fbpx

Análisis del Google Pixel XL a fondo


🎁💳 ¿Conoces la tarjeta Curve? Una sola tarjeta de crédito que aglutina el resto de tus tarjetas y manejas desde el móvil [ Llévate 5,5€ gratis ]

Ir a página

Pantalla

El Pixel XL llega con un panel AMOLED de 5.5″ protegido con Gorilla Glass 4. Si a este tamaño de pantalla sumamos unos marcos bastante anchos alrededor de la pantalla, el resultado es que es un terminal bastante grande, con un ratio de pantalla a cuerpo de un 71%.

La resolución de la pantalla es Quad HD, es decir, 2.560 x 1.440 píxeles, lo que implica una densidad de píxeles muy elevada de 534 ppp.

Aunque no soy muy partidario de resoluciones tan elevadas en la pantalla – la mejora en nitidez es imperceptible a simple vista pero el consumo de batería es mayor – en este caso está justificado por ser un terminal pensado para realidad virtual.

Los nuevos Pixel son los primeros terminales compatibles con Daydream VR, la plataforma de realidad virtual de Google, y cuanto mayor sea la densidad de píxeles, más realista será la imagen.

[table id=17 /]

 

La matriz de sub-píxeles del Pixel XL de tipo PenTile, como es habitual en los paneles AMOLED. En este tipo de pantallas los sub-píxeles rojo, verde y azul no se disponen uno a continuación de otro de forma alineada, como en los paneles RGB, sino en disposiciones geométricas.

A igualdad de resolución, las pantallas RGB se ven más nítidas que las pantallas PenTile de los paneles AMOLED ya que el patrón PenTile produce un efecto de zigzagueo en las líneas rectas que es perceptible a simple vista si la resolución no es lo suficientemente elevada. En este caso la resolución es tan elevada que el efecto no es visible.

analisis-google-pixel-xl-teknofilo-12
Matriz PenTile del panel AMOLED del Pixel XL

 

Para analizar la calidad de la pantalla hemos realizado diversas pruebas con el software profesional CalMAN Ultimate y un colorímetro X-Rite i1Display Pro.

Como es bien sabido, los paneles AMOLED suelen tener un nivel de brillo máximo inferior al de los paneles LCD. En el caso del Pixel XL, el brillo máximo de la pantalla es correcto pero no espectacular, ya que se encuentra alrededor de los 415 nits según nuestras propias mediciones.

Este valor es similar al del OnePlus 3 (413 nits, AMOLED) pero se encuentra algo por debajo de algunos smartphones de gama alta que hemos probado como el Moto Z Play (493 nits, AMOLED), el Galaxy S7 edge (521 nits, AMOLED), el iPhone 7 (623 nits, LCD) o el LG G5 (850 nits, LCD).

Mientras que algunos teléfonos son capaces de incrementar el brillo más allá de su valor máximo habitual de manera puntual cuando están a plena luz del día (por ejemplo, el LG G5), el Pixel XL no ofrece esta funcionalidad.

[show-rjqc id=»116″]

 

La gama de colores del panel del Pixel XL es excelente para un panel LCD ya que cubre un 144% del espacio de color sRGB.

Sin embargo, tratándose de un teléfono de gama alta, el error medio en la fidelidad de los colores podría ser mejor ya que el valor medio Delta E es de 6,2 dE (un valor por debajo de 4 dE se considera excelente y por encima de 9 dE se considera inaceptable). El error máximo es 14,7 dE, un valor bastante elevado que se da en el color rojo. A modo de ejemplo, el iPhone 7 Plus obtiene un valor medio Delta E de 1.5 y un valor máximo de 3.6.

Google parece utilizar un gamut de color que está fuera del estándar sRGB – probablemente NTSC, ya que en la hoja de características se anuncia con orgullo que cubre un 100% de dicho gamut. Dado que Android no cuenta con una buena gestión del color, el resultado es que los colores se muestran demasiado saturados.

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, el gamut sRGB es el estándar que se utiliza en la web y, en general, en el mundo de la informática, por lo que las pantallas de los smartphones deberían estar calibradas bajo este gamut para mostrar los colores tal y como los idearon sus creadores.

De hecho, el OnePlus 3 fue muy criticado por utilizar el gamut NTSC, hasta el punto de que se vio obligado a lanzar una actualización para permitir la activación del modo SRGB. El Pixel XL incorpora una opción para activar el modo sRGB, pero está muy escondida ya que ha sido incluida dentro de las Opciones de desarrollo, que no son visibles para los usuarios corrientes.

 

El color blanco presenta una temperatura de color de 7.337ºK, bastante por encima del nivel de referencia de 6.500ºK, lo que indica que la pantalla posee un cierto tinte azulado. El valor de gamma resulta ser de 2.4, algo por encima del valor ideal de 2.2.

El color negro es extremadamente profundo ya que nuestro colorímetro ha sido incapaz de medir ningún nivel de brillo. Esto hace que, en teoría, el contraste del Pixel XL sea infinito – Google habla de 100.000:1 en su página web.

Los ángulos de visión son amplios y los colores no se ven alterados al observar la pantalla desde un lado, y el brillo se reduce solo ligeramente. De hecho, Google afirma que la pantalla pierde menos de un 40% el brill al ser observada desde un ángulo de 30 grados.

analisis-google-pixel-xl-teknofilo-13

Ir a página