Cómo ganar 13 millones de dólares creando una app que no hace nada

🪥 Te interesa: Análisis del cepillo de dientes inteligente Oclean X Pro Elite y oferta [ Saber más ]

Kosta Eleftheriou, un desarrollador de apps, ha publicado un interesante hilo en Twitter en el que explica cómo algunos desarrolladores sin escrúpulos ganan fortunas con apps que no sirven para nada.

En su hilo, Kosta pone como ejemplo una app llamada AmpMe que ha generado millones de dólares a pesar de ser una app de dudosa o nula utilidad.

En primer lugar, Kosta indica que estos desarrolladores buscan nombres y descripciones que sean populares entre las búsquedas de los usuarios. Por ejemplo, en el caso de AmpMe, el nombre de la app es «AmpMe – Speaker Booster» (AmpMe — Aumentador de Volumen de Altavoz).

Por desconocimiento, mucha gente busca apps para que los altavoces de su smartphone suenen con más potencia, como si pudiera haber una app que aumentara el volumen al que suenan el resto de apps.

 

Estos desarrolladores sin escrúpulos añaden a su app un servicio «premium» de suscripción que resulta absurdamente caro (e inútil).

En el caso de AmpMe, son nada menos que ¡10,49€ a la semana! Eso son 545€ al año. Y claro, una vez que pulsas sobre el botón de suscribir, la suscripción se renueva automáticamente cada semana salvo que la canceles.

Suscribirse es siempre muy fácil — de hecho, la pantalla de suscripción es la primera que ves al ejecutar la app por primera vez y aparece múltiples veces durante el uso de la app — pero cancelar la suscripción resulta más complicado para usuarios que no se manejan muy bien con el móvil.

Todo esto no sería suficiente si las apps no estuvieran bien posicionadas en los rankings, así que estos desarrolladores dedican dinero a comprar opiniones falsas. Solo así se consigue que una app tan inútil como AmpMe tenga una puntuación de 4.3/5 con más de 54.000 valoraciones.

 

¿Cómo podemos saber que las opiniones positivas son falsas? A veces es tan fácil como leer el nombre de los usuarios, que suelen ser una colección de letras con poco sentido.

Otra manera es acceder a la App Store en otro idioma ya que, por ejemplo, en el caso de AmpMe, las opiniones falsas solo se han comprado para la App Store en inglés. Las opiniones más recientes sobre esta app en la App Store de España son todas negativas.

Por cierto, resulta curioso ver lo que ocurre cuando, durante un tiempo, los desarrolladores dejan de comprar opiniones falsas. Las únicas opiniones que se añaden son negativas (las barritas rojas de la gráfica de abajo)

 

Comprar opiniones falsas no solamente ayudan a conseguir una buena valoración, sino que también ayudan a enterrar las opiniones reales que, como era de esperar, son generalmente nefastas

Con estas acciones, una app como AmpMe se ha convertido en la app #135 en ingresos de la tienda de aplicaciones, generando más de 13 millones de dólares a sus creadores desde 2018… ¡casi nada!

 

Es evidente que las tiendas de apps tienen margen de mejora a la hora de identificar valoraciones falsas y evitar abusos como el que realiza esta app.

Ni que decir tiene que la app AmpMe no aumenta el volumen del altavoz del dispositivo, como parece dar a entender su descripción. Lo que intenta hacer la app es que varios móviles reproduzcan canciones de forma sincronizada, aunque, según los reportes de los usuarios, tampoco ahí tiene mucho éxito.

En lo que no falla esta app es en empeñarse en acceder a tus contactos de Facebook y Google para «buscar fiestas cercanas», acceder a tu actividad física, ubicación y Bluetooth, activar las notificaciones y, en general, acceder a todos los datos personales que puede — quién sabe para qué oscuro fin.

🪥 Te interesa: Análisis del cepillo de dientes inteligente Oclean X Pro Elite y oferta [ Saber más ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
18%
Feliz
2%
Indiferente
4%
Triste
1%
Enfadado
11%
Aburrido
3%
Incrédulo
1%
¡Buen trabajo!
61%
Sobre el Autor
Teknófilo
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 🛒 'BASIC para niños' con 11 años. Con el paso de los años, la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
1 Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario