fbpx

Análisis del Moto G5 a fondo y opinión [REVIEW]


🎓 ¿Eres estudiante universitario? Consigue una suscripción a Amazon Prime a mitad de precio por 18€/año con 90 días gratis [ Más información ]

Ir a página :

Precio y competidores

El Moto G5 está a la venta en Maxmovil por 225 EUR con 2GB y por 229 EUR con 3GB, en ambos casos con 16GB de almacenamiento. Obviamente por esta diferencia de precio tan pequeña merece mucho más la pena hacerse con el modelo de 3GB.

En este rango de precios tenemos varias opciones interesantes que vamos a repasar de forma rápida.

El Huawei P8 Lite (2017) se comercializa por 229 EUR con una SIM y por 235 EUR con doble SIM. Cuenta con una pantalla Full HD de 5.2″, procesador Kirin 655, 3GB de RAM, 16GB de almacenamiento, cámaras de 12MP/8MP y batería de 3.000 mAh.

El Honor 7 Lite cuesta 199 EUR con doble SIM y llega con pantalla Full HD de 5.2″, procesador Kirin 650, 2GB de RAM, 16GB de almacenamiento, cámaras de 13MP/8MP y batería de 3.000 mAh.

El Sony Xperia XA tiene un precio de 239 EUR y cuenta con una pantalla 720p de 5″ sin marcos laterales, procesador Helio P10, 2GB de RAM, 16GB de almacenamiento, cámaras de 13MP/8MP y una escasa batería de 2.300 mAh.

 

Conclusiones

En los últimos años, la familia Moto G se ha convertido en la serie de referencia frente al cual se miden el resto de smartphones de gama media del mercado. En los últimos años, los smartphones de otras marcas no lo han tenido fácil para competir frente al Moto G de cada año, que ha ido mejorando sus especificaciones progresivamente.

Este año, sin embargo, el Moto G5 no llega con una gran mejora en sus especificaciones técnicas sino que, en algunos aspectos, incluso ha dado un paso atrás.

Comenzando por su diseño, el Moto G5 presenta un acabado más sofisticado que sus antecesores, ya que hace un mayor uso de metal frente a plástico.

El Moto G5 presenta un diseño bastante atractivo para un terminal de esta categoría, aunque no podemos negar que es algo grueso y cuenta con unos marcos superior e inferior bastante anchos.

La cubierta trasera del Moto G5 es retirable, lo que permite acceder a su batería, sus dos ranuras SIM y a una ranura para tarjetas micro-SD.

La pantalla del Moto G5 ha reducido su tamaño respecto al Moto G4 del año pasado, aunque ha mantenido la resolución Full HD. Aunque personalmente prefiero las pantallas de gran tamaño, es posible que muchos usuarios prefieran este tamaño más compacto.

La calidad de la pantalla es excelente, y hemos quedado gratamente sorprendidos por su brillo máximo, la fidelidad de los colores, los ángulos de visión y la nitidez, aunque presenta un cierto tinte azulado que no es corregible por software. Sin duda su pantalla está por encima de lo que encontramos en muchos otros teléfonos de precio superior.

 

Probablemente la decisión más difícil de entender del Moto G5 es la elección de su procesador, ya que Moto ha optado por un Snapdragon 430 que es menos potente que el Snapdragon 617 del Moto G4 del año pasado — aunque la GPU es un poco más rápida.

En los benchmarks, esto se traduce en que el rendimiento del Moto G5 no es tan elevado como el del Moto G4, y queda también por detrás de muchos otro smartphones de gama media.

Dejando a un lado los benchmarks, el rendimiento del Moto G5 en el día a día es bueno. Obviamente no responde tan rápidamente como un terminal de gama alta ni se mueve con tanta suavidad a la hora de hacer scroll o ampliar/reducir una página web compleja, pero su rendimiento debería ser suficiente para la mayoría de los usuarios.

Los 3GB de RAM de la versión que hemos probado (hay otra variante con 2GB) unidos a la ligera capa de software que añade Moto hacen que el teléfono sea capaz de mantener un buen número de apps en memoria, y son una buena garantía de futuro.

El almacenamiento interno del Moto G5 es algo escaso, tan solo 16GB de los que quedan libres en torno a 10GB, pero por suerte podemos insertar una tarjeta micro-SD y, además, Moto permite formatear la tarjeta como una extensión del almacenamiento interno.

El Moto G5 posee una batería de 2.800 mAh que, sobre el papel, no es demasiado generosa para un terminal con esta pantalla.

Tampoco ayuda el hecho de utilizar un procesador algo antiguo. En nuestras pruebas, la autonomía del Moto G5 ha resultado ser correcta, pero no destaca frente a otros smartphones.

Por suerte, Lenovo Moto ha incorporado un cargador rápido que es capaz de recargar un 80% de la batería en poco más de una hora.

El Moto G5 que hemos probado corre Android 7 Nougat y, como es habitual, Lenovo Moto ha introducido pocos cambios respecto a Android original, por lo que aquellos a los que les gusta la experiencia de Android puro encontrarán este teléfono muy interesante.

Una de las funcionalidades que más nos gusta del Moto G5 tiene que ver con su pantalla, ya que el teléfono es capaz de encender la pantalla y mostrar las notificaciones cuando llegan. También es posible interactuar con el teléfono a través de algunos gestos.

También resulta curioso el funcionamiento del lector de huella que ha situado Moto debajo de la pantalla, ya que puede sustituir a los botones habituales de Android (Inicio, Atrás y Tareas) mediante gestos sobre el propio lector.

 

En el apartado de fotografía, el Moto G5 ofrece unos resultados correctos para un teléfono de esta categoría, aunque cuando la luz escasea pierde mucha nitidez debido a un algoritmo de reducción de ruido bastante agresivo — motivado sin duda por la ausencia de estabilización óptica y un valor de apertura no demasiado elevado.

Quizás te preguntes si merece más la pena hacerse con el antiguo Moto G4 con un procesador más potente y un precio más reducido. Puede ser una opción muy interesante, sobre todo si prefieres una pantalla un poco más grande, pero renuncias al lector de huella y, presumiblemente, a actualizaciones de Android durante más tiempo.

En definitiva, si andas buscando un smartphone con un diseño atractivo, un rendimiento adecuado y una experiencia de Android cercana a la original, el Moto G5 es una buena compra. Si quieres un poco más de rendimiento y mejor cámara, el Moto G5 Plus es una mejor opción.

Lo mejor:

  • Diseño atractivo con un acabado en metal, aunque un grosor y unos marcos bastante anchos
  • Pantalla con alta densidad de píxeles, elevado brillo, amplios ángulos de visión y una excelente fidelidad de color
  • Almacenamiento ampliable mediante micro-SD hasta 128GB (y además puede ser formateado como una extensión del almacenamiento interno)
  • Fluidez en el uso del teléfono gracias a una capa de personalización ligera de Android y unas especificaciones hardware potentes.
  • Pantalla que se ilumina para mostrar notificaciones cuando llegan. Control por gestos para acceder a ciertas funciones
  • Lector de huella dactilar que puede sustituir los botones de navegación
  • Posibilidad de SIM dual y tarjeta micro-SD
  • Radio FM
  • Precio atractivo
Lo peor:
  • Rendimiento inferior al del Moto G4 del año pasado
  • Calidad de la cámara mejorable en situaciones de poca luz
  • Se calienta bastante al jugar a títulos 3D exigentes
  • Autonomía del teléfono poco destacable
  • Sin NFC
Nota: El teléfono Moto G5 ha sido cedido amablemente por Lenovo España para la realización de este análisis.

Ir a página