Análisis de Surface Pro (2017) a fondo y opinión [REVIEW]


¡SORTEOS! Sorteamos un impresionante Moto G5s Plus, una PlayStation 4 y más [ Ver sorteos ]

Ir a página :

¿No tienes tiempo de leer el análisis completo? Dirígete directamente a la sección de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos nos ha gustado de Surface Pro.

Microsoft presentó a mediados de mayo el nuevo Surface Pro, la nueva generación de su popular híbrido entre ordenador y tablet. Este nuevo dispositivo es el sucesor del Surface Pro 4, aunque la compañía ha decidido abandonar la nomenclatura basada en números y llamarle simplemente “Pro.”

El nuevo Surface Pro no solamente ofrece mejoras de rendimiento gracias a la incorporación de nuevos procesadores más potentes, sino que también cuenta con mejoras interesantes en autonomía y usabilidad.

El Surface Pro está disponible en diversas configuraciones con procesadores Intel Core m3 / i5 / i7 y opciones de hasta 1TB SSD de almacenamiento y hasta 16GB de memoria RAM. Su precio parte de 899 euros para la configuración con Intel Core m3, 4GB de RAM y 128GB de almacenamiento SSD.

Por cortesía de Microsoft, hemos tenido oportunidad de probar el nuevo Surface Pro durante varias semanas y, a continuación, os traemos nuestras conclusiones tras un análisis detallado.

Índice

  1. Diseño, Accesorios y Pantalla
  2. Hardware y Software
  3. Precio y Conclusiones

 

Diseño y construcción

Microsoft ha decidido apostar sobre seguro con el diseño de Surface Pro 4, que ofrece un aspecto muy similar al modelo anterior. El tamaño de la pantalla se mantiene en 12.3″, y tanto el grosor como el peso se mantienen prácticamente invariantes a pesar de que la batería ha aumentado de capacidad de manera importante.

A pesar de la gran similitud con el modelo del año pasado, si nos fijamos con detenimiento notaremos algunas pequeñas diferencias respecto a su antecesor. Por ejemplo, las esquinas del Surface Pro son ahora más redondeadas y los orificios de ventilación son menos pronunciados, hasta el punto de ser casi invisibles.

El soporte posterior incorpora una mejora de usabilidad importante, ya que ahora es capaz de abrirse hasta quedar casi en horizontal, formando un ángulo de 165 grados (frente a los 150 grados de su antecesor). Este nuevo modo de uso inspirado en Surface Studio permite dibujar sobre el tablet de forma muy cómoda, por lo que es especialmente interesante para los diseñadores.

El inconveniente que encuentro a este tipo de dispositivos es que no son tan cómodos como un portátil al utilizarlo apoyado sobre las piernas. Aunque para muchos esto no es un problema, en mi caso utilizo el portátil con bastante frecuencia directamente sobre las piernas o sobre una base acolchada, pero el soporte trasero de Surface Pro 4 se clava en las piernas o resbala fácilmente sobre una base poco estable.

Dos posiciones extremas de la base de apoyo de Surface Pro

 

Un aspecto interesante del nuevo Surface Pro es su diseño térmico, que ha permitido que los modelos con procesador Intel Core i5 y, por supuesto, también con Core m3, sean totalmente silenciosos, incluso bajo cargas de trabajo muy intensas, ya que no requieren un ventilador. Los modelos con procesador Intel core i7, sin embargo, sí que llegan con un ventilador interno, aunque es bastante silencioso.

Surface Pro está construido en aluminio, lo que hace que resulte un dispositivo bastante ligero y resistente, además de ofrecer un aspecto atractivo. Durante los días que lo he venido utilizando, no he notado ningún desperfecto en su superficie a pesar de haberlo llevado en mochilas con otros objetos y haberlo utilizado en multitud de lugares.

Como suele ocurrir con este tipo de dispositivos, las opciones de conectividad de Surface Pro son más bien escasas. Surface Pro llega con un solo puerto USB 3.0 Tipo-A, una salida mini-DisplayPort, un conector de auriculares y una ranura para tarjetas micro-SD hasta 256GB bajo el soporte trasero.

Echamos de menos un conector USB-C, que es algo que otros competidores incluyen y que cada vez es más relevante — aunque a decir verdad, la mayoría de los periféricos todavía utilizan puertos USB convencionales. Nos hubiera gustado que, al menos, Microsoft optase por USB-C para dar energía al dispositivo, en lugar del conector Surface Connect que Microsoft viene usando desde el Surface Pro 3.

Si estos conectores no son suficientes, puedes adquirir la Base Dock para Surface, que añade conectores para dos monitores, teclado, ratón y otros periféricos. Ahora bien, el precio de esta base no es para nada económico.

El reducido número de puertos de Surface Pro le permite mantener un perfil bastante delgado, ya que solo tiene 8,45 mm de grosor. Su peso es de solo 766 gramos (Core m3) o 786 gramos (Core i5 / i7), por lo que es más ligero que cualquier portátil.

Surface Pro mantiene una estética similar a la de modelos anteriores

 

Accesorios de Surface Pro

Microsoft no incluye un teclado de serie con Surface Pro, por lo que tendrás que hacerte con la funda con teclado Signature Edition por 179 euros — una compra que, en mi opinión, es obligada para disfrutar al máximo de este dispositivo.

En esta funda, las teclas ofrecen un recorrido más que suficiente de 1.5mm. y, además, están retroiluminadas, con tres niveles de brillo, por lo que podemos utilizarlo a oscuras. El touchpad es algo pequeño pero funciona bien, ofrece un tacto suave y soporta todos los gestos de Windows 10.

Si decides pasar al modo tablet y doblar hacia atrás la funda, el teclado se apaga automáticamente e incluso puede conmutar al modo tablet. La funda se acopla al Surface Pro mediante unos imanes muy potentes y se conecta a través de un puerto físico, por lo que no se nota ningún retardo al escribir — a diferencia de lo que ocurre con algunos teclados Bluetooth.

El teclado llega recubierto con el tejido Alcantara que conocimos en el Surface Laptop. Este tejido procede de Italia y está cortado con láser para adaptarse a la forma de las teclas. Resulta suave al tacto cuando apoyamos las muñecas para teclear y, a pesar de su aspecto, está tratado para resistir derrames y manchas y puede ser limpiado fácilmente con un paño húmedo.

El teclado con tejido Alcántara aguanta muy bien el paso el tiempo

 

A diferencia del Surface Pro 4, el nuevo Surface Pro no llega con el lápiz Surface Pen, sino que es un accesorio que debe ser comprado por separado por 109 euros.

Microsoft ha decidido no incluir este accesorio de serie ya que es consciente de que no todos los usuarios lo utilizan y, además, mucha gente que se haga con el Surface Pro será poseedor de alguno de los modelos anteriores y, por tanto, ya tendrá un lápiz compatible.

Tanto los lápices como las fundas con teclado son compatibles entre Surface 3, Surface Pro 3, Surface Pro 4 y Surface Pro.

El lápiz Surface Pen se acopla al lateral de la pantalla a través de unos imanes muy potentes, pero Microsoft ha optado por eliminar el clip que permitía agarrar el lápiz al bolsillo de la camisa o de la chaqueta.

Además de estar disponible en varios colores (negro, platino y azul cobalto en España), el nuevo Surface Pen incorpora algunas mejoras en su funcionamiento.

Surface Pen ofrece una mayor sensibilidad a la presión, que ha pasado de 1.024 a 4.096 niveles, así como una nueva funcionalidad de detección de inclinación y una latencia mejorada de tan solo 21ms.

El nuevo Surface Pen también puede ser utilizado en modelos anteriores pero las mejoras en latencia no serán tan evidentes como con el Surface Pro 4.

En nuestras pruebas, hemos constatado que el retardo desde que empezamos a escribir con el Surface Pen hasta que los trazos aparecen en pantalla es prácticamente nulo. El nuevo Surface Pen también permite registrar trazos rápidos sin omitir ningún segmento por el camino.

La pantalla del Surface Pro es táctil, con capacidad de registrar 10 puntos simultáneamente, y es compatible con el accesorio Surface Dial, que se coloca directamente sobre la pantalla. No hemos tenido oportunidad de probar este accesorio.

El puntero Surface Pen permite tomar notas sobre la pantalla cómodamente

 

Pantalla

Surface Pro llega con una pantalla PixelSense de 12.3″ que ofrece una resolución de 2736 x 1824 píxeles, lo que implica una densidad de píxeles bastante elevada de 267 ppp.

La resolución es bastante inusual ya que la pantalla de Surface Pro posee un ratio de pantalla 3:2, en lugar del ratio 16:9 que solemos encontrar habitualmente en los ordenadores portátiles.

Esto significa que la pantalla de Surface Pro es más alta, lo que es bueno a la hora de trabajar pero hace que aparezcan franjas horizontales negras más grandes al ver una película.

La matriz de sub-píxeles de la pantalla es de tipo RGB, como es habitual en los paneles LCD. En las pantallas RGB los sub-pixeles se organizan uno a continuación de otro en hileras rojo-verde-azul (RGB), como se puede apreciar en la imagen anterior.

Matriz RGB de la pantalla LCD de Surface Pro

 

El brillo máximo de la pantalla de Surface Pro es, según nuestras propias mediciones, 487 nits, lo que lo convierte en uno de los dispositivos con Windows con pantalla más brillante que puedes encontrar en el mercado.

A modo de referencia, la mayoría de los portátiles no pasan de los 300 nits. Tener un brillo elevado permite trabajar cómodamente en sitios que estén muy iluminados e incluso en exteriores.

El color negro es bastante profundo, con un brillo de tan solo 0,15 nits, lo que hace que el contraste sea espectacular para una pantalla de un portátil.

Aunque algunos usuarios se han quejado de fugas de luz en los bordes de la pantalla del Surface Pro, en nuestra unidad de análisis no se produce este fenómeno — o al menos, no en mayor medida de lo que observamos normalmente en cualquier otro dispositivo.

Ir a página :