El nuevo corrector ortográfico de Chrome envía todo lo que tecleas a Google

💻 ¡Oferta septiembre! Hazte con Windows 10 Pro por solo 12,43€ en CDKOffers [ Ofertón ]

Google ChromeHace unos días Google anunció una nueva funcionalidad del corrector ortográfico de Chrome que utiliza la misma tecnología del buscador para sugerir términos de búsqueda correctos cuando los tecleas una palabra incorrectamente en el campo de búsquedas.

Este servicio basado en la nube comprueba la gramática, el uso de homónimos y comprobación ortográfica basada en el contexto en inglés.

TE INTERESA:
Google prohíbe los anuncios de apps para espiar a la pareja

A priori, esta funcionalidad suena bastante bien pero hace unas semanas Google publicó un informe de transparencia donde indica un intervalo con la cantidad de Cartas de Seguridad Nacional (National Security Letters, NSL) que ha recibido Google cada año desde 2009.

Estas cartas son peticiones del FBI para que Google proporcione registros con información confidencial sobre sus clientes (direcciones de e-mail, webs visitadas, etc.) que, de acuerdo al FBI, puedan ser relevantes para una investigación.

Ahora que Google y Microsoft han admitido recibir estas solicitudes, parece bastante claro asumir que cualquier otro proveedor de servicios cloud también esté recibiéndolas. Por tanto, dado que con este nuevo servicio todo lo que tecleas en el navegador llega a los servidores de Google (independientemente de que estés visitando una web de un tercero), la privacidad de los usuarios vuelve a estar en entredicho.

La solución es fácil: desactivar esa funcionalidad por completo o en particular para un campo de texto en concreto de un formulario. ¿Qué haríais vosotros?

Fuente: Forbes

💻 ¡Oferta septiembre! Hazte con Windows 10 Pro por solo 12,43€ en CDKOffers [ Ofertón ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
0%
Feliz
0%
Indiferente
0%
Triste
0%
Enfadado
0%
Aburrido
0%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
0%
Sobre el Autor
Teknófilo
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 'BASIC para niños'. Con el paso de los años la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario