Análisis del televisor LG OLED55B7V (B7 OLED) con pantalla OLED 4K HDR


¡SORTEOS! Sorteamos dos smartphones Vernee [ Ver sorteos ]

LG presentó hace unos meses su nueva gama de televisores de 2017, donde brillan con luz propia los modelos con panel 4K OLED, ya que son los únicos televisores compatibles con todos los formatos HDR del mercado.

El catálogo de televisores OLED de LG está formado por cinco modelos diferentes — B7, C7, E7, G7 y W7, los dos últimos pertenecientes a la serie LG Signature — y cada uno está disponible en dos tamaños (55″ o 65″). Los cinco modelos poseen el mismo panel y ofrecen la misma calidad de imagen, ya que las diferencias las encontramos en el diseño y en el sistema de sonido.

Por tanto, si cuentas con un sistema de sonido externo y no buscas un diseño especial, una excelente idea es hacerte con uno de los modelos más asequibles B7 o C7, ya que disfrutarás de la misma calidad de imagen que los modelos de precio más elevado.

He tenido oportunidad de probar durante un tiempo el televisor LG TV OLED55B7V y, a continuación, te traigo mis impresiones, que ya te adelanto que son excelentes.

 

Diseño minimalista que aprovecha bien el espacio

Como hemos comentado en la introducción, las diferencias entre los distintos modelos de televisores OLED de LG de este año radican únicamente en su diseño y en el sistema de sonido que incorporan.

El LG OLED55B7V no cuenta con ningún aparatoso sistema de altavoces, por lo que el frontal del televisor es únicamente pantalla, rodeada por un fino marco negro, de unos 8 milímetros de anchura, que a su vez está rodeado por un marco plateado extremadamente fino.

El panel está sujeto mediante una peana metálica de una sola pieza en forma de media luna. La peana complementa de forma elegante la estética del televisor y eleva unos centímetros el televisor sobre la mesa, lo que permite colocar, por ejemplo, una barra de sonido delante del televisor sin que tape la imagen.

 

Toda la electrónica está concentrada en el tercio inferior de la pantalla, por lo que el resto del panel solo tiene unos pocos milímetros de grosor, como se puede apreciar al observar el televisor desde un lado.

El resultado es un televisor muy atractivo con diseño minimalista que aprovecha muy bien el espacio y hace que te centres en la imagen, sin elementos que distraigan alrededor.

 

Los negros más profundos y el mejor HDR están aquí

El LG OLED55B7V se enmarca dentro de la familia de televisores OLED con resolución 4K y soporte HDR, por lo que cabe esperar una calidad de imagen excepcional con negros profundos y una amplia gama cromática.

El panel de este televisor ofrece una resolución de 3840 x 2160 píxeles, que se ha convertido en la resolución estándar de los televisores de gama alta. No parece probable que a corto o medio plazo veamos televisores con resoluciones superiores a 4K, ya que esta mayor definición no sería apreciable a la distancia a la que normalmente se ve un televisor.

Actualmente, los contenidos 4K proceden fundamentalmente de discos Blu-ray 4K Ultra HD y, sobre todo, de servicios de streaming por Internet como YouTube, Netflix, o Wuaki Rakuten.

El contenido en 4K se ve con una nitidez espectacular en este televisor ya que hay cuatro veces más píxeles que en un panel tradicional Full HD (1920 x 1080). De hecho, si mostramos una fotografía o un cuadro, parece que fuera real.

 

Una de las características que diferencia los televisores de LG de los de otros competidores es el amplio soporte que ofrece de estándares de HDR.

El LG OLED55B7V no solamente es capaz de reproducir contenidos en HDR10 (el formato estándar más extendido) sino también en Dolby Vision (un formato HDR bastante popular que ofrece una calidad superior a HDR10), HLG, Advanced HDR de Technicolor y HDR Active.

¿Qué formatos de HDR son los más utilizados?

El ojo humano es capaz de ver muchos tonos de color y luminosidad diferentes pero, hasta ahora, las televisiones no eran capaz de mostrar toda esa variedad de tonos en la pantalla.

Cuando una televisión es compatible con HDR (High Dynamic Range), el contraste entre los blancos más brillantes y los negros más oscuros es más elevado, los colores son más naturales y la imagen muestra más tonalidades de color, por lo que es más realista.

A día de hoy, lo estándares de HDR más extendidos son HDR10 y Dolby Vision. Mientras que algunos fabricantes como Samsung y Sony respaldan el estándar abierto HDR10, otros como LG o Vizio (una marca que no distribuye en España) apuestan por el sistema Dolby Vision, aunque en el caso de LG sus televisores son compatibles con ambos formatos.

Dolby Vision utiliza “metadatos dinámicos” que se codifican con cada escena, en lugar de ser los mismos para toda la película como ocurre con HDR10. Esto hace que una pantalla compatible con Dolby Vision pueda ajustar el brillo “escena a escena” o incluso “frame a frame”.

En las pruebas que hicimos el año pasado comparando la imagen de un televisor con HDR10 frente a uno compatible con Dolby Vision, las diferencias eran evidentes. Un televisor reproduciendo un contenido en Dolby Vision muestra un rango dinámico claramente superior, es decir, más tonalidades de color en el mismo fotograma.

Samsung está impulsando junto con Amazon Video un nuevo estándar llamado HDR10+ que también cuenta con “metadatos dinámicos” pero, por el momento, no está extendido.

Dado que el LG OLED55B7V es compatible con Dolby Vision, hemos probado a ver algunos títulos de Netflix codificados con este estándar, como la serie Marco Polo, Okja o Glow, así como otros bajo HDR10 como Daredevil, Jessica Jones o Iron Fist.

La serie Marco Polo de Netflix es un buen ejemplo de la calidad de imagen que puedes obtener con este televisor ya que hay muchas escenas oscuras iluminadas por fuego brillante.

Ahí es donde el televisor de LG demuestra su fortaleza ya que es capaz de reproducir una amplísima variedad de tonos oscuros y brillantes en la misma escena. No solamente es posible distinguir tonos de negro donde otros televisores solo muestran una mancha negra, sino que también podemos apreciar tonos de azul y blanco en las llamas, en lugar de una mancha blanca borrosa.

El LG OLED55B7V cuenta con un panel OLED, capaz de encender o apagar cada píxel de forma individual. Esto garantiza que los colores negros son realmente negros, en lugar de gris muy oscuro como ocurre con todos los paneles LCD, incluso aquellos de gama alta como la serie QLED de Samsung.

Esto significa, por ejemplo, que las bandas negras horizontales de las películas se ven completamente negras y, de hecho, resultan invisibles si ves la televisión a oscuras. Pero es sobre todo en las escenas oscuras donde las pantallas OLED brillan con luz propia, ya que se aprecian diferencias entre los distintos tonos de negro.

 

Es cierto que los mejores televisores LCD todavía ofrecen un brillo más elevado (si bien los televisores OLED de este año han incrementado un 25 por ciento su brillo máximo), pero los negros no son tan profundos ni son capaces de mezclar elementos brillantes y oscuros en la misma escena con un resultado tan excelente.

Tras haber utilizado un televisor de gama alta LG UH950V con tecnología LCD de 2016 durante un año, la mejora en calidad de imagen de un televisor OLED respecto a uno LCD es notable. Si tienes dudas, pide en una tienda que reproduzcan la misma escena oscura en ambos televisores, y juzga por ti mismo.

LG también ha hecho un buen trabajo a la hora de reproducir contenidos en movimiento, ya que el panel del televisor tiene un tiempo de respuesta muy bajo y la tecnología TruMotion funciona admirablemente bien.

He conectado al televisor una consola PlayStation 4 Pro y, como era de esperar, los juegos se ven de maravilla, especialmente aquellos que hacen uso de la tecnología 4K HDR como Horizon Zero Dawn, pero también otros con mucho movimiento con Rocket League. No solamente el contraste es excelente y la imagen es muy nítida, sino que no se aprecia ningún tipo de lag.

 

Dentro de los ajustes de color, el modo de reproducción estándar del LG OLED55B7V resulta el más equilibrado, sin excesivo contraste y con colores naturales. Es un modo que resulta agradable para la vista, y es el que he utilizado de manera habitual en el día a día.

Otros modos de pantalla como cine, deportes, juego, efecto HDR, vívido y experto (habitación a oscuras o iluminada) permiten ajustar todavía más la reproducción al tipo de contenido que estamos visualizando o la situación en la que nos encontramos.

El televisor es capaz de re-escalar adecuadamente contenidos en baja resolución — como emisiones en TDT o contenidos de Internet — que se muestran con nitidez en la pantalla, aunque lógicamente es el contenido en alta definición el que hace que esta televisión “brille”.

 

Sonido compatible con Dolby Altmos

Los televisores de LG de este año presumen de contar con un decodificador Dolby Atmos, un sistema de sonido envolvente en el que los sonidos se mueven según los objetos del vídeo.

Dado que otros modelos de televisores LG OLED cuentan con sistemas de sonido más sofisticados, podrías pensar que este modelo, al ser el más asequible, no destaca especialmente por la calidad de sus altavoces pero no es el caso.

El LG OLED55B7V cuenta con un sistema de sonido de 40W formado por dos altavoces, cada uno con su propio subwoofer. Los altavoces hacia abajo, por lo que el sonido no es tan inmersivo como en otros televisores pero es bastante potente y nítido para lo que estamos acostumbrados en este tipo de dispositivos.

En cualquier caso, mi recomendación es utilizar un sistema de sonido externo ya que, incluso una barra de sonido sencilla con subwoofer externa produce una mejora notable en la calidad del sonido. Por suerte, el televisor es capaz de enviar los streams de audio codificados en Dolby Atmos a un sistema de sonido externo a través del puerto HDMI ARC.

Si posees una barra de sonido de LG, puedes hacer uso de la conexión LG Sound Sync para conectar tu barra de sonido de manera inalámbrica a través de Bluetooth, pero el televisor también es compatible con la tecnología HDMI ARC que permite conectar una barra de sonido de otro fabricante a través de un cable HDMI.

Nosotros hemos probado esta conexión con una barra de sonido de Samsung y ha funcionado perfectamente, pudiendo controlar el volumen de la barra de sonido con el mando de LG.

 

Conexiones para todos tus dispositivos

El llega con WiFi 802.11ac integrado y un puerto Ethernet para conectar el televisor a Internet y a la red de tu hogar. También hay soporte de WiDi y Miracast para enviar contenido de vídeo en streaming desde portátiles, PCs o dispositivos móviles.

Cuenta con cuatro conectores HDMI, todos ellos compatibles con HDCP 2.2, así que puedes reproducir contenidos 4K protegidos sin problema.

Además, uno de los puertos HDMI es también compatible con ARC, como ya hemos comentado en el apartado de sonido.

También posee tres puertos USB, uno de los cuales es USB 3.0, además de por supuesto de los conectores tradicionales de audio y vídeo (antena de televisión, salida óptica de audio, etc.).

El número de puertos HDMI es correcto aunque, si eres un techie con multitud de dispositivos conectados, puede quedarse incluso corto.

En mi caso, he echado de menos un conector más ya que tengo cinco dispositivos HDMI: un reproductor multimedia, una barra de sonido, una Xbox One, una Playstation 4 Pro y un Chromecast. Por suerte, siempre puedes hacerte con un agregador HDMI para conectar varios dispositivos, que es lo que hecho yo.

En cualquier caso, la mayoría de los usuarios tendrán suficiente con cuatro puertos HDMI.

El televisor permite acceder a ficheros almacenados en unidades de red, y también es compatible con el protocolo inalámbrico Miracast que permite proyectar la imagen desde un smartphone o tablet compatible. También es posible conectar un teclado y un ratón inalámbrico por Bluetooth, aunque esto último no lo he llegado a probar.

 

WebOS 3.5, un Smart TV rápido e intuitivo

La última versión del sistema operativo utilizado por LG para sus televisores se llama WebOS 3.5, que apenas incorpora cambios respecto a WebOS 3.0 del año pasado. Se trata de un interfaz muy intuitiva que ofrece un manejo muy fluido (cero parones) gracias al mando a distancia Magic Remote.

Al pulsar sobre el botón de la Casa, la parte inferior de la pantalla se llena de pestañas con acceso a distintos lugares: aplicaciones, entradas de vídeo, contenido multimedia, canales de televisión favoritos, etc. La posición de estas pestañas es personalizable de forma que, por ejemplo, podemos colocar el acceso a Netflix o Movistar TV a mano, si es lo que más utilizamos.

De igual forma también podemos seleccionar los canales de televisión a los que más accedemos y, al pulsar sobre My Channels, aparecen en varias pestañas mostrando el nombre del programa que se está retransmitiendo en cada uno.

 

Hablando de aplicaciones, muchas populares como Netflix, Movistar TV, Wuaki Rakuten, Amazon Prime Video, Atresplayer, Spotify y otras están presentes, pero también hay algunas ausencias como la aplicación de HBO.

En el caso de HBO, he podido suplir su ausencia con Chromecast, pero la experiencia no es la misma ya que no podemos controlar la reproducción con el mando del televisor y, además, en algunos casos dan problemas.

 

Un aspecto que me gusta especialmente es que, cuando salimos de una aplicación y volvemos a entrar, la aplicación no se ha cerrado sino que se mantiene en el mismo punto donde lo habíamos dejado. Otros televisores que hemos probado cierran las apps al salir de ellas.

Los televisores LG han sido elegidos por Netflix por tercer año consecutivo como los televisores recomendados para su plataforma, y en mis pruebas he hecho un uso muy intenso de esta aplicación para disfrutar de contenido HDR 4K.

Además, el nuevo mando a distancia de LG incluye ahora botones para activar Netflix y Amazon Video, que permiten encender el televisor y abrir esa app con una sola pulsación, o acceder a ella estando el televisor encendido. Quizás estaría bien que estos botones fueran personalizables ya que, en mi caso, apenas utilizo Amazon Video pero sí que hago uso de Movistar TV.

 

Otras funciones integradas en WebOS 3.5 incluyen una guía completa de televisión, un navegador web bastante funcional (pero que, siendo prácticos, no utilizarás nunca si tienes el móvil a mano), un reproductor de música, un reproductor de fotos y vídeo, un sistema de grabación de televisión, un modo de reproducción con pantalla dividida, etc.

Hablando sobre el sistema de grabación de televisión, para utilizarlo basta con conectar un disco duro USB al televisor. Conviene decir que el televisor solo cuenta con un sintonizador de TDT, por lo que no podemos grabar y ver dos canales a la vez, aunque sí que podemos grabar un canal y ver otro contenido que no sea TDT.

El sistema de grabación del televisor funciona muy bien y permite comenzar a grabar una emisión rápidamente y hacer time shifting,.

Otra funcionalidad interesante es LG TV Plus, que permite utilizar tu smartphone Android o iOS para manejar la televisión:

  • Utilizar tu móvil como mando a distancia
  • Abrir aplicaciones de webOS directamente
  • Zona de control táctil utilizando la pantalla del terminal
  • Reproducir fotos/vídeos almacenados en el teléfono
  • Emparejar dispositivos bluetooth con la TV (como una barra de sonido)
  • Actualizar el software de la TV

He utilizado esta funcionalidad con un LG G6 para reproducir fotografías almacenadas en el teléfono en la televisión, y funciona sin problemas.

 

Un mando a distancia “mágico”

El mando a distancia Magic Remote es muy intuitivo ya que permite controlar el cursor por la pantalla como si fuera el mando a distancia de la Wii. Además incorpora una rueda en el centro que permite hacer scroll.

El mando carece de los botones habituales de Play, <<, >> y Pausa por lo que es más complicado controlar la reproducción de una película que en otros televisores. Por ejemplo, en Netflix no podemos adelantar o retrasar fácilmente pulsando un botón físico del mando sino que debemos desplazar el cursor por la pantalla hasta dar con el control correspondiente.

Tampoco encontramos un botón INFO que muestre información sobre, por ejemplo, la resolución del contenido que estamos visualizando — lo cual es útil para comprobar si una película de Netflix se está reproduciendo a la máxima calidad o hay problemas en la red.

Son pequeños detalles que no empañan una experiencia más que satisfactoria, pero siempre hay aspectos a mejorar.

 

Conclusiones

Tras haber estado utilizando durante mucho tiempo un televisor 4K con panel LCD de 2016, tenía muchas ganas de probar las pantallas OLED. Tras varios meses utilizando el nuevo LG OLED55B7V, puedo afirmar que el salto a la tecnología OLED de LG merece la pena.

La calidad de la imagen de este televisor es excelente, con unos negros totalmente puros que nunca encontrarás en televisores LCD, ni siquiera de gama alta, por las limitaciones propias de esa tecnología. Los paneles OLED permiten distinguir una gran variedad de tonos en escenas oscuras mientras que, en otros televisores, es habitual ver una mancha de color gris oscuro más o menos definida donde debería haber tonos de negro.

Los televisores de LG son los únicos que se comercializan en España con soporte del formato HDR Dolby Vision, lo cual es un punto más a su favor. Hasta que HDR10+ sea una realidad, Dolby Vision es el formato HDR más avanzado ya que ofrece una calidad de imagen superior a HDR10 y ha sido ya adoptado por Netflix.

A modo de ejemplo, ver la serie Marco Polo de Netflix (4K y Dolby Vision) en el LG OLED55B7V es un regalo para la vista. La riqueza de tonos que ofrece este televisor queda especialmente patente en escenas que combinan zonas muy oscuras con otras muy brillantes, como una fogata por la noche,. La única pena es que a día de hoy todavía haya tan pocos contenidos disponibles en HDR y todavía menos en Dolby Vision.

 

LG tampoco ha descuidado otros aspectos como el diseño, y el LG OLED55B7V cuenta con un aspecto muy atractivo, con un panel extremadamente fino y unos marcos muy estrechos que permiten aprovechar muy bien el espacio.

El sonido merece también una mención especial ya que se escucha bastante bien y es compatible con Dolby Atmos. Mi recomendación, no obstante, es hacerse con una barra de sonido más subwoofer para disfrutar de un sonido de mayor calidad.

WebOS 3.5, el sistema SmartTV de LG más reciente, resulta muy intuitivo de manejar, se mueve  rápido y permite personalizar la interfaz para colocar a mano nuestros contenidos favoritos. Otro aspecto a destacar es que, al salir de una app y volver a entrar, regresamos al punto donde nos encontrábamos mientras que otros televisores las apps al salir de ellas.

Las apps más populares están disponibles para WebOS 3.5, aunque echo de menos HBO. La he utilizado con Chromecast, pero la experiencia no es comparable a la de tener una app nativa en el televisor. Esperemos que llegue pronto a los televisores de LG.

En definitiva, si andas buscando un televisor con una calidad de imagen excelente, preparado para reproducir cualquier contenido 4K HDR y con los negros más profundos del mercado, el LG OLED55B7V es una opción excelente.

El LG OLED55B7V está a la venta por un precio de 2.799 euros (55″) y 4.499 euros (65″) en la tienda online de LG, aunque puedes encontrarlo a un precio más atractivo en Amazon España.