Un ex-empleado de Google afirma que los directivos están obsesionados con combatir las filtraciones

Jack Poulson, un antiguo ejecutivo de Google que abandonó la compañía por los planes de lanzar un motor de búsqueda en China, ha hablado recientemente con el diario The Times.

Poulson ha descrito Google como una compañía en la que los mandos más altos están obsesionados con las filtraciones. Según el antiguo empleado, los altos directivos consideran la prevención de fugas como su “prioridad número uno”.

En los comentarios publicados, Poulson citó como ejemplo de la cultura anti-filtraciones a un ingeniero senior no identificado que tomó el micrófono en una reunión para gritar “Que os jodan filtradores” a sus colegas. 

Poulson describe un programa interno llamado “stopleaks”, al que dice que se anima a los empleados a informar de sus propias filtraciones y de las de sus colegas.

Poulson afirma que la campaña contra las filtraciones está distrayendo a la compañía de analizar realmente las causas por las que los empleados están filtrando, como las preocupaciones sobre el proyecto del buscador chino o el trabajo para el ejército estadounidense.

Una demanda presentada contra la empresa a finales de 2016 alegó que los empleados tienen que firmar un acuerdo de confidencialidad que incluso les impide hablar con un abogado sobre lo que sucede en Google.

En septiembre de este año, Business Insider informó que Google estaba reforzando aún más su seguridad, restringiendo el acceso a su reunión semanal con todos los empleados, conocida como TGIF (Thank God It’s Friday), a aquellos empleados que no están físicamente en la sede central de Silicon Valley.  |  Fuente: Business Insider