Análisis del LG V30 a fondo y opinión [REVIEW]


¡SORTEOS! Sorteamos un impresionante Moto G5s Plus, una PlayStation 4 y más [ Ver sorteos ]

Ir a página :

¿No quieres leer el análisis completo? Dirígete directamente a la sección de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos nos ha gustado del LG V30.

LG fue una de las primeras grandes marcas en lanzar un smartphone con pantalla sin apenas marcos: el LG G6. El dispositivo fue presentado a principios de 2017 en Mobile World Congress y marcó el inicio de una tendencia de diseño a la que se han ido sumando el resto de fabricantes.

A pesar de su innovador aspecto y su excelente cámara, el LG G6 ha quedado por debajo de otros grandes smartphones estrella de 2017 en cuanto a potencia y almacenamiento, ya que cuenta con un procesador Snapdragon 821 de 2016 y 32GB de almacenamiento.

A finales de agosto, LG presentó su nuevo smartphone estrella, LG V30, que llega con unas especificaciones técnicas envidiables que lo colocan a la par de los grandes smartphones del momento, o incluso por encima en algunos aspectos.

El LG V30 cuenta con una gran pantalla OLED de 6″ rodeada por marcos aún más estrechos que el LG G6, procesador Snapdragon 835, 4GB de RAM, sonido HiDi Quad DAC, cámara trasera dual de 16MP con apertura f/1.6, cámara frontal de 5MP y batería de 3.300 mAh.

Aunque el LG V20 no llegó a pisar nuestro país, el LG V30 sí que ha anunciado su aterrizaje en España el día 15 de diciembre, una fecha algo tardía pero no por ello resulta menos esperada. El precio oficial del LG V30 es 899 euros, un precio elevado como cabe esperar de un teléfono de estas características.

Aunque tuvimos oportunidad de probar el LG V30 durante IFA 2017, ahora hemos pasado varios días analizando a fondo el teléfono y, a continuación, os presentamos nuestro análisis en profundidad.

 

Índice

  1. Diseño y construcción
  2. Pantalla
  3. Hardware y rendimiento
  4. Software y Apps
  5. Multimedia y Cámara
  6. Llamadas, Precio y Conclusiones

 

Diseño y construcción

Si el LG G6 sorprendió con unos marcos extremadamente estrechos por encima y por debajo de la pantalla, el LG V30 va un paso más allá y reduce todavía más su tamaño.

Los marcos superior e inferior del LG V30 no solamente son más estrechos que los del LG G6 sino que quedan por debajo de cualquier otro smartphone Android de gama alta que haya pasado por nuestras manos.

Como resultado, nos encontramos ante un smartphone que da la sensación de ser “todo pantalla.”

El aprovechamiento del espacio del LG V30 es excelente, con un ratio de pantalla a cuerpo de 81%. Este ratio está por encima del Google Pixel 2 XL (76%) y no queda lejos del Samsung Galaxy S8+ (84%) y Huawei Mate 10 (82%), por citar algunos ejemplos.

En comparación con el Galaxy S8+, ambos smartphones poseen una pantalla con esquinas redondeadas, pero la pantalla del LG V30 no está curvada a los lados de forma tan pronunciada como lo está en el Galaxy S8.

Al igual que el LG G6, el LG V30 cuenta con una gran pantalla denominada Full Vision con ratio de aspecto 18:9. Este ratio resulta más alargado que el convencional 16:9, lo que favorece el agarre en la mano al ser más estrecho de lo que cabría esperar.

Hasta ahora, la serie LG V se caracterizaba por contar con una pantalla secundaria pero LG ha decidido prescindir de esta característica de dudosa utilidad e implementar una funcionalidad software llamada Floating Bar que viene a suplir esta ausencia.


LG V30 (izquierda) junto al LG G6 (derecha)

 

El LG V30 cuenta con un frontal y una cubierta trasera de cristal, con un marco de metal entre ambas capas. El cristal del LG V30 resulta ser un imán para las huellas dactilares pero, a pesar de que no tener ninguna textura, no resulta tan resbaladizo como el metal.

El LG V30 utiliza Gorilla Glass 5 para proteger el cristal de la parte de delante y de atrás, y recurre a Gorilla Glass 4 para proteger la cámara.

LG ha conseguido que la cámara quede prácticamente a ras de la superficie (para ser precisos, sobresale mínimamente), y lo mismo ocurre con el lector de huella dactilar. Esto significa que podemos utilizar cómodamente el smartphone estando apoyado sobre una mesa sin que “baile.”

Las esquinas y los laterales del LG V30 son redondeadas, por lo que resulta cómodo de sostener en la mano, incluso a pesar de ser un teléfono de un cierto tamaño.

El LG V30 está a la venta en dos colores: azul y plata. El modelo que nosotros hemos probado es el de color azul, como se puede apreciar en las fotografías. En mi opinión, el LG V30 es uno de los smartphones más atractivos que podemos encontrar a día de hoy.

 

El LG V30 cuenta con un grosor de 7.3 mm, por debajo de otros smartphones de gama alta como el iPhone X, Samsung Galaxy S8+, el Sony Xperia XZ1 o HTC U11+, por citar algunos de los más importantes.

El resultado es un smartphone con un diseño muy atractivo que llama la atención donde quiera que va. Durante los días que lo he utilizado (antes de que saliera a la venta), mucha gente se ha quedado observando el teléfono y se ha sorprendido del acabado de su cubierta trasera y gran pantalla.

A continuación, vamos a repasar los distintos elementos que encontramos en la superficie del teléfono.

La parte de delante del LG V30 está ocupada principalmente por la gran pantalla FullVision, que posee un peculiar ratio 18:9.

Como ya hemos comentado, la principal característica del LG V30 es que los marcos de encima y debajo son especialmente estrechos.

A diferencia del LG V20, el LG V30 no cuenta con una pantalla secundaria sino que solamente posee la pantalla principal.

Encima de la pantalla encontramos el altavoz para el oído, la cámara frontal, y los sensores habituales de proximidad, luz y gestos.

LG ha decidido prescindir de un LED de notificaciones en el LG V30, probablemente porque cuenta con una pantalla Always On que permanece siempre encendida y muestra los iconos de las apps con notificaciones pendientes de leer.

En la parte inferior no encontramos ni siquiera el logotipo de LG, ni tampoco botones físicos. Los botones virtuales se muestran sobre la pantalla cuando es necesario, como es ya habitual en la mayoría de los teléfonos.

En la parte de atrás encontramos la cubierta trasera de cristal ligeramente redondeada en los bordes.

El acabado de la cubierta trasera es de cristal, por lo que las huellas dactilares tienden a quedar bastante marcadas.

En la zona superior de la parte de atrás encontramos las dos cámaras, que se encuentran prácticamente a ras de superficie y apenas sobresalen de la superficie del teléfono.

El cristal que protege la cámara está protegido con Gorilla Glass 4, por lo que cabe esperar que aguante bien los arañazos incluso aunque situemos el teléfono boca arriba.

Al lado de las cámaras encontramos el flash de doble tono y el enfoque por láser, y justo debajo está el lector de huella dactilar, que actúa también como botón de encendido y se hunde ligeramente al pulsarlo. En mi opinión, la ubicación del lector de huella es más adecuada que la del Galaxy S8 o Galaxy Note8, ya que no corremos el riesgo de poner el dedo en la cámara por error.

Debajo del lector de huella encontramos el logotipo de B&O y, cerca del borde inferior, el logotipo de LG.

En el lateral derecho encontramos solamente el compartimento para la tarjeta nano-SIM y la tarjeta micro-SD.

 

En el lateral izquierdo encontramos los dos botones de volumen, que tienen un buen recorrido y resultan cómodos de pulsar.

 

En la parte superior encontramos el conector de auriculares pero no hay emisor de infrarrojos.

 

La parte inferior del teléfono solo posee un conector USB Tipo-C 3.1 y el altavoz.

 

LG ha dotado al LG V30 con resistencia IP68 frente al polvo y el agua y, según explica la compañía, ha superado el test de caídas militar MIL STD-810G.

Durante los días que he utilizado el smartphone no ha sufrido ninguna caída importante, por lo que no he podido probar la supuesta resistencia del LG V30 ante caídas.

Ir a página :