Samsung recomienda a los usuarios «seguir las instrucciones» y no insertar el S Pen del revés para evitar problemas

👋 ¡Te interesa! Los mejores robots aspirador que puedes comprar por menos de 500€ [ Saber más ]

Esta mañana nos hemos despertado con la noticia de que introducir el puntero S Pen al revés en el Galaxy Note5 podría tener desafortunadas consecuencias, como estropear el mecanismo de que detecta si el puntero está dentro.

En un comunicado a la BBC, Samsung ha recomendado a los usuarios seguir las instrucciones de la guía de usuario:

[otw_shortcode_quote border_style=»bordered»]Recomendamos encarecidamente a nuestros usuarios del Galaxy Note5 seguir las instrucciones de la guía de usuario para asegurarse de que no experimentan ese escenario no deseado causado por re-insertar el S Pen del revés.[/otw_shortcode_quote]

Por si a alguien le quedaba alguna duda, tras esta respuesta está todavía más claro que Samsung no se hará cargo de las posibles reparaciones como consecuencia de que el puntero sea insertado incorrectamente.

Es evidente que introducir el puntero S Pen del revés no es algo que forme parte del uso esperado del dispositivo, pero también es cierto que los fabricantes deben tomar precauciones para evitar este tipo de problemas.

El famoso profesor Donald A. Roman escribió en 1998 sobre este principio básico del diseño en «La Psicología de los Objetos Cotidianos»: «Si es posible cometer un error, alguien lo cometerá. El diseñador debe suponer que van a cometerse todos los errores posibles y realizar su diseño con objeto de reducir al mínimo la posibilidad de error […]. Los errores deben ser fáciles de detectar, deben tener unas consecuencias mínimas y, de ser posible, sus efectos deben ser reversibles.”

🎁 ¡Sorteo! Participa en el sorteo internacional de un Echo Dot (4ª gen) [ Participar ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
0%
Feliz
0%
Indiferente
0%
Triste
0%
Enfadado
0%
Aburrido
0%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
0%
Sobre el Autor
Teknófilo
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 🛒 'BASIC para niños' con 11 años. Con el paso de los años, la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario