Quitar este panel

Realme 6i: Análisis a fondo y opinión

Especificaciones
Panel

IPS LCD 6.5" HD+
Gorilla Glass 3

Procesador

Mediatek Helio G80

Memoria RAM

4 GB

Almacenamiento

128 GB eMMC 5.1

Conectividad

Wi-Fi 802.11 b/g/n a 2.4 GHz, Bluetooth 5.0, NFC, USB Tipo-C 2,0

Cámara trasera

Gran angular: 48 MP, f/1.8, 1/2.25", 0.8µm, PDAF
Ultra gran angular: 8 MP, f/2.3, 13mm
Macro: 2MP, f/2.4, 1/5.0", 1.75µm
Profundidad: 2 MP, f/2.4

Cámara frontal

Gran angular: 16 MP, f/2.0, 1/4.1", 1.0µm

Audio

Conector de 3.5 mm

Sistema Operativo

Realme UI (ColorOS 7.0) sobre Android 10

Batería

5000 mAh con carga rápida a 18W

Otros

Dual SIM. Lector de huella trasero.

Precio

179 €
Consulta las ofertas en Amazon 🛒

🖥️ ¡Ofertón! Consigue Office 2019 Pro Plus por solo 34,39€ en CDKoffers [ Más ofertas ]

¿No tienes tiempo de leer el análisis completo? Dirígete directamente a la sección de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos me ha gustado del Realme 6i.

Realme es una marca de origen chino bastante joven ya que se estableció como sello independiente el 4 de mayo de 2018 y llegó a España a finales de mayo de 2019. Su historia se remonta a 2010, cuando debutó como una submarca de OPPO, fabricante perteneciente al mismo conglomerado BBK.

Actualmente la marca comercializa 12 smartphones en España, casi todos de precio asequible, aunque recientemente se ha introducido en el mercado de gama alta con el Realme X50 Pro 5G.

En esta ocasión, he tenido oportunidad de probar el Realme 6i, un dispositivo asequible que puedes adquirir a un precio de 179 € en la web oficial de la compañía, y a un precio todavía inferior en otros sitios como Amazon España.

El Realme 6i posee una pantalla IPS LCD de 6.5″ con resolución Full HD+, procesador MediaTek Helio G80, 4 GB de RAM, 128 GB de almacenamiento, cámara trasera de 48MP (principal) + 8MP (ultra gran angular) + 2MP (Macro) + 2MP (Profundidad), cámara frontal de 16MP y batería de 5.000 mAh.

A continuación, os traigo mi análisis a fondo tras probarlo durante algunas semanas.

 

Índice de secciones

  1. Diseño
  2. Pantalla
  3. Rendimiento
  4. Seguridad biométrica
  5. Batería
  6. Software
  7. Multimedia
  8. Cámara
  9. Llamadas
  10. Precio y competidores
  11. Conclusiones


Diseño y construcción

Realme siempre se ha caracterizado por diseños que llaman la atención, a pesar de que los materiales utilizados no sean los más sofisticados.

Lo que hace diferente al Realme 6i de otros smartphones es el original acabado de la parte de atrás. A primera vista, la cubierta trasera parece uniforme pero, si te fijas bien, presenta franjas verticales que reflejan la luz como si fueran rayos láser.

Este efecto se nota bastante en el acabado te verde, mientras que pasa más desapercibido en el acabado blanco crema que he probado.

Tanto la cubierta trasera como el propio chasis están hechos de plástico, por lo que la sensación al tacto y a la vista no es tan premium como otros smartphones de cristal y metal.

En la parte de atrás, encontramos el módulo de cámara con cuatro lentes en disposición vertical, que está situado en la esquina superior izquierda y sobresale ligeramente de la superficie.

Como consecuencia, el teléfono baila ligeramente al pulsar sobre la pantalla cuando está apoyado sobre una superficie plana.

La parte trasera también alberga el lector de huella dactilar, que está situado en una posición más que adecuada para colocar el dedo encima de manera cómoda al agarrar el teléfono.

Si nos fijamos en el frontal, encontramos una pantalla generosa de 6.5″ con una muesca tipo gota de agua en la zona superior. Pegado al borde superior podemos ver una pequeña ranura que hace las veces de auricular para el oído, pero no hay rastro de un LED para notificaciones.

Los marcos que rodean la pantalla son relativamente estrechos para un smartphone de menos de 200 euros, aunque obviamente no puede competir con los finísimos marcos de los buques insignia. Su ratio de pantalla a cuerpo es un 82% según GSM Arena (y un 90% según Realme), que entra dentro de lo razonable para este segmento.

El Realme 6i tiene una construcción en plástico

 

La pantalla viene protegida por Gorilla Glass 3 que, no siendo la versión más avanzada del conocido revestimiento de Corning (ya van por la sexta generación), debería proteger de arañazos en el día a día. Además, también viene con un protector aplicado encima de la pantalla para una mayor tranquilidad.

El Realme 6i tiene un grosor amplio de 9 mm pero la parte trasera está curvada a los lados, por lo que aparenta ser más delgado de lo que realmente es.

A continuación, vamos a revisar los distintos elementos que encontramos en los laterales del teléfono.

En el lateral derecho encontramos el botón de encendido, que presenta una buena sensación al tacto.

 

En el lateral izquierdo encontramos dos botones de volumen, así como la bandeja para dos tarjetas nanoSIM y una tarjeta micro-SD. Mientras que otros smartphones te obligan a elegir entre una segunda tarjeta SIM o una tarjeta microSD, con el Realme 6i puedes tener ambas cosas.

 

La parte superior del teléfono está libre de cualquier elemento.

 

La parte inferior del teléfono posee un conector USB-C, el altavoz y el conector de auriculares de 3.5mm.

 

Realme no ha dotado al teléfono protección frente al agua, aunque en realidad ningún smartphone en este rango de precios ofrece esta característica.

Pantalla

El Realme 6i posee una gran pantalla LCD de 6.5″ con ratio alargado 20:9. La resolución de la pantalla es HD+ (1.600 x 720 píxeles), lo que implica una densidad de píxeles de 270 ppp.

Aunque esta densidad no es tan elevada como nos gustaría, la pantalla se ve suficientemente nítida y no es posible distinguir los píxeles individuales a simple vista salvo que te acerques a la pantalla.

Al tratarse de una pantalla LCD, la matriz de sub-píxeles es de tipo RGB. Esto significa que los sub-píxeles se colocan uno a continuación de otro, en hileras rojo-verde-azul (RGB), por lo que la resolución anunciada aplica por igual a los sub-píxeles de cada color.

Matriz Pentile del panel OLED del Realme 6i

 

El Realme 6i ofrece un único modo de calibración de la pantalla, pero es posible ajustar la temperatura de color de la pantalla mediante un control deslizante.

Para analizar la calidad de la pantalla, he realizado diversas pruebas con el software profesional CalMAN Ultimate y un colorímetro X-Rite i1Display Pro.

El panel del Realme 6i cubre el 94% del espacio de color sRGB estándar de Android y el 73% el espacio de color más amplio DCI P3. Aunque otros smartphones cubren un gamut de color más amplio, también su precio es superior.

El error medio en la fidelidad de color frente al gamut sRGB no es de los mejores que he visto ya que es 6.7 dE (un valor por debajo de 4 dE se considera excelente y por encima de 9 se considera inaceptable). El error máximo resulta ser 13.9  dE, que también es bastante elevado. Esto significa que la fidelidad de los colores no es demasiado buena.

La temperatura de color es 8.609ºK, bastante por encima del nivel de referencia de 6.500ºK, lo que implica un tinte azulado bastante marcado que es apreciable sobre todo en aplicaciones con fondo blanco, como el navegador.

Incluso situando el ajuste de temperatura de color manual en más cálido, la medición resulta ser 7.503ºK, que sigue estando por encima del nivel de referencia..

Características de la pantalla

 

Según mis propias mediciones, el brillo máximo de Realme 6i se encuentra alrededor de 485 nits con el 100% de la pantalla iluminada en color blanco (APL 100%, Average Picture Level), que es como se mide el brillo de forma habitual. El contraste es 1.549:1, un valor elevado para una pantalla LCD.

Este valor de brillo es suficientemente alto, por lo que no deberías tener problema para ver la pantalla del teléfono bajo la luz del sol a pesar de no incorporar un modo especial de alto brillo (HBM) como otros smartphones.

 

Un aspecto mejorable del Realme 6i son los ángulos de visión, que se nos antojan un tanto estrechos. Cuando te desplazas a un lado y observas el teléfono desde un ángulo, se aprecia una pérdida de brillo y contraste que dificulta la visión.

El Realme 6i cuenta con un modo de cuidado ocular que filtra la luz azul para aliviar el cansancio visual. Puede ser activado manualmente o, si preferimos, programar la hora de inicio y final. También podemos ajustar la temperatura de color de la pantalla, así que escoger un modo de blanco y negro para reducir aún más la intensidad de los colores brillantes.

Por último, el motor de vibración háptica es, en mi opinión, demasiado intenso ya que que suena y se siente demasiado fuerte cuando tecleas sobre la pantalla. Otros smartphones ofrecen una respuesta háptica más sutil.

Rendimiento

El Realme 6i posee el procesador de gama media MediaTek Helio G80, un chip que fue anunciado a principios del del año pasado con un claro reclamo: atraer a los gamers con un presupuesto ajustado.

El chip MediaTek Helio G80 está fabricando en un proceso FinFET de 12 nm e integra ocho núcleos de CPU: dos núcleos ARM Cortex-A75 de alto rendimiento hasta 2 GHz y seis núcleos ARM Cortex-A55 de alta eficiencia hasta 1.8 GHz. Los ocho núcleos pueden funcionar a la vez.

La GPU integrada es una ARM Mali-G52 MC2 (MP2) con dos clusters que funcionan a una frecuencia de hasta 950 MHz. Este chip también integra un módulo de radio LTE/4G con Cat. 7 (descarga) / Cat. 13 (subida) y soporta WiFi 802.11ac, Bluetooth 5.0, memoria LPDDR4x a 1800 MHz y almacenamiento eMMC 5.1.

El Realme 6i llega con 3 o 4 GB de RAM LPDDR4x, que puede ser una cantidad un poco justa a la hora de realizar multi-tarea.

El Realme 6i ofrece unos resultados correctos en los benchmarks

 

A continuación, vamos a ver los resultados del Realme 6i en diversos benchmarks, lo que nos dará una idea de la potencia de este terminal en comparación con otros smartphones.

En el benchmark AnTuTu v8 ha dado un resultado de 203.347 puntos, una puntuación bastante alta para un smartphone de este precio.

 

En el benchmark Geekbench 5 centrado en el rendimiento del procesador ha conseguido 387/1.333 puntos en las pruebas mono/multi-núcleo, que son unos resultados correctos.

 

En el apartado de almacenamiento, el teléfono obtiene unos resultados más bien bajos en las pruebas de AndroBench de velocidad de lectura y escritura, como era de esperar ya que cuenta con almacenamiento eMMC 5.1 en lugar de eUFS.

 

En el test de rendimiento general PCMark 2.0, ha obtenido una puntuación de 8.606 puntos, un valor bastante alto frente a otros smartphones de gama media.

 

En la prueba CPU Throttling que mide la caída de rendimiento de CPU al cabo de 15 minutos de carga sostenida, el teléfono ha visto caer su rendimiento en un 26% en dicho período. Esto significa que el rendimiento al ejecutar apps exigentes (como juegos) puede verse reducido en partidas largas.

 

El Realme 6i ha obtenido unos resultados bastante buenos en las pruebas de rendimiento de CPU teniendo en cuenta el rango de precios en el que nos movemos.

En el día a día, la interfaz se mueve con rapidez, aunque la experiencia no es tan fluida como la que obtenemos con smartphones más potentes.

Aplicaciones populares como WhatsApp, Twitter, Telegram, Facebook, Instagram, Netflix o Google Maps se mueven sin problemas, pero he notado algunos problemas a la hora de navegar por Internet con Chrome. En algunas páginas web, el scroll no va demasiado fluido, sobre todo si muestran publicidad con anuncios en movimiento, y el desplazamiento vertical se encasquilla y hay qyue esperar unos segundos.

Sus 4 GB de memoria RAM son suficientes para mantener un buen número de aplicaciones en memoria. A pesar de abrir un buen número de apps, he podido moverme entre ellas sin sufrir ningún cierre inesperado.

El Realme 6i mueve sin problemas los juegos 3D

 

A la hora de analizar la potencia gráfica, comenzamos con la prueba SlingShot de 3DMark, donde el teléfono ha obtenido unos resultados correctos.

 

En la prueba GFXBench con APIs tradicionales, el teléfono ha logrado unos resultados muy buenos frente a otros smartphones de gama media.

 

Por último, en las pruebas de GFXBench basadas en las APIs modernas de bajo nivel y alta eficiencia (Metal/OpenGL y Vulkan), consigue unos resultados que también son muy buenos para este rango de precios.

 

Para comprobar el rendimiento gráfico real en juegos, he probado títulos 3D exigentes como Asphalt 9, Dead Effect 2 y Call of Duty.

Utilizando el software GameBench, he podido medir diversos parámetros de rendimiento en estos juegos en partidas reales.

👉 ¿Conoces GameBench Pro? GameBench Pro es la herramienta líder de la industria para medir el rendimiento de juegos en smartphones Android e iOS. Si quieres saber más, puedes visitar su página web.

Los tres juegos obtienen tasas medias de FPS bastante elevadas (cerca de 30 o 60 FPS según el juego) configurando un nivel medio o bajo de calidad gráfica pero, ocasionalmente, se producen ciertas caídas puntuales de FPS (pequeños parones en la partida).

Juego (*) FPS medio Estabilidad FPS FPS %CPU
Asphalt 9 28 88% 4-31 18%
Dead Effect 2 60 100% 59-60 11%
Call of Duty 50 93% 36-59 17%

(*) Asphalt 9 se configura en el modo de calidad gráfica predeterminado.
Dead of Effect 2 se configura en el modo de calidad visual media
Call of Duty se configura automáticamente en el modo de calidad gráfica baja y en velocidad de cuadros por segundo media

 

Los smartphones suelen calentarse bastante bajo situaciones de carga elevada, como a la hora de jugar a títulos 3D exigentes. En el caso del Realme 6i, he medido temperaturas máximas en la superficie del teléfono de unos 44ºC por la zona de la cámara, que es un valor más bien elevado.

A la hora de disfrutar de juegos, Realme incluye una funcionalidad llamada Espacio de Juegos. Esta funcionalidad mejora el rendimiento de los juegos al asignar más recursos hardware al juego (a costa de una menor duración de la batería y un mayor calentamiento), limitar el acceso a la red de las aplicaciones en segundo plano para mejorar la latencia al jugar en red, e impedir los ajustes de brillo automáticos.

Es posible seleccionar tres modos de rendimiento:

  • Modo competición, que mejora el rendimiento, la velocidad de fotogramas y la respuesta táctil, pero aumenta el consumo de batería.
  • Modo equilibrado, que mantiene un equilibrio entre rendimiento y consumo de batería.
  • Modo de ahorro de energía, que reduce la calidad visual de los juegos para disminuir el consumo de batería.

La funcionalidad Espacio de Juegos está pensada para los aficionados a los juegos

 

Durante las partidas, puedes deslizar desde la esquina superior izquierda hacia el centro para abrir los ajustes de Espacio de Juegos rápidamente, así como para abrir la aplicación Messenger o WhatsApp en una pequeña ventana sin salir del juego.

También es posible seleccionar Rechazar llamadas para bloquear las llamadas entrantes y/o Bloquear notificaciones para impedir la aparición de notificaciones emergentes en la zona superior de la pantalla.

Realme también permite grabar la pantalla durante partidas incluyendo el sonido del sistema o del micrófono (no puedes grabar ambos al mismo tiempo), así como la imagen de la cámara frontal y las pulsaciones sobre la pantalla. Lamentablemente no puedes realizar pausas en las grabaciones y reanudarlas más tarde.

El Realme 6i llega con 128 GB de almacenamiento interno (existe una versión con 64 GB que no se comercializa en España), una cantidad que puede quedarse un poco corta si tienes pensado almacenar una gran cantidad de fotografías y vídeos, o instalar juegos pesados.

Por suerte, Realme ha añadido la posibilidad de ampliar el almacenamiento mediante una tarjeta micro-SD gracias que cuenta con una ranura para dos tarjetas nano-SIM y otra micro-SD.

Esto significa que, si quieres utilizar una tarjeta micro-SD, no tienes que renunciar a la segunda SIM.

En el aspecto de conectividad, el Realme 6i es compatible con WiFi 802.11/b/g/n en la banda de 2.4 GHz, pero no en la 5 GHz. Esto resulta un inconveniente para quienes, como yo, vivimos en zonas muy pobladas donde la banda de 2.4 GHz está saturada y funciona de manera mucho más lenta.

Por otro lado, el Ream 6i incluye Bluetooth 5.0,  4G/LTE y radio FM.

El puerto USB-C es compatible con OTG, por lo que podemos conectar una llave USB o un disco duro para acceder a su almacenamiento desde el teléfono.

Un elemento que está presente es el chip NFC, por lo que podemos realizar pagos con el móvil. Este punto es importante ya que no todos los smartphones de marcas chinas cuentan con esta tecnología dado que allí no es tan popular como en otros países..

He realizado algunas pruebas de velocidad de conexión tanto por red móvil 4G como mediante conexión WiFi, y los resultados son buenos.

El Realme 6i solo ha alcanzado 13 Mbps de bajada y 14 Mbps de subida en Wi-Fi con una conexión de fibra óptica de 1 Gbps. La baja velocidad se debe a que no es compatible con la banda de 5 GHz y, en lugares con alta densidad de población, la banda de 2.4 GHz está muy saturada.

En la prueba de 4G, se alcanzaron los 26 Mbps de bajada y 8 Mbps de subida con una conexión 4G de Movistar.

Seguridad biométrica

Realme ha incorporado un lector de huella dactilar tradicional en la parte trasera del smartphone. Aunque nos hubiera gustado ver un lector en pantalla, por el momento esta tecnología está reservada para smartphones más caros con paneles OLED.

Dicho esto, el lector de huella trasero del Realme 6i funciona de forma rápida y desbloquea el smartphone con solo colocar el dedo encima incluyo con la pantalla apagada. Ahora bien, debes tener un cierto cuidado para que la mayor parte del dedo caiga en la zona de lectura ya que, en caso contrario, no se producirá el desbloqueo.

El lector de huella está en la parte trasera

 

El Realme 6i cuenta con un sistema de reconocimiento facial 2D que permite desbloquear el teléfono solo con nuestra cara al deslizar la pantalla hacia arriba estando en la pantalla de bloqueo.

El reconocimiento se produce de forma rápida aunque, al ser 2D, debemos tener en cuenta que no es tan seguro como los sistemas 3D y, por tanto, podría ser engañado con una fotografía o un vídeo — si bien en mis pruebas amateur con una careta con mi cara no lo he conseguido. Realme permite elegir de forma individual si quieres usar el desbloqueo facial para desbloquear el dispositivo, acceder a aplicaciones protegidas por contraseña o acceder a la caja fuerte.

Aunque el reconocimiento facial no es realmente seguro, Realme ha añadido un control que obliga a que tus ojos estén abiertos para que el teléfono se desbloquee.

Batería

La batería del Realme 6i posee una capacidad de 5.000 mAh, que es una cantidad elevada para un smartphone con este tamaño de pantalla.

 

En la prueba PCMark de autonomía de la batería, el Realme 6i ha aguantado 10 horas y 30 minutos con el brillo de la pantalla calibrado a 200 nits. Este resultado es excelente y está por encima de muchos smartphones que hemos probado.

 

En el día a día, la autonomía del teléfono es muy buena y no deberías tener problema para llegar al final del día con un uso bastante intenso.

En el apartado de Batería, encontramos un botón Ahorrar energía que propone acciones para reducir el consumo de batería. En mi caso, me ha sugerido desactivar algunas aplicaciones que consumen mucha batería y desactivar GPS.

También ofrece un modo de ahorro de energía que cierra algunas aplicaciones en segundo plano, pausa la función de sincronización automática en segundo plano (opcional), reduce el brillo de la pantalla (opcional) y desactiva la vibración al tocar.

Es posible indicar que el modo de ahorro de energía se desactive cuando la batería supere el 60% de carga (si lo hemos activado estando por debajo) o al llegar al 100% (si lo hemos activado estando por encima). También es posible configurar que el modo de ahorro de energía se active automáticamente al llegar a un nivel de batería en concreto, así como que se active cuando el teléfono está en reposo (aunque eso puede producir retrasos en las notificaciones de las aplicaciones).

 

Otra opción menos agresiva es la protección inteligente de consumo de energía que identifica automáticamente el estado de funcionamiento de las aplicaciones. Por ejemplo, si una app reproduce música en segundo plano, no se verá interrumpida, pero si es una app mal programada que consume energía, será cerrada. Es posible establecer excepciones para ciertas aplicaciones.

Al igual que hay opciones para reducir el consumo de energía, también hay un modo de alto rendimiento que pone al sistema a funcionar a máxima potencia, aunque el consumo de energía aumenta y, por tanto, la autonomía se resiente.

