¿Quién inventó realmente las memorias USB?

💻 ¡Descuentos hasta 91%! Claves para siempre de Windows 10 por 13€ y Office por 23€ [ Más info ]

En 2000, en una feria de Alemania, una empresa desconocida de Singapur llamada Trek 2000 presentó un chip de memoria de estado sólido envuelto en plástico y con un conector USB.

El artilugio, del tamaño aproximado de un paquete de chicles, contenía 8 megabytes de datos y no necesitaba fuente de alimentación externa, sino que se alimentaba directamente de un ordenador cuando se conectaba. Se llamaba ThumbDrive.

Este dispositivo, que ahora se conoce con diversos nombres — como lápiz de memoria, memoria USB, unidad flash o llave USB — cambió la forma de almacenar y transferir archivos informáticos. Hoy es utilizado en todo el mundo.

La memoria USB fue un éxito instantáneo, y en cuestión de horas se recibieron cientos de pedidos de muestras. Ese mismo año, Trek empezó a cotizar en la bolsa de Singapur y, en cuatro meses, de abril a julio de 2000, fabricó y vendió más de 100.000 unidades ThumbDrive bajo su propia marca.

 

El largo camino del diskette a la llave USB

Antes de la invención de la unidad ThumbDrive, los usuarios de ordenadores almacenaban y transportaban sus archivos utilizando disquetes. Desarrollados por IBM en los años 60, los disquetes de 8 pulgadas primero y de 5 ¼ y 3 ½ pulgadas después sustituyeron a las cintas de casete como medio de almacenamiento portátil más práctico.

Los disquetes estaban limitados por su capacidad de almacenamiento relativamente pequeña: incluso los discos de doble cara y doble densidad sólo podían almacenar 1,44 MB de datos.

Durante la década de 1990, a medida que aumentaba el tamaño de los archivos y el software, las empresas informáticas buscaron alternativas. A finales de los 80, los ordenadores personales empezaron a incorporar unidades de CD-ROM, pero inicialmente sólo podían leer discos pregrabados y no podían almacenar datos generados por el usuario.

 

La unidad Iomega Zip introducida en 1994 podía almacenar hasta 750 MB de datos y era grabable, pero nunca alcanzó una gran popularidad, en parte debido a la competencia de discos duros más baratos y de mayor capacidad.

Los usuarios necesitaban urgentemente un dispositivo de almacenamiento portátil, fiable, barato y de gran capacidad. La memoria USB era todo eso y mucho más. Era lo bastante pequeño como para llevarlo en el bolsillo o colgado del llavero, y lo bastante duradero como para meterlo en un cajón o en un bolso sin que sufriera daños. Con todas estas ventajas, puso fin a la era del disquete.

En 2021, las ventas mundiales de memorias USB de todos los fabricantes superaron los 7.000 millones de dólares, una cifra que se espera que aumente a más de 10.000 millones en 2028.

 

Trek 2000, la inventora de la llave USB que fue copiada por todos

Trek 2000 apenas llegó a ser un nombre familiar. Y el inventor de la unidad de memoria USB y Director General de Trek, Henn Tan, no se hizo tan famoso como otros pioneros del hardware. Incluso en Singapur, su país natal, poca gente conoce a Tan o a Trek.

¿Por qué no se hizo más famoso? Al fin y al cabo, grandes empresas como IBM, TEAC, Toshiba y, en última instancia, Verbatim utilizaron la tecnología de Trek para sus propios dispositivos de memoria extraíble. Y muchas otras empresas copiaron a Tan sin permiso ni reconocimiento.

El origen de la memoria USB está rodeado de reivindicaciones que se solapan y compiten entre sí.

Henn Tan libró una serie de batallas casi siempre perdidas contra quienes piratearon el diseño del ThumbDrive de Trek 2000 y contra las demandas de patentes rivales

 

En abril de 1999, la empresa israelí M-Systems presentó una solicitud de patente titulada «Architecture for a Universal Serial Bus-based PC flash disk». Ésta fue concedida a Amir Ban, Dov Moran y Oron Ogdan en noviembre de 2000.

En 2000, IBM empezó a vender los dispositivos de almacenamiento de 8 MB de M-Systems en Estados Unidos con el poco memorable nombre de DiskOnKey. IBM tiene su propia reivindicación de la invención de un aspecto del dispositivo, basada en un informe interno confidencial del año 2000 escrito por uno de sus empleados, Shimon Shmueli. De forma algo menos creíble, inventores de Malasia y China también han afirmado ser los primeros en inventar la unidad de memoria USB.

Los piratas electrónicos de todo el mundo se lanzaron a por la unidad de memoria USB. Tan les plantó cara y a veces ganó. Si Trek hubiera sido una empresa más grande, con más recursos y más experiencia en patentes, la historia podría haber tenido un final distinto. Tal como estaban las cosas, las patentes de Trek se asentaban sobre un terreno relativamente débil.

 

A principios de 2002, Trek presentó una demanda en Singapur contra un puñado de empresas (entre ellas Electec, FE Global Electronics, M-Systems y Ritronics Components) por infracción de patentes. Tras varios años de batallas judiciales y cientos de miles de dólares en honorarios de abogados, Trek ganó el caso.

Sin embargo, un tribunal de apelación del Reino Unido no le convenció y Trek perdió la patente en 2008. Tan también presentó, con escaso éxito, demandas ante la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos contra otras empresas, como Imation, IronKey, Patriot y Verbatim. Pero incluso la decisión de Singapur fue poco más que una victoria moral.

A finales de la década de 2000, innumerables empresas ya habían fabricado millones de memorias USB sin la licencia de Trek.

💿 ¿Cómo conseguir Windows 10 original por solo 6,12€ y Office 2021 de por vida por solo 13,05€? [ Saber más ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
100%
Feliz
0%
Indiferente
0%
Triste
0%
Enfadado
0%
Aburrido
0%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
0%
Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario