Análisis del Samsung Galaxy M20 a fondo y opinión

¿No tienes tiempo de leer el análisis completo? Dirígete directamente a la sección de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos nos ha gustado del Samsung Galaxy M20.
Samsung ha lanzado recientemente su nueva familia M formada por smartphones con prestaciones adecuadas a precios asequibles, y uno de los primeros miembros de esta familia es el Galaxy M20.

El Samsung Galaxy M20 llega con pantalla LCD IPS de 6.3″ con resolución Full HD+, procesador, 4GB de RAM, 64GB de almacenamiento ampliable por micro-SD, cámara trasera dual de 13MP+5MP, cámara frontal de 8MP y una enorme batería de 5.000 mAh.

Se trata de unas características modestas pero, al mismo tiempo, el Samsung Galaxy M20 llega con un precio oficial bastante asequible de 229€ (puedes encontrar el mejor precio en tiendas españolas en Movilesonline.com).

Por cortesía de Samsung, he tenido oportunidad de probar a fondo el Samsung Galaxy M20 y, a continuación, os traigo mi análisis en profundidad.

 

Apartados

  1. Diseño
  2. Pantalla
  3. Hardware
  4. Batería
  5. Software
  6. Aplicaciones preinstaladas
  7. Multimedia
  8. Cámara
  9. Llamadas
  10. Precio y competidores
  11. Conclusiones

Diseño y construcción

El Samsung Galaxy M20 posee una gran pantalla de 6.3″ rodeada por marcos bastante estrechos para un smartphone de este rango de precios. El marco inferior es algo más grueso que el superior, por lo que el terminal no es totalmente simétrico.

Samsung ha optado por un panel Infinity-V con una muesca tipo gota de agua, por lo que la cámara frontal está colocada en el centro de la parte superior de la pantalla. El uso de la muesca permite alcanzar un ratio de pantalla-a-cuerpo bastante elevado, en torno a un 84% (según GSM Arena)

Los marcos laterales del Galaxy M20 son bastante finos aunque no obtenemos la misma sensación de pantalla sin bordes que consiguen los modelos de la serie Galaxy S con pantalla curvada a los lados.

Mientras que otros smartphones optan por cuerpos de metal o cristal, Samsung ha incluido una estructura de plástico brillante que no aporta una sensación tan premium como otros terminales.

Además, tras varias semanas de uso, el plástico del Galaxy M20 que he probado ya nota signos de uso, por lo que parece bastante delicado.

El Samsung Galaxy M20 está disponible en dos colores — Charcoal Black (negro) y Ocean Blue (azul) — siendo el modelo azul el que he probado.

La parte de atrás del Galaxy M20 está curvada a los lados, lo que contribuye a que la sensación de grosor sea inferior. Con un grosor total de 8.8 mm y un peso de 186 gramos, nos encontramos ante un terminal voluminoso, aunque esto se justifica por su gran batería de 5.000 mAh.

En la parte de atrás, las dos cámaras están dispuestas verticalmente en la esquina superior izquierda, colocadas sobre en una tira que sobresale ligeramente de la superficie del teléfono. Las cámaras apenas sobresalen de la superficie de teléfono, por lo que este casi no baila al utilizarlo mientras está apoyado sobre una superficie plana.

En la zona central superior de la superficie trasera se encuentra el lector de huella dactilar, que también está a ras de la superficie. En mi opinión, Samsung ha colocado el lector de huella demasiado arriba (quizás por la gran batería), por lo que resulta un poco complicado de alcanzar con el dedo.

El Galaxy M20 posee un frontal con muesca y un cuerpo de plástico brillante

 

Los acabados en plástico tienden a ser bastante sucios y la variante Ocean Blue que hemos probado no es ninguna excepción, así que tendrás que pasar un paño sobre la superficie del teléfono de vez en cuando.

Samsung no ha especificado ningún tipo de protección Gorilla Glass en la pantalla, por lo que debemos tener cuidado de que no se raye si lo llevamos en contacto con otros objetos.

Tampoco encontramos un LED de notificaciones, por lo que no tendremos una forma fácil de saber si tenemos notificaciones pendientes de leer.

A continuación, vamos a revisar los elementos que encontramos en los laterales del smartphone.

En el lateral derecho encontramos el botón de encendido, con un recorrido adecuado y fácilmente alcanzable al sostener el teléfono en la mano. Justo encima de este botón encontramos el botón de volumen, de una sola pieza.

 

En el lateral izquierdo encontramos únicamente una bandeja donde caben dos tarjetas nano-SIM y una tarjeta microSD.

 

En la parte superior no encontramos ningún elemento.

 

La parte inferior del teléfono alberga un conector USB-C, un conector de auriculares y un altavoz.

 

El gran tamaño de la pantalla hacen que resulta bastante difícil alcanzar todas las zonas de la pantalla con una sola mano — más bien solo la mitad inferior salvo que deslices el teléfono por la mano arriba y abajo.

Por suerte, Samsung ha incorporado un modo de operación con una sola mano que permite reducir el tamaño de la pantalla y que esta quede pegada a un lado. Este modo puede activarse mediante un gesto del dedo sobre la pantalla o con una triple pulsación del botón de Inicio, si lo activas en Ajustes.

Samsung no ha dotado al Galaxy M20 de resistencia al agua, por lo que debemos tener cierto cuidado para que no se dé ningún chapuzón.

Pantalla

El Samsung Galaxy M20 cuenta con un panel de tipo PLS, que viene a ser el nombre que da Samsung a sus paneles LCD IPS. Obviamente me hubiera gustado ver un panel AMOLED, como en el Galaxy M30, pero en este rango de precios es complicado.

La resolución de la pantalla es Full HD+, lo que supone una densidad de píxeles de 409 ppp. La pantalla se ve nítida, sobre todo si la comparamos con la del Galaxy M10, que se queda en 720p.

La matriz de sub-píxeles del Samsung Galaxy M20 es de tipo RGB, como es habitual en los paneles LCD. En este tipo de pantallas los sub-píxeles rojo, verde y azul se disponen uno a continuación de otro, como se puede apreciar en la imagen adjunta.

Matriz RGB del panel LCD IPS del Samsung Galaxy M20

 

A continuación vamos a llevar a cabo un conjunto de pruebas con el software profesional CalMAN Ultimate y un colorímetro X-Rite i1Display Pro para conocer la calidad de la pantalla del Samsung Galaxy M20.

Samsung no ha añadido ninguna opción para especificar el modo de color, por lo que suponemos que le modo por defecto está calibrado para el espacio de color sRGB estándar.

El error medio en la fidelidad de color es correcto ya que resulta ser 5.3 dE (un valor por debajo de 4 dE se considera excelente y por encima de 9 se considera inaceptable). El error máximo es bastante elevado, 11.4 dE.

La temperatura de color es 8.926 ºK, bastante por encima del nivel de referencia de 6.500 ºK, lo que implica un marcado tono azulado que es apreciable en aplicaciones con fondo blanco, como el navegador. Lamentablemente Samsung no ha añadido un ajuste de color blanco, por lo que tendremos que vivir con este tono.

 

La pantalla cubre el 100% del gamut sRGB, que es el espacio de color utilizado por los smartphones y los ordenadores, pero se queda a un 83% del gamut DCI P3 que otros smartphones de gama alta cubren sin problema.

Aunque hemos leído en algunos sitios que el Galaxy M20 no cuenta con un sensor de luz ambiente, no es correcto. A pesar de ser un smartphone de precio asequible, el Samsung Galaxy M20 posee un sensor de luz ambiente y es capaz de ajustar el brillo automáticamente.

El brillo de la pantalla del Samsung Galaxy M20 es de 432 nits con el modo de brillo manual al máximo, y aumenta hasta los 534 nits cuando activamos el modo automático y estamos bajo una luz intensa como el sol. Estas pruebas se han realizado, como es habitual, con la pantalla totalmente en blanco.

Como podemos apreciar, el valor máximo de brillo es alto en comparación con otros smartphones de gama media.

 

El color negro es relativamente profundo, en torno a 0,29 nits, lo que significa que el contraste está en torno a 1.500:1. No es ni de lejos tan alto como en una pantalla AMOLED pero es razonablemente bueno.

Los ángulos de visión del Galaxy M20 son amplios y los colores apenas se ven alterados incluso cunando observamos la pantalla desde un ángulo muy extremo.

Samsung ha incluido un modo de pantalla con filtro azul que, supuestamente, reduce la fatiga visual al mostrar tonos más cálidos en la pantalla.

Lamentablemente Samsung no ha habilitado el encendido de la pantalla con un doble toque, por lo que para iniciar el reconocimiento facial o para ver el detalle de las notificaciones debemos pulsar el botón de encendido.

Hardware

El Samsung Galaxy M20 incorpora un procesador Exynos 7904, un chip de gama media que fue lanzado a principios de este año y cuenta con dos núcleos Cortex-A73 a 1.8GHz y seis núcleos eficientes Cortex-A53 a 1.8GHz.

Este chip está fabricado en un proceso FinFET de 14nm y, por tanto, es bastante eficiente en cuanto a consumo de energía.

El Samsung Galaxy M20 llega con 4GB de RAM, una cantidad que debería ser suficiente para una experiencia multitarea adecuada.

 

Hemos sometido al Galaxy M20 a algunas pruebas de rendimiento para ver qué tal se comporta frente a otros teléfonos de gama media.

En el benchmark AnTuTu v7 ha dado un resultado de 108.189 puntos, una puntuación que no destaca ni por arriba ni por abajo.

 

En el benchmark Geekbench 4.1 centrado en el rendimiento del procesador ha conseguido 1.315/4.097 puntos en las pruebas mono/multi-núcleo, que son unos resultados correctos para un smartphone de gama media.

 

En el apartado de almacenamiento, el teléfono obtiene unos resultados buenos en las pruebas de AndroBench de velocidad de lectura y escritura, en línea con otros smartphones.

 

En el test de rendimiento general PCMark 2.0, ha obtenido una puntuación espectacular de 5.236 puntos, un valor intermedio frente a otros smartphones de gama media.

 

En la prueba CPU Throttling que mide la caída de rendimiento de CPU al cabo de 15 minutos de carga sostenida, el teléfono ha visto caer su rendimiento en solo un 9% en dicho período. Esto significa que el rendimiento al ejecutar apps exigentes (como juegos) no se ve apenas reducido en partidas largas.

 

El Samsung Galaxy M20 ha obtenido unos resultados correctos en todas las pruebas pero no destaca frente a otros smartphones de gama media que hemos probado, sino que queda en una posición intermedia.

Dejando a un lado los benchmarks, el Samsung Galaxy M20 se mueve correctamente en el día a día aunque en ocasiones se percibe un rendimiento menor del esperado. Por ejemplo, a veces desde que pulsas el botón de encendido hasta que la pantalla se enciende pasan hasta cerca de 2 segundos.

Las apps habituales como WhatsApp, Instagram, Twitter, Facebook, Google Maps y Chrome tardan bastante en cargar pero, una vez en memoria, se mueven con rapidez, aunque la experiencia al hacer scroll o zoom no siempre es suave. Ciertas apps como Google Duo se mueven con bastante lentitud al hacer una videollamada.

Sus 4 GB de RAM permiten una buena experiencia a la hora de hacer multi-tarea aunque, en ocasiones, al volver al escritorio vemos que se redibuja la interfaz y el fondo de pantalla desde cero.

.

En cuanto a la potencia gráfica, la GPU ARM Mali-G71 MP2 no es demasiado capaz, por lo que no cabe esperar un gran rendimiento gráfico. Es compatible con OpenGL ES 3.2, Vulkan 1.0, OpenCL 2.0, DirectX 11 FL11_1 y RenderScript.

A la hora de analizar la potencia gráfica, comenzamos con la prueba SlingShot de 3DMark, donde el teléfono ha obtenido unos resultados bastante bajos.

 

En las pruebas Car Chase y Manhattan de GFXBench con API OpenGL ES 3.1, el dispositivo ha obtenido unos resultados bastante bajos en comparación con otros smartphones.

 

Para comprobar el rendimiento gráfico en juegos, he probado títulos 3D exigentes como Asphalt 9, Dead Effect 2 y PUBG  — por supuesto te puedes olvidar de ejecutar Fortnite.

Utilizando el software GameBench, he podido medir diversos parámetros de rendimiento en estos juegos y, aunque es posible jugar, la acción no transcurre de forma tan suave como en otros smartphones.

En Asphalt 9 y PUBG obtenemos una tasa media de 20 FPS y, en el caso de PUBG, con caídas de hasta 10 FPS, por lo que a veces el juego se nota poco fluido. Esto mejora si configuramos PUBG en calidad baja — por defecto se configura en calidad media. En Dead Effect 2 el resultado es mejor pero no alcanzamos los 60 FPS que vemos en otros smartphones.

JuegoFPS medioEstabilidad FPSMin. FPSMax. FPS%CPU%GPU
Asphalt 920100%182329%100%
Dead Effect 249100%405715%74%
PUBG2097%102615%99%

 

Los smartphones suelen calentarse bastante bajo situaciones de carga elevada, como a la hora de jugar a títulos 3D exigentes. En el caso del Samsung Galaxy M20, he medido temperaturas máximas en la superficie del teléfono de unos 37ºC por la zona de la cámara y el lector de huella, que no es un valor para nada elevado.

El Samsung Galaxy M20 se comercializa en una única variante de 64 GB de almacenamiento interno. Además, es compatible con almacenamiento externo y podemos utilizar una tarjeta micro-SD para ampliar el almacenamiento.

Lamentablemente, Samsung no permite activar Adoptable Storage, una de las funcionalidades más interesantes de Android que permiten formatear la tarjeta micro-SD como parte del almacenamiento interno.

A pesar de ser un smartphone de precio asequible, el Galaxy M20 posee giroscopio y sensor de luz ambiente.

En el aspecto de conectividad, el Samsung Galaxy M20 soporta Wi-Fi 802.11 b/g/n únicamente en la banda de 2.4 GHz pero no en la de 5 GHz, lo cual es una carencia importante dado que esta última ofrece una velocidad muy superior.

Por otro lado, ofrece conectividad Bluetooth 5, 4G/LTE Cat. 12/6 (600/50 Mbps) y NFC. Su puerto USB Tipo-C es compatible con USB OTG (On The Go), por lo que puedes conectar almacenamiento externo.

Ahora bien, este terminal no es compatible con MHL, por lo que no podemos conectarlo por cable USB al conector HDMI de un televisor para duplicar su pantalla.

Samsung ha incorporado radio FM, lo cual agradará a muchos usuarios que hacen uso de esta función en sus teléfonos.

En cuanto a velocidad de conexión, las pruebas que hemos realizado la velocidad de red tanto por Wi-Fi como por 4G no ha sido muy alta.

El Samsung Galaxy M20 ha alcanzado tan solo 27 Mbps de bajada y 32 Mbps de subida en Wi-Fi con una conexión de fibra óptica 500/100 Mbps. Esto se debe a que la conectividad WiFi es en la banda de 2.4GHz, que funciona mucho peor.

En la prueba de 4G, se han alcanzado los 6 Mbps de bajada y 2 Mbps de subida con una conexión de Movistar, aunque la cobertura no era muy buena.

El Samsung Galaxy M20 puede ahorrar batería activando y desactivando la conexión Wi-Fi. El dispositivo es capaz de recordar a qué Wi-Fi te conectaste anteriormente, encendiéndose y conectándose de nuevo si estás dentro de su rango y apagándose cuando salgas para ahorrar batería.

Un aspecto interesante del Samsung Galaxy M20  es que cuenta con dos ranuras para tarjetas nano-SIM para Dual SIM y una ranura independiente para tarjeta microSD.

Esto significa que no tenemos que sacrificar la funcionalidad de Dual SIM si queremos ampliar el almacenamiento, como ocurre en otros teléfonos.

El Samsung Galaxy M20 cuenta con un conector USB Tipo-C versión 2.0, por lo que no obtendrás las velocidades de transferencia más rápidas si pretendes transferir grandes archivos entre el ordenador y el teléfono.

Samsung ha incluido un lector de huella dactilar en la parte de atrás, justo en el centro en la zona superior. Como ya he comentado anteriormente, encuentro la ubicación demasiado arriba ya que yo suelo agarrar el teléfono desde más abajo y el dedo no llega fácilmente.

Es posible activar el reconocimiento de huella aún con la pantalla apagada, con solo colocar el dedo sobre el lector, lo cual resulta bastante cómodo.

El proceso de desbloqueo es algo lento y no siempre funciona a la primera. Por ejemplo, si arrastramos el dedo por la superficie del teléfono hasta llegar al lector, el teléfono no inicia el desbloqueo. Para que se desbloquee, es necesario colocar el dedo sobre el lector en un solo toque, sin arrastrar.

El lector de huella dactilar está situado en la parte de atrás

 

Si no te gusta la ubicación del lector, puedes hacer uso del sistema de reconocimiento facial 2D que ha incorporado Samsung. Para que se inicie el proceso de desbloqueo es necesario encender previamente la pantalla, por lo que no resulta tan cómodo como la huella.

Una vez encendida la pantalla, el proceso de desbloqueo suele ser bastante rápido pero, en ocasiones, no consigue reconocer el rostro a la primera o tarda mucho tiempo en identificarlo, sobre todo en condiciones de poca luz. Por esta razones, no es un sistema que recomiende.

Batería

El Samsung Galaxy M20 llega con una batería de 5.000 mAh, una capacidad muy generosa que debería garantizar muchas horas de uso.

 

En la prueba de batería de PCMark Work 2.0, el teléfono ha dado un resultado excelente de 10 horas y 36 minutos, por encima de muchos otros smartphones de gama que hemos probado.

 

En el día a día, la autonomía del Galaxy M20 es excelente y no tendrás ningún problema para acabar el día con suficiente cantidad de batería libre. Además, Samsung incorpora dos modos de ahorro energía: medio y máximo.

El modo ahorro de energía medio limita el rendimiento máximo de la CPU al 70%, reduce el brillo máximo a un 90% y desactiva el uso de redes en segundo plano (pero cualquiera de estas funciones de ahorro pueden activarse).

En el modo de ahorro de energía máximo, además de lo anterior, se limita el número de aplicaciones activas y se aplica un tema oscuro al dispositivo.

Modos de ahorro de energía del Samsung Galaxy M20

 

Samsung también permite seleccionar individualmente aquellas aplicaciones que no queremos que consuman batería cuando no están siendo utilizadas.

El Samsung Galaxy M20 cuenta con carga rápida a 15W y llega con un cargador idéntico al del Galaxy S10 para poder aprovechar esta velocidad de carga.

El proceso de carga es bastante lineal, como se puede apreciar en la gráfica. En mis pruebas, el proceso de carga completo ha llevado un total de 3 horas con el cargador rápido, por lo que tampoco es precisamente rápida.

Proceso de carga de la batería del Samsung Galaxy M20

 

Como era de esperar, el Samsung Galaxy M20 no es compatible con carga inalámbrica, por lo que no podrás utilizar esta característica.

Software y funcionalidades

El Samsung Galaxy M20 corre Android 8.1.0 Oreo y, por encima del sistema operativo, incorpora la capa de personalización Samsung Experience 9.5 (o, simplemente, Samsung UX).

Dado que estamos ya a mediados de 2019, me hubiera gustado que este smartphone saliera con Android 9 Pie de fábrica. A fin de cuentas, todos sus rivales corren Android 9 Pie, por lo que en este aspecto queda atrás de la competencia.

De igual forma, me hubiera gustado ver One UI, la nueva capa de software de Samsung, en lugar del antiguo Samsung Experience.

La capa Samsung Experience ofrece una gran cantidad de opciones, por lo que navegar por sus ajustes puede resultar un poco abrumador para algunos usuarios.

Por defecto, los iconos del escritorio se muestran con un fondo alrededor y esquinas redondeadas.

La pantalla principal muestra un gran widget con la hora y la temperatura y queda espacio para colocar varias filas de 4 iconos. El mismo widget de hora y temperatura puede mostrar un aspecto más compacto y ocupar solo una fila si queremos tener más espacio para iconos de apps.

Samsung permite juntar más los iconos de las aplicaciones y configurar cuadrículas 4×5, 4×6, 5×5 y 5×6. En la parte inferior se pueden colocar iconos fijos y, si echamos de menos el icono para acceder al cajón de aplicaciones, también puede mostrarse (por defecto, el acceso al cajón de aplicaciones se realiza arrastrando la pantalla hacia arriba).

Si mantenemos pulsado un icono, podemos acceder a opciones como eliminar de inicio o desinstalar, así como a atajos rápidos en función de la aplicación.

Por defecto, la barra de navegación de tres botones está presente en la parte inferior de la pantalla, siendo posible cambiar el orden de los botones AtrásRecientes. Samsung también ofrece la posibilidad de manejar la interfaz mediante gestos, arrastrando desde una de las tres zonas de la parte inferior de la pantalla.

 

El cajón de aplicaciones sigue presente aunque, si preferimos no tenerlo, podemos hacer que todas las apps se sitúen en el escritorio. Es posible ocultar una app para que no aparezca su icono ni en el escritorio ni en el cajón de aplicaciones.

Al arrastrar hacia abajo el dedo sobre el lector de huella dactilar, se despliega el panel de notificaciones, siempre que hayamos activado la opción correspondiente. Esto resulta muy útil dado que la zona superior de la pantalla queda algo lejos del dedo por la altura de la pantalla. También podemos conseguir el mismo efecto arrastrando la pantalla hacia abajo desde un lugar vacío de la interfaz.

 

El panel de notificaciones es de color blanco y muestra una primera fila de botones que nos dan acceso rápido a seis ajustes, sin ningún texto. Algunos de estos iconos — como WiFi, Sonido, Bluetooth, etc. — abren diversas opciones al mantenerlos pulsados.

Debajo de esta primera hilera de botones aparecen las notificaciones, aunque es posible desplegar muchos más botones y acceder al control de brillo arrastrando de nuevo la primera hilera hacia abajo o utilizando el gesto de arrastrar el panel de notificaciones con dos dedos.

Samsung permite personalizar la cuadrícula de botones — 3×3, 4×3 y 5×3 — y, si pulsamos en una flecha que hay junto al control de brillo, podemos des-/activar el brillo automático y situar el control de brillo encima del panel de notificaciones.

 

La pantalla de ajustes muestra un listado de grupos de opciones – Conexiones, Sonidos y vibración, Notificaciones, Pantalla, etc. – y al entrar en cada grupo accedemos a los ajustes individuales.

Desde la pantalla de bloqueo propiamente dicha podemos acceder rápidamente a dos aplicaciones configurables a través de unos iconos de acceso directo que se sitúan en las esquinas de la parte inferior de la pantalla. Por defecto, estas son el teléfono y la cámara.

 

El Samsung Galaxy M20 incorpora la función Multi Window para ejecutar aplicaciones en ventanas, y esta funcionalidad resulta especialmente útil con la gran pantalla de este teléfono.

Para activar esta función, tenemos que pulsar el botón de aplicaciones recientes y pulsar sobre un icono de dos rectángulos que aparece junto al símbolo ‘X’ de cerrar de las aplicaciones compatibles. Si pulsamos sobre el punto que aparece en la línea divisoria de ambas ventanas podemos acceder a distintas opciones como intercambiar ventanas, hacer que una ventana flote sobre la otra o convertir una de las ventanas en un icono flotante.

 

El teclado del Galaxy M20 resulta cómodo gracias al tamaño de la pantalla. Incorpora la funcionalidad de texto predictivo, que funciona bastante bien, y la posibilidad de escribir arrastrando el dedo sobre las teclas, puntuar automáticamente, poner en mayúsculas automáticamente la primera letra de cada frase, modificar la anchura del teclado, etc.

 

Samsung  ha añadido la funcionalidad Mensajería Dual, que permite utilizar dos cuentas independientes para la misma aplicación creando un clon de dicha aplicación en la pantalla de Inicio. No es posible clonar cualquier app sino únicamente aquellas que aparecen en la lista de aplicaciones compatibles.

El Samsung Galaxy M20 incorpora funcionalidades de control mediante movimientos y gestos:

  • Smart alert, que hace vibrar al dispositivo cuando lo coja para avisar de llamadas perdidas y mensajes
  • Silenciar rápido, que permite silenciar las llamadas entrantes y alarmas cubriendo la pantalla con la mano o dando la vuelta al dispositivo.
  • Direct call, que llama al contacto cuyos detalles se ven en pantalla al acercar el teléfono al oido.
  • Modo de operación con una mano, que reduce el tamaño de la pantalla al deslizar la pantalla hacia arriba diagonalmente desde cualquier esquina.
  • Inicio rápido de cámara, que abre la cámara pulsando dos veces el botón de encendido.
  • Gestos del sensor digital, que permite deslizar hacia arriba o hacia abajo el dedo sobre el sensor de huellas digitales para abrir o cerrar el panel de notificaciones.
  • Enviar mensaje de SOS, que envíe un mensaje de socorro a los contactos de emergencia al pulsar el botón Encendido tres veces rápidamente. El mensaje puede incluir imágenes captadas por las cámaras y una grabación de audio.

Samsung ofrece una funcionalidad para almacenar contraseñas llamada Samsung Pass, que permite iniciar sesión rápidamente en multitud de aplicaciones y sitios web con solo utilizar la huella dactilar. Además esta información se sincroniza con tu cuenta de Samsung y la tienes disponible en cualquier otro dispositivo de la marca.

 

La función No Molestar permite desactivar avisos — llamadas entrantes, notificaciones o alarmas — a determinadas horas, pudiendo establecer algunos contactos y aplicaciones como permitidos para que sus notificaciones sí que lleguen. Lamentablemente no permite escoger diferentes horarios según el día de la semana, algo que nos parece básico y fácil de implementar.

El Samsung Galaxy M20 soporta Smart Lock, lo que significa que no necesitas desbloquear el dispositivo con huella dactilar, PIN o contraseña si un dispositivo Bluetooth en el que confías está cerca – por ejemplo, una pulsera inteligente, un auricular Bluetooth, etc .

Es fácil configurar nuevos dispositivos en los que confías, y también puedes configurar ubicaciones en las que confías, como tu casa o la oficina, así como configurar reconocimiento de voz de confianza o detección corporal mientras lleves el dispositivo encima.

Samsung ofrece un conjunto de ajustes de Mantenimiento que permiten gestionar desde un único punto la batería, el almacenamiento, la memoria RAM y la seguridad.

Las principales funciones que ofrece son:

  • Batería: Permite conocer datos sobre el uso de la batería, activar los diferentes modos de ahorro, y conocer aplicaciones con un consumo anormal de batería.
  • Almacenamiento: Permite conocer el uso del almacenamiento, eliminar datos innecesarios, y eliminar datos de usuario no utilizados.
  • Memoria: Permite conocer el uso de la memoria y detener aplicaciones con alto consumo.
  • Seguridad del dispositivo: Permite realizar análisis del dispositivo en busca de amenazas utilizando un anti-malware de McAfee.

Samsung también ha incorporado Game Launcher, que organiza todos los juegos en un solo lugar de forma automática, y ofrece funciones interesantes mientras juegas como: no mostrar alertas al jugar, mostrar un teclado flotante, bloquear la tecla de navegación, bloquear el táctil de la pantalla o mostrar un panel emergente.

Durante una partida, es posible capturar una pantalla o incluso grabar un vídeo en el que aparezca tu propia cara en una esquina utilizando la cámara frontal. La fuente del sonido puede ser el micrófono del teléfono o el audio del juego.

Game Tools aporta funciones útiles a la hora de jugar

 

Samsung ha integrado un gestor de temas que nos permite cambiar la apariencia de nuestro teléfono. Además de descargar temas completos, también es posible descargar fondos de pantalla y packs de iconos.

Algunos temas son gratuitos pero otros son de pago. El buscador de temas permite buscar por tonos de color, en caso de que andemos buscando un tema con un tono de color en particular.

Samsung no ha incorporado Samsung Pay en el Galaxy M20, por lo que no podemos utilizarlo para realizar pagos con este sistema, y tampoco está presente Carpeta Segura, que permite ocultar archivos e imágenes de miradas indiscretas.

Aplicaciones preinstaladas

Dejando a un lado las apps de Samsung para multimedia, de las que hablaremos en el siguiente apartado, las únicas apps de Samsung que llegan pre-instaladas son Grabadora de Voz, Correo Electrónico, Mis Archivos, Internet, Samsung Members y Samsung Notes.

Grabadora es una app muy simple que, como su nombre indica, sirve para grabar notas de voz. Es posible ajustar la calidad de la grabación (64, 128 o 256 Kbps) y bloquear las llamadas para que no interrumpan una grabación, así como crear marcadores durante una grabación.

Correo Electrónico es un cliente de correo electrónico que permite configurar múltiples cuentas.  Mis archivos es un gestor de archivos convencional que permite navegar por el almacenamiento por carpetas o categorías: imágenes, audio, vídeos, documentos, descargas y archivos instalables (APL).

Samsung Internet es un navegador de Internet que incorpora algunas funcionalidades interesantes, como la posibilidad de instalar extensiones que pueden bloquear contenidos no deseados (por ejemplo, anuncios o rastreadores) y ampliar las funcionalidades del navegador, por ejemplo con un modo Noche.

 

Samsung Members permite obtener más información sobre tus productos Samsung, incluyendo noticias, consejos, comunidad de usuarios, instrucciones de tu dispositivo, etc.

Por último, la app Samsung Notes pre-instalada es una app que permite tomar notas y, desde ellas, es posible llamar a números de teléfono, enviar correos electrónicos o acceder a sitios web.

La suite de aplicaciones de Microsoft (Office Mobile OneDrive y LinkedIn) y Facebook son los únicos contenido de terceros que llegan pre-instalado en el Galaxy M20.

Multimedia

El Samsung Galaxy M20 posee un único altavoz en la parte inferior del teléfono, junto al conector USB, por lo que no resulta extraño taparlo inadvertidamente al sujetar el teléfono en horizontal.

El teléfono no destaca especialmente por la calidad del sonido, sobre todo si lo comparamos con terminales que incorporan doble altavoz.

A pesar del pequeño tamaño del altavoz, la potencia del sonido es bastante elevada, aunque los bajos carecen de profundidad, como era de esperar.

Samsung ha optado por no incorporar su propio reproductor de música sino que ha recurrido a Play Música, el reproductor de Google.

También podemos descargar la app Samsung Music de Samsung desde la tienda Galaxy Apps, que cuenta con un diseño atractivo y está integrado con el resto de servicios y aplicaciones de Samsung.

Samsung ha incorporado algunas funciones interesantes de sonido como Sound Alive para ajustar la ecualización; y Adapt Sound para calibrar el sonido emitido a través de los auriculares a la respuesta frecuencial de nuestro oído.

Dentro de Sound Alive, Samsung incorpora una función llamada Optimizador UHQ que mejora la resolución del sonido de la música y vídeos; una función de Amplificador de tubo Pro que simula el timbre suave de un amplificador de tubo; y una función de Auditorio para simular la reverberación de un auditorio

Para lograr un mejor sonido envolvente, Samsung añade compatibilidad con sonido Dolby Atmos.

Opciones de sonido en el reproductor de música

 

La aplicación Galería se utiliza para visualizar y reproducir las fotos y vídeos almacenados en el teléfono. La aplicación también permite editar las imágenes mediante diversas funcionalidades integradas.

La app cuenta con cuatro pestañas en la parte superior: Imágenes, Álbumes, Historias y Compartido. Esta última pestaña permite a tus amigos y familiares ver las imágenes y vídeos que compartas en sus teléfonos, televisores, frigoríficos y cualquier otro dispositivo conectado a sus cuentas de Samsung.

 

La app de Galería sugiere retoques de vez en cuando, como en este ejemplo en el que ha sugerido crear un GIF animado a partir de varias fotografías parecidas.

Sugerencia de creación de GIF animado a cargo de la app Galería de Samsung

 

La reproducción de vídeo con el Galaxy M20 es buena. El teléfono es capaz de reproducir sin problemas ficheros de vídeo compatibles con suavidad y, además, el elevado contraste de la pantalla y los negros puros hacen que las películas se vean de maravilla en el móvil.

Para comprobar la compatibilidad con diversos formatos de audio y vídeo, hemos reproducido cuatro ficheros, dos con resolución Full HD y dos con resolución 4K, codificados con el formato H.264 y con el más moderno HEVC. Todos los ficheros se han reproducido sin problemas salvo el fichero 4K con codificación HEVC, que da un error de compatibilidad.

Los vídeos de servicios de streaming como Netflix, HBO y Amazon Prime Video se reproducen sin ningún problema. El Samsung Galaxy M20 posee la certificación Widevine L1, por lo que es capaz de reproducir contenido en calidad HD de estos servicios.

 

El reproductor de vídeo incorpora una opción que permite crear un GIF animado de 6 segundos a partir de una secuencia de vídeo.

Una funcionalidad curiosa que incorporan los teléfonos de Samsung es la reproducción de vídeo en una ventana, que permite reducir el tamaño del vídeo a una ventana que se muestra por encima del interfaz del Galaxy M20.

Esto permite que sigas utilizando el resto del teléfono y, por tanto, que puedas responder a un WhatsApp, mandar un mensaje, o cualquier otra actividad sin dejar de ver el vídeo.

Cámara de fotos

Samsung ha dotado al Galaxy M20 de una doble cámara trasera:

  • Cámara principal gran angular de 13MP con apertura f/1.9
  • Cámara ultra gran angular (120º) de 5MP con apertura f/2.2

Mientras que otros fabricantes optan por incluir una segunda lente teleobjetivo, Samsung ha preferido incluir una lente ultra gran angular, que es de gran ayuda a la hora de fotografiar edificios, monumentos, o grupos de personas muy amplios.

Ninguna de estas cámaras cuentan con estabilización óptica y, vista la apertura de sus lentes, no esperamos grandes resultados en condiciones de poca luz.

 

Acompañando a las cámaras encontramos un flash LED de un único tono, lo cual normalmente no produce tan buenos resultados como los flashes de doble LED que llevan otros teléfonos.

Si nos centramos en las capacidades fotográficas del terminal, a continuación podemos ver la diferencia entre tomar una fotografía con la cámara principal y con el gran angular.

Ejemplos de fotografías gran angular vs. ultra gran angular

 

La cámara ultra gran angular produce imágenes con un ángulo de visión muy amplio de 120 grados y está especialmente indicada para fotografía de edificios y monumentos, por ejemplo en viajes..

Ahora bien, este tipo de cámaras puede presentar una distorsión bastante elevada de las líneas rectas, sobre todo a distancias cortas, como se puede apreciar en algunas de estas imágenes.

A continuación podemos ver algunas fotografías tomadas con la lente ultra gran angular. En condiciones de buena luz, las imágenes presentan una buena calidad pero cuando la luz escasea, aparece mucho ruido en la imagen y la calidad se deteriora en gran medida. Por otro lado, la limitada resolución de 5MP hace que las imágenes no presenten una gran nitidez en cuanto las amplías.

Fotografías tomadas con la cámara ultra gran angular

 

La cámara principal ofrece una buena calidad de imagen en condiciones de buena luz, como podemos apreciar en estas capturas. Las imagen presentan buena nitidez, colores vivos y una exposición adecuada.

Fotografías tomadas con la cámara principal en condiciones de buena luz

 

Cuando la luz escasea, las limitaciones de la cámara principal del Galaxy M20 salen a relucir. La ausencia de estabilización óptica y la limitada apertura de la lente hacen que el teléfono tenga que incrementar la sensibilidad ISO para evitar que salga movida y, en consecuencia, aparece mucho ruido.

Fotografías tomadas con la cámara principal en condiciones de luz escasa

 

Por defecto, el modo HDR se activa de forma automática pero, si lo prefieres, puedes activar o desactivar este modo permanentemente.

A continuación podemos ver un ejemplo de una fotografía tomada sin/con HDR. La imagen tomada con HDR mantiene más detalle en las zonas en sombra y en las zonas muy iluminadas.

Ejemplo de fotografía tomada sin/con HDR

 

Samsung incorpora diversos modos de disparo — panorámica, Pro, belleza, enfoque dinámico, automático, stickers y ráfaga.

Un modo interesante para los más expertos es el modo Pro, que permite ajustar manualmente distintos parámetros como el enfoque, ISO (Auto, 100, 200, 400 y 800), modo de medición (centro-compensando, matriz o punto), exposición (-2.0 a 2.0) y balance de blancos (auto, luz del día, nublado, incandescente y fluorescente).

A diferencia de otros smartphones de Samsung, en este no encontramos un modo optimizador de escenas que utilice IA para detectar la escena que estamos fotografiando y aplicar los mejores parámetros de captura.

 

Samsung ha incluido un modo de Enfoque Dinámico que desenfoca de manera artificial el fondo de la imagen para emular el efecto bokeh de las cámaras réflex. Sin embargo, este modo no utiliza dos cámaras para obtener información de profundidad sino que simula el desenfoque completamente por software.

Para ello, la cámara principal busca una «cara» y, a partir de allí, identifica el resto del cuerpo de la persona, desenfocando el resto de la imagen para producir el efecto de bokeh. Esta es la razón por la que el modo de Enfoque Dinámico solo funciona con personas en el Galaxy M20 y no con objetos (que no tienen «cara»).

Lamentablemente el resultado no está a la altura del que consiguen otras cámaras de gama alta. La separación entre el sujeto y el fondo deja bastante que desear, sobre todo alrededor del pelo pero también de otras zonas si el fondo es complejo, como se puede apreciar en estos ejemplos.

Fotografías tomadas en modo Enfoque Dinámico

 

Lamentablemente no es posible ajustar el grado de desenfoque, ni durante la captura ni tampoco a posteriori, por lo que si el resultado no es el esperado no podrás optar por la fotografía original.

La cámara frontal del Samsung Galaxy M20 cuenta con un sensor de 8MP y una lente con apertura f/2.0.

A continuación podemos ver un selfie capturado con la cámara frontal, que ofrece una buena calidad gracias a una nitidez elevada, una correcta reproducción del color y una exposición adecuada. Es posible seleccionar el grado de «belleza» que queremos aplicar al selfie, así como el nivel de colorido.

Selfie tomado con la cámara frontal

 

La cámara frontal también permite tomar retratos con el modo Enfoque Dinámico que, como ocurre con la cámara principal, ofrece un resultado correcto pero tiene algunos problemas con el pelo.

A continuación podemos ver un selfie tomado en modo Enfoque Dinámico.

Selfie tomado con la cámara frontal en modo Enfoque Dinámico (Retrato)

 

Aquí se puede ver una galería de fotografías tomadas con el Samsung Galaxy M20 en tamaño original para que podáis apreciar la calidad de las imágenes en una gran variedad de situaciones. También puedes ver todas las imágenes en nuestra galería de Flickr.

 

El Samsung Galaxy M20 es capaz de grabar vídeos en resolución 1080p a un máximo de 30 FPS, pero no es capaz de grabar vídeos 1080p a 60 FPS ni tampoco 4K a 30 FPS a pesar de que el Galaxy M30, con el mismo chip, sí que puede grabar en esta resolución.

A continuación, se puede ver un vídeo grabado con el Galaxy M20. La imagen se muestra algo temblorosa ya que no hay estabilización electrónica y el sistema de enfoque automático parece estar re-enfocando continuamente. Sin embargo, el colorido y el rango dinámico es bueno para un smartphone de este precio.

Llamadas de voz

En las pruebas que he realizado la calidad de la voz es correcta y he podido mantener conversaciones en entornos moderadamente ruidosos sin dificultades.

La aplicación de Contactos de Samsung y la de Teléfono cumplen adecuadamente con su cometido. Si abrimos los detalles de un contacto, se muestran todas las posibles formas de contactar con él, incluso mediante aplicaciones de terceros como WhatsApp.

Una funcionalidad interesante es que puedes realizar una llamada rápidamente arrastrando el dedo de izquierda a derecha sobre el nombre de un contacto. Si lo arrastras en dirección contraria le envías un mensaje de texto.

La aplicación también incluye una pestaña llamada Lugares donde podemos buscar establecimientos comerciales como restaurantes, bares, supermercados, hoteles, etc. y contactar con ellos fácilmente.

Precio y competidores

El Samsung Galaxy M20 llega con un precio oficial de 229€, pero puedes encontrar el mejor precio en España en Movilesonline.com.

Dentro de esta gama de precios, encontramos otras alternativas que también son muy interesantes.

El Xiaomi Redmi Note 7 (179 €) posee una pantalla LCD IPS de 6.3″ Full HD+, procesador Snapdragon 660, 3/4GB de RAM, 32/64GB de almacenamiento, cámara trasera 48MP+5MP, cámara frontal de 13MP, batería de 4.000 mAh y Android 9 Pie.

El Honor 10 Lite (199 €) cuenta con pantalla LCD IPS de 6.2″ Full HD+, procesador Kirin 710, 3GB de RAM, 32/64 GB de almacenamiento, cámara trasera 13MP f/1.8 + 2MP f/2.4, cámara frontal 24MP f/2.0, batería de 3400 mAh y Android 9 Pie.

El Moto G7 Power (190 €) posee una pantalla LCD de 6.2″ HD+, procesador Snapdragon 632, 4GB de RAM, 64GB de almacenamiento + microSD, cámara de 12MP f/2.0, cámara frontal 8MP f/2.2, batería de 5.00 mAh y Android 9 Pie.

Conclusiones

El Samsung Galaxy M20 llega con un frontal de aspecto moderno, con una gran pantalla rodeada por marcos estrechos y una muesca tipo «gota de agua» en la zona superior que permite alcanzar un ratio pantalla-a-cuerpo de un 84% (según GSM Arena).

Su construcción, sin embargo, es un reflejo del precio del terminal. En lugar de optar por metal o cristal para la parte de atrás, Samsung ha dotado al Galaxy M20 de un cuerpo enteramente de plástico, que no se percibe tan premium como otras opciones.

El Samsung Galaxy M20 es un dispositivo bastante voluminoso, ya que cuenta con un grosor de 8.8 mm y un peso de 186 gramos — posiblemente motivados por su gran batería de 5.000 mAh. El lector de huella, situado en la parte de atrás, está en un punto demasiado alto para mi gusto, ya que cuesta alcanzarlo con el dedo.

 

La pantalla es de tipo LCD IPS y ofrece una resolución Full HD+, más que suficiente para este tamaño de pantalla.

La fidelidad de color de la pantalla es correcta, pero la temperatura de color es demasiado fría, por lo que se percibe un cierto tono azulado que no puede corregirse por software — Samsung no ha añadido un control de temperatura ni tampoco distintos modos de color.

El brillo máximo de 534 nits es bastante alto en comparación con otros smartphones de gama media y, de hecho, se mueve en valores propios de la gama alta, por lo que no tendrás problemas para utilizar el teléfono bajo la luz del sol.

Samsung no ha incorporado la funcionalidad Always On Display, el encendido con un doble toque ni un LED de notificaciones, por lo que no queda más remedio que pulsar el botón de encendido para activar la pantalla y ver si hay notificaciones pendientes.

El Samsung Galaxy M20 llega con un procesador Exynos 7904 de gama media acompañado por 4 GB de RAM.

Este procesador fue lanzado a principios de 2019 y está construido en un proceso de 14 nm pero no es muy potente, por lo que el rendimiento del teléfono en los benchmarks está por debajo de otros smartphones de gama media.

En el día a día, se perciben algunos signos de lentitud en tareas como encender la pantalla, que puede llegar a demorarse hasta cerca de 2 segundos en algunas ocasiones.

Las apps también tardan más tiempo del habitual en cargar pero, una vez abiertas, se mueven con fluidez y no he tenido problemas al manejar Google Maps, Twitter, Instagram, Facebook o Whatsapp.

Para comprobar el rendimiento gráfico, he probado algunos juegos 3D recientes como Asphalt 9, Dead Effect 2 y PUBG, que ofrecen un rendimiento mejorable en algunos casos. Si quieres evitar parones, mi recomendación es que configures los juegos en un nivel de calidad bajo.

El Samsung Galaxy M20 llega con 64 GB de almacenamiento. La buena noticia es que puedes ampliar esta capacidad mediante una tarjeta micro-SD sin perder la funcionalidad de Dual SIM gracias a que posee tres ranuras independientes.

Ahora bien, Samsung no ha habilitado la función “Adoptable Storage”, por lo que no podemos formatear la tarjeta micro-SD como una extensión del almacenamiento interno.

 

Uno de los puntos fuertes del Samsung Galaxy M20 es su enorme batería de 5.000 mAh que le proporciona una gran autonomía. El Galaxy M20 ha superado a muchos otros smartphones de gama media en la prueba de autonomía de PCMark con la pantalla calibrada a 200 nits.

En el día a día, no tendrás problemas para llegar al final del día con una buena cantidad de batería restante. Samsung ha incorporado carga rápida a 15W y, en mis pruebas, el teléfono tarda cerca de 3 horas en cargarse, siendo el proceso de carga bastante lineal.

Nos cuesta entender la decisión de Samsung de lanzar el Galaxy M20 con Android 8.1 Oreo y Samsung Experience a estas alturas. Dado que estamos ya a mediados de 2019, me hubiera gustado ver Android 9 Pie de fábrica, así como con la nueva capa de personalización One UI  de Samsung.

El Samung Galaxy M20 cuenta con una gran cantidad de funcionalidades software como multi-ventana, control por gestos, modos de ahorro de energía, mensajería dual, Samsung Pass, etc. Sin embargo, Samsung Pay y algunas otras funciones como Carpeta Segura no están presentes.

Samsung ha incorporado reconocimiento de huella y facial al Galaxy M20.

El reconocimiento de huella funciona bien siempre que coloques el dedo correctamente a la primera — si no, es mejor levantar y volver a tocar que arrastrarlo — mientras que el reconocimiento facial ofrece resultados mixtos.

En algunas ocasiones la cara se reconoce rápidamente mientras que, en otras, tarda bastante o, directamente, no consigue reconocer el rostro.

El Samsung Galaxy M20 cuenta con un único altavoz en la parte inferior que suena bastante patente pero que resulta demasiado fácil de tapar al colocar el teléfono en horizontal a la hora de jugar o ver un vídeo. Por suerte, el Galaxy M20 posee un conector para auriculares de 3.5 mm.

En el apartado de conectividad, es compatible con redes WiFi 802.11 b/g/n únicamente en la banda de 2.4 GHz pero no en la de 5 GHz, lo cual es una limitación importante. Por otro lado, es compatible con Bluetooth 5.0 y soporta NFC.

El Samsung Galaxy M20 llega con una doble cámara trasera: una principal de 13MP con apertura f/1.9 y una ultra gran angular de 5MP con apertura f/2.2 — ambas sin estabilización óptica.

 

La cámara principal del Galaxy M20 es capaz de tomar buenas capturas en condiciones de buena luz pero flaquea bajo condiciones de luz escasa debido a la ausencia de estabilización óptica y la limitada apertura de su lente.

Esta cámara también es capaz de tomar Retratos con el modo de Enfoque Dinámico pero el resultado no es demasiado bueno ya que no utiliza la segunda cámara para medir profundidad sino que lo hace por software. Esto lleva a que el aislamiento entre el sujeto y el fondo tiende a fallar bastante y el resultado se ve poco natural.

En cuanto a la cámara ultra gran angular, este tipo de cámara resulta muy versátil a la hora de capturar monumentos, edificios o grandes grupos de persona. El inconveniente es que su resolución es bastante limitada y, de nuevo, no es una cámara apta para situaciones de poca luz.

Fotografías tomadas con el Samsung Galaxy M20 (más en la sección Cámara y nuestra galería de Flickr)

 

La cámara para selfies con resolución de 8MP ofrece una calidad bastante buena y permite tomar fotografías en modo Enfoque Dinámico, aunque de nuevo tenemos resultados irregulares según el tipo de fondo.

A la hora de grabar vídeo, el Samsung Galaxy M20 solo puede grabar en 1080p a 30 FPS, a pesar de que otros smartphones con el mismo procesador pueden grabar en 4K. Además, no cuenta con estabilización electrónica, por lo que el vídeo resultante se ve bastante tembloroso.

El precio oficial del Samsung Galaxy M20 es de 229 € pero puedes encontrar el precio más barato en tiendas españolas en Movilesonline.com.

Lo mejor:

  • Buen aprovechamiento del frontal gracias a unos marcos bastante estrechos y una muesca tipo «gota de agua»
  • Pantalla de 6.3″ con panel LCD IPS que ofrece una buena nitidez, alto brillo máximo, correcta fidelidad de color y amplios ángulos de visión (aunque presenta un tono de color azulado)
  • Dual SIM y ranura adicional para la tarjeta micro-SD
  • Cámara trasera versátil con dos lentes — estándar y ultra gran angular — con posibilidad de tomar fotografías en modo Retrato.
  • Cámara frontal con elevada resolución y buena calidad de imagen
  • Mejoras interesantes de Samsung sobre Android como game tools, multi-window, control por gestos, mensajería dual, Samsung Pass, etc.
  • Soporte Widevine L1 para ver vídeos en HD de Netflix y otros servicios de streaming
  • Excelente autonomía de la batería, que se ve mejorada por los modos de ahorro de energía exclusivos de Samsung.
  • Conector de auriculares, radio FM y NFC
  • Precio asequible
Lo peor:
  • Construcción del teléfono en plástico, que se percibe menos sofisticado  que otros materiales. Tamaño y peso bastante voluminoso.
  • Pantalla con un tono azulado bastante marcado que no puede corregirse por software
  • Rendimiento mejorable a la hora de cargar aplicaciones y realizar ciertas acciones cotidianas como encender la pantalla o desbloquear el teléfono.
  • Calidad de imagen de las cámaras mejorable en condiciones de poca luz debido a la ausencia de estabilización óptica y a lentes con apertura limitada
  • Grabación de vídeo limitada a 1080p@30fps y, además, sin estabilización electrónica, lo que produce vídeos temblorosos
  • Conectividad WiFi solo en la banda de 2.4 GHz, más lenta que la de 5GHz
  • Llega con Android 8.1 Oreo y Samsung Experience (en lugar de Android 9 Pie, como sus competidores, y One UI)
  • Sin soporte de Samsung Pay

Galería de fotografías del Samsung Galaxy M20

Si te ha gustado este análisis, comparte el artículo en tus redes sociales. También puedes pulsar este botón:

Nota: El teléfono Samsung Galaxy M20 ha sido cedido amablemente por Samsung España para la realización de este análisis.