Por cierto, una cosa que vas a querer hacer es activar el porcentaje de la batería en la barra de estado ya que, de lo contrario, es complicado saber cuánta batería te queda (no aparece ni siquiera en el panel de notificaciones).

El porcentaje de batería restante no se muestra por defecto

 

El Realme 6i cuenta con carga rápida de 18W (9V/2A) y, a diferencia de otros smartphones de este rango de precios, la compañía ha incluido un cargador rápido en la caja para que puedas cargar rápidamente la batería.

TE INTERESA:
Seis verdades sobre las baterías de los smartphones: Carga rápida, sobrecarga y más

Como se puede ver en la siguiente gráfica, el proceso de carga es más rápido hasta el 80%, y después se ralentiza hasta llegar al 100%. En alrededor de 50 minutos, alcanzamos el 50% de carga, y el proceso completo de carga dura 2 hora y 19 minutos, que no es es especialmente rápido.

El Realme 6i carga toda su batería en algo menos de dos horas y media

 

Por último, Realme ha incorporado la posibilidad de carga inversa. Esto quiere decir que, en teoría, puedes utilizar tu smartphone para cargar la batería de otro smartphone si lo conectas mediante un cable USB-C a USB-C. Sin embargo, en mis pruebas, no he conseguido que se cargase otro smartphone al conectarlo por USB.

Interfaz y funcionalidades

El Realme 6i corre Android 10 y, por encima del sistema operativo, Realme ha incorporado su propia capa de personalización Realme v1.0, que viene a ser la capa ColorOS 7.0 de OPPO.

La apariencia de ColorOS se aleja bastante del diseño habitual de Android stock y, como es habitual en las capas chinas, añade una buena cantidad de funcionalidades software por encima. Habrá usuarios a los que estas mejoras les resultarán atractivas pero también habrá otros que hubieran preferido una versión de Android más cercana al original.

Comenzando por la apariencia de la interfaz, los iconos de las apps poseen, por defecto, forma circular con fondo blanco pero puedes escoger entre varios estilos de iconos e incluso personalizar el aspecto.

En el escritorio, podemos elegir si queremos una cuadrícula de iconos de tamaño 5×6 (por defecto) o si preferimos una cuadrícula menos densa 4×6.

También es posible establecer un modo simple que muestra una disposición de iconos más sencilla e iconos más grandes para personas mayores.

Existe una opción bastante útil que permite apagar y bloquear la pantalla al realizar un doble toque sobre un área vacía de la pantalla.

Realme muestra todas las apps instaladas en el escritorio pero, si lo prefieres, puedes utilizar el cajón de aplicaciones. Sin embargo, no es posible crear carpetas ni ocultar apps en el cajón de aplicaciones.

Al arrastrar la pantalla desde el centro hacia abajo estando en el escritorio, se abre la búsqueda que permite localizar contenido en aplicaciones, contactos, mensajes, etc. e incluso sugiere algunas apps.

El Realme 6i muestra una barra inferior de navegación con los habituales botones virtuales – Atrás, Inicio y Tareas – que podemos ocultar/mostrar si activamos la opción correspondiente y pulsamos sobre un circulito situada a la izquierda en la barra. Si no nos gusta el orden de los botones, podemos darles la vuelta.

Realme ha incluido también un modo de navegación por gestos de deslizamiento vertical que, si lo activamos, permite ir hacia atrás e ir a inicio arrastrando el dedo desde la parte izquierda/derecha y central de la zona inferior. También podemos ir a tareas recientes arrastrando el dedo desde la parte central y manteniendo pulsado.

Si este sistema no te convence, también está disponible un modo de navegación por gestos desde ambos lados que permite volver a la pantalla de inicio al deslizar hacia arriba desde la parte inferior de la pantalla, ir atrás deslizando desde la parte derecha o izquierda de la pantalla, ver tareas recientes deslizando hacia arriba y manteniendo el dedo y cambiar a la última aplicación deslizando desde la parte inferior derecha o izquierda y manteniendo el dedo.

 

Realme ha incluido gestos sobre la pantalla estando apagada. Podemos pulsar dos veces para encender la pantalla, dibujar una «O» para iniciar la cámara, dibujar una «V» para encender la linterna, dibujar «||», «<» o «>» para cambiar de pista de audio e incluso es posible crear acciones personalizadas (desbloquear, llamar o ejecutar una app) al realizar ciertos gestos adicionales.

Siguiendo con los gestos, también es posible responder automáticamente una llamada al acercar el teléfono a la oreja, cambiar de altavoz a auricular al acercar el teléfono a la oreja o silenciar las llamadas entrantes dando la vuelta al teléfono. Por último, podemos encender la pantalla con solo levantar el teléfono y tomar capturas deslizando tres dedos.

A un lado de la pantalla hay una pestaña llamada barra lateral inteligente que, si la arrastramos hacia el centro, despliega un panel con varios accesos rápidos a herramientas (captura de pantalla, grabar pantalla, mensajes, gestos de archivos, calculadora).

Podemos personalizar estos accesos para colocar las apps que utilicemos con más frecuencia, lo cual puede ser útil para apps como WhatsApp, Instagram, Twitter u otras que uses habitualmente.

La zona de notificaciones muestra seis accesos rápidos en la parte superior, que se expanden a algunos más si arrastramos la pantalla hacia abajo.

Debajo de estos accesos encontramos el control de brillo de la pantalla y, a continuación, las últimas notificaciones.

Es posible hacer que la pantalla se active al recibir notificaciones en la pantalla de bloqueo. Por otro lado, si recibes una notificación cuando ves contenido a pantalla completa, como un vídeo, la notificación se muestra en una tira estrecha casi transparente.

Al acceder a Tareas mediante el botón virtual o el gesto podemos ver las apps abiertas recientemente en forma de baraja horizontal.

Si arrastramos una de las miniaturas hacia arriba, cerramos la app, mientras que si pulsamos sobre los iconos situados encima de la app podemos bloquear una app o activar la pantalla dividida.

Bloquear permite mantener una app en memoria cuando pulsas sobre el botón Borrar para cerrar todas las apps en la vista de Tareas, pero realmente no evita que la app sea cerrada por el sistema si necesita liberar memoria. Por otro lado, la función de Pantalla Dividida permite mostrar dos apps en la pantalla a la vez. Resulta curioso que la propia app de Galería de Realme no es compatible con pantalla dividida, mientras que Google Fotos sí que lo es.

 

El Realme 6i es un smartphone bastante grande, por lo que usarlo con una sola mano no es algo posible para la mayoría de la gente. Por suerte, el modo de una sola mano lo hace posible. Una vez activado, la pantalla se encoge hasta la esquina inferior izquierda o derecha, reduciendo drásticamente la distancia que hay que estirar el pulgar para tocar la pantalla.

A diferencia de otras implementaciones del modo de una sola mano, no saldrás accidentalmente de este modo tocando fuera del área reducida. Es posible activarlo mediante uno de los accesos rápidos de la barra de notificaciones o arrastrando hacia abajo desde la parte inferior de la pantalla.

Realme ha modificado el panel de Compartir de Android para aumentar dramáticamente su velocidad. Uno de los mayores cambios es la eliminación de los objetivos de Direct Share, que Android rellena cada vez que abres el panel de Compartir. El panel de Compartir también integra Realme Share, una solución para compartir archivos que admite el envío y la recepción rápida de archivos hacia y desde dispositivos OPPO, Realme, Xiaomi, Vivo, OnePlus, Meizu y Black Shark.

TE INTERESA:
OnePlus, Realme, Meizu y Black Shark adoptan el protocolo tipo AirDrop de Xiaomi, OPPO y Vivo

Realme ha hecho que el panel se desplace horizontalmente en lugar de verticalmente, lo que puede hacer que compartir el contenido sea tedioso si tienes muchas aplicaciones instaladas.

Realme se toma en serio la privacidad de los usuarios y ha incorporado funcionalidades como el teclado seguro.

Al introducir información confidencial como contraseñas, el sistema cambia automáticamente al teclado seguro, que no registra las entradas ni se conecta a la red.

Al utilizar funciones de privacidad como el teclado seguro, el sistema impide la captura o grabación de la pantalla.

Si alguna de las aplicaciones de segundo plano utiliza el micrófono para grabar el sistema, este hecho se indica en la barra de estado.

De igual forma, si alguna app en segundo plano utiliza la cámara para hacer fotos, el sistema lo indica con una advertencia emergente para pedir permiso.

Otra opción interesante es Proteger Información Personal, que hace que las apps que nosotros elijamos lean información vacía al tratar de acceder al historial de llamadas, contactos, mensajes o eventos del calendario — en lugar de a la información real.

También podemos establecer reglas para bloquear llamadas y mensajes, así como bloquear determinados números para que no puedan ponerse en contacto con nosotros. Puedes decidir si quieres ver una notificación de llamada bloqueada o prefieres ignorarlas por completo.

Es posible gestionar individualmente los permisos de cada aplicación para distintos propósitos:

  • Consumo de energía: Es posible elegir para cada app si queremos permitir o prohibir que se ejecute en segundo plano, así como dejar en manos del teléfono la decisión.
  • Notificaciones: Es posible elegir para cada app si permitimos notificaciones, y, en caso afirmativo, si queremos que muestren en la pantalla de bloqueo y/o en la barra de estado, si queremos que se muestren globos con notificaciones en el icono de la app, si queremos ocultar el contenido de las notificaciones si está bloqueado, si queremos establecerlas como notificaciones no importantes,  si queremos permitir notificaciones en estado No molestar, etc.
  • Acceso a la red: Es posible elegir para cada app si queremos que utilice WiFi y/o datos móviles, así como si le permitimos que use datos en segundo plano.

De esta forma, podemos tener un control total sobre las aplicaciones, y ajustar su uso a nuestras necesidades. Por ejemplo, podemos decidir que Twitter no pueda ejecutarse en segundo plano para ahorrar batería, o que un juego no pueda hacer uso de la conexión de datos móviles en ningún caso.

 

Si acostumbras a tomar muchas capturas de pantalla, te alegrará saber que Realme incorpora unas cuantas herramientas de captura de pantalla. Por ejemplo, puedes elegir borrar la captura de pantalla original después de editarla y guardarla, hacer capturas de pantalla con desplazamiento, usar gestos para hacer capturas de pantalla y hacer una captura de pantalla parcial.

Al hacer clic en la mini vista previa de la captura de pantalla que aparece, se accede a una interfaz de edición con 5 opciones: Enviar, Garabato, Editar, Captura de pantalla larga o Eliminar. La opción Garabato permite dibujar rápidamente en la imagen sin abrir el editor de capturas de pantalla completo. La opción Editar te lleva a la aplicación Fotos donde puedes editar la captura de pantalla recortando, rotando, difuminando y más.

La opción Captura de pantalla larga hace una captura de pantalla con desplazamiento: en lugar de hacer que el sistema empiece a desplazarse lentamente hacia abajo hasta que le digas que se detenga, espera a que te desplaces hacia abajo tanto como quieras cubrir en la imagen. Puedes compartir la captura de pantalla o iniciar la acción de Captura de pantalla larga deslizando hacia arriba o hacia abajo respectivamente en la vista previa de la captura de pantalla.

 

Realme ofrece otra interesante funcionalidad llamada Clonador de aplicaciones que permite iniciar sesión con dos cuentas diferentes en la misma app al mismo tiempo. Esto es útil para apps que no permiten configurar varias cuentas. Lamentablemente, esta funcionalidad no permite seleccionar cualquier app sino solo algunas como Facebook, Messenger, Skype, Telegram o WhatsApp.

Otra funcionalidad relacionada con la privacidad es Caja fuerte, que permite mantener lejos de miradas ajenas fotografías, vídeos, música y cualquier otro contenido. Realme permite proteger el acceso a este contenido mediante un PIN o la huella dactilar.

Si solo queremos restringir el acceso a una o varias apps, podemos hacer uso del Bloqueo de aplicaciones, que permite proteger mediante PIN, huella dactilar o reconocimiento facial el acceso a una aplicación. Es posible incluso ocultar el icono de la app en la pantalla de inicio y el cajón de aplicaciones. Para que aparezca es necesario introducir en el teclado numérico del marcador telefónico un código numérico con el signo almohadilla al principio y al final (por ejemplo, #123456#).

 

Una de las opciones de tono de llamada cuando se configura una alarma en la aplicación Reloj es «Adaptado al tiempo». Esta opción cambia el tono de la alarma en función de las condiciones meteorológicas cuando la alarma se activa. Es una buena forma de variar el sonido de la alarma para que no te acostumbres demasiado a él, a la vez que te prepara para las condiciones meteorológicas de cada día.

Realme ofrece una funcionalidad llamada Clonar teléfono que permite transferir rápidamente todos los datos guardados en el teléfono antiguo (incluidas fotos, contactos y aplicaciones) al nuevo teléfono.

Realme incorpora la funcionalidad No molestar, que pone el teléfono en modo silencio (sin vibraciones) a determinadas horas/días. También es posible permitir las notificaciones (de cualquier app, no es posible filtrar), mensajes o llamadas de ciertos contactos, así como no silenciar una segunda llamada de un mismo número en un intervalo de 3 minutos. Lo que ya no es posible es que este modo se active automáticamente en función de eventos del calendario.

Por último, Realme ha incluido algo de bloatware preinstalado, como el buscador/navegador Yandex o una aplicación llamada que muestra todo en ruso (!).

Multimedia

El Realme 6i no ofrece sonido estéreo ya que cuenta con un único altavoz en la parte inferior del smartphone, a la derecha del conector USB Tipo-C de carga. Esta posición tiene el inconveniente de que resulta bastante fácil tapar el altavoz accidentalmente con la mano al sujetar el smartphone en horizontal.

El sonido que se emite posee un volumen bastante potente aunque se echa de menos una mayor riqueza de tonos, sobre todo en los bajos, como es habitual en los smartphones debido al pequeño tamaño de sus altavoces.

Realme ha tenido el acierto de incluir el conector de 3.5mm, por lo que no tendrás que recurrir a un adaptador de USB-C a 3.5 mm como ocurre con otros smartphones.

El Realme 6i incluye la tecnología Real HD Sound desarrollada conjuntamente por Realme y Dirac Research AB. Permite aplicar efectos de sonido y ajustar el sonido mediante un ecualizador de siete bandas de sonido.

Es posible seleccionar entre múltiples modos de sonido: Predeterminado, Pop, Rock, Country, Jazz, Clásica, Metal, Blues, Hip Hop, Dance, Electrónica y Personalizada.

El Realme 6i emplea su propia app Música como reproductor de música por defecto. Esta app organiza la música en cuatro pestañas: Canciones, Intérprete, Álbumes y Listas.

Es un reproductor bastante simple, sin posibilidad de descargar carátulas ni letras de canciones. Tampoco es posible reproducir la música almacenada en un dispositivo externo (como un disco NAS) ni en un servicio en la nube.

 

A la hora de ver fotografías, el Realme 6i recurre a su propia aplicación Fotografías que muestra todas las imágenes almacenadas en el teléfono y permite editarlas.

Esta app es capaz de crear recuerdos (vídeos) a partir de fotografías tomadas en el mismo lugar/fecha y puede identificar personas en las fotografías a las que puedes poner nombre para realizar después búsquedas por persona.

Ambas acciones se producen en segundo plano cuando el teléfono está conectado a la corriente con la pantalla apagada.

 

La reproducción de vídeo es buena y el teléfono es capaz de reproducir sin problemas ficheros compatibles con suavidad gracias a su procesador.

He probado a reproducir algunos vídeos 1080p, en ambos casos codificados tanto con H.264 como en el más moderno y eficiente HEVC (H.265), y los cuatro se han reproducido con suavidad (aunque obviamente escalados a la resolución 720p de la pantalla)

También puedes disfrutar de servicios de streaming como YouTube o Netflix en la gran pantalla del smartphone. Ahora bien, Realme no ha incluido la librería necesaria para obtener la certificación Widevine L1 sino que se queda en Widevine L3. Esto significa que no es capaz de reproducir contenido de Netflix por encima de SD (960 x 540 píxeles).

Cámara

⚠️ Aviso: Debido a la extraordinaria situación de confinamiento que vivimos en España desde hace algunas semanas a causa de la pandemia del COVID-19, no hemos podido poner a prueba la cámara en tantas situaciones como hacemos en otros análisis. Esperamos que podáis comprender la situación.


El Realme 6i cuenta con una cámara trasera cuádruple:

  • Cámara principal gran angular de 48MP (1/2.25″, 0.8µm) con apertura f/1.8 y PDAF
  • Cámara ultra gran angular (13 mm) de 8MP con apertura f/2.3
  • Cámara macro de 2MP (1/5.0″, 1.75µm) con apertura f/2.4
  • Cámara de profundidad de 2MP y apertura f/2.4

Comenzando por la cámara principal, Realme ha incorporado un sensor de 48 MP, aunque por defecto las fotografías se toman en 12MP haciendo uso de la tecnología pixel binning que combina 4 píxeles en 1 para reducir el ruido y mejorar el rendimiento en condiciones de poca luz.

El Realme 6i ofrece un modo HDR que se activa automáticamente cuando lo necesitamos pero también puede activarse manualmente. A continuación, podemos ver unas fotografías sin HDR y con HDR y, como se puede apreciar, se nota diferencia en las zonas oscuras como las sombras y, sobre todo, en las zonas muy iluminadas como el cielo.

Comparativa de fotografías sin / con HDR

 

La cámara ofrece un modo llamado Color deslumbrante que, según la compañía, aplica la restauración de color a nivel de píxel para obtener colores vivos y reales. En la práctica, esto se traduce en fotografías con los colores más saturados y un mayor contraste, como se puede ver en estos ejemplos.

Comparativa de fotografías sin / con color deslumbrante

 

Como hemos comentado anteriormente, el sensor de 48MP del Realme 6i captura por defecto las fotografías en 12MP. Sin embargo, es posible activar un modo de super alta resolución en el que las capturas se realizan a 48MP.

A continuación, podemos ver un ejemplo de un recorte de la misma fotografía tomada a 48MP y 12MP. La imagen resultante no es mucho más nítida que la original, por lo que en mi opinión no merece la pena tomar capturas con esta resolución.

Comparativa de fotografías tomadas en 48MP y 12MP

 

Realme ha incorporado un sistema de reconocimiento de escena por IA que, si no te gusta, puede ser desactivado desde las opciones. Cuando está activado, la interfaz de cámara indica el nombre de la escena que ha reconocido pero no parece haber una forma sencilla de descartarlo para que no aplique ningún retoque.

 

Centrándonos en la calidad de la cámara principal con el disparo en modo automático, a continuación vamos a ver algunas fotografías tomadas con la cámara principal (gran angular) del Realme 6i.

En condiciones de buena luz, la calidad de la imagen es correcta, aunque en mi opinión pecan de un cierto sobre-procesado, como si hubieran pasado por un filtro paso alto para que se vean más nítidas. En ocasiones, los colores también se ven algo artificiales, sobre todo en exteriores.

Cuando la luz escasea, la calidad de imagen empeora ya que la imagen pierde mucha nitidez y aparecen manchas de color en ciertas zonas. Esto se debe probablemente a que esta lente carece de estabilización óptica, por lo que la sensibilidad ISO debe aumentar para que no salgan movidas y, en consecuencia, el ruido aumenta.

Fotografías tomadas con la cámara principal a plena luz del día

 

Una de las mejoras que ofrece la cámara del Realme 6i es el disparo de larga exposición con el modo Noche, que permite tomar fotografías nocturnas sin trípode más luminosas.

Este modo tarda un poco más en tomar la fotografía, en torno a 5-6 segundos, por lo que no es un modo para usar todo el tiempo.

Las capturas en modo Noche presentan un nivel de brillo superior a las tomadas con el modo normal, por lo que puede ser un modo útil para aquellas ocasiones en las que queremos que la escena se vea más iluminada de lo que realmente está. Sin embargo, la calidad resultante no es mejor que la original sino que, en muchos casos, se pierde todavía más nitidez.

Comparativa de fotografías en modo normal y noche

 

La siguiente cámara es la cámara ultra gran angular, que cuenta con una resolución de 8MP, una apertura bastante limitada de f/2.3 y carece de estabilización óptica.

Una cámara ultra gran angular aporta una gran versatilidad a la hora de capturar fotografías de paisajes o arquitectura. Personalmente encuentro este tipo de lentes muy útiles ya que permiten tomar fotografías mucho más espectaculares y creativas que la cámara normal.

Aunque con una lente ultra gran angular es más difícil que la fotografía salga movida, su limitada apertura y la ausencia de estabilización hacen que esta cámara no esté pensada para tomar fotografías por la noche, como se puede apreciar en algunas de las siguientes capturas.

Fotografías con la cámara ultra gran angular

 

En tercer lugar, tenemos la cámara macro que permite tomar fotografías a una distancia de 4 centímetros. Su baja resolución de 2MP y su limitada apertura de f/2.4 hace que la calidad de imagen no sea gran cosa y, además, el resultado es bastante parecido al que conseguiríamos tomando la misma foto con la cámara principal y recortando los 2MP centrales.

A continuación, podemos ver algunos ejemplos de fotografías tomadas con la lente macro.

Fotografías con la cámara macro

 

Por último, la cámara de profundidad permite tomar fotografías en modo Retrato con el fondo desenfocado (el conocido efecto bokeh).

En mis pruebas de retratos, el resultado que he obtenido ha sido bastante bueno. No obstante, en algunas fotografías, la separación entre el primer plano y el fondo ha fallado y ciertas zonas del sujeto (pelo, espacio entre brazos y tronco) han sido confundidas con el fondo.

Para tomar los retratos se utiliza la cámara principal, que es gran angular, por lo que si pretendes sacar un primer plano de la cara, el rostro se verá algo deformado, como si estuviera captado por una lente ojo de pez, por lo que mi consejo es alejarse siempre unos metros. Otros smartphones recurren a la cámara teleobjetivo, que ofrece menos distorsión, pero el Realme 6i no posee una cámara de este tipo.

A continuación, podemos ver algunos ejemplos de fotografías tomados con el modo Retrato

Fotografías tomadas en modo Retrato

 

Realme permite modificar el grado de desenfoque antes de tomar la fotografía. Lamentablemente, no guarda las dos versiones de la fotografía — con y sin efecto bokeh — por lo que si el resultado no es bueno no podrás utilizar la fotografía original.

Algunos fabricantes guardan ambas versiones de la imagen e incluso, en algunos casos, permiten alterar el grado de desenfoque a posteriori.

 

La cámara frontal posee un sensor de 16MP (1/3.1″, 1.0µm) con apertura f/2.0 que ofrece un modo de belleza que nos permite suavizar la piel, aumentar/reducir el tamaño de la cara, retocar la barbilla, agrandar los ojos, reducir la nariz, etc. Un aspecto interesante de la cámara frontal es que puede iluminar la pantalla para iluminar nuestro rostro y poder tomar selfies en condiciones de poca iluminación.

A pesar de que no cuenta con enfoque automático, la calidad de la imagen es correcta. Las capturas ofrecen una buena nitidez, como podemos apreciar en estos selfies de ejemplo, aunque su gran angular (26 mm) hace que los rostros captados de cerca se vean deformados con ojo de pez, con una nariz más grande que la realidad.

Un aspecto que me ha gustado es que la cámara frontal ofrece HDR, por lo que el fondo sigue siendo visible a pesar de que esté muy iluminado. En otros smartphones, el fondo pasa a ser una gran mancha blanca si estás a contraluz (que suele ser lo habitual para no salir con los ojos semicerrados).

Selfies tomados sin efecto Retrato

 

La cámara frontal también permite tomar selfies con el modo Retrato, y además podemos aplicar este efecto también a vídeos capturados con esta cámara.

El resultado del desenfoque es bastante bueno pero el efecto de HDR ya no está disponible, por lo que el fondo se puede ver quemado.

Selfie con efecto Retrato activado

 

El Realme 6i puede grabar vídeo con resolución 720p o 1080p a 30 fps (pero no a 60 fps). Es posible grabar vídeo tanto con la cámara principal como con la cámara ultra gran angular, así como con la cámara frontal.

El vídeo ofrece una buena calidad de imagen incluso por la noche aunque resulta un poco temblorosa ya que no ofrece ningún tipo de estabilización.

Vídeos 1080p grabados con la cámara principal

Llamadas de voz

En las pruebas que he realizado la calidad de la voz durante las llamadas es correcta y he podido mantener perfectamente conversaciones en entornos moderadamente ruidosos sin dificultades.

Precio y competidores

El Realme 6i está a la venta en España a un precio de 179 € en la web oficial de la compañía, y a un precio algo inferior en otros sitios como Amazon España.

Si andas buscando un smartphone en este rango de precios, existen algunas opciones interesantes.

El Realme 6 (199 €) cuenta con una pantalla pantalla LCD de 6.5″ a 90 Hz, procesdor MediaTek Helio G90T, 4/6/8 GB de RAM, 64/128 GB de almacenamiento, cámara trasera gran angular (64MP) + ultra gran angular (8MP) + macro (2MP) + profundidad (2MP), cámara frontal de 16MP y batería de 4.300 mAh.

El Redmi 8T (160 €) posee una pantalla LCD de 6.3″, procesador Snapdragon 665, 3/4 GB de RAM, 32/64/128 GB de almacenamiento, cámara trasera gran angular (48MP) + ultra gran angular (8MP) + macro (2MP) + profundidad (2MP), cámara frontal de 13MP y batería de 4.000 mAh

Conclusiones

El Realme 6i es un smartphone de precio asequible y eso se nota en muchos aspectos, comenzando por su construcción, enteramente de plástico blanco o verde según la variante que escojamos. No obstante, Realme ha querido aportar un toque de originalidad dotado a la cubierta trasera de franjas verticales que reflejan la luz como si fueran rayos láser.

El frontal del Realme 6i está ocupado por una pantalla bastante grande de 6.5″ con una muesca tipo gota de agua en la parte superior.

Mientras que el marco superior es bastante estrecho, el marco inferior (o barbilla) es bastante más grueso, por lo que el diseño frontal no es simétrico. Su aprovechamiento del frontal es de un 82%, un valor correcto para este rango de precios.

El cristal de la pantalla está protegido por Gorilla Glass 3 que, sin ser la versión más reciente ni más resistente, debería proporcionar protección frente a arañazos.

El Realme 6i es un dispositivo de un tamaño considerable, ya que su grosor alcanza los 9 mm. y su peso es de 199 gramos. En la práctica, no da la sensación de ser tan grueso porque parte trasera está curvada a ambos lados.

Este teléfono posee un panel LCD de 6.5″ con resolución HD+, lo que implica una densidad de píxeles de 270 ppp. Esta densidad de píxeles es más bien escasa, aunque tendrás que acercarte mucho a la pantalla para distinguir los píxeles individuales.

La fidelidad de color de la pantalla del Realme 6i es claramente mejorable, y los colores muestran un tono azulado que no puede corregirse por completo con el ajuste de temperatura de color. Tampoco los ángulos de visión son demasiado amplio.

El brillo máximo de la pantalla resulta bastante elevado ya que alcanza los 485 nits según mis propias mediciones.

Realme ha incluido la pantalla ambiente, que enciende la pantalla cuando llega una notificación, así como el doble toque sobre la pantalla para encenderla momentáneamente y para apagarla. Otra característica interesante de la pantalla es el modo de cuidado ocular que filtra la luz azul.

Un aspecto que no me convence mucho es el motor de vibración háptica, que suena y se siente demasiado fuerte cuando tecleas sobre la pantalla. Otros smartphones ofrecen una respuesta háptica más sutil y, en mi opinión, más agradable.

Realme ha incorporado un lector de huella dactilar en la parte trasera que permite desbloquear el teléfono con solo apoyar el dedo encima. El lector de huella resulta bastante rápido a la hora de identificar la huella, aunque es importante apoyar una buena parte del dedo en la zona de lectura. También es posible utilizar reconocimiento facial 2D, así como activar ambos para poder utilizarlos indistintamente.

 

El Realme 6i posee un procesador MediaTek Helio G80 de 12 nm, que cuenta con dos núcleos de alto rendimiento y seis núcleos de eficiencia. Este chip vendrá acompañado por 4 GB de RAM, así como 128 GB de almacenamiento (en España no se comercializa la versión con 3GB de RAM y 64GB de almacenamiento).

En los benchmarks, el smartphone ha obtenido unas puntuaciones correctas en todas las pruebas, aunque obviamente queda lejos del rendimiento que ofrecen smartphones más costosos. En el día a día, la interfaz se mueve con fluidez y las apps se mueven sin problemas, aunque de vez en cuando se produce algún parón, sobre todo al navegar con Chrome por páginas web con bastantes imágenes y anuncios animados.

Los juegos más recientes tampoco suponen un gran problema para este smartphone. He podido medir tasas alrededor de 30 o 60 FPS en juegos como Asphalt 9, Dead Effect 2 o Call of Duty, aunque tendremos que establecer el modo de calidad gráfica en niveles bajo o medio.

El Realme 6i permite ampliar el almacenamiento mediante tarjeta micro-SD sin tener que renunciar a la segunda tarjeta SIM, lo que es un punto a favor importante.

En el aspecto de conectividad, soporta WiFi 802.11 b/g/n a 2.4 GHz pero no es compatible con la banda a 5 GHz. Esto puede ser problemático en zonas con alta densidad de población ya que, en mi casa, esto se traduce en tiempo de carga de webs y de descarga de apps bastante superiores a lo habitual.

También es compatible con Bluetooth 5.0, 4G/LTE, radio FM y NFC. 

El smartphone cuenta con una batería de 5.000 mAh que ofrece una autonomía excelente, por encima de muchos otros smartphones que he probado, por lo que no tendrás problema en llegar al final del día con uso bastante intenso del teléfono.

Realme ha incluido carga rápida a 18W, aunque no es tan rápida como lo que encontramos en smartphones de gama alta ya que tarda algo más de 2 horas en cargarse por completo. Como curiosidad, es posible utilizar el teléfono como una power bank y cargar otros smartphones.

En el aspecto multimedia, incorpora un único altavoz en la parte de abajo del teléfono, junto al conector USB-C, por lo que resulta fácil taparlo con la mano al sujetar el teléfono en horizontal. El sonido se escucha con bastante potencia aunque se echa de menos una mayor riqueza de tonos.

Realme ha decidido mantener el conector de 3.5mm, por lo que no tendrás que recurrir a auriculares Bluetooth o un adaptador USB-C a 3.5 mm.

A nivel de software, llega con Android 10 y, por encima, la capa de personalización Realme v1.0, que viene a ser la misma capa que ColorOS 7.0 de OPPO.

Esta capa añade un gran número de funcionalidades que complementan Android como permisos granulares para apps, clonado de aplicaciones para multi-cuenta, gestos sobre la pantalla apagada, barra lateral inteligente, bloqueo de aplicaciones, teclado seguro, conducción inteligente, ocultar apps en el escritorio, espacio de juegos y una caja fuerte para proteger archivos.

Lamentablemente, Realme no ha incluido la librería Widevine L1, por lo que no es posible disfrutar de contenidos de Netflix a una resolución superior a SD (960 x 540 píxeles).

 

En el apartado fotográfico, el Realme 6i cuenta con una cámara trasera cuádruple formada por una cámara principal de 48MP f/1.8 sin OIS, una cámara ultra gran angular de 8MP f/2.3, una cámara macro de 8MP f/2.4 y una cámara de profundidad de 2MP.

Por defecto, la cámara principal de 48MP hace uso de pixel binning para capturar las fotografías a 12MP, aunque ofrece un modo de super alta resolución que aprovecha la resolución de completa de 48MP para conseguir fotografías que deberían ser mucho más nítidas pero, en la práctica, no lo son tanto.

En condiciones de buena luz, las imágenes tomadas por la cámara principal ofrece unos resultados correctos, aunque en exteriores el resultado se ve a veces un tanto artificial, como si los colores y los bordes de las formas estuvieran sobreprocesados. Cuando la luz escasea, la calidad se resiente ya que esta cámara no cuenta con estabilización óptica..

La cámara ultra gran angular es ideal para tomar fotografías de paisajes o monumentos, ya que ofrece una perspectiva totalmente diferente. El inconveniente es que, en condiciones de poca luz, la calidad sufre por la ausencia de estabilización óptica y una apertura más limitada.

En cuanto a la cámara macro, permite tomar fotografías a 4 cm y puede resultar útil en algunas ocasiones, aunque no es un añadido que considere muy útil en el día a día.

Y por último, la cámara de profundidad permite tomar retratos con efecto bokeh, consiguiendo una separación bastante buena entre el sujeto en primer plano y el fondo.

El Realme 6i puede grabar vídeo 720p / 1080p a 30 fps con una buena calidad de imagen aunque se percibe algo temblorosa debido a la ausencia de estabilización. Es posible grabar vídeo tanto con la cámara principal como con la cámara ultra gran angular.

La cámara frontal posee una resolución de 16MP, por lo que es capaz de capturar selfies con gran nitidez y un amplio rango dinámico (nada de fondos quemados) gracias al uso del HDR. Esta cámara también permite capturar fotografías en modo Retrato con buen resultado, aunque se pierde la funcionalidad de HDR.

¿Merece la pena comprar el Realme 6i? Si buscas un smartphone con un precio asequible pero que ofrezca un rendimiento adecuado para juegos, una cámara competente con buena luz, una capa de software con muchas funcionalidades y una gran autonomía, el Realme 6i es una buena opción. Ahora bien, debes tener en cuenta sus limitaciones para no llevarte ninguna sorpresa.

Lo mejor:

  • Pantalla LCD de gran tamaño con brillo y contraste elevados.
  • Fluidez del teléfono en aplicaciones habituales y juegos 3D, aunque con algunos parones ocasionales en Chrome al navegar por webs complejas..
  • Software Realme v1 (ColorOS 7.0) con funcionalidades que amplían las prestaciones de Android 10: clonación de apps, cifrado de apps, gestos sobre pantalla, caja fuerte, esconder apps, modo conducción, espacio de juegos, etc.
  • Múltiples cámaras (gran angular, ultra gran angular, macro y profundidad) para realizar fotografías en distintas situaciones. Calidad correcta a plena luz del día y buen modo retrato.
  • Autonomía elevada por encima de otros smartphones y carga rápida de 18W (con cargador incluido).
  • Soporte Dual SIM mediante una ranura triple nanoSIM + nanoSIM + microSD.
  • Soporte de Bluetooth 5.0, NFC y radio FM.
  • Conector de auriculares de 3.5 mm.
  • Precio muy asequible.

Lo peor:

  • Construcción en plástico, con un grosor y peso elevados.
  • Pantalla con una nitidez más bien justa y una fidelidad de color mejorable.
  • Rendimiento de las cámaras mejorable en situaciones de poca luz. Grabación de vídeo sin estabilización.
  • Conectividad WiFi solo en la banda de 2.4 GHz (pero no en la de 5 GHz)
  • Ausencia de la librería Widevine L1 (Netflix no se reproduce a resoluciones superiores a SD)
  • Sin resistencia al agua y polvo

Nota: El teléfono Realme 6i ha sido cedido amablemente por Realme para la realización de este análisis.

💻 ¡Ofertón! Consigue Windows 10 por solo 11,09€ en CDKdeals [ Más ofertas ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
20%
Feliz
20%
Indiferente
0%
Triste
0%
Enfadado
0%
Aburrido
0%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
60%
Sobre el Autor
Teknófilo
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 'BASIC para niños'. Con el paso de los años la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario