Los iPhone 8, 8 Plus y X no necesitarán reducir el rendimiento cuando la batería se degrade

Los iPhone lanzados el año pasado — iPhone 8, 8 Plus y X — no tendrán que reducir la frecuencia de trabajo de sus procesadores para hacer frente al envejecimiento de sus baterías y evitar apagados repentinos, según ha explicado Apple.

La explicación ha llegado en forma de carta dirigida al senador John Thune de EE.UU. para responder a sus preguntas sobre el asunto de la ralentización de los iPhone antiguos con baterías degradadas.

» Te interesa: iOS 11.3 Beta 2 informa sobre la salud de la batería y permite administrar el rendimiento del iPhone

Apple sugiere que la funcionalidad de control de rendimiento que añadió al iPhone 6, 6s, 7 y SE no será necesaria en los nuevos modelos debido a “mejoras en el hardware” que permiten un mejor control del rendimiento.

Los modelos iPhone 8, iPhone 8 Plus y iPhone X incluyen mejoras en el hardware que permiten una gestión del rendimiento más avanzada que precisamente permite a iOS anticipar y evitar un cierre inesperado.

La respuesta de Apple no descarta por completo que una actualización futura pueda controlar el rendimiento de los últimos iPhone, pero deja entrever que no será así ya que no será necesario 

Esta respuesta es algo diferente de la que dio inicialmente la compañía cuando confirmó este comportamiento de los iPhones. En ese momento, la compañía indicó que planeaba añadir esta función a otros productos en el futuro. Ahora, sin embargo, parece que no será así.  |  Fuente: The Verge