Análisis a fondo y opinión del BQ Aquaris X2 Pro


🎁 ¡Sorteos! Tenemos dos nuevos sorteos en camino que lanzaremos el 20/12 y el 21/12 [ Sorteos ]

Ir a página

¿No tienes tiempo de leer el análisis completo? Dirígete directamente a la sección de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos nos ha gustado del BQ Aquaris X2 Pro.
BQ presentó el pasado 8 de mayo sus smartphones Aquaris X2 y X2 Pro, sus nuevos terminales estrella para 2018 que llegan con Android One para ofrecer una experiencia fluida y limpia de Android.

El Aquaris X2 Pro es el modelo más potente de los dos, y cuenta con una pantalla de 5.65″ con resolución Full HD+, procesador Snapdragon 660, 4/6GB de RAM, 64/128GB de almacenamiento, altavoces estéreo, cámara trasera dual de 12MP+5MP con apertura f/1.8, cámara frontal de 8MP y batería de 3.100 mAh con QuickCharge 4+.

El BQ Aquaris X2 Pro está a la venta a un precio de 379,90 € (4GB/64GB) y 499,90 € (6GB/128GB) en tres variantes de color: Midnight Black (negro), Glaze White (blanco) y Deep Silver (plata).

Hemos tenido la oportunidad de utilizar el BQ Aquaris X2 Pro con 4GB/64GB durante algunas semanas, lo que nos ha permitido probar a fondo su funcionamiento. A continuación, os contamos nuestras impresiones al respecto.

Índice de páginas

  1. Diseño y Pantalla
  2. HardwareBatería
  3. InterfazMultimedia
  4. Cámara y Llamadas
  5. PrecioConclusiones

Diseño y construcción

El BQ Aquaris X2 Pro llega con un elegante diseño tipo “sandwich” formado por un chasis de aluminio que separa el frontal de la parte de atrás, que posee un sofisticado acabado en cristal.

En una época en la que casi todos los fabricantes se han unido a la moda de las pantallas con “muesca”, BQ ha optado por dotar al Aquaris X2 Pro de una pantalla tradicional sin ningún tipo de recorte.

Esto es una buena noticia para todos aquellos usuarios a los que no acaba de convencer la controvertida muesca en la pantalla, aunque limita el ratio de pantalla-a-cuerpo a un 76%.

El BQ Aquaris X2 Pro llega con una pantalla con ratio 18:9, más alargada que las pantallas tradicionales 16:9.

La pantalla está rodeada por unos marcos relativamente estrechos a los lados, aunque los marcos superior e inferior no son tan estrechos como en otros smartphones de gama alta.

El marco inferior no alberga ningún elemento físico (ni botones ni lector de huella dactilar), salvo el logotipo de BQ en el centro y un LED de notificaciones en una curiosa ubicación.

Me hubiera gustado que BQ incorporase el lector de huella en el marco inferior, en lugar de en la parte de atrás. Otros smartphones, como el Honor 10, tienen menos espacio en el marco inferior pero, aún con todo, cuentan con un lector de huella en esa zona.

Encima de la pantalla, además de los elementos habituales — auricular para el oído, cámara frontal, sensores de iluminación y proximidad — encontramos un flash frontal, algo que no es habitual encontrar en otros smartphones.

El cristal de la parte de atrás cuenta con protección Gorilla Glass, aunque BQ no ha especificado de qué generación. El cristal está curvado a los lados, lo que reduce el grosor del teléfono en el borde y hace que parezca más delgado a pesar de tener un grosor de 8.35 mm.

El módulo de cámara dual está situado en la esquina superior izquierda y sobresale ligeramente de la superficie. Su disposición vertical y su color negro nos recuerda mucho al del iPhone X, salvo por la posición del flash, que no está entre ambas lentes sino debajo del módulo de cámara.

El BQ Aquaris X2 Pro posee un acabado atractivo en metal y cristal

 

El BQ Aquaris X2 Pro está disponible en colores blanco, plata y negro. El modelo en color blanco presenta un frontal en este color, mientras que los modelos en colores plata y negro poseen un frontal de color negro.

El modelo que hemos probado es el de color blanco, que posee un chasis de color dorado, así como detalles en este color en la cámara trasera, el lector de huella, los logotipos traseros, etc.

El chasis de aluminio del BQ Aquaris X2 Pro ofrece buenas sensaciones al tacto y, a pesar de su acabado en cristal, las huellas dactilares no quedan apenas marcadas, al menos en el modo de color blanco que hemos probado.

 

A continuación, vamos a revisar los laterales del smartphone para ver qué conectores y elementos encontramos.

En el lateral derecho encontramos el botón de encendido y, al lado, un único botón alargado de volumen. Los dos botones son firmes y presentan un recorrido adecuado.

 

En el lateral izquierdo encontramos el compartimento que oculta la ranura para la tarjetas nano-SIM y micro-SD o, si lo preferimos, dos tarjetas nano-SIM.

 

La parte superior del teléfono no cuenta con ningún elemento.

