Análisis del tablet Pixel C de Google


🎁💳 ¿Conoces la tarjeta Curve? Una sola tarjeta de crédito que aglutina el resto de tus tarjetas y manejas desde el móvil [ Llévate 5,5€ gratis ]

Interfaz y funcionalidades

Pixel C corre la última versión de Android, 6.0.1 Marshmallow, como no podía de ser de otra forma siendo un dispositivo de Google.

El aspecto del interfaz sigue las líneas de estilo Material Design, que debutó con Marshmallow y se caracteriza por el uso de formas simples y colores planos.

Hemos notado algunas diferencias en los elementos del interfaz que nos han llamado la atención. Por ejemplo, los botones virtuales han cambiado su ubicación y ahora los de Atrás e Inicio están juntos a la izquierda, mientras que el botón de Recientes está a la derecha. Este cambio facilita la pulsación de los botones al sostener el tablet con las dos manos.

2016-02-28 12.20.05

 

Otra diferencia es que ahora la barra de notificaciones se despliega en el lugar donde hemos arrastrado el dedo hacia abajo.

El menu de Ajustes no ha sufrido modificaciones importantes, por lo que el interfaz del Pixel C resultará familiar para aquellos que vengan de un dispositivo que corra Lollipop.

El interfaz del Pixel C se mueve con suavidad y rapidez. Esto es bastante común en dispositivos que corren Android puro sin ninguna capa de personalización, y el Pixel C no es ninguna excepción.

Aunque hay pocos cambios en el exterior, Marshmallow trae muchos cambios que no son apreciables a simple vista. Uno de ellos es Doze, una funcionalidad que hace que los procesos duerman durante periodos de inactividad con el objetivo de prolongar la autonomía de la batería. Como comentábamos anteriormente, no es tan avanzado como el modo Stamina de Sony, ya que no podemos controlar qué aplicaciones deben estar funcionando, pero es un añadido muy interesante.

Durante la configuración inicial del teléfono también debemos seleccionar opciones de seguridad. Ahora el contenido del teléfono está cifrado por defecto, y también tenemos la posibilidad de que el teléfono nos solicite un PIN para desbloquearlo cuando lo reiniciamos. Esta opción ya estaba disponible en Lollipop pero ahora se muestra durante el proceso de configuración del teléfono.

 

Uno de los aspectos donde Android ha creado bastante confusión últimamente es en los controles de volumen y las notificaciones. Por suerte con Marshmallow las cosas vuelven a ser sencillas. Si pulsas la tecla de subir o bajar volumen, se muestra el cuadro de control de volumen donde podemos pulsar sobre una pequeña flechar para ajustar de manera independiente el volumen del timbre, de la alarma y de contenido multimedia.

Estos nuevos ajustes hacen que sea muy sencillo cambiar los niveles de volumen sin tener que entrar en menús como ocurría en el pasado. También podemos pulsar en el icono de la campana para activar el modo silencio, o bien pulsar la tecla de bajar volumen hasta activar la vibración o silenciar el teléfono si seguimos pulsando.

Cuando activas el modo Silencio, las notificaciones cambian al modo “Solo alarmas”, lo que quiere decir que solamente serás molestado por la alarma del reloj.

Si arrastramos el panel de Ajustes Rápidos encontramos un botón “No Molestar”. Si lo pulsamos aparece un nuevo panel de control donde podemos seleccionar “Silencio total”, “Solo alarmas” y “Solo con prioridad”. Para cada opción podemos seleccionar un plazo de tiempo en el que estará activa o dejarlo indefinidamente activo hasta que lo desactivemos manualmente.

Desde ese mismo panel tenemos un botón llamado “Más Opciones” que nos lleva a los Ajustes para configurar qué elementos tienen prioridad: recordatorios, eventos, mensajes, llamadas o llamadas repetidas. También podemos establecer reglas automáticas para controlar el comportamiento durante los fines de semana, las noches, etc.

 

También podemos establecer qué aplicaciones pueden ser consideradas como “prioritarias”, aunque esto se hace desde Sonido y notificaciones > Notificaciones de aplicaciones. De esta forma, si decidimos que Twitter es una aplicación prioritaria, recibiremos sus notificaciones cuando estemos en el modo “Solo con prioridad” pero las notificaciones de otras aplicaciones serán bloqueadas. Esto puede ser útil si, por ejemplo, no queremos ser molestados mientras estudiamos y trabajamos.

Marshmallow ha mejorado el control de los permisos de las aplicaciones. Dentro de los ajustes de una aplicación podemos bloquear todas las notificaciones, las vistas previas de las notificaciones (aquellas que se muestran en la parte superior de la pantalla mientras utilizamos otra aplicación) y la información de las notificaciones que se muestra en la pantalla de bloqueo.

Tenemos la posibilidad de controlar los permisos de acceso al hardware para cada aplicación. Hasta ahora, si dabas acceso a una aplicación al hardware, podía hacer lo que quisiera. Ahora, los permisos se van pidiendo según la aplicación los va necesitando. Una vez que das un permiso, este queda activo para siempre, pero tienes la posibilidad de desactivarlo en cualquier momento.

 

 

Si sospechas que alguna aplicación está gastando tu batería más de lo debido, con Marshmallow es más sencillo ya que podemos ver el consumo de batería de cada aplicación individual, así como el uso de datos móviles y otra información útil..

Otra mejora es que puedes ver cuáles son las aplicaciones por defecto para cada acción. De esta forma, si tienes más de una aplicación de reproducción de música, puedes ver cuál se abrirá cuando quieras reproducir una canción y modificar este ajuste si lo deseas.

Al tratarse de un tablet Android, tenemos acceso a la tienda Play Store para descargar millones de aplicaciones y juegos. Sin embargo, en este punto merece la pena notar que Android sigue por detrás de iOS en cuanto a aplicaciones adaptadas a pantallas de gran tamaño.

No tenemos más que descargar una aplicación popular como Spotify para notar que en realidad estamos usando una versión agrandada del interfaz de smartphone.

Ir a sección