¡SORTEOS! Sorteamos un impresionante Moto G5s Plus, una PlayStation 4 y más [ Ver sorteos ]

El rendimiento del nuevo chip A10 Fusion saca los colores una vez más a Qualcomm

a10

Ayer Apple su último chipset, A10 Fusion, que debutará con el iPhone 7. Este nuevo chip incorpora mejoras importantes, pero sobre todo demuestra una vez la incapacidad de Qualcomm por ganar la batalla de los procesadores.

John Poole, CEO de Primate Labs y creador de Geekbench, resumió muy bien la situación hace unos días afirmando que “de igual forma que no están compitiendo con Apple, están compitiendo con Apple”

Los desarrollos de Apple acaban fijando un estándar que Qualcomm debe alcanzar o superar. El mejor ejemplo fue cuando Apple anunció el A7, el primer chip de 64 bits, cuando anunció el iPhone 5s. En esa époc,a Apple todavía estaba trabajando en su plan centrado en 32 bits, y todos sus planes fueron a la basura para acelerar el movimiento a 64 bits.

El problema es que Qualcomm proporciona procesadores a la mayoría de los teléfonos estrella Android, y solo hay unos pocos jugadores privilegiados como Samsung y Huawei que son capaces de fabricar sus propios chips. Aún con todo, por el juego de patentes, Samsung tiene que pagar licencias a Qualcomm o adoptar sus chipsets.

Aunque el Snapdragon 820 es un procesador mejor que el 810, los núcleos Kryo empleados en la nueva CPU no son tan impresionantes como se esperaba.

El nuevo chip A10 fusion ofrece un 40% más de rendimiento que el chip A9 del año pasado, con una configuración de 2+2 núcleos y un planificador propio diseñado por Apple para distribuir la carga. Las mejoras de rendimiento que consigue Qualcomm año sobre año no son tan impresionantes. 

2016-09-071

Dejando a un lado el rendimiento bruto, Qualcomm afirma que el nuevo procesador ofrece un 5% mejora de en eficiencia y unos tiempos de carga de apps un 10% más rápidos, pero el iPhone vence a la mayoría de los dispositivos Android en estos aspectos.

Los procesadores Qualcomm seguirán siendo la mejor opción para la mayoría de los fabricantes Android, pero con la presión de Apple por un lado y los desarrollos de Samsung y Huawei con sus propios procesadores, deberá sorprendernos con lo que sea que venga después del Snapdragon 821 si no quiere quedarse atrás.