Humane busca comprador pero ¿quién pagaría $1.000 millones por un producto terrible?

🤯 ¡Descuentos Keysfan! ¡Office 2021 Pro por 27,75€ y más ofertas increíbles! [ Saber más ]

El Humane AI Pin ha salido al mercado, y los usuarios no parecen estar especialmente enamorados de este nuevo dispositivo. Ningún análisis publicado parece tener algo positivo que decir sobre el dispositivo o sus capacidades de inteligencia artificial.

A nadie ha pillado por sorpresa que Humane esté buscando comprador. Sin embargo, lo que sí que sorprende es que la empresa se valora en algún lugar entre 750 y 1.000 millones de dólares. ¿Qué empresa pagaría este pastizal por un dispositivo de $700 que a nadie parece gustarle?

TE INTERESA:
Humane AI Pin está gafado: Su estuche de carga puede incendiarse

Humane nunca reveló oficialmente una valoración durante sus rondas de financiación, aunque The Information afirmó que la empresa está valorada en alrededor de $850 millones. Por supuesto, eso fue el año pasado antes de que empezaran a salir las críticas absolutamente terribles del AI Pin.

 

Algunas voces ya apuntaban a que empresas como Humane y Rabbit solo estaban buscando ser adquiridas por una empresa más grande como Apple, Amazon o Google, y este informe parece respaldar esa idea.

Los teléfonos que llevamos en nuestros bolsillos son más potentes que cualquiera de estos dispositivos de IA, y las empresas detrás del Pin y del Rabbit R1 lo saben. Si el plan era vender desde el principio, Humane parece estar siguiendo ese camino bastante bien, aunque sin duda le habrían venido mejor unas críticas más favorables.

Pronto sabremos si Humane es adquirida por uno de los gigantes tecnológicos. De no ser así, el futuro no tiene buena pinta para esta empresa.

🤯 ¡Descuentos Keysfan! ¡Office 2021 Pro por 27,75€ y más ofertas increíbles! [ Saber más ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
0%
Feliz
0%
Indiferente
0%
Triste
0%
Enfadado
0%
Aburrido
0%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
0%
Sobre el Autor
Luis A.
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 🛒 'BASIC para niños' con 11 años. Con el paso de los años, la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario