fbpx

Análisis del Xiaomi Redmi Note 7 a fondo y opinión


🎁💳 ¿Conoces la tarjeta Curve? Una sola tarjeta de crédito que aglutina el resto de tus tarjetas y manejas desde el móvil [ Llévate 5,5€ gratis ]

Ir a página :

Precio y competidores

El Xiaomi Redmi Note 7 está a la venta oficialmente en España por 179 € con 3GB/32GB y por 199 € con 4GB/64GB.

Se trata de un precio muy atractivo para un smartphone con estas especificaciones técnicas, aunque en esta misma gama de entrada encontramos otros smartphones que pueden resultar de tu interés.

El Xiaomi Mi A2 (249 €) posee una pantalla de 6″ Full HD, procesador Snapdragon 660, 4 / 6 GB de RAM, 32 /64 / 128 GB de almacenamiento, cámara trasera dual de 12MP+20MP, cámara frontal de 20MP y batería de 3.000 mAh.

El Huawei P Smart 2019 (219 €) posee una pantalla de 6.2″ Full HD+, procesador Kirin 710, 3GB de RAM, 64 GB de almacenamiento, cámara dual trasera de 13MP+2MP, cámara frontal de 16MP y batería de 3.400 mAh.

El Honor 10 Lite (199 €) cuenta con una pantalla de 6.2″ Full HD+, procesador Kirin 710, 3GB de RAM, 64GB de almacenamiento, cámara dual trasera de 13MP+2MP, ámara frontal de 24MP y batería de 3.400 mAh.

Conclusiones

Durante muchos años, optar por un smartphone asequible significaba renunciar a diseño y prestaciones pero, en los últimos años, las cosas han cambiado a mejor gracias a compañías como Xiaomi.

El Xiaomi Redmi Note 7 posee un diseño bastante atractivo, con un chasis de plástico que separa el frontal y la cubierta trasera — ambos de cristal, con curvatura 2.5D y tratamiento Gorilla Glass 5 para resistir a arañazos. El cristal de la parte de atrás posee un acabado de color degradado que refleja la luz de forma muy llamativa.

Con un grosor de 8.1 mm y un peso de 186 gramos, el Xiaomi Mi Note 7 no pasa desapercibido en la mano, pero tampoco se nota demasiado grueso o pesado, especialmente teniendo en cuenta su gran pantalla y el segmento de precio en el que se mueve.

El frontal del Redmi Note 7 está dominado por la pantalla con marcos razonablemente estrechos (salvo la barbilla, que es bastante más prominente) y una pequeña muesca en la zona superior que alberga la cámara frontal. El LED de notificaciones está situado en el marco inferior, en una posición poco frecuente.

 

Xiaomi ha colocado un lector de huella dactilar en la parte de atrás que funciona de forma rápida y fiable. La cámara trasera doble está situada en la esquina superior izquierda y sobresale más de lo habitual, por lo que el teléfono baila al pulsar sobre la pantalla cuando está apoyado en una superficie plana.

El Xiaomi Redmi Note 7 cuenta con un panel LCD IPS de 6.3″ con resolución Full HD+, más que suficiente para ofrecer una elevada nitidez gracias a sus 409 ppp.

La pantalla posee un brillo bastante alto, en torno a 614 nits bajo una luz intensa como el sol y 441 nits el resto del tiempo.

El gamut de color es amplio ya que cubre el 100% del espacio sRGB y queda al 84% del espacio DCI-P3, que solo cubren los smartphones de gama alta. Ahora bien, la pantalla exhibe un cierto tinte azulado que no se puede corregir completamente mediante los ajustes software.

Los ángulos de visión son amplios y los colores no se ven alterados al observar la pantalla desde un ángulo, pero se nota cierta pérdida de brillo.

Xiaomi no ha añadido la funcionalidad de Pantalla Siempre Activa, pero podemos tocar la pantalla dos veces para encenderla y ver notificaciones pendientes.

El Xiaomi Redmi Note 7 posee un procesador Snapdragon 660, un chip que ya tiene un cierto tiempo pero que ofrece un rendimiento razonable para un smartphone de este rango de precios.

Además de este chip, el Redmi Note 7 incorpora 3 o 4 GB de RAM y 32 o 64 GB de almacenamiento interno. Mi recomendación es que, si puedes permitírtelo, te hagas con el modelo con 64GB para que no te quedes sin espacio, especialmente si vas a hacer uso de la funcionalidad de Dual SIM ya que la ranura para micro-SD quedará ocupada por la segunda SIM.

En las pruebas de benchmark que he llevado a cabo, la puntuación de rendimiento del smartphone ha sido buena, superando en muchas pruebas a otros smartphones de precio superior.

 

Dejando los benchmarks a un lado, en el día a día el Xiaomi Redmi Note 7 se mueve con suavidad. Obviamente la experiencia no es tan fluida como la que obtienes al utilizar un smartphone de gama alta, sobre todo a la hora de hacer multi-tarea o cargar juegos pesados, pero resulta suficiente para un usuario no exigente.

Los juegos 3D tampoco ponen en muchos aprietos al Redmi Note 7. He podido medir tasas estables de 25-30 FPS en títulos como Asphalt 9 o PUBG, llegando a 60 FPS en Dead Effect 2. Sin embargo, los juegos se auto-configuran en niveles de calidad bajos y juegos muy exigentes como Fortnite no son compatibles.

La autonomía del Xiaomi Redmi Note 7 es excelente, por lo que no tendrás problemas para llegar al final del día. Su batería de 4.000 mAh ha logrado una marca extraordinaria en la prueba de batera íPCMark.

La carga rápida del teléfono soporta QuickCharge 4, aunque el cargador incluido no cuenta con esta tecnología. El proceso de carga completo lleva aproximadamente 1 hora y 50 minutos, por lo que no es especialmente rápido. En los primeros 40 minutos conseguimos la mitad de carga.

 

La cámara trasera del Xiaomi Redmi Note 7 cuenta con una lente dual en la que la cámara principal posee un sensor Samsung de 48MP y la cámara secundaria se utiliza para medición de profundidad.

La calidad de de imagen es buena en condiciones de buena luz, con una elevada nitidez y amplio rango dinámico. Cuando la luz escasea, la cámara mantiene bastante bien el tipo dado el rango de precios en el que se mueve y, en general, los resultados son más que satisfactorios.

A la hora de tomar retratos, el Xiaomi Redmi Note 7 ofrece buenos resultados en témrinos de seprar el sujeto del fondo aunque, lamentablemente, no podemos ajustar el grado de desenfoque ni durante la captura ni tampoco a posteriori.

La cámara del Redmi Note 7 ofrece capacidades de IA para detectar escenas y realizar ajustes automáticamente pero, lamentablemente, no es posible desactivar los retoques de IA a posteriori. En mis pruebas, el procesado de IA no ha resultado ser demasiado agresivo sino que tiende a potenciar los colores y el contraste.

La grabación de vídeo es buena en 1080p@30fps pero se ve demasiado temblorosa al pasar a 1080p@60fps. Sorprendentemente, Xiaomi no ha incluido grabación 4K a pesar de que el procesador sí que es compatible.

Algunas fotografías tomadas con el Xiaomi Redmi Note 7 (galería completa en Flickr)

 

En cuanto a la cámara frontal, su resolución de 13MP es elevada y, en general ofrece una buena calidad de imagen aunque los fondos suelen quedar algo sobre-expuestos. Es posible tomar selfies en modo Retrato, con un resultado bastante acertado.

El Xiaomi Redmi Note 7 ofrece un sonido correcto a través de un único altavoz en la parte inferior, aunque no puede competir frente a otros smartphones con sonido estéreo. Si eres de los que usas auriculares habitualmente, te alegrará saber que Xiaomi ha mantenido el conector de 3.5 mm.

Con el Redmi Note 7 no tendrás problema para disfrutar de servicios de streaming como YouTube, Netflix y Amazon Prime. Sin embargo, Xiaomi solo ha incluido la certificación Widevine L3 por lo que no es posible disfrutar de contenidos HD de Netflix — nos debemos conformar con SD (960 x 540 píxeles).

Xiaomi incorpora en sus teléfonos la capa de personalización MIUI 10 basada en Android 9 Pie, que incorpora algunas funcionalidades interesantes para controlar el consumo de la batería, ofrecer funciones de cámara adicionales, encender la pantalla con doble toque, manejar la pantalla con una sola mano, etc.

Una de las funcionalidades más interesantes es la de aplicaciones duales, que permite clonar apps como WhatsApp para poder configurar dos cuentas diferentes en el mismo teléfono.

También me gustan las funcionalidades de segundo espacio para tener un escritorio separado y privado, y bloqueo de aplicaciones para proteger con patrón o huella el acceso a ciertas apps.

Sin embargo, hay cosas de MIUI que no me gustan, como la complejidad de los menús de Ajustes y la presencia de publicidad en las propias apps del sistema, con anuncios que en ocasiones ocupan toda la pantalla.

Por último, la mejor baza del Xiaomi Redmi Note 7 es su precio frente a otros smartphones de características similares, ya que está a la venta oficialmente por 179 € con 3GB/32GB y por 199 € con 4GB/64GB.

Lo mejor:

  • Diseño atractivo con marcos estrechos, una muesca de pequeño tamaño y una cubierta trasera de cristal con un acabado llamativo en degradado de color
  • Pantalla con alta densidad de píxeles, buen brillo máximo, suficiente amplitud cromática y correcta fidelidad de color. Encendido mediante doble toque.
  • Rendimiento sólido gracias al procesador Snapdragon 660, 3/4GB de RAM y 32/64GB de almacenamiento.
  • Capa de personalización MIUI 10 basada en Android 9 Pie con muchas funcionalidades añadidas: control de consumo de batería y red por aplicación, clonación de apps, protección de acceso a apps, segundo espacio, manejo por gestos, etc.
  • Cámara trasera dual con buen rendimiento en condiciones de abundante luz y razonablemente buena cuando la luz escasea. Modo Retrato ayudado por una segunda cámara con buenos resultados.
  • Cámara frontal dual con buena nitidez y modo Retrato, aunque un rango dinámico algo limitado.
  • Excelente autonomía gracias a una batería de 4.000 mAh. Carga rpáida Quick Charge 4 (pero el cargador incluido es estándar 5V/2A).
  • Capacidad de SIM dual (segunda ranura híbrida nano-SIM y micro-SD).
  • Conector de auriculares de 3.5mm, radio FM y emisor de infrarrojos.
  • Precio muy atractivo para sus especificaciones técnicas.
Lo peor:
  • Las huellas quedan bastante marcadas en el cristal delantero y trasero. La cámara trasera sobresale, por lo que el teléfono baila al teclear al estar apoyado.
  • Los bordes de la pantalla se ven algo más oscuros que el resto. No cuenta con pantalla siempre activa.
  • El rendimiento se resiente al realizar tareas complejas: utilizar una app mientras se descarga otra, cambiar rápidamente entre apps, cargar juegos pesados, etc.
  • La cámara no permite ajustar el grado de desenfoque, desactivar a posteriori el efecto de la IA en escenas o grabar vídeo a 4K (aunque el procesador es capaz)
  • La capa MIUI resulta algo compleja (es complicado encontrar las opciones) y alguna de sus apps muestran publicidad
  • Reproducción de Netflix solo en calidad SD (por carecer de soporte Widevine L1)
  • Sin NFC

Galería de fotografías del Xiaomi Redmi Note 7

Si te ha gustado el análisis, comparte el artículo en tus redes sociales. También puedes pulsar este botón:

Ir a página