Los ladrones utilizan dispositivos para anular las cámaras WiFi de seguridad del hogar

📱 Ofertón: Xiaomi Mi 11 Lite 5G NE con hasta 70€ de descuento en Goboo [ Saber más ]

Jim Grubb se despertó en mitad de la noche en su casa de San José cuando su perro comenzó a ladrar.

Bajó las escaleras y encontró la puerta principal ligeramente entreabierta, pero no le dio más importancia porque pensó que se la habrían dejado abierta la noche anterior.

TE INTERESA:
¿Admite grabación continua de vídeo 24/7 el timbre Nest Doorbell?

A la mañana siguiente había nuevas pistas. Grubb encontró que faltaban objetos, entre ellos un ordenador portátil y un dron.

«Fui a la cámara de vídeo Nest que está en nuestra puerta principal», dice. «El ladrón estaba en el patio delantero, se podía ver una linterna y ocasionalmente se podía ver su gorra».

«Y luego, mientras miro el vídeo, empiezo a ver estas lagunas en el vídeo, y tengo muchas lagunas,» continúa.

Casualmente, los momentos que faltan son aquellos en los que se podría haber distinguido la cara del ladrón.

Jim se puso en contacto con el servicio de atención al cliente de Nest y le dijeron que el timbre había tenido problemas para comunicarse con Internet justo cuando ocurrió el incidente.

«Así que me quedé como si no pudiera creer esto, y entonces empecé a investigar un poco y descubrí que se pueden comprar pequeños microcontroladores que realmente desautorizan a los clientes que están en tu red Wi-Fi y esencialmente causan interferencias».

Cuestan 7 dólares. Por 50 dólares, Grubb encontró un modelo de muñeca que ofrece un control más preciso.

Al parecer, esto no es algo nuevo. Son bastantes las personas que han detectado gente alrededor de su casa y luego van a su aplicación de Ring y no hay grabaciones en absoluto.

💿 Oferta: Windows 10 por solo 13€ para siempre y más ofertas en VIP-URcdkey [ Oferta ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
33%
Feliz
0%
Indiferente
0%
Triste
67%
Enfadado
0%
Aburrido
0%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
0%
Sobre el Autor
Teknófilo
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 🛒 'BASIC para niños' con 11 años. Con el paso de los años, la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario