Los iPhones más recientes están a salvo de las miradas del FBI, según la propia agencia

apple-fbi[1]

El FBI consiguió acceder al iPhone 5c del terrorista de San Bernardino, a pesar de que Apple no ofreció la ayuda que le estaba pidiendo la agencia de seguridad por considerar que era peligroso para la privacidad de todos sus usuarios.

El FBI no ha explicado a Apple cómo ha llevado a cabo el desbloqueo del iPhone, pero sí que ha explicado que por el momento es incapaz de acceder al iPhone 6s.

De hecho, los modelos más recientes – iPhone 5s, iPhone 6, iPhone 6s y iPhone SE – parecen ser invulnerables al hackeo que llevó a cabo el FBI sobre el teléfono del terrorista.

James Comey, director del FBI, confirmó a CNN el pasado miércoles que la agencia había adquirido una herramienta de un tercero para acceder al iPhone. También reveló que la herramienta solo funciona en un número limitado de iPhones, que no incluyen los modelos a partir del iPhone 5s.

En cuanto al equipo de expertos que crearon la herramienta, Comey afirmó que confía en ellos, pero no reveló más detalles sobre el hackeo. También indicó que no planean informar a Apple de cómo ha conseguido acceder al iPhone. “Si se lo contamos a Apple, lo van a solucionar, y vamos a volver al punto en el que estábamos.”

Quizás te interese

Samsung podría estar pensando en dotar al Galaxy S9 de accesorios magnéticos

Un tweet publicado por Eldar Mirtazin, Editor Jefe del sitio web mobile-review.com y fuente habitual de …

  • Luis Pérez García

    Está más que claro que esto es es resultado de un acuerdo entre Apple y el FBI: a cambio de indicar (en secreto) al FBI cómo acceder al teléfono, éste retira los cargos y anuncia “hemos conseguido desbloquearlo por nosotros mismos, sin asistencia de Apple, pero no sabemos desbloquear lo modelos más modernos”.
    Con ello, Apple puede segur anunciando que sus terminales son seguros (aunque sólo los más nuevos) y que no colabora con el FBI. Así, aparte de mantener una imagen de “no ceder” está consiguiendo publicidad para que quien esté preocupado porque alguien (no necesariamente el FBI) pueda desbloquear su teléfono, se vea “animado” a adquirir el último y carísimo modelo