La cámara del iPhone 12 mini pasa la prueba de cámara de DxOMark

El iPhone 12 mini ha conseguido el puesto número 14 en la clasificación de las mejores cámaras de smartphones de DxOMark con 122 puntos, gracias a su buen rendimiento general en fotos y vídeos con la cámara principal pero ausencia de cámara teleobjetivo.

Con una puntuación de Cámara de 122, DxOMark afirma que el iPhone 12 mini encaja perfectamente con sus hermanos de marca en el escalón superior de los dispositivos que ha probado.

TE INTERESA:
El Xiaomi Mi 11 empata con el Pixel 5 en la prueba de cámara de DxOMark

Al igual que el iPhone 12, ha quedado fuera del Top 10 de la clasificación (actualmente en un triple empate en el puesto 14), por debajo de algunos de los principales buques insignia de otras marcas, así como por detrás del iPhone 12 Pro Max y el iPhone 12 Pro.

Como es lógico, dado que el sistema de cámara del iPhone 12 mini es el mismo que el del iPhone 12, las puntuaciones en las pruebas de DXOMARK son casi idénticas, con las mismas puntuaciones generales, de foto, zoom y vídeo.

En cuanto al enfoque, las diferencias son más significativas, ya que el iPhone 12 mini muestra un comportamiento más inestable, especialmente al grabar vídeo. En general, sin embargo, se trata de una configuración de cámara que funciona muy bien en general, con una exposición precisa en la mayoría de las condiciones y una buena conservación de los detalles finos.

En cuanto a los aspectos negativos señalados por DxOMark, el rango dinámico es limitado, con luces recortadas en la mayoría de condiciones probadas. A veces, el balance de blancos tiende a ser azul, y el ruido es a menudo visible, especialmente en condiciones de poca luz y en interiores.

Sin un zoom específico, el iPhone 12 mini, al igual que el iPhone 12, tiene limitaciones al capturar imágenes con teleobjetivo.

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
0%
Feliz
0%
Indiferente
6%
Triste
0%
Enfadado
0%
Aburrido
92%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
2%
Sobre el Autor
Teknófilo
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 'BASIC para niños'. Con el paso de los años la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario