El príncipe Harry de Reino Unido ha pedido la prohibición de Fortnite

El príncipe Harry de Reino Unido ha pedido la prohibición de Fortnite, argumentando que el popular juego de battle royale al que tantos adolescentes (y también usuarios no tan jóvenes) están enganchados fue «desarrollado para crear adicción».

Sus palabras se suman a un debate creciente entre los profesionales de la salud, los gobiernos y los grupos de presión sobre si los juegos pueden ser perjudiciales para la salud.

En un evento de Londres, el príncipe Harry lanzó un ataque contra las redes sociales y los juegos. Respecto a Fortnite, dijo: «Ese juego no debería estar permitido. ¿Dónde está el beneficio de tenerlo en su hogar? 

«Está creado para ser adicto, una adicción que te mantiene frente a un ordenador el mayor tiempo posible. Es tan irresponsable. Es como esperar a que el daño se haga y que los niños aparezcan en la puerta y las familias sean destruidas.» Añadió que las redes sociales son «más adictivas que el alcohol y las drogas».

Cada vez son más los médicos que ven relación causa-efecto entre juegos y la salud física y mental de los jóvenes.

A principios de este mes, un médico británico prescribió a un niño de 11 años que se mantuviera alojado durante dos semanas de juegos como Fortnite y Minecraft. El médico dijo que estaba preocupado por el impacto que los juegos estaban teniendo en la vida del niño.

No solo los jóvenes se ven afectados. Una investigación reciente en el Reino Unido mostró que 200 divorcios entre enero y septiembre de 2018 citan la adicción a Fortnite y otros juegos online como una de las razones de la ruptura de la relación.

Sin embargo, el investigador escocés Andrew Reid defiende que el juego no es «adictivo» y sugiere que el uso de ese término podría estigmatizar a los jugadores habituales de videojuegos. Añadió que algunas investigaciones mostraron «características positivas del juego».  |  Fuente: BBC