 

La parte inferior del teléfono posee el conector USB Tipo-C, el conector de auriculares y el altavoz inferior.

 

En mi opinión, el aspecto del BQ Aquaris X2 Pro resulta atractivo y elegante, en línea con lo que vemos en smartphones de gama alta con acabados en cristal y metal.

BQ no ha dotado a este teléfono de resistencia al agua, pero al menos ha incorporado protección frente a polvo y salpicaduras (IP52). Esto significa que debemos tener un cierto cuidado para que el teléfono no caiga al agua, ya que podría no resistir la inmersión.

Pantalla

El Aquaris X2 Pro cuenta con un panel LCD IPS LTPS de 5.65″ con resolución 1080p, lo que implica una densidad de píxeles muy elevada de 428 ppp que garantiza que los píxeles individuales sean completamente indistinguibles a la vista.

En caso de que no estés familiarizado con la tecnología LTPS, se trata de un tipo de panel LCD. En el mercado, existen dos tipos de LCDs: los de matriz pasiva, que requieren más energía, y los de matriz activa, que son conocidos comúnmente como TFT (Thin Film Transistor) y consumen menos energía.

Dentro de los LCD de matriz activa, la tecnología TFT puede ser LTPS (Low Temperature Poly-Silicon), a-Si (Amorphous Silicon) e IGZO (Indium Gallium Zinc Oxide). De estas tres, LTPS ofrece la resolución más alta y el menor consumo de energía, pero también son los más costosos.

La pantalla del BQ Aquaris X2 Pro es extremadamente brillante

 

La matriz de sub-píxeles es de tipo RGB, como es habitual en los paneles LCD. En las pantallas RGB, los sub-píxeles se organizan uno a continuación de otro en hileras rojo-verde-azul (RGB).

A igualdad de resolución, este tipo de pantallas se ven más nítidas que las PenTile, características de los paneles OLED como los de Samsung, que poseen una peculiar disposición de los sub-píxeles que reduce la resolución efectiva, aunque estas tienen otras ventajas en cuanto a contraste, amplitud cromática y consumo energético.

Matriz RGB del panel del BQ Aquaris X2 Pro

 

Para analizar la calidad de la pantalla hemos realizado diversas pruebas con el software profesional CalMAN Ultimate y un colorímetro X-Rite i1Display Pro.

Una de los argumentos de venta del BQ Aquaris X2 Pro es que su pantalla ofrece un brillo máximo hasta 650 nits y hemos podido comprobar que no solamente alcanza esa cifra sino que es capaz de superarlo en ciertos momentos.

El brillo máximo se encuentra alrededor de los 692 nits según nuestras propias mediciones, siempre que hayamos activado el modo de extensión de brillo en el apartado de Ajustes. Con esta opción desactivada, el brillo máximo se queda en unos 630 nits, que no está nada mal.

El valor de brillo es extremadamente alto, por lo que no tendremos ningún problema en utilizar el teléfono bajo la luz del sol o en entornos de oficina muy iluminados.

 

El panel del BQ Aquaris X2 Pro es capaz de mostrar un 100% del espacio de color sRGB, que es el estándar que utilizan la mayoría de las apps Android, pero se queda al 85% del espacio de color más amplio DCI-P3, que algunos smartphones de gama alta cubren en su totalidad.

El error medio en la fidelidad de los colores es mejorable ya que se encuentra en torno a 7.7 dE (un valor por debajo de 4 dE se considera excelente y por encima de 9 dE se considera inaceptable), mientras que el error máximo resulta ser de 13.8 dE, un valor elevado.

La falta de fidelidad se debe a que BQ ha potenciado los colores para que se vean más saturados de lo que son en realidad. Esto tiene la ventaja de que la pantalla se ve más viva y es más fácil de utilizar a plena luz del día, pero a cambio debemos tener cuidado si editamos fotografías en el teléfono porque podrían verse diferentes al mostrarse en otro dispositivo mejor calibrado.

 

El color blanco presenta una temperatura de color de 7.759ºK, bastante por encima del nivel de referencia de 6.500 ºK, lo que implica que la pantalla tiene un tinte de color azul dominante que es claramente visible si en aplicaciones con fondo blanco como el navegador, sobre todo si tienes otro smartphone con una pantalla mejor calibrada con la que comparar.

Nuestro colorímetro ha medido un nivel de brillo para el color negro de 0,37 nits, lo que significa que es relativamente oscuro aunque queda lejos de los niveles de negro puro de las pantallas OLED. Esto hace que el contraste esté en torno a 1.700:1, una cifra muy elevada.

Los ángulos de visión son amplios pero el brillo se ve reducido al observar la pantalla desde ángulos extremos.

Una funcionalidad interesante del BQ Aquaris X2 Pro es que es posible encender la pantalla con un doble toque en la pantalla. Aunque el teléfono no cuenta con Always On Display (Pantalla Siempre Activa), la pantalla se enciende momentáneamente cuando llega una notificación.

Ir a página