IA

Google entrena a su IA con reglas inspiradas en las «Tres Leyes de la Robótica» de Asimov

💻 ¡62% de descuento! ¡Office 2021 por solo 15.55€/PC! ¡Descuentos en claves MS! [ Saber más ]

DeepMind, la compañía de IA de Google, ha revelado avances que ayudarán a los robots a tomar decisiones más rápidas, mejores y más seguras.

Uno de ellos es un sistema de recopilación de datos de entrenamiento con una «Constitución del Robot» que utiliza un modelo de lenguaje visual (VLM) y un modelo de lenguaje amplio (LLM) para comprender su entorno, adaptarse a entornos desconocidos y decidir las tareas adecuadas.

La Constitución del Robot, inspirada en las «Tres Leyes de la Robótica» de Isaac Asimov, se describe como un conjunto de «instrucciones centradas en la seguridad» que indican al LLM que evite elegir tareas que impliquen a humanos, animales, objetos afilados e incluso aparatos eléctricos.

Para mayor seguridad, DeepMind programó los robots para que se detuvieran automáticamente si la fuerza ejercida sobre sus articulaciones superaba un determinado umbral, e incluyó un interruptor físico que los operadores humanos podían utilizar para desactivarlos.

Durante siete meses, Google desplegó una flota de 53 robots AutoRT en cuatro edificios de oficinas diferentes y realizó más de 77.000 pruebas. Algunos robots estaban controlados a distancia por operadores humanos, mientras que otros funcionaban siguiendo un guión o de forma totalmente autónoma.

Otras novedades tecnológicas de DeepMind son SARA-RT, una arquitectura de red neuronal diseñada para que el robot transformador RT-2 sea más preciso y rápido. También ha anunciado RT-Trajectory, que añade contornos 2D para ayudar a los robots a realizar mejor tareas físicas específicas, como limpiar una mesa.

💻 ¡62% de descuento! ¡Office 2021 por solo 15.55€/PC! ¡Descuentos en claves MS! [ Saber más ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
0%
Feliz
0%
Indiferente
0%
Triste
0%
Enfadado
0%
Aburrido
0%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
0%
Sobre el Autor
Luis A.
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 🛒 'BASIC para niños' con 11 años. Con el paso de los años, la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario