Análisis del ZTE Blade V8 a fondo y opinión [REVIEW]


¡SORTEOS! Sorteamos dos smartphones Vernee [ Ver sorteos ]

Ir a página

¿No tienes tiempo de leer el análisis completo? Dirígete directamente a la sección de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos nos ha gustado del ZTE Blade V8.

El fabricante chino ZTE ha vuelto a entrar en la batalla de la gama media con un nuevo smartphone, el ZTE Blade V8, que podemos encontrar por 270 euros en la tienda oficial y algo menos, alrededor de 249 euros, en sitios online como Amazon.

El ZTE Blade V8 llega con algunas mejoras interesantes respecto a su predecesor ya que la resolución de la cámara frontal ha aumentado, la batería tiene mayor capacidad, el almacenamiento interno se ha incrementado y, sobre todo, incorpora una cámara dual capaz de tomar fotografías con bokeh (o, como se conoce comúnmente, modo Retrato). A todo esto hay que sumar un chip de audio que soporta sonido Dolby.

El ZTE Blade V8 cuenta con una pantalla de LCD IPS de 5.2″ con resolución Full HD, procesador Snapdragon 435 a 1.4GHz, 3GB de RAM, 32GB de almacenamiento, cámara trasera dual de 13MP+2MP, cámara frontal de 13MP, batería de 2730 mAh y Android Nougat.

Hemos tenido la oportunidad de utilizar el ZTE Blade V8 durante varias semanas, lo que nos ha permitido probar a fondo todas sus funcionalidades. A continuación os contamos nuestras impresiones al respecto.

Índice

 

Diseño y construcción

El ZTE Blade V8 cuenta con un cuerpo enteramente de aluminio, algo que se agradece dado que en esta gama de precios es habitual encontrar una mezcla de metal en el marco y plástico en la parte de atrás.

Su diseño es bicolor, con un frontal en color blanco o negro, y unos laterales y una cubierta trasera en alguno de los colores en los que se comercializa el teléfono: gris, dorado, plata o rosa.

En frontal es probablemente el lado más aburrido del ZTE Blade V8, ya que tiene un diseño genérico que podría corresponder a cualquier smartphone Android, salvo por el detalle de su gran cámara frontal.

Los marcos por encima y por debajo de la pantalla son bastante anchos, aunque esto es habitual en los smartphones de gama media.

Los marcos laterales no son especialmente estrechos, pero entran dentro de lo razonable. La parte frontal del teléfono está cubierta por cristal 2.5D que está redondeado en la zona cercana a los bordes.

ZTE ha abandonado su característico botón circular de Inicio, que se iluminaba para mostrar notificaciones pendientes. En su lugar, la compañía ha optado por un botón capacitivo con forma ovalada que integra el lector de huella dactilar, similar al que emplea Samsung en muchos modelos.

Este botón va un poco duro para mi gusto, ya que hay que ejercer más fuerza que en otros smartphones. A la izquierda y derecha de este botón encontramos los dos botones capacitivos de Atrás y Tareas, que se iluminan brevemente con un punto azul al pulsar alguno de los botones.

Aunque hay usuarios a los que no les importa que el lector de huella esté situado en la parte de atrás, personalmente me gusta que esté integrado en el botón de Inicio, ya que resulta mucho más fácil desbloquear el teléfono cuando está apoyado sobre una superficie como una mesa.

En la parte de atrás encontramos dos piezas en la parte superior e inferior que, aparentemente, están hechas de otro material pero imitan el acabado de la cubierta trasera de metal. Aunque no he encontrado información concluyente, me inclino a pensar que ambas piezas son de plástico para dejar pasar las ondas.

 

El cuerpo de aluminio del ZTE Blade V8 ofrece buenas sensaciones en la mano. El teléfono resulta cómodo de sostener en la mano ya que cuenta con bordes biselados, una parte de atrás ligeramente curvada y, además, no es demasiado ancho.

Ahora bien, el teléfono “baila” cuando lo intentamos manejar estando apoyado sobre una superficie plana. Creo que se debe a la cámara trasera, que sobresale de la superficie y hace que el teléfono no apoye por completo, aunque es posible que tampoco ayude la ligera curvatura de la parte de atrás.

A continuación vamos a examinar en detalle los elementos que encontramos en cada lado del teléfono.

La parte de delante del ZTE Blade V8 está ocupada principalmente por la pantalla, rodeada de un marco lateral a izquierda y derecha con un grosor medio. Encima y debajo de la pantalla encontramos unos espacios bastante amplios.

En la zona encima de la pantalla encontramos la cámara frontal, de gran tamaño, el altavoz del oído y los sensores habituales de proximidad y luminosidad.

En la parte inferior encontramos el botón físico de Inicio y, a izquierda y derecha, dos botones capacitivos invisibles para Atrás y Tareas que se en ocasiones se iluminan con un punto de color azul.

En nuestra opinión hubiera sido más acertado marcar estos botones con alguna marca que facilite al usuario saber exactamente dónde se encuentran ambos botones, ya que no es sencillo acertar a la primera al pulsarlos.

El ZTE Blade V8 integra un LED de notificaciones en el espacio destinado al auricular del oído, lo cual es un detalle que se agradece ya que cada vez hay menos smartphones que incorporen este elemento. Es posible activar el LED para mostrar el indicador de carga, batería baja, mensaje/llamada entrante y cualquier notificación.

En la parte de atrás encontramos, en la parte superior, el módulo con la cámara dual que está rodeado por un borde de color brillante.

Este módulo integra las dos lentes de la cámara dual, separadas un par de centímetros.

La cámara sobresale ligeramente de la superficie del teléfono, aunque el cristal que protege las lentes parece estar ligeramente hundido, lo que debería ayudar a que no se raye al apoyar el teléfono boca abajo.

Entre ambas lentes encontramos el flash LED, que no está entrado horizontalmente.

En la zona central, alineado al centro, encontramos el logotipo de ZTE en letras grandes plateadas.

Por último, en la parte inferior encontramos algunas inscripciones sobre certificaciones.

En el lateral derecho encontramos el botón de encendido, con cierta textura, y al lado, dos botones individuales de volumen. Los tres botones son firmes y presentan un recorrido adecuado.

 

En el lateral izquierdo encontramos el compartimento que oculta la ranura para las tarjetas SIM y micro-SD. Esta bandeja ha sido diseñada con unas dimensiones muy compactas y es capaz de acomodar una tarjeta micro-SIM en la parte inferior y una tarjeta nano-SIM o micro-SD en la parte superior.

 

La parte superior del teléfono únicamente cuenta con el conector de auriculares.

 

La parte inferior del teléfono posee el conector micro-USB (nada de USB-C), así como dos parrillas que parecen contener dos altavoces pero, en realidad, el altavoz solo se encuentra al lado derecho.

 

Lamentablemente ZTE no ha dotado al teléfono de protección frente al agua, por lo que debemos tener cuidado y evitar que el teléfono sufra derrames, salpicaduras o lluvia.

Ir a página