Análisis del iPad (2018) a fondo y opinión

Ir a página

¿No tienes tiempo de leer el análisis completo? Dirígete directamente a la sección de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos nos ha gustado del iPad (2018).

A mediados del año pasado, Apple anunció un nuevo iPad con un precio asequible, que estaba especialmente dirigido a aquellos usuarios que no habían tenido nunca antes un iPad, así como a los poseedores de modelos antiguos próximos a la renovación.

Este año, la compañía ha vuelto a lanzar un nuevo iPad (o iPad de sexta generación) que no solamente ofrece mayor potencia y menor precio con respecto al modelo del año pasado, sino que su pantalla añade soporte para el Apple Pencil.

Con esta incorporación, Apple está apuntando directamente al sector educativo, donde el uso de dispositivos como Chromebook ha ido en aumento. El nuevo iPad se sitúa no solamente como un dispositivo para consumir contenido sino también para crearlo.

Por cortesía de Apple, hemos tenido la oportunidad de probar el iPad de 2018 durante algo más de una semana. A continuación, os presentamos nuestras impresiones tras haber utilizado extensamente el nuevo iPad.

Índice

  1. Diseño
  2. Pantalla
  3. Rendimiento
  4. Software y Apple Pencil
  5. Multimedia y Cámara
  6. Precio y Conclusiones

 

Diseño y construcción

El iPad de 2018 es indistinguible a simple vista del modelo de 2017 y este, a su vez, era prácticamente idéntico al iPad Air de 2013, por lo que tenemos pocas sorpresas en el apartado de diseño con respecto a modelos anteriores.

Las diferencias son más visibles si comparamos el nuevo iPad frente al iPad Pro de 10.5″, que tiene una pantalla más grande pero un grosor considerablemente inferior y un peso similar

Las diferencias de peso y grosor no son tan importantes en un tablet como en un smartphone que llevas en un bolsillo, pero me hubiera gustado ver una reducción de marcos, grosor o peso con respecto al año pasado. Supongo que es una de las concesiones que ha tenido que hacer Apple para reducir el precio.

El frontal del iPad de 2018 posee un diseño clásico, con un frontal de cristal  y marcos negros o blancos rodeando la pantalla, en función de la variante de color que elijas. El chasis del nuevo iPad es de aluminio y, si la resistencia de los modelos anteriores es indicativa de la de este nuevo modelo, aguanta perfectamente el paso de los años.

Esto no quita para que ciertos arañazos o golpes fuertes queden marcados en la superficie pero, en general, el iPad es un dispositivo que podemos meter en la mochila  con otros elementos sin preocuparnos demasiado por que se estropee. En mi casa todavía ronda un iPad 2 (2011) que, dejando a su lado sus limitaciones en potencia, ha resistido muy bien el paso del tiempo.

 

Como ocurre con cualquier dispositivo con una gran pantalla, el uso de una funda protectora es una buena idea. Apple y otros fabricantes comercializan fundas en distintos colores, y la funda oficial Smart Cover permite sostener el tablet de pie sobre una mesa para utilizarlo cómodamente.

El nuevo iPad de 2018 está disponible en tres acabados: plata, gris espacial y oro. Si eres fan del color oro rosa, lamentamos comunicarte que sigue siendo un acabado exclusivo del iPad Pro de 10.5″.

Los modelos de iPad con conectividad celular presentan en la zona superior de la cubierta trasera una franja de plástico para facilitar la transmisión de las ondas, mientras que los modelos con conectividad únicamente WiFi tienen un acabado completo de metal.

A continuación, vamos a revisar todos los lados del tablet para ver qué elementos encontramos en su superficie.

Como ya hemos comentado, la parte delantera del iPad de 2018 no se diferencia del modelo del año pasado y posee un diseño clásico.

El frontal está dominado por su gran pantalla de 9.7″, rodeada por unos marcos que permiten sujetar el tablet con comodidad.

Como es habitual en los iPad, no hay ningún problema si, al sujetarlo con una mano, tocamos la pantalla, ya que esa pulsación se anula y podemos manejarlo con la otra.

Encima de la pantalla encontramos la cámara frontal en el centro y, debajo de la pantalla, está el botón Touch ID.

El botón Touch ID no solamente integra el lector de huella dactilar de Apple, que es uno de los más rápidos del mercado, sino que también hace las de botón de Inicio para volver a la pantalla principal.

El botón está recubierto de zafiro para evitar el desgaste y la pérdida de fiabilidad que podría darse con los años.

En la parte de atrás podemos encontrar, en la esquina superior izquierda, la cámara de fotos, que está a ras de la superficie y no sobresale.

Esta cámara no viene acompañada por un flash, como ocurre en el iPad Pro.

Un poco más abajo, en el centro de la parte trasera, encontramos la manzana del logotipo de Apple, en color plateado.

En la parte inferior podemos leer “iPad” sin ninguna referencia al modelo específico. Debajo hay diversas inscripciones en letra pequeña y algunos logotipos.

Dado que hemos probado el modelo con conectividad celular, en la parte superior hay una tira de plástico de color negro que rompe la uniformidad del aluminio.

En el lateral derecho encontramos los botones de control de volumen y, en el modelo con conectividad móvil, el compartimento para la tarjeta nanoSIM, con una bandeja que se extrae al introducir un objeto punzante incluido en la caja del tablet.

 

En el lateral izquierdo está libre de botones y conectores.

 

En la parte superior encontramos el botón de encendido y el conector de auriculares.

 

En la parte inferior está el conector Lightning y los dos altavoces inferiores a ambos lados del conector.

 

La pantalla atrae las huellas con bastante facilidad, por lo que tendrás que limpiarla frecuentemente si quieres mantenerla en perfecto estado de pulcritud. El acabado mate del aluminio hace que las huellas no queden marcadas en la parte de atrás, aunque el logotipo de Apple acabado en espejo tiende a ensuciarse con bastante facilidad.

El iPad de 2018 no resiste inmersiones en agua, algo que no es de extrañar ya que ni siquiera el iPad Pro posee esta característica. Dado que cada vez más gente opta por llevarse el iPad a la bañera o la piscina, nos gustaría ver esta funcionalidad en algún modelo futuro.

Ir a página