Quitar este panel

Samsung Galaxy Watch5: Análisis a fondo y opinión

🎁 ¡Black Friday! Claves para siempre de Windows 10 por 13€ y Office por 23€ [ Más info ]

¿No tienes tiempo de leer el análisis completo? Dirígete a la sección de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos me ha gustado del Samsung Galaxy Watch5.

En verano, Samsung presentó sus nuevos relojes inteligentes Galaxy Watch5 y Galaxy Watch5 Pro. Los nuevos modelos llegan con mejoras en resistencia, monitorización de la salud y autonomía.

El Samsung Galaxy Watch5 Pro es el modelo más avanzado, mientras que el Watch5 ofrece un precio más asequible y está disponible en dos tamaños de caja: 40 y 44 mm. Posee una pantalla Super AMOLED de 1.2″ / 1.4″, procesador Exynos W920, 1.5 GB de RAM, 16 GB de almacenamiento, batería de 284 / 410 mAh y resistencia al agua IP68.

El Samsung Galaxy Watch5 con cajas de 40 / 44 mm está disponible por 299€ / 329€ para la versión Bluetooth y desde 349€ / 379€ para el modelo LTE.

He tenido oportunidad de utilizar el Samsung Galaxy Watch5 de 44 mm durante algunas semanas y, a continuación, os traigo mis impresiones.

Diseño y construcción

El Samsung Galaxy Watch5 ofrece un diseño elegante y sofisticado. Posee una esfera circular con una pantalla de 1.2″ (30,4 mm) o 1.4″ (34,6 mm) totalmente plana en función de la variante que escojamos: 40 o 44 mm.

El Samsung Galaxy Watch5 está disponible en opciones de color: Graphite, Pink Gold y Silver para el modelo de 40 mm, y Graphite, Sapphire y Silver para el modelo de 44 mm. Su pantalla está protegida por cristal de zafiro, que es un 60 por ciento más resistente que el Galaxy Watch4 frente a arañazos.

 

Si escoges una esfera con fondo negro, el frontal parecerá que es todo pantalla, pero si optas por una colorida, en seguida apreciarás que existe un marco negro rodeando la pantalla. No es excesivamente ancha, pero se deja ver.

El Galaxy Watch5 no es un reloj excesivamente voluminoso, especialmente si lo comparas con el Watch5 Pro.

Tras el lanzamiento de los relojes, hubo un cierto revuelo al respecto a su grosor. Aunque Samsung indica en la hoja de especificaciones que mide 9,8 mm, la realidad es que el grosor total ronda los 14 mm. Al parecer, Samsung no incluye la parte trasera de los relojes en las dimensiones, sino únicamente el borde lateral del reloj 🤷🏻‍♂️.

Aunque a mí no me molesta para dormir, hay quienes lo pueden encontrar demasiado grande para llevarlo puesto en la cama, por lo que no aprovecharán la funcionalidad de monitorización de sueño y detección de ronquidos que incorpora Samsung.

  Galaxy Watch5 Galaxy Watch5 Pro
Material y color

Cuerpo de Armour Aluminium con la correa Sport Band

– 44 mm: Graphite, Sapphire, Silver
– 40 mm: Graphite, Pink Gold, Silver

Cuerpo de titanio con la correa D-Buckle Sport Band

– Black Titanium, Gray Titanium

Dimensiones
y peso
– 44 mm: 43,3 × 44,4 × 9,8 mm, 33,5 g
– 40 mm: 39,3 × 40,4 × 9,8 mm, 28,7 g
45,4 × 45,4 × 10,5 mm, 46,5 g

 

El Galaxy Watch5 está construido en aluminio, mientras que los modelos Watch5 Pro están fabricados en titanio, que es más resistente. Esto significa que el Watch 5 no resistirá tan bien los golpes accidentales.

El reloj cuenta con dos botones a uno de los lados:

  • Botón Inicio para volver fácilmente a la pantalla inicial. Además, puede configurarse para que al ser pulsado dos veces vaya a la app más reciente u otra de nuestra elección, y al mantenerse pulsado active Bixby, Google Assistant o el menú de apagado.
  • Botón Atrás para volver a la pantalla anterior o ver apps recientes, según como lo configuremos.

Si mantienes apretados a la vez los dos botones, accedes a una pantalla para apagar el reloj, activar el modo de alta sensibilidad (para uso del reloj con guantes) o realizar una llamada de emergencia.

 

Samsung ha dicho adiós definitivamente al bisel giratorio, por lo que la única forma de manejo del Galaxy Watch5 es mediante toques sobre la pantalla. El bisel giratorio físico era una de las funciones más apreciadas de los Galaxy Watch, ya que te permitía pasar de una pantalla a otra, ajustar los controles deslizantes y otras funciones sin necesidad de tocar la pantalla táctil.

Samsung descontinuó esta función en el Galaxy Watch4 haciendo que sólo estuviera disponible para el Galaxy Watch4 Classic, y ahora lo ha eliminado por completo. En su lugar, puedes simular este comportamiento rodeando la pantalla con el dedo, lo que proporciona una respuesta háptica que imita la sensación del bisel giratorio, pero no es lo mismo.

En la parte de atrás del reloj encontramos el sensor Samsung BioActive que mide todos los parámetros de nuestra salud.

 

El Samsung Galaxy Watch5 viene con una correa deportiva Sport Band con un cierre tradicional de hebilla y un buen número de orificios donde insertarla.

