Elon Musk transforma su momento más vergonzoso en una fuente de ingresos

💻 ¡62% de descuento! ¡Office 2021 por solo 15.55€/PC! ¡Descuentos en claves MS! [ Saber más ]

El ingenio de Elon Musk parece no tener límites, incluso cuando se trata de convertir un momento vergonzoso en una oportunidad de negocio.

Recientemente, a través de la tienda de Tesla, Musk lanzó oficialmente merchandising del Cybertruck basado en uno de los momentos más infames (y vergonzosos) de la compañía.

TE INTERESA:
La app de Tesla ahora tiene soporte de Ultra Wide Band (UWB)

Si no estás al tanto, este sticker de ventana destrozada de 55 dólares rinde homenaje al evento del Cybertruck en el que el diseñador jefe de Tesla, Franz von Holzhausen, impactó dos veces una bola de metal en las supuestas ventanas «a prueba de balas», agrietándolas notablemente.

 

Ese momento ahora ha sido inmortalizado en un sticker, coincidiendo con la entrega de las primeras unidades del Cybertruck.

El precio base del Cybertruck ahora es aproximadamente 20.000 dólares más alto de lo proyectado inicialmente, y la autonomía del Cybertruck premium de 100.000 dólares (sin un costoso complemento de batería) no es tan formidable como prometió Musk.

 

Pero si hay algo que Musk parece saber hacer, es aprovechar una oportunidad de marketing. Por ejemplo, ha lanzado otros productos irónicos como el «Boring Not-A-Flamethrower» (un lanzallamas real), los shorts con la palabra S3XY en la parte trasera, haciendo referencia a los modelos de vehículos eléctricos de Tesla, S, 3, X e Y, o el Tequila de Tesla.

En este caso, Musk parece haber marcado otro tanto con su sticker que encaja perfectamente en la ventana trasera del conductor en el Cybertruck. El sticker se agotó en cuestión de horas.

💻 ¡62% de descuento! ¡Office 2021 por solo 15.55€/PC! ¡Descuentos en claves MS! [ Saber más ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
0%
Feliz
0%
Indiferente
0%
Triste
0%
Enfadado
0%
Aburrido
100%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
0%
Sobre el Autor
Luis A.
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 🛒 'BASIC para niños' con 11 años. Con el paso de los años, la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario