Quitar este panel

Análisis del Samsung Galaxy A8 (2018) a fondo y opinión [REVIEW]

💿💻 ¡Ofertaza! Consigue Windows 10 Pro por 12,58€ y Office 2019 Pro por 51,41€ en URCDkey.com [ Ver cupón ]

¿No tienes tiempo de leer el análisis completo? Dirígete directamente a la sección de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos nos ha gustado del Samsung Galaxy A8.

A finales de diciembre, Samsung presentó su nuevo smartphone de la serie A, el Galaxy A8 (2018). La serie A se sitúa justo por debajo de la serie S de gama alta en cuanto a diseño y potencia, lo que permite ofrecer un precio más atractivo.

El Samsung Galaxy A8 (2018) es una versión recortada del Galaxy S8 en diseño y especificaciones técnicas, aunque también llega con alguna novedad interesante como la cámara frontal dual.

El nuevo smartphone posee un atractivo cuerpo de metal y cristal con pantalla «infinita» de 5.6″, procesador Exynos 7885, 4GB de RAM, 32GB de almacenamiento, cámara trasera de 16MP y dos cámaras frontales de 16MP y 8MP que recrean el efecto bokeh en los selfies.

El Samsung Galaxy A8 (2018) ha salido a la venta en España por un precio de 499 euros, un precio elevado pero por debajo de lo que cuesta el Galaxy S8, con el que guarda algunas similitudes.

Por cortesía de Samsung, hemos tenido oportunidad de probar a fondo el Galaxy A8 (2018) y, a continuación, os traemos nuestro análisis en profundidad.

 


Diseño y construcción

El año pasado, casi todos los fabricantes optaron por dotar a sus smartphones de gama alta de una pantalla «infinita» con marcos muy estrechos por encima y por debajo. Este año, llega el turno de que los dispositivos de gama media.

El Samsung Galaxy A8 (2018) es el primer smartphone de la serie A de Samsung que llega con una pantalla Infinity Display similar a la que vimos hace menos de un año en el Galaxy S8 y, más tarde, en el Galaxy Note8.

Sin embargo, los marcos que rodean la pantalla del Galaxy A8 (2018) no son tan estrechos como los del Galaxy S8, ni en la parte superior o inferior, ni tampoco en los laterales.

Por otro lado, a diferencia del Galaxy S8, el Samsung Galaxy A8 (2018) no posee una pantalla curvada a los lados, sino que el panel frontal es totalmente plano.

Esto hace que los marcos laterales sean más visibles y que el aspecto del teléfono no sea tan moderno e innovador como el smartphone estrella de Samsung.

De hecho, el frontal del Galaxy A8 (2018) nos recuerda más al Pixel 2 XL que al Galaxy S8 por el grosor de sus marcos rodeando la pantalla.

En cualquier caso, nos encontramos ante una pantalla con un tamaño generoso y un ratio de aspecto 18.5:9, lo que ha permitido a Samsung ofrecer una gran diagonal de la pantalla sin que aumente el ancho del teléfono.

El Samsung Galaxy A8 (2018) carece de botón físico de inicio ya que este aparece sobre la pantalla. Sin embargo, Samsung no ha colocado un sensor de presión y un motor háptico debajo del botón virtual de inicio, así que la sensación al apretar el botón no es tan realista como en el Galaxy S8.

El Samsung Galaxy A8 (2018) posee una construcción en cristal y metal

 

Ante la ausencia de un botón físico de inicio, Samsung ha optado por colocar el lector de huella dactilar en la parte de atrás.

Tras las críticas recibidas sobre la ubicación del lector de huellas en el Galaxy S8, justo al lado de la cámara trasera, Samsung ha movido el lector a justo debajo de la cámara trasera. Aunque esta posición es mejor, para mi gusto sigue estando demasiado cerca de la lente, más aún cuando resulta difícil distinguir el lector de huella al tacto.

El Samsung Galaxy A8 (2018) está construido en metal y cristal, por lo que es un teléfono delicado. Según hemos podido saber, el nuevo smartphone emplea cristal con protección Gorilla Glass, pero la compañía no ha revelado qué generación utiliza exactamente.

Samsung Galaxy A8 (2018) (izqda.) y Samsung Galaxy S8+ (dcha.)

 

El Samsung Galaxy A8 (2018) llega en tres colores – negro, gris y dorado — y nosotros hemos probado la versión en color negro, como puede apreciarse en las fotografías que hemos tomado.

A continuación, vamos a revisar los elementos que encontramos en la superficie del teléfono.

La parte de delante del Samsung Galaxy A8 (2018) está ocupada por una gran pantalla de 5.6″ con esquinas redondeadas, cuyos marcos superior e inferior son bastante más estrechos de lo que encontramos en modelos anteriores de la serie A.

En el marco superior encontramos el auricular para el oído, la cámara frontal con doble lente, el LED de notificaciones (sí, Samsung es de los pocos fabricantes que lo mantienen),  los sensores de proximidad y luz.

En la parte inferior se encuentra un marco bastante estrecho que se encuentra totalmente libre de botones y logotipos.

Como ya hemos comentado, Samsung ha optado por botones virtuales en la propia pantalla.

Independientemente de la variante de color, los marcos superior e inferior son de color negro, por lo que la sensación cuando la pantalla está apagada o con fondo negro es que se extiende por todo el frontal.

En la parte de atrás, encontramos una gran superficie de cristal, que no se puede retirar para tener acceso a la batería.

A pesar de su acabado reflectante, en el modelo que hemos probado las huellas dactilares quedan bastante menos marcadas de lo que hubiéramos imaginado.

En la zona superior de la parte de atrás encontramos la cámara principal, que no sobresale de la superficie.

Desconocemos la protección que utiliza el cristal que protege la cámara, por lo que no nos atrevemos a decir que no haya riesgo de que se raye si se apoya boca abajo con frecuencia.

Al lado de la cámara encontramos el flash y, debajo de la cámara, está el lector de huella dactilar, en una posición algo incómoda como hemos comentado anteriormente.

En el centro de la mitad superior del teléfono se encuentra grabado el logotipo de Samsung y, en la mitad inferior, está grabado DUOS en referencia al soporte de SIM dual.

En el lateral derecho encontramos el botón de encendido, que resulta muy cómodo de alcanzar con el pulgar al sostener el teléfono en la mano. El recorrido del botón es muy adecuado, aunque me hubiera gustado que fuera algo más redondeado. Encima del botón de encendido encontramos el altavoz principal.

 

En el lateral izquierdo encontramos un botón alargado de volumen y el compartimento para la tarjeta nano-SIM principal. Sorprendentemente, Samsung no ha incluido un botón para Bixby.

 

En la parte superior encontramos el compartimento de las segunda tarjeta nano-SIM y de la tarjeta micro-SD.

 

La parte inferior del teléfono alberga un conector USB-C y el conector de auriculares.

 

A pesar del gran tamaño de pantalla, el nuevo ratio hace que el teléfono sea más alargado y, por tanto, más estrecho que otros dispositivos con pantallas de mayor diagonal. En la práctica, esto hace que no resulte demasiado voluminoso a la hora de sujetarlo y, sobre todo, que podamos teclear con una sola mano.

En cualquier caso, Samsung también ha incorporado un modo de una sola mano que permite reducir el tamaño de la pantalla y que esta quede pegada a un lado. Este modo puede activarse mediante un gesto del dedo sobre la pantalla o con una triple pulsación del botón de Inicio, si lo activas en Ajustes.

El único problema de manejabilidad que hemos encontrado es a la hora de alcanzar los extremos superior e inferior del teléfono con una sola mano. La altura de la pantalla hace que, aún sujetándolo a una altura media, resulte complicado llegar con el dedo a la barra de estado y a los controles virtuales de navegación.

Samsung ha dotado al Galaxy A8 (2018) de resistencia al agua y polvo con certificación IP68, por lo que no tendremos que preocuparnos si el teléfono se da un chapuzón.

Pantalla

El Samsung Galaxy A8 (2018) cuenta con un panel Super AMOLED de 5.6″ (o 5.5″ si tenemos en cuenta que las esquinas son redondeadas) con un ratio de aspecto 18.5:9, es decir, bastante más alargado que los smartphones tradicionales 16:9.

La resolución de la pantalla del Galaxy A8 (2018) es Full HD+ (2220 x 1080 píxeles), lo que supone una densidad de píxeles de 441 ppp.

Este valor implica que la pantalla es extremadamente nítida para un uso normal, pero no es tan apropiada para aplicaciones de Realidad Virtual como otros smartphones con resolución Quad HD+ (el Galaxy S8 posee una densidad de píxeles de 529 ppp). Aún con todo, el Galaxy A8 es compatible con el casco Gear VR, por lo que puedes utilizarlo si quieres.

La matriz de sub-píxeles del Samsung Galaxy A8 (2018) es de tipo Pentile, como es habitual en los paneles AMOLED. En este tipo de pantallas los sub-píxeles rojo, verde y azul se disponen en formas geométricas — en rombo en este caso — en lugar de estar uno a continuación de otro de forma alineada como ocurre en los paneles RGB.

Matriz Pentile del panel Super AMOLED del Samsung Galaxy A8 (2018)

 

A continuación vamos a llevar a cabo un conjunto de pruebas con el software profesional CalMAN Ultimate y un colorímetro X-Rite i1Display Pro para conocer la calidad de la pantalla del Samsung Galaxy A8 (2018).

En primer lugar, conviene aclarar que el Samsung Galaxy A8 (2018) ofrece cuatro modos de color: Adaptive Display, Cine AMOLED, Foto AMOLED y Básico.

Por defecto, el modo activo es Adaptive Display, que según nuestras mediciones está calibrado para cubrir un 141% del gamut sRGB, lo que quiere decir que ofrece unos colores sobre-saturados. Este exceso de colorido produce imágenes visualmente más llamativas pero menos fieles a la realidad. Esto significa que, si retocamos una fotografía en el teléfono, es posible que nos llevemos una decepción cuando la veamos después en otro dispositivo.

Este modo tiene una ventaja importante y es que resulta muy útil cuando utilizamos el teléfono a plena luz del día dado que, bajo el sol, los colores pierden fuerza.

Debido a este exceso de saturación,  el error medio en la fidelidad de color en el modo Adaptativo es bastante mejorable: 6.2 dE (un valor por debajo de 4 dE se considera excelente y por encima de 9 se considera inaceptable). El error máximo resulta ser también muy elevado, 15.2 dE.

La temperatura de color es 7.286ºK, bastante por encima del nivel de referencia de 6.500ºK, lo que implica un marcado tono azulado que es apreciable en aplicaciones con fondo blanco, como el navegador. Samsung ha añadido un ajuste de color blanco llamado Balance de color que permite alterar el nivel de rojo, verde y azul de la pantalla. De esta forma podemos reducir el nivel de azul y acercarnos bastante al valor ideal de 6.500ºK.

 

El modo de pantalla Cine AMOLED está pensado para reflejar con mayor fidelidad el gamut DCI-P3 utilizado habitualmente en la industria cinematográfica y, de hecho, la pantalla del Galaxy A8 (2018) cubre el 97% de dicho gamut en este modo.

Por otro lado, el modo Foto AMOLED persigue el gamut Adobe RGB utilizado por muchas cámaras digitales, y cubre un 94% de este gamut.

 

Por último, el modo de pantalla Básico es, a pesar de su nombre, el que mejor refleja el gamut sRGB, ya que cubre un 100% de este espacio. Como ya hemos comentado alguna vez, sRGB es el espacio de color utilizado por los smartphones y los ordenadores, así que es el que debes elegir si buscas la máxima fidelidad de color en los contenidos de apps y juegos — aunque los colores se ven más apagados que con Adaptive Display.

En el modo Básico, la fidelidad de color es muy buena ya que el error medio resulta ser muy bajo, 1.7 dE (un valor por debajo de 4 dE se considera excelente y por encima de 9 se considera inaceptable), y el error máximo resulta ser 2.9 dE, un valor excelente.

La temperatura de color es 6.489ºK, bastante cerca del nivel de referencia de 6.500ºK, lo que implica un color blanco puro sin ningún tinte de color.

 

El brillo máximo del Samsung Galaxy A8 (2018) es de los 535 nits cuando estamos bajo una luz intensa como el sol. Estas pruebas se han realizado, como es habitual, con la pantalla totalmente en blanco.

Como podemos apreciar, el valor máximo de brillo es alto, en línea con otros smartphones de gama alta. Las pantallas AMOLED no destacan en brillo frente a las LCD cuando la pantalla es totalmente blanca, pero sí que lo hacen en entornos mixtos con píxeles blancos, negros y de otros colores.

 

El color negro es muy profundo, hasta el punto de que nuestro colorímetro ha sido incapaz de medir ningún nivel de brillo. Esto significa que el color negro es realmente negro y que el contraste es, teóricamente, infinito. Una ventaja de un color negro tan profundo es que, al ver una película, las franjas negras alrededor de la imagen se ven completamente negras.

Las pantallas OLED tienen un comportamiento peculiar al ser observadas´desde un ángulo. Por un lado los emisores de luz están más cerca de la superficie, y esto hace que el contraste y el brillo varíen menos al desplazarnos respecto al centro, pero por otro lado la matriz Pentile provoca que los colores se distorsionen.

En el caso del Galaxy A8 (2018), los ángulos de visión son amplios y los colores no se ven apenas alterados al observar la pantalla desde un ángulo.

Por último, el Samsung Galaxy A8 (2018) cuenta con filtro de luz azul que reduce la fatiga ocular limitando la cantidad de luz azul que emite la pantalla.