La correa deportiva está hecha de caucho de fluorocarbono y tiene 20 milímetros de ancho. Las correas son idénticas a las del Watch4 y, por tanto, son intercambiables. Gracias a unas pequeñas palancas situadas en las varillas de los muelles, el cambio también puede realizarse sin necesidad de herramientas.

Por último, otra de las características del Galaxy Watch5 es que cuenta con resistencia al agua 5 ATM / IP68, lo que significa que puedes utilizarlo para hacer natación ya que resiste inmersiones hasta 50 metros.

Ahora bien, Samsung aclara que no es adecuado para buceo o actividades acuáticas que se realicen en alta presión.

Pantalla

El Samsung Galaxy Watch5 cuenta con una pantalla Super AMOLED circular con un diámetro de 1.2″ / 1.4″ según el tamaño de la caja. El panel posee una resolución de 396×365 / 450×450 píxeles, lo que le otorga una densidad de píxeles superior a 300 ppp.

La matriz de la pantalla AMOLED es de tipo PenTile, lo que significa que los sub-píxeles no están colocados de forma convencional RGB, sino que están dispuestos en un patrón geométrico con distintos tamaños. Aunque esto significa que la resolución efectiva es menor, en la práctica esto apenas se aprecia gracias a la distancia a la que solemos mirar el reloj.

 

La pantalla se ve muy nítida, como era de esperar gracias a su densidad de píxeles. Los píxeles individuales son indistinguibles y los ángulos de visión son lo suficientemente amplios para poder ver el reloj desde ángulos extremos, algo fundamental en un reloj.

Una ventaja del Galaxy Watch5 es que cuenta con un modo Pantalla Siempre Activa que mantiene la esfera visible en todo momento, con un brillo atenuado, mientras llevas el reloj puesto. Además, la pantalla no se limita a mostrar imágenes en blanco y negro, sino que también hace uso de color.

 

El Samsung Galaxy Watch5 incorpora un sensor de luminosidad que está integrado bajo la pantalla, por lo que resulta imposible verlo a simple vista.

Para evaluar la calidad de la pantalla del Galaxy Watch5, he utilizado un colorímetro X-Rite y el software Calman Ultimate.

Según mis propias mediciones, el brillo máximo en situación normal es 568 nits, pero cuando el reloj detecta que estamos bajo la luz del sol, se activa un modo especial que aumenta el brillo hasta 843 nits. 

La pantalla posee una temperatura de color de 6.870ºK, por lo que presenta un cierto tinte de color azulado, aunque no muy marcado.

La calidad de la imagen es buena y está en línea con lo que cabe esperar en las pantallas Super AMOLED: color negro profundo, contraste elevado y unos colores vibrantes.

 

El reloj reconoce automáticamente el gesto de girar la muñeca para encender la pantalla por completo. El gesto funciona bien aunque, de vez en cuando, la pantalla se enciende accidentalmente. También es posible iluminar la pantalla con un toque sobre la misma si activamos este otro gesto.

Si entramos en un cine o en otro lugar donde no queremos que el reloj nos interrumpa, podemos activar el modo Cine que desactiva la vibración y mantiene la pantalla apagada durante el tiempo que especifiquemos. Lo mismo ocurre cuando nos vamos a dormir, que podemos activar el modo Sueño para no vibre ni nos despierte la luz de la pantalla.

Procesador, almacenamiento, conectividad y batería

El Samsung Galaxy Watch5 cuenta con un procesador Exynos W920, un chip que fue presentado en agosto de 2021 como el primer chip de 5 nm para wearables y que ya debutó con el Galaxy Watch4.

El Exynos W920 incorpora dos núcleos Arm Cortex-A55 a 1.18GHz para un procesamiento de alto rendimiento y bajo consumo, y una GPU Arm Mali-G68.

Este procesador viene acompañado por 1.5 GB de memoria RAM y 16 GB de almacenamiento interno para música, aplicaciones, etc. De nuevo, sin cambios respecto al Galaxy Watch4.

El rendimiento del reloj es excelente. No he notado ningún retardo a la hora de moverme por la interfaz. Al abrir algunas apps, tienes que esperar alrededor de un segundo antes de utilizarlas, pero lo mismo ocurre con los smartphones, así que no deberías preocuparte por este punto.

 

El Samsung Galaxy Watch5 cuenta con GPS/Glonass/Beidou/Galileo, por lo que podemos utilizar el reloj para salir a correr y hacer seguimiento de nuestras rutas sin necesidad de llevar un smartphone a cuestas. Además, también permite navegación por mapas para poder llegar a nuestro destino con ayuda del reloj.

El reloj se conecta normalmente al teléfono mediante Bluetooth 5.2 y posee conectividad WiFi 802.11a/b/g/n a 2.4 y 5 GHz, por lo que puede funcionar aún cuando el reloj está fuera del alcance por Bluetooth del teléfono. También posee una antena NFC que facilita los pagos móviles.

Además, puedes hacerte con una variante con conectividad celular LTE/4G gracias al uso de una tarjeta eSIM (SIM virtual). Esto permite salir de casa con el reloj y seguir conectado a pesar de que te dejes el teléfono en casa.

 

El Samsung Galaxy Watch5 posee una batería de 284 / 410 mAh (40 / 44 mm), que queda lejos de los 590 mAh que encontramos en el modelo Watch4 Pro de 44 mm. Según Samsung, estas baterías ofrecen hasta 40 horas de uso típico, lo mismo que el Galaxy Watch4 y la mitad que el Galaxy Watch4 Pro.

En mi uso diario, el Galaxy Watch5 ha aguantado un poco más de 24 horas completo con una sola carga con la funcionalidad Pantalla Siempre Activa encendida, el sensor de ritmo cardíaco activo, y monitorizando los ciclos del sueño y la saturación de oxígeno en sangre por la noche.

Mi estilo de vida no es muy activo, por lo que registrando sesiones de entreno y usando el GPS cabe esperar una autonomía más ajustada.

Cuando el reloj está en reposo, consume muy poca energía, pero cuando la pantalla se enciende, el cuerpo vibra o el reloj recibe notificaciones, el consumo aumenta. Si quieres aumentar la autonomía, te recomiendo que deshabilites la Pantalla Siempre Activa, ya que consume bastante batería.

El Samsung Galaxy Watch5 cuenta con un modo de ahorro de energía para extender la autonomía del reloj cuando esté cerca de agotarse la batería.

Este modo desactiva la Pantalla Siempre Activa, desactiva WiFi, limita la velocidad de la CPU, reduce el brillo en un 10%, limita el uso de la red en segundo plano, limita la comprobación de ubicación en segundo plano, limita la sincronización en segundo plano, reduce los tiempos de espera a 15 segundos, y desactiva los gestos de activación.

También hay un modo Solo reloj para que la batería dure aún más. Este modo desactiva todo excepto la esfera de reloj cuando pulsas el botón de Inicio.

 

La carga se realiza a través de tecnología inalámbrica, que permite cargar de 0% a 100% en 1 hora y 5 minutos. Es un tiempo bastante bueno para tratarse de un reloj y, además, soporta carga rápida, por lo que en solo 30 minutos obtienes alrededor de un 45% de carga.

Si dispones de un smartphone Samsung reciente, también puedes cargar el reloj apoyándolo sobre la espalda del teléfono si cuenta con carga inalámbrica inversa. Ahora bien, en mi opinión es un sistema de carga muy engorroso porque te deja el móvil inutilizado y además se puede desalinear con facilidad, y deja de cargar.

Conexión del reloj al smartphone

El Samsung Galaxy Watch5 puede recibir notificaciones de dos formas distintas: mediante una conexión Bluetooth a nuestro teléfono móvil o mediante una conexión directa por WiFi/4G a Internet.

La forma más habitual (y que menos batería consume) de utilizar el Galaxy Watch5 es emparejarlo mediante Bluetooth con nuestro teléfono móvil Android. El teléfono móvil envía las notificaciones al reloj, y ambos dispositivos tienen que estar cerca, a una distancia de unos metros, como cualquier conexión Bluetooth.

La segunda forma de conexión es mediante WiFi/4G y, en este caso, el reloj puede estar en una ubicación diferente al teléfono. Para ello, es necesario que el teléfono tenga una conexión activa a Internet, bien sea mediante WiFi o mediante una conexión celular, y que esté activada la opción Ajustes del reloj > Funciones avanzadas > Conexión remota de la app Galaxy Wearable del teléfono.

Con esta opción activa, el reloj puede seguir mostrando las notificaciones, mensajes y correo electrónico, y puede ser localizado mediante la funcionalidad Buscar. También es posible activar la recepción de llamadas en el propio reloj.

 

Por último, merece la pena mencionar que el Samsung Galaxy Watch5 no es compatible con el iPhone. Esto no es una gran pérdida ya que, en mi opinión, los usuarios de iPhone tienen en el Apple Watch su mejor aliado.

Tampoco es compatible con teléfonos que carezcan de los servicios de Google (sí, Huawei, te estamos mirando a ti).

Aplicación Galaxy Wearable

Toda la configuración del reloj se puede realizar a través de la aplicación Galaxy Wearable que debemos descargar en el teléfono móvil desde Play Store, a no ser que tengamos un teléfono Samsung en el que venga pre-instalada.

La aplicación Galaxy Wearable es compatible con cualquier teléfono que corra Android 6 (o superior) y cuente con al menos 1.5 GB de RAM así que, en la práctica, es compatible con casi todos los smartphones del mercado.

Con la aplicación Galaxy Wearable podemos emparejar mediante Bluetooth nuestro teléfono con el Galaxy Watch5. Además, ofrece varias opciones de aplicaciones y ajustes, como veremos a continuación.

En mi caso, he probado el Galaxy Watch5 con un Xiaomi 12T Pro, así que el proceso de configuración ha sido algo más complicado que con un smartphone Samsung, ya que es necesario instalar varias apps y servicios, pero

Una de las cosas que podemos hacer con la aplicación Samsung Galaxy Wearable es seleccionar esferas de reloj.

La aplicación ofrece más de 50 esferas preestablecidas: 8 clásicas, 6 sencillas, 6 básicas, 15 gráficas, 10 informativas, y 6 de salud.

También puedes descargar esferas adicionales, algunas con coste, desde la Galaxy Store. Existen estilos de reloj para todos los gustos: digitales, analógicos, modernos, clásicos, para deportistas, para viajeros, etc.

Algunas esferas admiten ser personalizadas para cambiar el fondo, la fuente, el color y las complicaciones, que son pulsables.

Los datos de las complicaciones se obtienen mediante las APIs nativas del reloj e incluyen información como el nivel de batería, el próximo evento en la agenda, la actividad diaria, la frecuencia cardíaca, el nivel de estrés, accesos directos a ejercicios y otras. Ahora bien, no todas las esferas admiten todas las complicaciones.

Una de las esferas más curiosas es la esfera de tu Animoji, que hace muecas cada vez que desbloqueas el reloj y, si tienes una notificación pendiente de leer, señala con el dedo el punto naranja que te avisa de que tienes una notificación sin leer.

 

Desde la aplicación Samsung Galaxy Wearable, podemos seleccionar las apps cuyas notificaciones se mostrarán en el reloj.

Además, tenemos opciones para silenciar notificaciones en el teléfono mientras llevas puesto el reloj, silenciar notificaciones en reloj mientras usas el teléfono, mostrar un indicador de notificaciones no leídas en la esfera de reloj, leer en alto las notificaciones cuando los auriculares están conectados, encender la pantalla cuando se recibe una notificación y activar las notificaciones automáticamente para las apps recién instaladas.

Hablando de aplicaciones, desde Galaxy Wearable podemos escoger el orden en el que aparecen las aplicaciones y tarjetas en el reloj y configurar los ajustes de las Bixby, El tiempo, Grabadora de voz, Samsung Pay y Teléfono.

 

La aplicación Samsung Galaxy Wearable ofrece la posibilidad de preparar plantillas de respuestas rápidas de texto, configurar una solicitud de auxilio al pulsar tres veces sobre el botón Inicio o si detecta una caída fuerte, y buscar el reloj desde el teléfono si no sabemos dónde lo hemos dejado.

También podemos personalizar qué ocurre al pulsar dos veces el botón de Inicio (por defecto, ir a la app más reciente, pero puedes elegir otra) o mantener pulsado el botón de Inicio (activar Bixby, Google Assistant o menú de apagado), así como al realizar una pulsación corta sobre el botón Atrás (ir a la pantalla anterior o ver apps recientes).

Otra función útil es el uso de gestos con la muñeca. Es posible sacudir el brazo dos veces para responder llamadas y girar la muñeca dos veces para descartar alarmas o rechazar llamadas entrantes.

Como novedad, ahora es posible activar rápidamente una app o función del reloj (abrir aplicaciones recientes, abrir lista de tipos de entrenamiento, activar la linterna o añadir recordatorio) al realizar el gesto de cerrar el puño y doblar la muñeca arriba y abajo como si estuvieras asintiendo con el puño dentro de los primeros 5 segundos después de que la pantalla se encienda.

Por último, con la app Galaxy Wearable podemos transferir contenido multimedia al Galaxy Watch5. Es posible enviar pistas de música y fotografías e incluso podemos configurar ciertas listas de reproducción y álbumes de fotos para que se sincronicen automáticamente de forma periódica. Para escuchar música, podemos hacerlo con el propio altavoz del reloj o, mucho mejor, a través de unos auriculares Bluetooth.

Interfaz y funcionalidades básicas

El Samsung Galaxy Watch5 corre Wear OS Powered by Samsung, que se parece mucho al sistema operativo Tizen que encontramos en modelos más antiguos de la marca.

Por defecto, al encender el reloj muestra la esfera seleccionada, y si pulsamos sobre ella durante unos segundos podemos seleccionar cualquier otra esfera. El reloj puede almacenar un buen número de esferas, así que es sencillo cambiar entre una esfera y otra.

Durante el uso normal del reloj, cuando llega una notificación, el teléfono, vibra y la pantalla se enciende (opcionalmente) para mostrar información sobre la notificación. Si hacemos scroll sobre la pantalla podemos leer la notificación completa y, en la parte inferior, tenemos la posibilidad de aplazarla, bloquear notificaciones o borrarla.

Si descartamos una notificación en el reloj, esta desaparecerá también en el teléfono. Durante el uso normal del reloj, si arrastramos la pantalla de inicio del reloj a la derecha, accedemos a una vista con las notificaciones pendientes de leer.

El reloj permite interactuar con algunas notificaciones. Por ejemplo, si recibimos un mensaje de Gmail, podemos archivarlo, borrarlo, o incluso responder desde el propio reloj con respuestas predefinidas y emojis, o escribir una respuesta nueva mediante el teclado que incorpora o a través de dictado por voz.

El Galaxy Watch5 permite introducir texto a través de un teclado diminuto. Obviamente teclear en una pantalla tan pequeña no es sencillo, pero no se cometen tantos errores como pudieras pensar en un principio.

 

Al arrastrar la pantalla principal a la izquierda o girar el bisel a la derecha accedemos a las tarjetas. Podemos seleccionar cualesquiera de las siguientes tarjetas:

  • Actividad diaria
  • Agua
  • Alarma
  • Calendario
  • Comida
  • Composición corporal
  • Contactos
  • Controlador de auriculares
  • Controlador multimedia
  • ECG
  • El tiempo
  • Estrés
  • Frecuencia cardíaca
  • Multiejercicio
  • Oxígeno en sangre
  • Pasos
  • Recordatorios
  • Reloj mundial
  • Resumen de salud
  • Retos
  • Ruta
  • Salud mujer
  • Sueño
  • Tensión arterial

 

Si arrastramos la pantalla de arriba a abajo en la pantalla de Inicio, accedemos al panel rápido donde podemos encontrar accesos rápidos a ciertos ajustes como:

  • Ahorro de energía
  • Ajustes
  • Always On Display
  • Audio Bluetoth
  • Apagar
  • Bloqueo de agua
  • Brillo
  • Buscar mi teléfono
  • Datos móviles
  • Hora de acostarse
  • Linterna
  • Modo avión
  • Modo de sonido
  • Modo Cine
  • NFC
  • No molestar
  • Sensibilidad táctil
  • Ubicación
  • Volumen
  • WiFi

Además, podemos ver el nivel de batería restante y el tipo de conexión activa con el teléfono: Bluetooth, WiFi o LTE/4G. La fecha aparece momentáneamente en la parte inferior.

 

El Galaxy Watch5 también resulta útil para no perder llamadas. Si recibimos una llamada, el reloj vibra y en la pantalla vemos el nombre de la persona que está llamando. Desde el propio reloj podemos aceptar la llamada usando el altavoz/micrófono integrado o unos auriculares Bluetooth.

Aplicaciones

Si arrastramos la pantalla hacia arriba, accedemos a todas las aplicaciones que están instaladas en el reloj:

  • Ajustes
  • Alarma
  • Asistente
  • Bixby
  • Brújula
  • Buscar mi teléfono
  • Calculadora
  • Calendario
  • Contactos
  • Controlador de cámara
  • Controlador multimedia
  • Cronómetro
  • Cuenta atrás
  • El tiempo
  • Galería
  • Google Maps
  • Grabadora de voz
  • Internet
  • Maps
  • Mensajes
  • Mensajes (Samsung)
  • Música
  • Outlook
  • Play Store
  • Reloj mundial
  • Reminder
  • Samsung Global Goals
  • Samsung Health
  • Samsung Health Monitor
  • Samsung Pay
  • Teléfono

La funcionalidad Bixby integrada permite pedir información y dar órdenes al reloj en español con la voz con solo decir «Hi Bixby». Por ejemplo, podemos preguntarle «cuál es mi ritmo cardíaco», «cuántos pasos he andado hoy», «llama a Juan», «qué tiempo hace en Madrid hoy» y más.

Aunque el Samsung Galaxy Watch5 también soporta Google Assistant, lamentablemente al tratar de activarlo indica que el idioma (español de España) no está soportado en el reloj.


👉🏻 Truco: Algunos usuarios han descubierto que, si cambias el idioma de Google Assistant en tu teléfono a «Español (Estados Unidos)», te dejará activar Google Assistant en el reloj en dicho idioma. Después, basta con volver a los ajustes de tu teléfono, elegir «Español (España)» y seguirá funcionando.


Además de las apps que llegan pre-instaladas, podemos descargar nuevas aplicaciones desde la Play Store de Google, utilizando el propio reloj. Una de las descargas obligadas si eres usuario de Spotify, es su app para Wear OS, que permite escuchar canciones sin necesidad de estar conectado al teléfono.

 

Si estás acostumbrado a pagar con el móvil con Samsung Wallet o Google Wallet, te alegrará saber que el reloj tiene soporte para ambas formas de pago, por lo que podrás pagar con solo acercar el reloj al terminal de pago.

Ahora bien, el atajo para pagar manteniendo el botón inferior apretado solo activa Samsung Pay, por lo que para pagar con Google Wallet debes abrir la app manualmente. Como alternativa, puedes asociar la pulsación doble del botón de Inicio a la app Google Wallet y así ahorrar tiempo.

Otro inconveniente de activar los pagos desde el reloj es que obliga a poner un código PIN o patrón de desbloqueo al reloj, que debes introducir cada vez que te colocas el reloj en la muñeca. La interfaz para introducir el PIN o el patrón no es muy cómodo debido a su pequeño tamaño. Otros relojes, como el Apple Watch, permiten saltarse este paso si desbloqueas el teléfono teniendo el reloj en la muñeca.

El Galaxy Watch5 llega con Google Maps, que muestra instrucciones en la pantalla para que llegues a tu destino.

 

El seguimiento de la actividad física es uno de los aspectos más destacables de este reloj, gracias a la app Samsung Health integrada en el propio Galaxy Watch5.

El reloj es capaz de monitorizar los pasos y las sesiones de running, las calorías, el ritmo cardíaco, el nivel de saturación de oxígeno, las horas de sueño, el nivel de estrés, el ciclo menstrual, y la ingesta de café y agua si te molestas en introducirlos. Además, es capaz de detectar caídas fuertes.

A la hora de monitorizar el sueño, el Galaxy Watch5 registra tus ciclos REM, tu fase de sueño profundo y el tiempo total de sueño, midiendo y puntuando el tiempo que pasas durmiendo y ayudándote a mejorar la calidad de tu descanso.

Durante el sueño, el reloj puede monitorizar el nivel de oxígeno en sangre, e informarte sobre durante cuánto tiempo se ha mantenido por encima del 90%. También es posible realizar una medición manual de este parámetro durante el día.

El reloj es capaz de capturar información de ronquidos. Para ello, debes colocar el teléfono sobre una superficie estable junto a tu cabeza como, por ejemplo, una mesilla de noche, con la parte inferior del teléfono mirando hacia ti. Cuando el reloj detecta que estás dormido, el micrófono del teléfono escuchará si roncas y lo grabará si has activado la grabación de audio.

 

Lo que se echa en falta es un despertador inteligente que ajuste la hora de despertar a la fase de sueño ligero, para que nos despertemos menos cansados.

El Galaxy Watch5 detecta automáticamente si sufres una fuerte caída gracias a su acelerómetro y comienza a sonar durante 60 segundos. Si no respondes, envía un mensaje de socorro a tu contacto de emergencia con tu ubicación y una grabación del sonido ambiente de 5 segundos. También tienes la opción de llamar a Emergencias si te caes.

El Galaxy Watch5 puede controlar tu tensión arterial a través de la aplicación Samsung Health sin tener que usar continuamente un tensiómetro.

Antes de usar esta función por primera vez, tienes que calibrarla con un tensiómetro (y repetir la calibración cada 4 semanas), y luego los sensores miden la presión a través de un análisis de las ondas de tu pulso mientras usas el reloj.

 

Samsung ha incorporado la capacidad de tomar un ECG manteniendo pulsado el botón superior durante 30 segundos. Este ECG sobre la marcha es capaz de detectar fibrilación auricular (Afib) y muestra las mediciones de forma sencilla. Es posible exportar el ECG a un PDF si, por ejemplo, quieres compartirlo con tu médico.

Una de las funcionalidades que trae el Galaxy Watch5 es que puede medir cómodamente la composición corporal: porcentaje de grasa corporal, masa muscular, masa grasa, agua corporal e IMC (Índice de Masa Corporal).

Para realizar la medición, debes subirte el reloj un poco en la muñeca, poner los dedos corazón y anular en los botones y esperar 15 segundos a que se realice la medición.

Para obtener los mejores resultados, es importante que realices la medición sobre la misma hora cada día, con el estómago y la vejiga vacía, y nunca justo después de hacer ejercicio, ducharte, salir de la sauna o cualquier otra actividad que pueda aumentar su temperatura.

 

A la hora de monitorizar los entrenamientos, el reloj es capaz de detectar automáticamente que estás haciendo un entreno tras varios minutos de actividad física de intensidad media o alta, y registra información como el tipo, la duración y las calorías quemadas. Cuando dejas de hacer ejercicio durante más de un minuto, el reloj reconoce automáticamente que te has detenido y desactiva esa función.

De los alrededor de 90 tipos de ejercicios que es capaz de monitorizar, solo algunos de ellos pueden ser objeto de medición automática. También es posible iniciar manualmente sesiones de ejercicio. Por ejemplo, si salimos a correr podemos activar una sesión de running y, gracias al GPS, el reloj medirá la distancia que has recorrido y la ruta seguida.

El reloj informa sobre la velocidad a la que desciende tu frecuencia cardíaca cuando terminas de hacer ejercicio. Cuanto menos tarde la frecuencia cardíaca en volver al ritmo en reposo, mejor será tu forma física.

 

Mientras que el Samsung Galaxy Watch5 Pro permite importar rutas en formato GPX para seguir ese camino, el Samsung Galaxy Watch5 no ofrece esta funcionalidad.

El reloj puede llevar a cabo una monitorización continua de tu nivel de estrés y, si necesitas relajarte, puedes realizar sesiones de respiración.

Como novedad, el Samsung Galaxy Watch 5 puede medir las variaciones de tu temperatura, aunque lamentablemente no es capaz de hacerlo, todavía. Samsung ha incluido un sensor de temperatura de la piel en el reloj, pero todavía no puede ser usado.

Samsung no ha explicado a qué se debe el retraso, pero cabe esperar que sea un tema regulatorio, ya que, en algunas regiones, Samsung necesita obtener aprobación para lanzar algunas funciones relacionadas con la salud.

Los datos recopilados por Samsung Health se sincronizan con la app del teléfono, desde donde podemos acceder cómodamente a toda la información. También puedes sincronizar los datos de Samsung Health con algunos servicios de salud como Strava y Technogym, y es posible instalar Google Fit en el reloj para recoger los datos de salud en la app de Google.

Samsung ha incluido más de 120 programas de ejercicio en casa entre los que elegir con vídeos que puedes ver en el teléfono a la vez que el reloj monitoriza tu actividad y te guía. Existen programas para fortalecer los abdominales, quemar calorías, entrenamiento a intervalos de alta intensidad, etc.

 

Y si necesitas de tus familiares y amigos para motivarte, puedes retarles a una competición a través de un tablón de mensajes en directo. Los retos incluyen insignias conmemorativas y un sistema de puntos para que el ejercicio sea más motivador.

Antes de terminar el apartado de salud, conviene saber que el Galaxy Watch5 funciona con cualquier teléfono Android para monitorizar la frecuencia cardíaca, la composición corporal, los niveles de oxígeno en sangre, hacer seguimiento del sueño y medir el estrés.

Sin embargo, el registro del ECG y la presión arterial sólo funcionará con un smartphone Galaxy con la aplicación Health Monitor instalada desde la tienda Galaxy.

 

Es posible utilizar el reloj para controlar la reproducción de música en nuestro teléfono, así como aquellas canciones que tengamos almacenadas localmente en nuestro reloj si, por ejemplo, salimos a correr y dejamos el teléfono en casa.

Si eres usuario de Spotify, te alegrará saber que la app Spotify está disponible en el Galaxy Watch5 y nos permite disfrutar de música offline, siempre que tengas una cuenta premium.

La principal asignatura pendiente de Wear OS frente a watchOS de Apple es la disponibilidad de aplicaciones. Muchos desarrolladores no crean apps para Wear OS o, incluso, las «matan» al cabo de un tiempo, como ocurrió con Telegram, que dejó de estar disponible en la Play Store.

Muchas aplicaciones de terceros siguen sin estar disponibles en Wear OS, incluso un año después de que Google y Samsung trabajaran para revitalizarlo. Se echan de menos clientes de aplicaciones de mensajería, podcasts, hogar inteligente, etc.

Precio

El Samsung Galaxy Watch5 con cajas de 40 / 44 mm está disponible por 299€ / 329€ para la versión Bluetooth y desde 349€ / 379€ para el modelo LTE.

También puedes diseñar tu propio reloj seleccionando el modelo, el tamaño, el color y la correa, con hasta 1.032 combinaciones únicas, en el estudio Galaxy Watch5 Bespoke Studio en Samsung.com.

Otra opción interesante es el Samsung Galaxy Watch5 Pro (🛒 469€), un modelo nuevo que ofrece un cuerpo de titanio más resistente, una batería de 80 horas de duración y funciones específicas para deportes al aire libre, como la importación de rutas o la navegación de vuelta.

 

No olvides que en Amazon España puedes encontrar habitualmente el Galaxy Watch5 a precios inferiores.

Conclusiones

El Samsung Galaxy Watch5 es un reloj atractivo, construido con una caja de aluminio que alberga una pantalla circular rodeada por un bisel que queda en el mismo plano. El cristal que recubre la pantalla es de zafiro, por lo que es difícil que se raye con el uso.

El reloj no es excesivamente voluminoso ni pesado, y está disponible en dos tamaños de 40 y 44 mm. Su cuerpo tiene un grosor de 9,8 mm (según Samsung, ya que realmente ronda los 14 mm si incluimos la protuberancia inferior que alberga los sensores) y un peso de 29 / 33 gramos según el tamaño.

Samsung ha incluido una correa deportiva con un mecanismo de cierre con hebilla, que resulta cómodo de ajustar y ofrece múltiples niveles de sujeción para adaptarse a distintos tamaños de muñeca.

El Samsung Galaxy Watch5 está completamente sellado y ofrece resistencia al agua 5 ATM, por lo que podemos utilizarlo para nuestras sesiones de natación (aunque no para buceo).

 

La pantalla del Samsung Galaxy Watch5 es excelente, con un brillo máximo de más de 800 nits que asegura una buena visibilidad bajo la luz del sol. El panel Super AMOLED ofrece negros profundos, colores vivos y ángulos de visión amplios. Además, la interfaz de usuario ha sido diseñada pensando en esta pantalla, por lo que predominan los colores vivos y los fondos oscuros para ahorrar batería (y disimular el marco que rodea la pantalla).

Samsung ofrece la posibilidad de que la pantalla permanezca siempre encendida, con un nivel de brillo tenue y una interfaz simplificada para consumir poca energía, pero mostrando información relevante incluso a color. También posee un sensor de iluminación que ajusta el brillo de la pantalla a la luz ambiente.

En cuanto al hardware, el Samsung Galaxy Watch5 no presenta cambios respecto a su antecesor. Cuenta con un procesador Exynos W920 de 5 nm, 1.5 GB de RAM y 16 GB de almacenamiento. Este chip es perfectamente capaz de mover la interfaz y las apps con fluidez. En el uso diario, no he experimentado parones ni problemas de apps que se cierren en segundo plano.

 

El Samsung Galaxy Watch5 cuenta con una batería de 284 / 410 mAh que, según Samsung, ofrece una autonomía de hasta 40 horas. En mi experiencia, con la pantalla siempre encendida y casi todas las funciones de monitorización de salud activas, puede aguantar alrededor de 1 día completo con una carga, que está bien pero no puede competir con pulseras de actividad (con menos funcionalidades, eso sí) o algunos otros relojes.

En cualquier caso, todo depende del uso que hagas de las funciones que más batería consumen: pantalla siempre activa, seguimiento de actividad física y ritmo cardíaco, notificaciones, reproducción de música, GPS, etc. Por suerte, incorpora un modo de ahorro de energía para extender la duración de la batería si en algún momento lo necesitas.

La carga se realiza a través de una base propietaria y lleva alrededor de 1 hora y 5 minutos, pero en solo 30 minutos consigues 45% de carga. Si tienes un smartphone Galaxy de gama alta, puedes cargarlo sobre su espalda gracias a su funcionalidad PowerShare, aunque no es una opción muy cómoda.

El Samsung Galaxy Watch5 corre Wear OS Powered by Samsung, la última versión del sistema operativo móvil de Google que ha sido desarrollado conjuntamente con Samsung. Es compatible con smartphones Android pero no con el iPhone.

 

Las notificaciones que llegan al teléfono se muestran en la pantalla del Galaxy Watch5 y, en algunos casos, es posible interactuar con ellas desde el reloj — por ejemplo, para borrar o archivar un email que acabamos de recibir o incluso para responder utilizando respuestas predefinidas o el diminuto (pero funcional) teclado integrado en la pantalla.

Es posible configurar el reloj para que reciba notificaciones incluso si no está conectado por Bluetooth sino mediante WiFi, incluso aunque sean distintas redes. También hay una variante con conectividad celular 4G/LTE que permite estar conectado en todo momento.

Samsung ha incluido Bixby como asistente de voz, que puede ser invocado rápidamente con solo mantener pulsado el botón de Inicio. Por el momento, no se puede configurar Google Assistant en español (aunque, como hemos contado en al análisis, existe un truco para hacerlo).

El Galaxy Watch5 incorpora un buen número de aplicaciones de serie para realizar llamadas desde el reloj, enviar mensajes de texto, escuchar música con YouTube Music (incluso en local sin conexión al teléfono), establecer alarmas, realizar pagos con Samsung Pay, navegar con Google Maps, consultar el correo electrónico con Outlook, etc.

Además, podemos instalar otras apps desde Play Store, como Spotify para escuchar música incluso en local sin conexión al teléfono, Google Wallet para realizar pagos desde el reloj (aunque tendrás que abrir la app manualmente ya que el atajo de mantener pulsado el botón inferior pulsado solo activa Samsung Pay), o Google Fit para permite registrar tu actividad física en la app de Google.

 

Los más deportistas apreciarán la aplicación Samsung Health que hace uso de sensores como el ritmo cardíaco, el podómetro y el altímetro para medir más de 90 ejercicios diferentes, incluso detectando su inicio de forma automática en algunos casos.

También cuenta con GPS integrado que mide distancias y registra nuestras rutas cuando salimos a correr sin necesidad de llevar el teléfono a cuestas.

Samsung ha incorporado un gran número de sensores para monitorizar el ritmo cardíaco, tomar un ECG (solo disponible con smartphones Galaxy), medir la tensión arterial (solo disponible con smartphones Galaxy), medir el nivel de saturación de oxígeno en sangre, medir el nivel de estrés, detectar caídas fuertes, monitorizar las horas y calidad del sueño. Incluso es posible grabar los ronquidos si colocas el teléfono a cargar en la mesilla de noche.

Aunque existe un nuevo sensor de temperatura en el reloj, Samsung todavía no lo ha habilitado, por lo que no sabemos exactamente qué funcionalidades traerá.

 

Otra funcionalidad interesante de salud es la posibilidad de medir la composición corporal: porcentaje de grasa corporal, masa muscular, masa grasa, agua corporal e IMC (Índice de Masa Corporal). Para ello, debes colocar dos dedos sobre los botones laterales y esperar 15 segundos hasta que se miden estos parámetros.

El Galaxy Watch5 incluye entrenamientos guiados que puedes ver en tu smartphone o televisor (vía cast) de forma sincronizada con tu reloj. Mientras lo llevas a cabo, en el reloj puedes ver información útil y, por supuesto, al terminar, se guarda toda la información.

Samsung ofrece una gran cantidad de esferas, gratis y de pago, que puedes personalizar con complicaciones para tener siempre a mano la información que más te interese. Una de las más originales es la que utiliza tu propio Animoji.

 

En mi opinión, el Galaxy Watch5 es una excelente compra si andas buscando un reloj con un diseño atractivo para registrar tus entrenos al aire libre o en interior, monitorizar tu salud, realizar pagos móviles y escuchar música en cualquier momento.

Lo mejor:

  • Diseño resistente con una caja circular en aluminio y pantalla protegida con cristal de zafiro.
  • Pantalla circular con resolución elevada, brillo máximo alto, ángulos de visión amplios, negros profundos, colores vivos y un modo de pantalla siempre activa.
  • Dos botones físicos para navegar con comodidad por la interfaz.
  • Interfaz y apps que se mueven con fluidez gracias a un hardware potente: Exynos W920, 1.5GB de RAM y 16GB de almacenamiento.
  • Conectividad WiFi, Bluetooth 5.2 y, opcionalmente, conectividad celular LTE/4G.
  • Permite pago con Samsung Pay y Google Wallet (aunque el atajo de pagar con pulsación larga sobre el botón de inferior está reservado a Samsung Pay).
  • Altavoz y micrófono para realizar llamadas con el reloj en caso de necesidad.
  • Muchas apps pre-instaladas para cubrir las principales necesidades y posibilidad de instalar más desde Play Store.
  • Buena gestión de las notificaciones en el reloj.
  • Seguimiento de la salud con sensor de ritmo cardíaco integrado, sensor de ECG, sensor de saturación de oxígeno en sangre, monitorización del sueño, sensor de temperatura (aún por activar), detección de ronquidos, monitorización de estrés, medición de la composición corporal y detección de caídas fuertes.
  • Monitorización de más de 90 entrenos con GPS integrado para medir distancias y registrar rutas.
  • Entrenamientos guiados para mejorar la forma física, quemar calorías, etc.
  • Sumergible en agua hasta 50 metros.

Lo peor:

  • Google Assistant no está disponible en español (aunque hay un truco para activarlo) y tampoco está activo el sensor de temperatura corporal todavía.
  • Las funcionalidades de ECG y presión arterial exigen un smartphone Galaxy.
  • Autonomía algo escasa que obliga a cargarlo a diario.

Si te ha gustado el análisis, comparte el artículo en tus redes sociales. También puedes pulsar este botón:

💿 ¡Black Friday! ¡Office 2021 por 25,25€ y Windows 10 Pro por 6,12€ en Keysfan! [ Saber más ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
0%
Feliz
0%
Indiferente
0%
Triste
0%
Enfadado
0%
Aburrido
33%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
67%
Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario