¿Cómo de compatible es la carga rápida entre distintos smartphones? Pruebas reales

💻 ¡62% de descuento! ¡Office 2021 por solo 15.55€/PC! ¡Descuentos en claves MS! [ Saber más ]

A finales del año pasado, el Parlamento Europeo aprobó la propuesta de introducir un único puerto de carga para todos los nuevos smartphones y tablets vendidos en la UE, con el fin de reducir los residuos electrónicos.

Para otoño de 2024, todos los nuevos smartphones, tablets, cámaras y otros aparatos electrónicos comercializados en la UE tendrán que venir con un puerto de carga USB-C. Esta nueva normativa, combinada con la tendencia actual de no incluir cargadores, hará que cada vez más usuarios mezclen cargadores y dispositivos.

Para entender lo que esto significa en términos de compatibilidad, DXOMARK ha llevado a cabo varias pruebas y comparaciones, combinando cargadores oficiales y compatibles.

 

Las pruebas de carga cruzada

DXOMARK ha llevado a cabo pruebas de carga cruzada en los siguientes dispositivos:

  • Apple iPhone 13
  • Xiaomi 12 Pro
  • Samsung Galaxy S22 Ultra
  • Oppo Find X5
  • Google Pixel 6.

Para este primer conjunto de pruebas, DXOMARK se centró en las siguientes mediciones para todas las combinaciones de cargador/dispositivo: tiempo de carga y potencia de carga.

Para obtener resultados precisos, todos los teléfonos probados se cargaron con sus cargadores incluidos (o los recomendados por la marca), con los cargadores de teléfonos de sus competidores, pero también con cargadores populares de terceros (por ejemplo, Amazon Basics, Force Power, Belkin y Anker).

 

¿Un sinfín de dispositivos para otros tantos protocolos de carga?

Tras la llegada de las tecnologías Qualcomm Quick Charge y el estándar USB PowerDelivery hace unos años, muchos fabricantes ofrecen ahora protocolos de carga propios aún más rápidos, de hasta 150 W para el OnePlus 10T, por ejemplo.

Cada uno de estos protocolos de carga requiere el uso de un cargador específico y un cable compatible, lo que crea un sistema complejo en el que los consumidores deben identificar claramente qué dispositivo corresponde a los cargadores que tienen en su poder.

Esta tendencia ha sido recogida por la mayoría de los fabricantes de smartphones, que ahora están creando sus propios protocolos de carga rápida, disponibles exclusivamente en sus buques insignia más recientes.

Realme, Oppo y OnePlus utilizan SuperVOOC, Huawei trabaja con Super Charge, y Vivo e IQOO funcionan con FlashCharge. Así pues, el número de protocolos de carga se ha disparado en los últimos años, al igual que el número de cargadores y cables en posesión de los consumidores. El número aumenta aún más si consideramos los cargadores de tabletas y portátiles.

Para ajustarse a la nueva legislación europea sobre reducción de residuos electrónicos, es necesaria una cierta compatibilidad entre marcas y dispositivos. Sin embargo, la realidad es más complicada.

 

Carga USB-C: un proceso de carga más complejo de lo que parece

Aunque la mayoría de los dispositivos disponibles actualmente en el mercado de la UE están equipados con un puerto USB-C, los protocolos de carga integrados suelen diferir entre marcas. Cargar el teléfono de forma eficiente no solo depende del puerto de carga, sino también de la tecnología incorporada en el cargador (y en el cable).

Utilizar un cargador con un protocolo no soportado por el dispositivo puede proporcionar una carga básica de 10 W. El dispositivo llenará su batería pero con una eficiencia de carga bastante baja, tardando mucho más tiempo en cargarse por completo.

Sin embargo, si un cargador y un smartphone comparten al menos un protocolo común, la potencia de carga puede llegar potencialmente hasta los 30W. Los resultados son mejores, pero la potencia sigue estando muy por debajo de las tecnologías propias de las marcas de smartphones Android, que cada vez superan con más frecuencia los 100 W.

 

¿Qué pasa con los cargadores de terceros?

Por desgracia, los cargadores de terceros no tienen acceso a los protocolos de carga patentados de los fabricantes de dispositivos.

Como resultado, cuando se carga un smartphone que admite potencias de carga muy altas con una tecnología patentada, en la mayoría de los casos los cargadores de terceros recurrirán a normas de carga estándar más lentas, como USB PD 3.0, 2.0 o incluso 1.0.

La tabla que se presenta aquí muestra los picos de potencia registrados durante la carga de los diferentes smartphones probados por DXOMARK, primero con cargadores de terceros, luego con sus cargadores propios y los de marcas competidoras.

Por ejemplo, aunque USB PD 2.0 está bien optimizado para el iPhone 13, el protocolo utiliza potencias notablemente inferiores y tiene tiempos de carga más largos en la mayoría de los demás dispositivos, si se compara con los cargadores de terceros y sus protocolos propietarios.

El rendimiento del cargador más barato del grupo, el modelo de Amazon Basics, fue especialmente decepcionante con todos los teléfonos probados.

 

Un impacto significativo en el uso diario de los smartphones

Estas diferencias de potencia tienen como consecuencia tiempos de carga mucho más largos que con los cargadores propietarios de estos dispositivos. Por ejemplo, mientras que el Oppo Find X5 sólo tarda 45 minutos en alcanzar una carga completa, tardará casi 2 horas, más del doble, al utilizar la mayoría de los restantes cargadores probados.

Aunque la mayoría de los fabricantes de smartphones se esfuerzan por mejorar la experiencia de carga de sus usuarios, se observa una falta constante de compatibilidad de carga entre marcas, lo que se traduce en la necesidad de multiplicar los cargadores para obtener la experiencia más cómoda.

Con el fin de incluir el mayor número posible de dispositivos y reducir el número de cargadores que poseen sus consumidores, los fabricantes de smartphones y otros dispositivos electrónicos tendrán que alinearse y unir fuerzas para armonizar los protocolos de carga y conseguir una experiencia de carga realmente unificada en todas las marcas.

Junto a esta legislación, también estamos viendo nuevas iniciativas en otras partes del mundo. En China, los fabricantes de smartphones Huawei, Oppo, Vivo y Xiaomi han anunciado que están uniendo fuerzas con el objetivo de crear un futuro estándar común para la carga rápida. Ojalá cunda el ejemplo.

 

 

 

 

 

 

 

💻 ¡62% de descuento! ¡Office 2021 por solo 15.55€/PC! ¡Descuentos en claves MS! [ Saber más ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
0%
Feliz
0%
Indiferente
0%
Triste
0%
Enfadado
0%
Aburrido
50%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
50%
Sobre el Autor
Luis A.
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 🛒 'BASIC para niños' con 11 años. Con el paso de los años, la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario