física queda registrada en la app Samsung Health, que nada más abrirla nos muestra un cuadro de mandos con la actividad del día actual, los pasos caminados, las horas de sueño, los pisos subidos, la frecuencia cardíaca, etc.

La pulsera es capaz de detectar automáticamente periodos de sueño, aunque la pantalla se enciende ocasionalmente cuando cambias de posición en la cama, y eso puede resultar algo molesto. Podemos activar manualmente el modo No Molestar antes de irnos a dormir y desactivarlo al despertarnos, pero hubiera esperado que lo hiciera automáticamente.

La app Samsung Health indica el intervalo de horas que hemos dormido y cómo ha sido el sueño en cada momento de la noche: inquieto, ligero e inmóvil. También nos indica la “eficacia” del sueño e incluso las calorías quemadas.

 

Una funcionalidad que echo de menos es la alarma silenciosa que incorporan otras pulseras y que vibran a la hora que hemos establecido, en lugar de sonar.

La app Samsung Health también muestra información sobre nuestra actividad física diaria, como el tiempo que hemos estado caminando o corriendo, la distancia recorrida, las calorías consumidas, etc.

 

Si no queremos echar mano del smartphone, podemos revisar el detalle de nuestra actividad física en la propia pulsera ya que el gran tamaño de la pantalla permite consultar la información de forma bastante intuitiva.

Por ejemplo, podemos examinar el consumo de calorías a lo largo del día y ver gráficas de cuál ha sido nuestra actividad en las últimas 24 horas. De igual forma, la pulsera muestra una pantalla para cada tipo de ejercicio y ofrece información bastante útil sobre el progreso de tu actividad.

 

Además de hacer seguimiento de tu actividad, Samsung Health ofrece Retos que puedes lanzar a tus amigos o, sencillamente, a los que te puedes unir para competir frente al resto de los usuarios de la pulsera.

Por ejemplo, en diciembre hay activo un reto que consiste en alcanzar un objetivo de 200.000 pasos caminados en el que están participando cerca de 1 millón de personas.

 

Batería

La autonomía es uno de los factores más importantes a la hora de escoger una pulsera de actividad física.

Obviamente Gear Fit2 Pro no puede competir con otros dispositivos que ofrecen semanas o incluso meses de autonomía, ya que su gran pantalla y el chip GPS son grandes consumidores de batería.

Samsung afirma que la batería de 200 mAh del Gear Fit2 Pro ofrece de tres a cuatro días de autonomía con una carga completa. En la práctica, la autonomía que he obtenido ronda esa cifra, aunque depende mucho de la actividad física que hagas y, sobre todo, del uso del GPS y la reproducción de música por Bluetooth.

La carga se realiza por contacto apoyando la pulsera sobre la base de carga. La base de carga del Gear Fit2 Pro no es demasiado estable, por lo que a veces cuesta un poco acoplar la pulsera sin que vuelque.

 

Precio y competidores

La pulsera Samsung Gear Fit2 Pro se puede adquirir por 229€ y, por algo menos, en Amazon España.

En el mercado existen otras pulseras que compiten en funcionalidades como Fitbit Blaze y Garmin Vivosport, así como relojes que también permiten hacer seguimiento de la actividad deportiva como el Apple Watch o, también el recientemente anunciado Samsung Gear Sport.

Dadas las similitudes entre esta pulsera y la del año pasado, una opción interesante a considerar es la pulsera Samsung Gear Fit 2 que, aunque no ofrece algunas de las funcionalidades del modelo de este año, se puede encontrar a un precio inferior.

 

Conclusiones

Samsung ha querido repetir la fórmula del Gear Fit 2 lanzando una nueva pulsera que viene a ser una evolución bastante conservadora del modelo del año pasado.

El diseño y construcción de la pulsera Gear Fit2 Pro guardan un gran parecido con los de su antecesora, aunque Samsung ha modificado el sistema de agarre incorporando una hebilla más cómoda y, además, ha dotado al dispositivo de resistencia al agua hasta 50 metros para poder practicar deportes acuáticos.

La gran pantalla del Gear Fit2 Pro es una de sus principales bazas, ya que ofrece una gran nitidez, un elevado brillo máximo y unos colores muy vivos. Su tamaño es lo suficientemente grande como para que podamos leer notificaciones con facilidad, así como consultar datos de actividad física sin tener que recurrir al teléfono.

El interfaz de la pulsera resulta bastante cómodo e intuitivo, aunque el proceso de instalación de apps desde el teléfono resulta algo tedioso. La pulsera es capaz de mostrar notificaciones recibidas en el teléfono e incluso es posible interactuar con algunas de ellas.

Samsung ha puesto el foco de la pulsera Gear Fit2 Pro en los deportistas y, por ello, ha incorporado un buen número de funcionalidades dirigidas al seguimiento de la actividad física, como un GPS para registrar la ruta cuando salimos a correr sin el teléfono.

Otra funcionalidad que será muy apreciada por los deportistas es la posibilidad de almacenar música en la pulsera para escucharla después mediante auriculares Bluetooth. Como novedad, podemos instalar Spotify para disfrutar de música offline y no tener que salir a hacer deporte con el teléfono a cuestas.

 

La pulsera es capaz de detectar automáticamente nuestras sesiones de ejercicio, así como los períodos de sueño, por lo que es una pulsera apta para llevar todo el día. Echamos de menos la presencia de una alarma silenciosa y no nos gusta que no desactive automáticamente el encendido de la pantalla cuando estamos durmiendo.

A pesar contar con una gran pantalla y GPS, la autonomía de la pulsera es bastante buena ya que aguanta unos 3-4 días antes de requerir una recarga. Aunque otras pulseras ofrecen semanas o incluso meses de autonomía, no podemos olvidar que Gear Fit2 Pro cuenta con un generosa pantalla.

El precio de la Gear Fit2 Pro está en línea con otras pulseras de actividad física que ofrecen funcionalidades similares. En mi opinión, es una excelente compra para los usuarios más deportistas, aunque me hubiera gustado ver más mejoras respecto al modelo del año pasado.