El iPhone 14 salva a tres excursionistas con claros signos de hipotermia

🤯 ¡Descuentos Keysfan! ¡Office 2021 Pro por 27,75€ y más ofertas increíbles! [ Saber más ]

Los smartphones han hecho nuestra vida más sencilla en muchos aspectos, pero, para algunos usuarios, además, les ha salvado la vida. La última historia con final feliz es la de tres estudiantes que luchaban contra la hipotermia en un cañón de Utah.

Unos estudiantes de la Universidad Brigham Young decidieron hacer una excursión a la zona de San Rafael Swell, rica en cañones y otras formaciones geológicas. Después de practicar barranquismo durante casi un año, habían oído hablar de un cañón en los alrededores y querían comprobarlo.

«Habíamos leído algo sobre un cañón muy chulo que había por allí y llevábamos un año haciendo barranquismo», explica uno de los estudiantes. El grupo se metió en problemas tras tropezar con una secuencia de pozas profundas, llenas de agua helada.

El grupo pasó casi tres horas en el agua helada, y algunos de los estudiantes empezaron a mostrar signos de hipotermia. «Entré en shock hipotérmico y empecé a entrar en pánico y a congelarme, y los otros dos me vieron y se preocuparon mucho», dijo uno de ellos.

 

Cuando los tres amigos se dieron cuenta de que la situación se había vuelto bastante peligrosa, utilizaron un iPhone 14 para enviar una señal de SOS de emergencia a través de un satélite, y la ayuda llegó poco después para salvar a los tres barranquistas.

«Para ser sincero, me eché a llorar cuando vi el helicóptero y me dijeron: ‘Eh, os vemos'», cuenta uno de ellos. «Les estoy muy agradecido y ojalá los hubiera conocido en otras circunstancias, todos parecen gente estupenda, pero, de nuevo, muchísimas gracias».

🤯 ¡Descuentos Keysfan! ¡Office 2021 Pro por 27,75€ y más ofertas increíbles! [ Saber más ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
0%
Feliz
100%
Indiferente
0%
Triste
0%
Enfadado
0%
Aburrido
0%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
0%
Sobre el Autor
Luis A.
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 🛒 'BASIC para niños' con 11 años. Con el paso de los años, la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario