¡SORTEO! Sorteamos el smartphone de tus sueños: iPhone X, Samsung Galaxy S9+ o Huawei P20 Pro [ Participar ]

Apple afirma que hubo un momento en el que no veían forma posible de hacer realidad el iPhone X

El iPhone X ya está en el mercado y, entre sus principales novedades, figura el nuevo sistema de reconocimiento facial Face ID. Este novedoso sistema que sustituye a Touch ID funciona sorprendentemente bien y, en general, está cosechando excelentes críticas por parte de la prensa especializada y los usuarios.

Sin embargo, parece que hubo un tiempo en el que la propia Apple no estaba segura de si sería capaz de llevar a cabo con éxito el rediseño más drástico en la historia del iPhone.

» Te interesa: Análisis a fondo del iPhone X y opinión

En una entrevista concedida a T3, Phil Schiller, vicepresidente senior de marketing de Apple, ha dicho que el iPhone X fue “probablemente la más audaz de todas las cosas que hemos hecho.”

Uno de los cambios más controvertidos del iPhone X ha sido la eliminación del botón de inicio. Apple sabía que si iba a comprometerse con un diseño de pantalla completa, tendría que hacer sacrificios. 

En ese momento, al principio, parecía casi imposible. No sólo casi. Parecía imposible. Y lograr hacer posible lo que parece imposible — y no sólo eso, sino que además sea algo que nos encante usar — es un gran logro.

Claramente hubo un punto en el proceso donde tuvimos que asumir el hecho de que, en la parte delantera, habría una pantalla completa de arriba a abajo sin botón de inicio, lo que significa que confiábamos en que Face ID funcionase tal y como esperábamos, y así de bien.

Es un momento emocionante, como dice el viejo dicho: “Quemar los barcos. Dejar atrás el pasado y comprometerse” Saber que el equipo estaba dispuesto a hacer esa apuesta fue un punto clave que ocurrió suficientemente pronto en el proceso.

Aunque Apple había jugado sobre seguro en términos de diseño con las últimas generaciones del iPhone, en ese momento la compañía decidió arriesgarse y probar algo nuevo. Y desde el punto de vista de Apple, la apuesta dio sus frutos.

Schiller dice que uno de los signos más alentadores es el hecho de que los usuarios no tardan mucho en acostumbrarse a la ausencia del botón Touch ID y los nuevos gestos del iPhone X:

La mayoría de las personas se sienten cómodas en cuestión de minutos — 30 minutos, lo que sea. No es el tipo de cosas con las que tienes que convivir durante una semana o dos para acostumbrarte.

A veces todavía tenemos memoria muscular y puede que intentemos hacer algo y recordemos,’ Oh no, así no es como se hace’ — quieres arrastrar la pantalla de abajo a arriba en un iPhone 8 o 7, o en un iPad, y no funciona de esa manera.

Eso, para mí, es siempre un signo de nuestras tecnologías más avanzadas y mejor pensadas: se vuelven intuitivas de forma increíblemente rápida y cambian la forma en que piensas sobre todo lo demás que usas.

Lamentablemente, cuando se le preguntó a Schiller si cabe esperar que Face ID llegue a otros productos de Apple en el futuro, Schiller no quiso dar pistas sobre el futuro.

» ¡Sorteo! Sorteamos el smartphone de tus sueños: Elige entre un iPhone X, Samsung Galaxy S9+ o Huawei P20 Pro [ Participar ]