La pantalla del Samsung Galaxy A8 (2018) ofrece una calidad de imagen excelente

Hardware

El Samsung Galaxy A8 (2018) llega con un potente procesador Exynos 7885 de ocho núcleos (dos núcleos a 2.2GHz y seis núcleos a 1,6GHz).

El procesador Exynos 7885 es el primer chip de la serie Exynos 7 que posee núcleos Cortex-A73 de alto rendimiento, así como el primero con soporte de Bluetooth 5.0. El Exynos 7880 que incorporaban los Galaxy A5 y A7 del año pasado poseían ocho núcleos Cortex-A53, mucho menos potentes que los del nuevo smartphone.

El Samsung Galaxy A8 (2018) llega con 4GB de RAM, una cantidad más que suficiente para poder ofrecer una buena experiencia de multitarea.

He sometido al Galaxy A8 (2018) a algunas pruebas de rendimiento para ver qué tal se comporta frente a otros teléfonos de gama alta.

 

En el benchmark AnTuTu v6 ha dado un resultado de 85.532 puntos, una puntuación buena pero por debajo de smartphones de gama alta.

 

En el benchmark Geekbench 4.1 centrado en el rendimiento del procesador ha conseguido 1.525/4.285 puntos en las pruebas mono/multi-núcleo, que son unos resultados satisfactorios aunque bajos en comparación con smartphones de gama alta.

 

En el apartado de almacenamiento, el teléfono obtiene unos resultados por debajo de otros smartphones en las pruebas de AndroBench de velocidad de lectura y escritura, lo que nos hace sospechar que cuenta con almacenamiento eMMC en lugar del más rápido UFS.

 

En el test de rendimiento general PCMark 2.0, ha obtenido una puntuación de 5.474 puntos, un valor que es bastante elevado, a la par de los smartphones de gama alta, posiblemente debido a que la menor resolución de la pantalla ayuda a obtener una mejor marca.

 

En cuanto a la potencia gráfica, en la prueba SlingShot de 3DMark,el teléfono ha obtenido unos resultados por debajo de otros smartphones de gama alta.

 

Por último, en el test gráfico GFXBench, el dispositivo ha obtenido unos resultados modestos, por debajo de otros teléfonos de gama alta.

 

Los resultados de las pruebas realizadas indican que el Galaxy A8 (2018) es un smartphone que ofrece un buen rendimiento, aunque queda lejos de la potencia que ofrecen otros smartphones de gama alta.

Podríamos haber realizado la comparativa frente a smartphones de gama media, en lugar de gama alta, pero el Galaxy A8 (2018) hubiera quedado en la primera posición en todas o casi todas las pruebas. Por ejemplo, el mejor smartphone de gama media en la prueba de AnTuTu, el Moto G5s Plus, se queda en 64.000 puntos, bastante por debajo del Galaxy A8 (2018)

Dejando a un lado los benchmarks, durante el tiempo que he probado el Galaxy A8 (2018), su comportamiento ha sido excelente y no he experimentado parones en ninguna de las apps o juegos que he probado. Es cierto que las apps tardan algo más en abrirse que en dispositivos de gama alta como el Galaxy S8, pero los tiempos de carga no son para nada preocupantes.

Por otro lado, sus 4GB de RAM permiten mantener un buen número de apps en memoria y, en general, no se producen cierres de apps en segundo plano por falta de memoria.

Los juegos se mueven con fluidez en el Samsung Galaxy A8 (2018)

 

En los juegos 3D exigentes que he probado — Asphalt Xtreme, Dead Effect 2 y Dead Trigger 2 — el rendimiento del Galaxy A8 (2018) ha sido excelente y todos los títulos se mueven con una tasa de imágenes por segundo elevada aun con el nivel de calidad gráfica al máximo.

De hecho, utilizando el software GameBench, he podido medir diversos parámetros de rendimiento en estos juegos y el resultado ha sido muy bueno:

JuegoMedia de FPSEstabilidad FPS%GPU%CPU
Asphalt 830100%N/D11%
Dead Effect 259100%N/D15%
Dead Trigger 258100%N/D11%


Como todos los teléfonos, el Galaxy A8 (2018) se calienta ligeramente al ser sometido a una carga elevada de trabajo, especialmente en juegos 3D, pero no demasiado. Durante periodos de alta intensidad hemos medido una temperatura en la superficie trasera del teléfono de 35ºC, un valor muy razonable

El Samsung Galaxy A8 (2018) solo se comercializa en España con 32GB de almacenamiento, una cantidad que puede resultar algo escasa ya que quedan unos 23GB libres. Por suerte, el Galaxy A8 (2018) es compatible con almacenamiento externo y podemos utilizar una tarjeta micro-SD para ampliar el almacenamiento.

Lamentablemente, Samsung ha optado por desactivar Adoptable Storage, una de las funcionalidades más interesantes de Android que permiten formatear la tarjeta micro-SD como parte del almacenamiento interno.

En el aspecto de conectividad, el Samsung A8 (2018) va bien servido ya que soporta Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac en las bandas de 2.4 y 5 GHz, Bluetooth 5.0, 4G/LTE Categoría 11 (hasta 600 Mbps de descarga), WiFi Direct, ANT+, NFC, y GPS-A.

Por suerte, incorpora radio FM, lo cual agradará a muchos usuarios que hacen uso de esta función en sus teléfonos.

En las pruebas que hemos realizado la velocidad de red tanto por Wi-Fi como por 4G han sido satisfactorias.

El Samsung Galaxy A8 (2018) ha alcanzado los 210 Mbps de bajada y 25 Mbps de subida en Wi-Fi con una conexión de fibra óptica 300/30 Mbps. En la prueba de 4G, se han alcanzado los 45 Mbps de bajada y 6 Mbps de subida con una conexión de Movistar.

Un aspecto interesante del Samsung Galaxy A8 (2018) es que cuenta con una ranura para tarjetas nano-SIM + microSD y otra ranura independiente para una tarjeta nano-SIM, por lo que no tenemos que sacrificar la funcionalidad de Dual SIM si queremos ampliar el almacenamiento, como ocurre en otros teléfonos.

El Samsung Galaxy A8 (2018) cuenta con un conector USB Tipo-C, un tipo de conector que se está convirtiendo en el estándar.

Samsung ha incluido un lector de huella dactilar en posición horizontal en la parte de atrás, justo debajo de la cámara trasera. Como ya hemos comentado en el apartado de Diseño, esta ubicación es algo mejor que la del Galaxy S8, pegado a la cámara, pero sigue sin ser el lugar ideal.

El lector de huella ofrece un reconocomiento rápido y fiable pero, si no te gusta la ubicación del lector, puedes hacer uso del sistema de reconocimiento facial que ha incorporado Samsung.

El desbloqueo facial es bastante fiable, ya que funciona la mayoría de las veces, pero resulta algo más lento que el lector de huella, incluso aunque actives la opción de «reconocimiento más rápido». Esta última opción mejora la rapidez de desbloqueo a costa de perder algo de seguridad, dado que es más fácil engañar al sistema con una fotografía o un vídeo de la cara del dueño.


Batería

El Samsung Galaxy A8 (2018) llega con una batería de 3.000 mAh que, a priori, debería ser suficiente para este tamaño de pantalla y un procesador que no parece muy exigente.

 

En la prueba de batería de PCMark Work 2.0, el teléfono ha dado un resultado excelente de 8 horas y 38 minutos, quedando por encima de muchos otros smartphones de gama alta.

 

En el día a día, la autonomía del Galaxy A8 (2018) es buena y no he tenido ningún problema en llegar al final del día con una buena cantidad de batería libre. Además, Samsung incorpora dos modos de ahorro energía: medio y máximo.

El modo ahorro de energía medio limita el rendimiento máximo de la CPU al 70%, reduce el brillo máximo a un 90%, desactiva el uso de redes en segundo plano y también de la pantalla Always On Display (pero estas dos últimas funciones pueden activarse).

En el modo de ahorro de energía máximo, además de lo anterior, se limita el número de aplicaciones activas y se aplica un tema oscuro al dispositivo.

En cualquiera de los dos modos podemos personalizar los siguientes aspectos:

  • Reducir el brillo hasta un 90%
  • Limitar la velocidad de la CPU a 70%
  • Desactivar las conexiones WiFi y 4G en segundo plano
  • Desactivar Always On Display

 

Samsung también permite seleccionar individualmente aquellas aplicaciones que no queremos que consuman batería cuando no están siendo utilizadas.

El Galaxy A8 (2018) cuenta con carga rápida Adaptive Fast Charging, y Samsung ha incorporado un cargador compatible con esta tecnología en la caja del producto, aunque también es compatible con Quick Charge 2.0. En nuestras pruebas, el proceso de carga completo ha tardado un total de 1 hora y 44 minutos con el cargador incluido.

Como podemos apreciar en la gráfica, la carga es más rápida hasta el 90 por ciento, que se alcanza en poco más de una hora, y se ralentiza ligeramente al final.

 

El Samsung Galaxy A8 (2018) no es compatible con carga inalámbrica, sino que esa característica queda reservada para su hermano mayor, el Galaxy S8.

Software y funcionalidades

El Samsung Galaxy A8 (2018) corre Android 7.1.1 Nougat y, por encima del sistema operativo, incorpora la capa de personalización Samsung Experience 8.5 (o, simplemente, Samsung UX).

Me hubiera gustado que Samsung lanzase el Galaxy A8 (2018) con Oreo de fábrica, pero probablemente Samsung está esperando a actualizar antes el Galaxy S8.

La capa Samsung Experience ofrece un aspecto bastante atractivo, con un diseño moderno y elegante.

Por defecto, los iconos del escritorio se muestran con un marco alrededor y esquinas redondeadas, pero Samsung también ofrece la posibilidad de utilizar los iconos originales.

La pantalla principal muestra un gran widget con la hora y la temperatura y queda espacio para colocar 2 hileras de 5 iconos. El mismo widget de hora y temperatura puede mostrar un aspecto más compacto y ocupar solo una hilera si queremos tener más espacio para iconos de apps.

Samsung permite juntar más los iconos de las aplicaciones y configurar cuadrículas 4×5, 4×6 5×5 y 5×6. En la parte inferior se pueden colocar hasta cinco iconos fijos y, si echamos de menos el icono para acceder al cajón de aplicaciones, también puede mostrarse.

Si mantenemos pulsado un icono, podemos acceder a diversas opciones como seleccionar, eliminar acceso directo, borrar alerta, suspender, desinstalar o mostrar información de la aplicación.

El cajón de aplicaciones sigue presente y puede ser accedido arrastrando brevemente la pantalla hacia arriba estando en el escritorio, al más puro estilo del Google Pixel.

También podemos configurar que, al arrastrar hacia abajo, se despliegue el panel de notificaciones, lo cual resulta muy útil dado que la zona superior de la pantalla queda algo lejos del dedo por la altura de la pantalla. Samsung también permite abrir o cerrar el panel de notificaciones al arrastrar hacia arriba o hacia abajo el dedo sobre el lector de huella dactilar.

 

El panel de notificaciones es de color blanco y muestra una primera fila de botones que nos dan acceso rápido a seis ajustes, sin ningún texto. Algunos de estos iconos — como WiFi, Sonido, Bluetooth, etc. — abren diversas opciones al mantenerlos pulsados.

Debajo de esta primera hilera de botones aparecen las notificaciones, aunque es posible posible desplegar muchos más botones y acceder al control de brillo arrastrando de nuevo la primera hilera hacia abajo o utilizando el gesto de arrastrar el panel de notificaciones con dos dedos.

Samsung permite personalizar la cuadrícula de botones — 3×3, 4×3 y 5×3 — y, si pulsamos en una flecha que hay junto al control de brillo, podemos des-/activar el brillo automático y situar el control de brillo encima del panel de notificaciones.

 

En cuanto a las notificaciones, no tenemos tarjetas diferentes para cada notificación, sino que estas aparecen todas seguidas. Si una app tiene más de una notificación, estas aparecen agrupadas bajo la misma app pero puedes desplegarlas e, incluso, expandir cada notificación para ver los detalles.

La pantalla de ajustes no muestra varias pestañas como ocurría en el pasado sino que muestra un listado de grupos de opciones – Conexiones, Sonidos y vibración, Notificaciones, Pantalla, etc. – y al entrar en cada grupo accedemos a los ajustes individuales.

Una de las funcionalidades más útiles del Galaxy A8 (2018) es Always On Display, que muestra permanentemente información de hora/fecha e iconos de notificaciones en la pantalla aún cuando está apagada. Si pulsamos dos veces sobre un icono, se abre dicha aplicación al desbloquear el teléfono.

Samsung ofrece varios diseños para el reloj que se muestra en la pantalla Always On Display: reloj digital, reloj analógico, reloj mundial o calendario.

La función Always On Display permite mostrar también información de contacto y unos widgets llamados Facewidgets que dan acceso a controles de reproducción de música, una vista de la agenda e información de la siguiente alarma. Para ir pasando por los Facewidgets hay que hacer un doble toque sobre la hora y, después, deslizar a izquierda o derecha.

Pantalla Always On Display del Samsung Galaxy A8 (2018)

 

Desde la pantalla de bloqueo propiamente dicha podemos acceder rápidamente a dos aplicaciones configurables a través de unos iconos de acceso directo que se sitúan en las esquinas de la parte inferior de la pantalla.

El Samsung A8 (2018) incorpora la función Multi Window para ejecutar aplicaciones en ventanas, y esta funcionalidad resulta especialmente útil con la gran pantalla de este teléfono.

Para activar esta función, tenemos que pulsar el botón de aplicaciones recientes y pulsar sobre un icono de dos rectángulos que aparece junto al símbolo ‘X’ de cerrar de las aplicaciones compatibles. Si pulsamos sobre el punto que aparece en la línea divisoria de ambas ventanas podemos acceder a distintas opciones como intercambiar ventanas o hacer que una ventana flote sobre la otra.

 

No todas las aplicaciones pueden ejecutarse en multi-ventana, sino que solamente podemos hacerlo con las aplicaciones de Samsung que vienen pre-instaladas en el teléfono y algunas de terceros como Facebook, WhatsApp, etc.

El teclado del Galaxy A8 (2018) resulta cómodo gracias al tamaño de la pantalla. Incorpora la funcionalidad de texto predictivo, que funciona bastante bien, y la posibilidad de escribir arrastrando el dedo sobre las teclas, puntuar automáticamente, poner en mayúsculas automáticamente la primera letra de cada frase, modificar la anchura del teclado, etc.

 

Samsung ha incluido la funcionalidad de Carpeta Segura que hemos visto en modelos anteriores. Gracias a la Carpeta Segura es posible proteger el acceso a imágenes, notas y aplicaciones de forma sencilla.

 

Samsung también ha añadido la funcionalidad Mensajería Dual, que permite utilizar dos cuentas independientes para la misma aplicación creando un clon de dicha aplicación en la pantalla de Inicio.

El Samsung Galaxy A8 (2018) incorpora funcionalidades de control mediante movimientos y gestos:

  • Smart alert, que hace vibrar al dispositivo cuando lo coja para avisar de llamadas perdidas y mensajes
  • Smart stay, que detecta si estás mirando la pantalla y la mantiene encendida mientras la miras
  • Silenciar rápido, que permite silenciar las llamadas entrantes y alarmas cubriendo la pantalla con la mano o dando la vuelta al dispositivo.
  • Direct call, que llama al contacto cuyos detalles se ven en pantalla al acercar el teléfono al oido.
  • Deslizar palma para capturar, que permite realizar una captura de pantalla deslizando el lateral de la mano de un lado a otro de la pantalla.
  • Acción de vista emergente, que convierte la aplicación en una ventana al desplazar el dedo hacia abajo en diagonal desde cualquier esquina superior
  • Captura completa, que muestra opciones adicionales después de realizar una captura de pantalla, por ejemplo para capturar áreas ocultas de la pantalla.
  • Inicio rápido de cámara, que abre la cámara pulsando dos veces el botón de encendido.

Otra novedad que ha incorporado Samsung es la posibilidad de enviar un mensaje de SOS a los contactos de emergencia al pulsar el botón Encendido tres veces rápidamente. El mensaje puede incluir imágenes captadas por las cámaras y una grabación de audio.

Samsung ha incorporado en el Galaxy A8 (2018) el sistema de pago Samsung Pay, que combina el uso de las tecnologías NFC y MST (Magnetic Secure Transmission) con el lector de huella dactilar para poder pagar en comercios utilizando el móvil como una tarjeta de crédito.

 

La función No Molestar permite desactivar avisos — llamadas entrantes, notificaciones o alarmas — a determinadas horas, pudiendo establecer algunos contactos y aplicaciones como permitidos para que sus notificaciones sí que lleguen. Lamentablemente no permite escoger diferentes horarios según el día de la semana, algo que nos parece básico y fácil de implementar.

El Samsung Galaxy A8 (2018) soporta Smart Lock, lo que significa que no necesitas desbloquear el dispositivo con huella dactilar, PIN o contraseña si un dispositivo Bluetooth en el que confías está cerca – por ejemplo, una pulsera inteligente, un auricular Bluetooth, etc .

Es fácil configurar nuevos dispositivos en los que confías, y también puedes configurar ubicaciones en las que confías, como tu casa o la oficina, aunque la aplicación te avisa de que el radio de estas ubicaciones es de 80 metros.

Samsung ha movido a los ajustes de Mantenimiento la antigua aplicación Smart Manager que permitía gestionar desde un único punto la batería, el almacenamiento, la memoria RAM y la seguridad.

Las principales funciones que ofrece son:

  • Batería: Permite conocer datos sobre el uso de la batería, activar los diferentes modos de ahorro, y conocer aplicaciones con un consumo anormal de batería.
  • Almacenamiento: Permite conocer el uso del almacenamiento, eliminar datos innecesarios, y eliminar datos de usuario no utilizados.
  • Memoria: Permite conocer el uso de la memoria y detener aplicaciones con alto consumo.
  • Seguridad del dispositivo: Permite realizar análisis del dispositivo en busca de amenazas utilizando un anti-malware de McAfee.

Samsung también ha incorporado Game Launcher, que organiza todos los juegos en un solo lugar de forma automática, y ofrece funciones interesantes mientras juegas como: sin alertas al jugar, silenciar el juego (pero no el teléfono) y seleccionar tres modos de rendimiento: alto rendimiento, ahorro de energía y rendimiento normal.

Durante una partida, es posible capturar una pantalla o incluso grabar un vídeo en el que aparezca tu propia cara en una esquina utilizando la cámara frontal. La fuente del sonido puede ser el micrófono del teléfono o el audio del juego.

Game Tools aporta funciones útiles a la hora de jugar

 

Samsung ha integrado un gestor de temas que nos permite cambiar la apariencia de nuestro teléfono. Además de descargar temas completos, también es posible descargar fondos de pantalla, packs de iconos y diseños de la pantalla Always On Display.

Algunos temas son gratuitos pero otros son de pago. El buscador de temas permite buscar por tonos de color, en caso de que andemos buscando un tema con un tono de color en particular.

Bixby Home es una pantalla que se encuentra a la izquierda de la página principal Muestra las aplicaciones y servicios más relevantes en una sola pantalla, y ofrece tarjetas dinámicas que se pueden personalizar para incluir contenido como noticias, detalles sobre las próximas citas, etc.

Resulta interesante comprobar que aplicaciones de terceros como Spotify, Twitter o Facebook pueden mostrar información a través de una de estas tarjetas, pero en la práctica no tiene gran utilidad.


Aplicaciones incluidas

Hace tiempo que Samsung dejó de pre-instalar un montón de aplicaciones en sus smartphones. Ahora solo incorpora unas pocas aplicaciones y, el resto, pueden ser descargadas.

Muchas de las aplicaciones que encontrábamos antiguamente preinstaladas en los teléfonos de la marca — como Samsung Music, Samsung Internet, Kids Mode, S Note, Car Mode, S Translator, Slide Sync, y Video — no están en el Galaxy A8 (2018) pero se encuentran disponibles para descargar en la tienda Samsung Apps, en caso de que las eches de menos.

Dejando a un lado las apps de Samsung para multimedia, de las que hablaremos en el siguiente apartado, las únicas apps de Samsung que llegan pre-instaladas son Samsung Connect,  Samsung Health, Internet, S Voice y Samsung Notes.

Samsung Connect es una aplicación que permite gestionar dispositivos del hogar conectados. No solamente permite configurarlos desde el móvil sino que es posible crear modos para enviar órdenes a varios dispositivos a la vez, o incluso crear reglas para ejecutar acciones de forma automática.

A pesar de que en mi casa tengo algunos dispositivos inteligentes como la cámara de seguridad Netatmo Welcome o el termostato inteligente Tado, solamente ha reconocido mi Smart TV que, por cierto, es LG.

Samsung Health permite establecer objetivos de actividad física y realizar un seguimiento de nuestra actividad diaria. Además, puede conectarse con otras apps como MyFitness Pal, Endomondo, MapMyRun, Under Armour Record y otras para incorporar información de otros servicios de salud.

Samsung Internet es un navegador de Internet que incorpora algunas novedades interesantes, como la posibilidad de instalar extensiones que pueden bloquear contenidos no deseados (por ejemplo, anuncios o rastreadores) y ampliar las funcionalidades del navegador.

 

Samsung ha incluido una vez más S Voice, su asistente personal que responde a órdenes de voz como“llamar Carlos móvil”“grabar voz”,“poner la alarma a las 6 de la mañana”“encender Wi-Fi” , “leer noticias”, “¿cuál es el tiempo hoy?” o “navegar a Sant Cugat, Barcelona.”  Preferiríamos ver Bixby Voice pero, lamentablemente, este asistente de voz todavía no está disponible en castellano.

Por último, la app Samsung Notes pre-instalada es una app que permite tomar notas y, desde ellas, es posible llamar a números de teléfono, enviar correos electrónicos o acceder a sitios web.

La suite de aplicaciones de Microsoft (Word, Excel, Powerpoint, OneDrive y LinkedIn) y Facebook son los únicos contenido de terceros que llegan pre-instalado en el Galaxy A8 (2018).


Multimedia

El Samsung Galaxy A8 (2018) no destaca especialmente en el aspecto sonoro, sobre todo si lo comparamos con terminales que incorporan doble altavoz estéreo frontal.

El teléfono posee un altavoz en una posición muy inusual: el lado derecho del teléfono, en la misma posición que en el Galaxy A5 del año pasado.

La ventaja de tener allí colocado el altavoz frente a la parte inferior del teléfono es que resulta menos probable que lo tapemos inadvertidamente al sostener el teléfono en horizontal para jugar.

A pesar del pequeño tamaño del altavoz, la potencia del sonido es elevada, aunque los bajos carecen de profundidad, como era de esperar.

El Samsung Galaxy A8 (2018) es compatible con UHQ Audio de 24 bits, y soporta PCM hasta 32 bits.

Samsung ha optado por no incorporar su propio reproductor de música sino que ha recurrido a Play Música, el reproductor de Google.

Play Música permite organizar nuestras canciones por géneros, artistas, álbumes y títulos, y ofrece un servicio de suscripción de música en streaming similar a Spotify.

También podemos descargar la app Música de Samsung desde la tienda Galaxy Apps, que cuenta con un diseño muy atractivo y está muy bien integrado con el resto de servicios y aplicaciones de Samsung.

Samsung ha incorporado algunas funciones interesantes de sonido como Sound Alive para ajustar la ecualización; y Adapt Sound para calibrar el sonido emitido a través de los auriculares a la respuesta frecuencial de nuestro oído.

Dentro de Sound Alive, Samsung incorpora una función llamada Optimizador UHQ que mejora la resolución del sonido de la música y vídeos; una función de Sonido envolvente para recrear el efecto de sonido surround; una función de Amplificador de tubo Pro que simula el timbre suave de un amplificador de tubo; y una función de Auditorio para simular la reverberación de un auditorio

 

La aplicación Galería se utiliza para visualizar y reproducir las fotos y vídeos almacenados en el teléfono. La aplicación también permite editar las imágenes mediante diversas funcionalidades integradas.

La reproducción de vídeo con el Galaxy A8 (2018) es excelente. El teléfono es capaz de reproducir sin problemas ficheros de vídeo compatibles con suavidad y, además, el elevado contraste de la pantalla y los negros puros hacen que las películas se vean de maravilla en el móvil.

Para comprobar la compatibilidad con diversos formatos de audio y vídeo, hemos reproducido cuatro ficheros, dos con resolución Full HD y dos con resolución 4K, codificados con el formato H.264 y con el más moderno HEVC. Todos se han reproducido correctamente a excepción del vídeo codificado 4K con HEVC, que da un error de compatibilidad.

Por supuesto, los vídeos de servicios de streaming como Netflix y Amazon Prime Video se reproducen sin ningún problema.

Las películas se ven de maravilla en la pantalla del Samsung Galaxy A8 (2018)

 

El reproductor de vídeo incorpora una opción que permite crear un GIF animado de 6 segundos a partir de una secuencia de vídeo.

Una funcionalidad curiosa que incorporan los teléfonos más potentes de Samsung es la reproducción de vídeo en una ventana, que permite reducir el tamaño del vídeo a una ventana que se muestra por encima del interfaz del Galaxy A8 (2018).

Esto permite que sigas utilizando el resto del teléfono y, por tanto, que puedas responder a un WhatsApp, mandar un mensaje, o cualquier otra actividad sin dejar de ver el vídeo.

Cámara de fotos

Samsung ha dotado al Galaxy A8 (2018) de una cámara trasera con sensor 1/2.8″ con resolución 16MP que viene acompañada por una lente con apertura f/1.7 y enfoque por detección de fase. Lamentablemente no cuenta con estabilización óptica.

El Galaxy A8 (2018) posee flash pero es de un tono único con un único LED, lo cual normalmente no produce tan buenos resultados como los flashes de doble LED que llevan otros teléfonos.

El Samsung Galaxy A8 (2018) llega con una sola cámara trasera y dos cámaras frontales

 

Samsung incorpora diversos modos de disparo — automático, Pro, panorámica, cámara lenta, cámara rápida, noche y comida — y es posible descargar nuevos modos de disparo de su tienda como Animated GIF, Rear-cam selfie y Sports shot.

Un modo interesante para los más expertos es el modo Pro, que permite ajustar manualmente distintos parámetros como el enfoque, ISO (Auto, 100, 200, 400 y 800), modo de medición (centro-compensando, matriz o punto), exposición (-2.0 a 2.0) y balance de blancos (auto, luz del día, nublado, incandescente y fluorescente).

El arranque de la aplicación Cámara es muy rápido. Además, Samsung ha incorporado la posibilidad de abrir la Cámara con una doble pulsación del botón de encendido, lo que permite estar listo para tomar una foto en poco tiempo.

 

La cámara del Samsung Galaxy A8 (2018) incorpora Bixby Vision, que permite buscar imágenes, encontrar productos online, localizar información sobre lugares cercanos, realizar traducciones, descodificar códigos QR, identificar vinos y mucho más.

En mis pruebas, Bixby Vision se ha comportado bastante bien. En las imágenes adjuntas se puede apreciar cómo es capaz de encontrar productos en Internet idénticos al que he capturado con mi cámara.

 

Centrándonos en la calidad de la fotografía, a continuación vamos a comparar la cámara del Samsung Galaxy A8 (2018) con la de su hermano mayor, el Samsung Galaxy S8+, para ver cómo de lejos está en cuanto a calidad.

En primer lugar hemos querido comparar la nitidez de la imagen y para ello hemos ampliado la misma zona de una imagen capturada por las cámaras en una escena captada a plena luz del día.

La calidad de la imagen captada por el Samsung Galaxy A8 (2018) es excelente, hasta el punto de que parece más nítida que la captada por el Galaxy S8+, posiblemente porque el sensor del Galaxy A8 (2018) posee una resolución superior.

La reproducción de colores del Samsung Galaxy A8 (2018) es buena, y las fotografías muestran un colorido vivo y fiel a la realidad.

Comparativa de día entre el Samsung Galaxy A8 (2018) y el Samsung Galaxy S8+

 

A continuación, hemos repetido la misma prueba en una escena nocturna para apreciar el rendimiento del sensor con poca luz.

La cámara del Samsung Galaxy A8 (2018) ofrece una calidad de imagen claramente inferior a la del Galaxy S8+ debido al menor tamaño del píxel y a la ausencia de estabilización óptica. Las letras de los carteles y los ladrillos de las paredes son menos nítidos y, en general, la imagen posee un tono anaranjado demasiado intenso.

Comparativa de día entre el Samsung Galaxy A8 (2018) y el Samsung Galaxy S8+

 

A continuación podéis encontrar las cuatro imágenes originales.

 

La cámara frontal es la estrella del Samsung Galaxy A8 (2018) ya que la compañía ha decidido incluir dos sensores de 16MP y 8MP, en ambos casos acompañadas por lentes con apertura f/1.9.

El uso de dos cámaras permite tomar selfies con enfoque dinámico, es decir, con el fondo de la imagen difuminado. Además, Samsung permite ajustar a posteriori el grado de desenfoque del fondo.

A continuación podemos ver un selfie capturado con enfoque dinámico. El resultado es bastante bueno y el teléfono ha hecho un buen trabajo para distinguir la cara en primer plano del fondo de la imagen.

» Fotografías originales: Enfoque dinámico / Modo normal

 

Aquí podéis ver una galería de fotografías tomadas con el Samsung Galaxy A8 (2018) en tamaño original para que podáis apreciar la calidad de las imágenes en una gran variedad de situaciones.

 

El Samsung Galaxy A8 (2018) es capaz de grabar vídeos en resolución Full HD (1920×1080) a 30 fps, pero no es capaz de grabar vídeo 4K.

A continuación, podéis ver un vídeo grabado con el Galaxy A8 (2018). La imagen se muestra algo temblorosa y, en ocasiones, se pierde el enfoque durante un instante.


Llamadas de voz

En las pruebas que hemos realizado la calidad de la voz es correcta y hemos podido mantener perfectamente conversaciones en entornos moderadamente ruidosos sin dificultades.

La aplicación de Contactos de Samsung y la de Teléfono cumplen adecuadamente con su cometido. Si abrimos los detalles de un contacto, se muestran todas las posibles formas de contactar con él, incluso mediante aplicaciones de terceros como WhatsApp.

Una funcionalidad interesante es que puedes realizar una llamada rápidamente arrastrando el dedo de izquierda a derecha sobre el nombre de un contacto. Si lo arrastras en dirección contraria le envías un mensaje de texto.

Precio

El Samsung Galaxy A8 (2018) llega con un precio oficial de 499 euros, una cantidad que hace unos años sería propia de un smartphone de gama alta pero que a día de hoy se sitúa por debajo de los smartphones estrella del momento.

Su hermano mayor, el Samsung Galaxy S8, está a la venta oficialmente por 809 euros pero podemos encontrarlo por un precio inferior en sitios como Amazon. Por tanto, el Galaxy A8 (2018) es una buena opción si buscas características de un smartphone de gama alta pero no quieres gastar tanto dinero.

Ahora bien, es de esperar que el Galaxy S8 baje de precio en pocos meses, cuando el Galaxy S9 llegue al mercado, por lo que si no tienes especial prisa, quizás te convenga esperar un poco a ver cómo evolucionan los precios.

Por otro lado, si no te importa hacerte con un smartphone de una marca china, por el mismo precio puedes adquirir un OnePlus 5T (499 euros), que llega con especificaciones más potentes aunque carece de la doble cámara frontal.

 

Conclusiones

La serie Galaxy A de Samsung se ha convertido en una excelente opción para aquellos usuarios que no quieren gastarse mucho dinero en un smartphone estrella, pero buscan algo más que un smartphone de gama media convencional.

El Samsung Galaxy A8 (2018) es la incorporación más reciente a la familia A y, como era de esperar, se trata de una versión recortada en especificaciones (y también en precio) del Galaxy S8, uno de nuestros smartphones favoritos de 2017,

El nuevo smartphone llega con un diseño moderno en metal y cristal en el que destaca su gran pantalla Infinity Display con ratio 18.5:9, esquinas redondeadas y unos marcos estrechos por encima y por debajo del panel — aunque algo más gruesos que los del Galaxy S8.

Samsung ha decidido no dotar al Galaxy A8 (2018) de una pantalla curvada a ambos lados, por lo que los marcos laterales son más visibles que en el Galaxy S8. En cierta forma, el frontal del Galaxy A8 (2018) nos recuerda al del Pixel 2 XL.

La parte de atrás del Samsung Galaxy A8 (2018) está hecha de cristal curvado a ambos lados y, como novedad respecto al Galaxy S8, el lector de huella se encuentra debajo de la cámara, en lugar de a un lado. De esta forma, es menos probable que coloques por error el dedo sobre la lente  pero no es imposible, ya que sigue estando bastante cerca y, al tacto, no es fácil distinguir dónde está el lector.

Si la ubicación del lector de huella en la parte de atrás no te convence, puedes recurrir al sistema de reconocimiento facial que incorpora Samsung, que funciona bastante bien aunque no es tan rápido como la huella ni como el del OnePlus 5T.

 

Como ya es habitual en los teléfonos de gama alta de Samsung, la pantalla del Galaxy A8 (2018) es extraordinaria, gracias a su panel Super AMOLED de resolución Full HD+.

La resolución de la pantalla ofrece una densidad de píxeles muy elevada para el uso cotidiano, pero se queda algo corta para disfrutar de Realidad Virtual con Gear VR, con el que es compatible.

El brillo máximo de la pantalla es elevado, a la par del Galaxy Note8, y el contraste es elevadísimo gracias a sus negros puros. La fidelidad de los colores es extraordinaria en el modo de color Básico, pero posiblemente prefieras utilizar el modo Adaptive Display, activo por defecto, que muestra colores muy vivos y llamativos.

La pantalla del Galaxy A8 (2018) carece de soporte para contenidos HDR10 pero, a día de hoy, eso no es un gran problema ya que hay pocos contenidos disponibles.

Samsung ha incorporado la funcionalidad Always On Display, que muestra permanentemente la hora y los iconos de todas las notificaciones pendientes de leer aún cuando el teléfono está bloqueado. Es una funcionalidad realmente útil.

Cuenta con un procesador Exynos 7885 acompañado por 4GB de RAM, por lo que no tendremos problemas a la hora de utilizar varias aplicaciones a la vez o disfrutar de juegos 3D exigentes.

En las pruebas sintéticas realizadas, el rendimiento del Galaxy A8 (2018) ha resultado ser elevado.

Su potencia está a medio camino entre los smartphones más potentes de  la gama media, a los que supera ampliamente, y los smartphones de gama alta del año pasado, a los que no llega a alcanzar.

En la práctica, el funcionamiento del Galaxy A8 (2018) es fluido, y no he experimentado parones ni retardos al utilizar aplicaciones habituales. La diferencia con smartphones de gama alta como el Galaxy S8 se nota sobre todo, a la hora de cambiar entre aplicaciones y en los tiempos de carga, que son algo más elevados (pero nada preocupantes).

En los juegos, el rendimiento del Galaxy A8 (2018) ha resultado ser espectacular, con altas tasas de FPS y sin apenas calentarse. Los aficionados a los juegos harán buen uso de la funcionalidad Game Launcher para grabar una partida, silenciar las notificaciones, desactivar los botones capacitivos y más mientras estamos jugando.

El Samsung Galaxy A8 (2018) llega con 32GB de almacenamiento aunque las medidas de velocidad nos hacen pensar que no es de tipo UFS 2.1 sino del más lento eMMC. Si los 23GB que quedan libres te resultan insuficientes, puedes ampliarlo mediante una tarjeta micro-SD pero Samsung no ha habilitado la función “Adoptable Storage”, por lo que no podemos formatearlo como una extensión del almacenamiento interno.

 

Samsung ha dotado al Galaxy A8 (2018) de una batería de 3.000 mAh que, en mis pruebas, ha ofrecido una autonomía muy elevada, por encima de muchos smartphones de gama alta.

En el día a día, no he tenido ningún problema para llegar con una buena cantidad de batería restante al final del día incluso sin hacer uso de los modos de ahorro de energía, que también están presente. Además, Samsung ha incorporado carga rápida y, en poco más de una hora, tenemos el 90% de la batería cargada.

Samsung ha lanzado el Galaxy A8 (2018) con Android 7.1.1 Nougat y, por encima, ha incorporado la capa de personalización Samsung Experience. Me hubiera gustado que el smartphone llegase directamente con Android Oreo, que lleva ya muchos meses en el mercado, pero posiblemente Samsung está esperando a que llegue antes al Galaxy S8.

Samsung ha incluido solo unas pocas apps pre-instaladas en el Galaxy A8 (2018) pero, si echas alguna de menos, puedes descargarla desde la Tienda Galaxy Apps.

El Samung Galaxy A8 (2018) cuenta con una gran cantidad de funcionalidades software que ya habíamos visto en otros terminales, como multi-ventana, control por gestos, modos de ahorro de energía, carpeta segura, Samsung Pay, mensajería dual, etc.

También se encuentra presente Bixby aunque, a diferencia del Galaxy S8 y Note8, no hay un botón dedicado para invocar al asistente virtual.

El asistente de voz sigue sin hablar español, por lo que las únicas funcionalidades de Bixby presentes son Bixby Home (tarjetas de información) y Bixby Vision (búsqueda de imágenes). Como ocurre con todos los asistentes inteligentes, en la práctica Bixby no es mucho más que una curiosidad con utilidad limitada.

Samsung ha incorporado una cámara trasera de 16MP con apertura f/1.7 que, en condiciones de buena luz, ofrece un rendimiento notable, pero que muestra sus limitaciones (carece de OIS) cuando la luz escasea, produciendo imágenes con bastante ruido y un balance de blancos poco acertado.

La cámara para selfies sí que ha mejorado de forma importante, ya que Samsung ha incorporado dos lentes frontales para poder tomar capturas con «enfoque dinámico», es decir, difuminando el fondo de la imagen para recrear el efecto «bokeh» de las cámaras reflex. En mis pruebas, el resultado ha sido bastante bueno.

 

En definitiva, el Samsung Galaxy A8 (2018) es un excelente smartphone para aquellos que buscan un smartphone con un diseño atractivo, un hardware potente y una cámara frontal superior.

Su precio, 499 euros, puede resultar algo elevado, sobre todo teniendo en cuenta que el Galaxy S9 está a la vuelta de la esquina y que, presumiblemente, el Galaxy S8 bajará de precio cuando su sucesor salga al mercado.

Lo mejor:

  • Diseño moderno con una gran pantalla, marcos superior e inferior estrechos y un cuerpo construido con metal y cristal.
  • Pantalla de 5.6″ con panel Super AMOLED que ofrece una excelente nitidez, brillo máximo, contraste, fidelidad de color y ángulos de visión.
  • Nuevo ratio de pantalla que hace que resulte cómodo de sujetar en la mano a pesar de su gran pantalla
  • Pantalla Always On Display que muestra notificaciones e información relevante en todo momento
  • Rapidez en el manejo gracias a un procesador de ocho núcleos y 4 GB
  • Cámara frontal con doble lente que consigue un efecto «bokeh» de calidad
  • Mejoras interesantes de Samsung sobre Android como game launcher, multi-window, carpeta segura, modos de ahorro de energía, control por gestos, mensajería dual, etc.
  • Almacenamiento de 32GB ampliable mediante tarjeta micro-SD
  • Dual SIM y ranura adicional para la tarjeta micro-SD
  • Excelente autonomía de la batería, que se ve mejorada por los modos de ahorro de energía exclusivos de Samsung. Carga rápida de la batería.
  • Sistema de pagos desde el móvil Samsung Pay
  • Radio FM
  • Resistencia frente al polvo y el agua

Lo peor:
  • Llega con Android Nougat, en lugar de Android Oreo
  • Lector de huella dactilar colocado en un lugar que sigue sin convencernos, demasiado cerca de la cámara y sin ser fácil localizarlo al tacto
  • Almacenamiento externo micro-SD no compatible con Adoptable Storage
  • Cámara trasera de una sola lente con rendimiento mejorable en condiciones de poca luz
  • Precio algo elevado

Nota: El teléfono Samsung Galaxy A8 (2018) ha sido cedido amablemente por Samsung España para la realización de este análisis.

[amazon template=iframe image&asin=B078WCYK43]

💿💻 ¡Ofertaza! Consigue Windows 10 Pro por 12,58€ y Office 2019 Pro por 51,41€ en URCDkey.com [ Ver cupón ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
0%
Feliz
0%
Indiferente
0%
Triste
0%
Enfadado
0%
Aburrido
0%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
0%
Sobre el Autor
Teknófilo
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 'BASIC para niños'. Con el paso de los años la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

    Deja un comentario