Análisis del Moto G5 a fondo y opinión [REVIEW]


¡SORTEOS! Sorteamos LG G6, OnePlus 5T y pack de productos Aukey [ Ver sorteos ]

Ir a página :

¿No quieres leer el análisis completo? Dirígete directamente a la sección de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos nos ha gustado del Moto G5.

La serie Moto G ha sido siempre sinónimo de buenas prestaciones a un precio ajustado, por lo que año tras año se ha convertido en el modelo de referencia contra el que se miden otros smartphones de gama media.

Moto presentó a principios de año los nuevos Moto G5 y G5 Plus, que tuvimos oportunidad de probar fugazmente durante Mobile World Congress. Ahora hemos podido probar a fondo el Moto G5, el más asequible y compacto de los dos.

El Moto G5 llega con pantalla de 5″ con resolución Full HD, procesador Snapdragon 430, 2 o 3GB de RAM, 16GB de almacenamiento, cámara de 13MP, batería de 2.800 mAh y Android 7.0 Nougat de fábrica.

El Moto G5 está a la venta en Maxmovil por 225 EUR con 2GB y por 229 EUR con 3GB, unos precios asequibles para aquellos que andan detrás de un teléfono con buenas especificaciones pero sin grandes pretensiones.

Hemos tenido la oportunidad de analizar a fondo el Moto G5 con 3GB de RAM y, a continuación, os contamos nuestras impresiones al respecto.

 

Índice

  1. Diseño y construcción
  2. Pantalla
  3. Hardware
  4. Batería y Software
  5. Cámara y Llamadas
  6. Precio y Conclusiones

 

Diseño y construcción

El Moto G5 es un dispositivo más compacto que su antecesor, Moto G4, ya que ha reducido el tamaño de la pantalla desde las 5,5″ hasta las 5″.

Ni siquiera el Moto G5 Plus posee un tamaño tan grande como el Moto G4, sino que se queda en las 5.2″.

Aunque personalmente prefiero las pantallas de gran tamaño, es cierto que muchos usuarios prefieren teléfonos con pantallas más pequeñas y, por tanto, más manejables.

El frontal del Moto G5 es algo soso, con unos marcos bastante anchos rodeando la pantalla y ningún elemento decorativo.

Debajo de la pantalla, encontramos el lector de huella dactilar, que está ligeramente hundido. Este diseño me gusta más que el lector de huella cuadrado que lleva el Moto G4 y Moto Z.

Aunque pudiera parecer que el lector de huella también actúa como botón de Inicio, por defecto los botones son virtuales y aparecen en la pantalla cuando es necesario. Moto permite utilizar el lector de huella para navegar y, de esta forma, tener más espacio en la pantalla al prescindir de los botones virtuales.

Una pulsación corta nos lleva a la pantalla principal, deslizar el dedo de derecha a izquierda equivale al botón Volver, deslizar el dedo de izquierda a derecha equivale al botón Tareas, una pulsación larga bloquea la pantalla y una pulsación muy larga activa Google Now.

Esta funcionalidad es similar a la que hemos visto recientemente en el Huawei P10 y antes en otros terminales como los de Meizu. Una vez que le coges el truco, resulta una funcionalidad bastante útil que aprovecha mejor el espacio de la pantalla.

 

Los terminales de la serie Moto G siempre han destacado más por su resistencia que por su diseño, y en su construcción siempre ha predominado el plástico por encima del metal.

El Moto G5 ofrece un aspecto un poco más sofisticado que sus antecesores en la parte de atrás, ya que ha sustituido el plástico de la cubierta trasera por aluminio con dos acabados diferentes, uno brillante y otro mate, que resultan bastante atractivos a simple vista.

A pesar de su acabado metálico, el Moto G5 no posee un cuerpo de una sola pieza, sino que la parte de atrás es en realidad una lámina de plástico recubierta de metal que puede retirarse para tener acceso al interior del teléfono.

En la unidad de prueba que he analizado, me ha resultado muy complicado retirar la cubierta trasera — hasta el punto de que he tenido que cerciorarme de que es extraíble, ya que parecía imposible. Tras ejercer bastante fuerza, he podido retirar la tapa que oculta la batería, la ranura para SIM y micro-SD y la segunda ranura SIM.

 

El Moto G5 es un terminal bastante grueso con 9,5 mm de espesor, pero los bordes y esquinas redondeados hacen que se sienta bien en la mano y que no resulte un teléfono demasiado grande.

Nos hubiera gustado encontrar un teléfono más delgado y con unos marcos más estrechos rodeando la pantalla, pero es lógico que en este rango de precios no vamos a encontrar nada mucho mejor.

A diferencia de otros terminales Moto, la parte de atrás del Moto G5 es plana y permite manejar el teléfono con comodidad cuando está apoyado sobre una superficie como una mesa. La cámara trasera y el flash se encuentran en una protuberancia circular que no sobresale respecto a la superficie trasera.

 

El Moto G5 presenta un buen agarre en la mano aunque puede resultar algo resbaladizo debido a que la superficie del teléfono no tiene ninguna textura. Los bordes redondeados hacen que podamos agarrar el teléfono con fuerza sin que se clave en las manos.

La parte frontal del teléfono está ocupada principalmente por la pantalla de 5″, que está rodeada de un marco bastante ancho a izquierda y derecha.

Encima de la pantalla encontramos el altavoz y, a la izquierda de este, la cámara frontal.

A la derecha del altavoz se encuentran los sensores de iluminación y proximidad.

El Moto G5 no cuenta con LED para notificaciones, aunque gracias a su pantalla que se ilumina cuando recibe una notificación, no es tan necesario.

Debajo de la pantalla solo encontramos el lector de huella dactilar que, como ya hemos comentado, está, situado en una hendidura con aspecto de botón de Inicio pero que, en realidad, no se puede pulsar ya que no es un botón como tal.

El Moto G5 no dispone de botones físicos, sino que estos aparecen dibujados en la parte inferior de la pantalla cuando es necesario.

En la parte de atrás encontramos la cámara trasera en una protuberancia circular que no sobresale de la superficie del teléfono.

En la parte inferior del círculo se encuentra el flash LED y, encima, el objetivo de la cámara.

Cerca del centro, pero todavía en la mitad superior se encuentra el logotipo circular de Moto.

En la parte superior e inferior de la cubierta trasera encontramos dos tiras con una apariencia ligeramente diferente al resto.

Como hemos comentado anteriormente, la cubierta trasera puede ser retirada para acceder al interior del teléfono, donde encontramos la batería reemplazable y las dos ranuras SIM — una de ellas admite también una tarjeta micro-SD.

En el lateral derecho encontramos el botón de encendido, con una cierta textura, y encima se encuentran el botón de volumen de una sola pieza. Ambos botones presentan un recorrido adecuado.

 

En el lateral izquierdo está libre de botones y conectores.

 

La parte superior del teléfono cuenta con el conector de auriculares.

 

Por último, la parte inferior posee el puerto micro-USB de carga.

 

La pantalla no cuenta con protección Gorilla Glass, algo que es perdonable teniendo en cuenta el rango de precio en el que nos movemos pero que obliga a tener un poco más de cuidado para que no se raye la pantalla.

Tampoco cuenta con una gran resistencia frente al agua, sino solamente frente a “derrames, salpicaduras y precipitaciones ligeras”, por lo que debes tener cuidado con que no se te caiga al agua.

Ir a página