Análisis del iPhone X a fondo y opinión [REVIEW]


¡SORTEOS! Sorteamos un impresionante Moto G5s Plus, una PlayStation 4 y más [ Ver sorteos ]

Ir a página

¿No tienes tiempo de leer el análisis completo? Dirígete directamente a la sección de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos nos ha gustado del iPhone X.
A principios de septiembre, Apple presentó dos nuevos modelos de iPhone: el iPhone 8 / 8 Plus y el iPhone X. Mientras que el iPhone 8 / 8 Plus mantiene un diseño tradicional inspirado en el iPhone 6 de 2014, el iPhone X supone un cambio radical en muchos aspectos.

Apple ha pasado de un diseño con grandes marcos rodeando la pantalla a un nuevo frontal que es todo pantalla y que ha sustituido el icónico botón Touch ID por el sistema de detección facial Face ID y la realización de gestos sobre la pantalla.

Otras novedades que encontramos en el nuevo iPhone X son la incorporación de una pantalla OLED con más resolución que nunca, un potente procesador A11 Bionic de seis núcleos,  mejoras interesantes en las cámaras frontal y trasera, y carga rápida e inalámbrica de su batería.

El iPhone X es el iPhone más innovador que ha salido de las fábricas de Apple y supone un soplo de aire fresco en el catálogo de la compañía, especialmente en un año en el que la mayoría de competidores ya han lanzado smartphones sin apenas marcos.

Por gentileza de Apple, hemos tenido oportunidad de probar el iPhone X durante varias semanas y, a continuación, os traemos nuestras conclusiones sobre este nuevo dispositivo.

 

Índice de páginas

  1. Diseño
  2. Pantalla
  3. Hardware, Face ID y Batería
  4. Software y Multimedia
  5. Cámara y Llamadas
  6. Precio y Conclusiones

 

Diseño y Construcción

Los iPhone de los últimos años presentaban un diseño muy similar al iPhone 6 de 2014. Si bien en su momento este diseño fue muy alabado, a día de hoy se ve algo anticuado debido a los grandes marcos que rodean la pantalla.

Por suerte, Apple ha sabido leer las demandas de los usuarios y ha dotado al iPhone X de un diseño totalmente novedoso.

Competidores como Samsung, LG o Google han lanzado este año smartphones con marcos muy estrechos por encima y por debajo de la pantalla. Apple ha optado por eliminar completamente los marcos por encima y por debajo, y rodear la pantalla por un estrecho borde negro.

El reto que supone un diseño sin marcos frontales es la ubicación de los sensores y de la cámara delantera.

Apple lo ha solucionado con un pequeño recorte (o “notch”, como se le conoce en inglés) en la parte superior de la pantalla, donde ha incorporado una gran cantidad de tecnología. Aunque a primera vista pueda parecer un elemento que interfiere con el uso normal de la pantalla, la realidad es que te acostumbras muy rápidamente a su presencia y no resulta molesto.

Otra consecuencia inmediata de este diseño sin marcos es la desaparición del botón Inicio, un elemento icónico que estaba presente en los iPhone desde el primer modelo presentado en 2007.

Directivos de Apple han explicado en diversas entrevistas que la eliminación del botón Inicio, que albergaba también el lector de huella dactilar Touch ID, ha sido el obstáculo más difícil de superar. La compañía ha sustituido las pulsaciones sobre el botón por gestos, y la funcionalidad Touch ID por Face ID, de la que hablaremos más adelante.

El chasis del iPhone X no es de aluminio, como en otros smartphones, sino que Apple ha optado por acero inoxidable, mucho más resistente. De esta forma, el iPhone X debería resistir mejor caídas y golpes accidentales.

La parte de atrás ha dejado de ser de metal, como en anteriores iPhone, para ofrecer un acabado en vidrio. Además de la belleza estética, este acabado permite la carga inalámbrica. Apple afirma que el vidrio utilizado en la parte frontal y posterior el iPhone X es el más resistente jamás usado en un smartphone.

Durante las semanas que llevo utilizando el teléfono sin funda, el iPhone X no ha sufrido ninguna caída, pero sí que se ha rozado con otros objetos como llaves, monedas, etc. sin sufrir ningún daño.

El iPhone X cuenta ahora con un frontal dominado por la pantalla y una cubierta trasera de vidrio

 

El uso de vidrio ha permitido también eliminar definitivamente las líneas de antena de la parte de atrás — siguen presentes en los bordes laterales — ya que, a diferencia del metal, el cristal permite el paso de las ondas sin problemas.

Afortunadamente, las huellas no quedan apenas marcadas en el cristal trasero del modelo color plata que he probado, por lo que no tendrás que limpiar el dispositivo continuamente.

El iPhone X está disponible únicamente en colores plata y gris espacial, unos colores bastante sobrios pero, a la vez, muy elegantes. Ambas variantes tienen un frontal de color negro, pero tanto el marco de acero como la parte de atrás reflejan el color elegido.

La pantalla del iPhone X posee un ratio 19.5:9, a diferencia de los iPhone anteriores que contaban con una proporción 16:9. En la práctica, esto significa que la pantalla es más alargada y que, a igualdad de diagonal, la superficie real de la pantalla es algo inferior.

El iPhone X posee un diseño con una gran pantalla frontal

 

Aunque el iPhone X posee una pantalla de 5.8″, la ausencia de marcos hace su tamaño sea bastante compacto. En relación con el iPhone 8, la anchura es la misma y solamente es un poco más alargado. En relación con el iPhone 8 Plus, la diferencia de tamaño es brutal a pesar de que la superficie de pantalla es comparable.

Como usuario habitual del iPhone 8 Plus (y anteriormente, del iPhone 7 Plus, iPhone 6s Plus y iPhone 6 Plus), la reducción de tamaño es más que bienvenida. Por primera vez, soy capaz de teclear con una sola mano y el teléfono pesa y ocupa mucho menos en mi bolsillo.

La única desventaja del nuevo diseño de pantalla respecto al iPhone 8 Plus, por citar alguna, es que la pantalla es más estrecha. Aunque cabe más contenido vertical, los textos e imágenes se ven más pequeños al ser menor la anchura de la pantalla.

iPhone 8 Plus (izquierda) junto a iPhone X (derecha)

 

Si la altura excesiva de la pantalla te supone un problema a la hora de llegar a las zonas superiores, te alegrará saber que iOS sigue incorporando la funcionalidad “Fácil Alcance” que hace que la mitad superior de la pantalla descienda. En el iPhone X esta función no viene activada por defecto, sino que debemos hacerlo en las opciones de Accesibilidad. La forma de invocarla es arrastrando la pantalla hacia abajo cerca del extremo inferior.

El iPhone X posee unos bordes laterales redondeados, por lo que se siente muy bien en la mano al sujetarlo. Su anchura hace que se agarre con comodidad, aunque su cubierta trasera de cristal hace que sea algo resbaladizo.

A continuación, vamos a revisar todos los lados del iPhone X para ver qué elementos encontramos.

Como ya hemos comentado, la parte delantera del iPhone X está ocupada por la pantalla, que cuenta con una ligera curvatura 2.5D en los extremos que se introduce elegantemente en el cuerpo del teléfono.

A diferencia de los modelos anteriores, el iPhone X no cuenta con unos grandes marcos rodeando la pantalla.

En su lugar, la pantalla está rodeada por un fino borde de color negro, que se expande en la zona superior para dar cobijo a numerosos elementos.

Esta zona alberga la cámara frontal, el auricular del oído, los sensores de iluminación y proximidad y toda la tecnología necesaria para que funcione Face ID.

Aunque su posición pueda parecer algo intrusiva, en medio de la pantalla, la realidad es que te acostumbras enseguida. En otros iPhone, la zona superior estaba dedicada a información general como el operador móvil, la cobertura WiFi, la batería, etc. y Apple ha condensado esa información en el iPhone X.

Donde más se nota la presencia de este recorte en la pantalla es en aplicaciones a pantalla completa como juegos o reproductores de películas, pero tampoco supone un grave problema.

En la parte de atrás podemos encontrar, en la esquina superior izquierda, la cámara de fotos con lente dual, que está dispuesta en vertical.

Entre las dos lentes encontramos el flash cuádruple LED/Xenon y un micrófono.

La cámara sobresale de la superficie del teléfono, pero por suerte está protegida por zafiro, por lo que es imposible que se raye (el zafiro solo puede ser rayado por diamante o por otro zafiro).

Un poco más abajo, pero todavía en la mitad superior del teléfono, encontramos la manzana de Apple, con un acabado en espejo.

En la parte inferior podemos leer “iPhone”, sin ninguna referencia al modelo específico. Debajo hay diversas inscripciones en letra pequeña y algunos logotipos.

Como hemos comentado anteriormente, el iPhone X carece de líneas de antena en la parte de atrás, aunque estas estaban presentes en modelos anteriores.

En la parte superior no encontramos ningún botón ni conector.

 

En la parte inferior está el conector Lightning y el altavoz al lado derecho. El iPhone X carece de conector de auriculares, algo que empieza a ser habitual entre muchos smartphones de gama alta.

 

En el lateral derecho encontramos el botón de encendido y el compartimento para la tarjeta nanoSIM, con una bandeja que se extrae al introducir un objeto punzante incluido en la caja del teléfono. En los extremos encontramos dos pequeñas líneas de antena.

 

Por último, en el lateral izquierdo está el interruptor para activar el modo Silencio y los dos botones para controlar el volumen. En los extremos también encontramos dos pequeñas líneas de antena.

 

Apple ha dotado al iPhone X de resistencia al agua, ya que cuenta con certificación IP67. Esto significa que puede ser sumergido a 1 metro durante un máximo de 30 minutos sin sufrir daños.

Por tanto, no tendremos que preocuparnos si se derrama un vaso encima de nuestro iPhone o si, por accidente, se cae a la bañera o a la piscina. Incluso podemos optar por lavarlo debajo del grifo si se ensucia, lo cual resulta bastante práctico.

Ahora bien, es importante tener en cuenta que la garantía no cubre los daños por agua, por lo que no deberías mojar el teléfono salvo por accidente.

Aunque sobre gustos no hay nada escrito, en mi opinión el iPhone X es un smartphone con un diseño y una construcción muy atractivos, que apetece a mirar a cada momento. El iPhone X es, sin ninguna duda, el smartphone que llevábamos esperando desde hace tiempo.

Ir a página