Análisis del Sony Xperia M5 a fondo

Ir a página :

Pantalla

El Sony Xperia M5 posee un panel IPS de 5″, un tamaño muy atractivo ya que es lo suficientemente grande para navegar y disfrutar de juegos y películas con comodidad, pero no llega a ser tan voluminoso como un phablet por lo que cabe en cualquier bolsillo.

La resolución de la pantalla es Full HD, es decir, 1920 x 1080 píxeles. Se trata de una resolución más que suficiente para una pantalla de este tamaño.

[table id=17 /]

 

La densidad de píxeles es muy elevada ya que nos encontramos en 441 ppp, lo que hace que los píxeles individuales sean indistinguibles.

Además, la matriz de sub-píxeles del Sony Xperia M5 es de tipo RGB, como es habitual en los paneles LCD. En este tipo de pantallas los sub-píxeles rojo, verde y azul se disponen uno a continuación de otro de forma alineada.

A igualdad de resolución, las pantallas RGB se ven más nítidas que las pantallas PenTile de los paneles AMOLED, donde los sub-pixeles se organizan irregularmente con formas geométricas. El patrón PenTile produce un efecto de zigzagueo en las líneas rectas que es perceptible a simple vista si la resolución no es lo suficientemente elevada.

Para analizar la calidad de la pantalla hemos realizado diversas pruebas con el software profesional CalMAN Ultimate y un colorímetro X-Rite i1Display Pro.

El brillo máximo de la pantalla es elevado, ya que se encuentra alrededor de los 431 nits según nuestras propias mediciones. No llega al nivel de brillo de los teléfonos de gama alta, que superan fácilmente los 500 nits, pero es lo suficientemente elevado como para que podamos utilizar el teléfono a plena luz del día.

[show-rjqc id=»126″]

 

La gama de colores del panel del Sony Xperia M5 es buena para un panel LCD ya que cubre un 97% del espacio de color sRGB.

Con el modo de imagen que viene activado por defecto, X-Reality for Mobile, la fidelidad de los colores no es demasiado buena ya que el valor medio de error Delta E es de 5.7 dE, por encima de otros teléfonos que hemos probado (por debajo de 3 es excelente y a partir de 9-10 dE se considera una alta distorsión de los colores). El error máximo de fidelidad del color es 13 dE y se da precisamente en el color blanco.

En cualquier caso, el tema de los colores es bastante personal, y si no necesitas una pantalla calibrada porque no vas a editar ni retocar fotografías en el móvil, probablemente la no encuentres ningún problema con la reproducción de colores del Xperia M5.

 

El color blanco presenta una temperatura de color de 8.942ºK, muy por encima del nivel de referencia de 6.500 ºK, lo que indica que la pantalla posee un tinte azulado bastante marcado. Esto es lo que hace que la fidelidad de los colores esté por debajo de lo deseable, como hemos comentado antes. El valor de gamma resulta ser de 2,23.

El color negro es bastante profundo ya que nuestro colorímetro ha medido 0,32 nits. Lógicamente no llega al nivel de una pantalla AMOLED, donde los píxeles de color negro son completamente negros ya que no se iluminan. El contraste del Xperia M5 resulta ser 1.365:1.

Los ángulos de visión son amplios y los colores no se ven apenas alterados al observar la pantalla desde un lado.

El Xperia M5 incorpora tres modos de mejora de pantalla: Desactivado (activado por defecto), Mobile BRAVIA Engine 2 (mejora la calidad de imagen en fotos y vídeos) y Super Vívido (satura los colores para obtener imágenes surrealistas y vibrantes).

Ir a página :