Análisis del iPad Pro de 10.5″ a fondo y opinión [REVIEW]


¡SORTEOS! Sorteamos un impresionante Moto G5s Plus, una PlayStation 4 y más [ Ver sorteos ]

Ir a página

¿No tienes tiempo de leer el análisis completo? Dirígete directamente a la sección de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos nos ha gustado del iPad Pro de 10.5″.

A finales de 2015, Apple anunció el iPad Pro de 12.9″, un iPad de gran tamaño dirigido a aquellos usuarios que no solamente consumen contenidos con su tablet sino que también desean crear y editar contenidos con él. Junto a este tablet, Apple anunció su lápiz Apple Pencil, que se vende por separado.

Al iPad Pro de 12.9″ le siguió un modelo algo más pequeño, con pantalla de 9.7″, que contaba con un hardware similar pero algunas mejoras en la pantalla y en las cámaras. Su menor tamaño hacía que fuera más manejable.

Hace unas semanas, Apple anunció los nuevos iPad Pro de 2017, que llegan en tamaños de pantalla de 10.5″ y 12.9″. El modelo de 10.5″ posee unos marcos considerablemente más estrechos que el modelo de 9.7″ del año pasado, por lo que su tamaño sigue siendo bastante comedido.

El iPad Pro de 10.5″ llega con unas especificaciones muy potentes: pantalla con resolución 2.224 x 1.668 píxeles con refresco a 120Hz, procesador A10X, cámara principal de 12MP con estabilización óptica, cámara frontal de 7MP y cuatro altavoces estéreo.

Por cortesía de Apple, hemos tenido la oportunidad de probar el iPad Pro de 10.5″ junto con el Smart Keyboard y el Apple Pencil. A continuación, os presentamos nuestras impresiones tras haber utilizado estos dispositivos durante un buen tiempo.

Índice

 

Diseño y construcción

El iPad Pro de 10.5″ llega con un diseño prácticamente idéntico al modelo del año pasado. Cuenta con un aspecto muy elegante gracias a una construcción de aluminio que resulta agradable al tacto.

El uso de metal hace que el iPad Pro de 10.5″ sea más resistente a golpes y maltratos que otros tablets que cuentan con un acabado en cristal, como el Samsung Galaxy Tab S3, pero a la vez debemos tener cuidado ya que los arañazos y los golpes son más visibles que en el plástico.

 

Desde el primer iPad, anunciado en el año 2010, Apple se había mantenido fiel al tamaño de pantalla de 9.7″. Sin embargo, este año la compañía ha decidido incrementar ligeramente el tamaño de pantalla hasta las 10.5″.

Debido al aumento en la diagonal de la pantalla, el iPad Pro de 10.5″ posee un tamaño superior al iPad Pro de 9.7″, pero este incremento es inferior al que cabría esperar ya que Apple ha reducido la anchura de los marcos que rodean la pantalla, especialmente en los lados más largos.

iPad Pro 10.5″ (izquierda) y iPad Pro 9.7″ (derecha)

 

El iPad Pro de 10.5″ está disponible en cuatro acabados: plata, gris espacial, oro y oro rosa. El modelo que nosotros hemos probado es el gris espacial que, en mi opinión, es muy elegante.

El iPad Pro  de 10.5″ es uno de los tablets más finos y ligeros que podemos encontrar en el mercado, ya que posee un grosor de solo 6.1 mm. Su peso es de 469 gramos, que lógicamente se ve incrementado si utilizamos alguna funda protectora.

Hablando de fundas, Apple comercializa modelos en distintos colores que tapan y protegen la pantalla del tablet, pero este año ha dejado de fabricar la funda que recubría la parte de atrás del dispositivo. Nos gustaría ver una funda que cubriese por completo el dispositivo, tanto por delante como por detrás.

A continuación vamos a revisar todos los lados del tablet para ver qué elementos encontramos.

La parte delantera del iPad Pro de 10,5″ no se diferencia de otros iPad recientes que hemos visto.

El frontal está dominado por la gran pantalla, rodeada por unos marcos que, como hemos comentado, son más estrechos que en modelos anteriores pero permiten sujetar el iPad con comodidad.

A diferencia de otros tablets, no hay ningún problema si, al sujetar el iPad con una mano, tocamos la pantalla, ya que esa pulsación se anula y podemos manejarlo con la otra.

En otros tablets, si se toca una zona de la pantalla, ya no se registran otras pulsaciones.

Encima de la pantalla encontramos la cámara frontal, y debajo de la misma está el botón Inicio.

El botón de Inicio integra el sensor de huella dactilar Touch ID de segunda generación, que suponemos que, como en anteriores iteraciones, está recubierto de zafiro para evitar el desgaste y la pérdida de fiabilidad.

En la parte de atrás podemos encontrar, en la esquina superior izquierda, la cámara de fotos, que sobresale ligeramente de la superficie del tablet.

Debajo de la lente de la cámara encontramos el flash, un elemento que no es para nada común en un tablet.

Un poco más abajo, en el centro de la parte trasera, encontramos la manzana del logotipo de Apple, en color plateado con acabado en espejo.

En la parte inferior podemos leer “iPad” sin ninguna referencia al modelo específico. Debajo hay diversas inscripciones en letra pequeña y algunos logotipos.

Dado que hemos probado el modelo 4G, en la parte superior hay unas líneas de plástico de color blanco que rompen la uniformidad del aluminio para facilitar la transmisión y recepción de ondas electromagnéticas.

La parte de atrás tiende a ensuciarse bastante y requiere ser limpiada con bastante frecuencia, pero las huellas dactilares no quedan marcadas.

En el lateral derecho encontramos los botones de control de volumen y, en el modelo con conectividad móvil, el compartimento para la tarjeta nanoSIM, con una bandeja que se extrae al introducir un objeto punzante incluido en la caja del tablet.

 

En el lateral izquierdo está libre de botones, pero posee un conector que permite acoplar el teclado Smart Keyboard para proporcionarle energía y recibir las pulsaciones de las teclas.

 

En la parte superior encontramos el botón de encendido y el conector de auriculares, así como los dos altavoces superiores.

 

En la parte inferior está el conector Lightning y los dos altavoces inferiores a ambos lados del conector.

 

Lamentablemente el iPad Pro de 10.5″ no es resistente a inmersiones en agua, por lo que debemos tener cuidado de que no se moje.

Ahora que los últimos iPhone son resistentes al agua, nos hubiera gustado que el nuevo iPad también contase con esta protección ya que a mucha gente le gusta utilizar el tablet en la bañera o cerca del agua.

Ir a página