Elon Musk intentó callar el bot que rastrea su avión privado en Twitter

🎁 ¡Rebaja total! ¡Consigue el auténtico Office 2021 pos solo 12.99€! [ Ofertón ]

Jack Sweeney, un joven de 19 años, creó un bot de Twitter que rastrea los movimientos de los aviones privados de varios multimillonarios de la tecnología.

Entre ellos, se encuentra nada menos que el CEO de Tesla, Elon Musk, quien se puso en contacto con el joven para pedirle que dejara de hacerlo.

TE INTERESA:
El CEO de Twitter dice a los empleados que siguen evaluando la oferta de Musk

Musk le dijo a Sweeney que eso suponía un riesgo para su seguridad y le ofreció 5.000 dólares para que borrara la cuenta.

Sin embargo, Sweeney dijo que lo haría por 50.000 dólares, y que el dinero le ayudaría con cosas como la matrícula de la universidad y tal vez incluso le ayudaría a comprar un coche como el Tesla Model 3.

Musk le dijo entonces a Sweeney que se lo pensaría pero que aún no se había puesto en contacto con él, por lo que Sweeney decidió hacer pública su conversación con Musk en Business Insider.

En favor del joven debemo decir que dio a Musk algunos consejos sobre cómo bloquear el rastreo mediante un sistema que cambiaría el identificador de su avión. Según Sweeney, parece que Musk hizo caso de su consejo, pero ahora lo ve como un nuevo reto.

No sabemos si Sweeney retirará su bot algún día, pero mientras tanto, su trabajo le ha servido para conseguir un empleo en una empresa llamada UberJets, donde ha ayudado a desarrollar una plataforma que rastrea los vuelos fletados para ayudar a encontrar asientos más baratos.

🎁 ¡Rebaja total! ¡Consigue el auténtico Office 2021 pos solo 12.99€! [ Ofertón ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
0%
Feliz
0%
Indiferente
0%
Triste
100%
Enfadado
0%
Aburrido
0%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
0%
Sobre el Autor
Teknófilo
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 🛒 'BASIC para niños' con 11 años. Con el paso de los años, la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario