Los conductores adictos al móvil son más peligrosos al volante que los ebrios según un estudio

Un estudio publicado por la firma analítica Zendrive afirma que los conductores adictos al móvil suponen un peligro al volante mayor que los conductores ebrios.

Esta conclusión se deriva del análisis de navegación de sus vehículos a lo largo 260 mil millones de kilómetros. Según el informe, 6.227 peatones murieron el año pasado «muy probablemente» por un conductor distraído por su teléfono.

Zendrive afirma que los adictos al teléfono ignoran la carretera el 28% del tiempo durante el que  conducen, están en la carretera 1,5 veces más que la población general y pasan 3 veces más tiempo conduciendo usando sus teléfonos.

Aunque el 90% de las personas encuestadas se consideran conductores responsables, el 47% usan sus teléfonos el 10% o más del tiempo que conducen.

Alguien que conduce usando su teléfono tiene sus facultades mermadas en igual medida que una persona con un nivel de alcohol en la sangre de 0,08%.

Además, los usuarios de smartphones son más propensos a chocar, frenar un 9% más tarde, tienden a seguir al vehículo que les precede demasiado de cerca y son un 19% más lentos para retomar la velocidad normal después de pisar el freno.

Según un estudio de la Fundación AAA para la Seguridad del Tráfico, el mayor número de conductores ebrios se encuentran en la carretera entre la medianoche y las 3 de la mañana. Las horas pico en las que encontrarás adictos al teléfono en la calle son entre las 7 am y las 6 pm.

En conclusión, el informe afirma que los conductores distraídos por los teléfonos suponen una amenaza mayor que los que beben y conducen.